SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
21/03/22
El regreso de los militares a la política brasileña
Por Instituto Tricontinental

A lo largo de la historia, las Fuerzas Armadas de Brasil han mirado hacia adentro, hacia su propio territorio y sus pueblos. Se centran en la construcción de un ‘enemigo interno’ para justificar sus tácticas, estrategias y acumulación de fuerzas. El arte de este dossier destaca los ‘enemigos internos’ emblemáticos construidos a lo largo de la historia. Estos retratos, colocados junto a otros artefactos históricos, reavivan una memoria colectiva. Son, de hecho, retratos de nosotros mismos –la gente, los pobres y los desposeídos– en el acto de resistencia.

Introducción

Brasil corre el peligro de convertirse en un país cuya economía política está arraigada en el militarismo, desviando la valiosa riqueza social hacia el ejército y la policía al imponer una ética militar en la vida pública. Construir la paz, en cambio, significaría erradicar el hambre y el analfabetismo, aumentar la capacidad social y productiva del pueblo, y mejorar la infraestructura para la vida social y el comercio, indicadores que todos vieron grandes mejoras bajo el Partido de los Trabajadores. (PT) desde 2003 hasta el golpe de Estado de 2016 contra la entonces presidenta Dilma Rousseff. Desde el golpe de Estado de 2016, Brasil ha experimentado un retroceso de estos logros sociales, así como una presencia militar que aumentó al nivel más alto desde la dictadura de 1964-1985.

La agenda del presidente Jair Bolsonaro (quien no está afiliado a ningún partido político) ha estado marcada no solo por su discurso radical, sino también por su mayor participación en ceremonias militares, como quedó claro el 7 de septiembre de 2021, Día de la Independencia de Brasil, cuando llamó a sus seguidores a salir a las calles y protestar ante el Congreso y los tribunales después de semanas de tensión y especulaciones sobre un posible golpe de Estado. Orgulloso de haber salido de las filas militares, el excapitán sabe que las fuerzas armadas han sido decisivas para su conquista y permanencia en el poder.

Tres años antes de las manifestaciones convocadas por Bolsonaro, su ascenso al poder fue cuestionado por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT), quien lideraba las encuestas de opinión para las próximas elecciones presidenciales. Sin embargo, la candidatura de Lula terminó cuando fue condenado por cargos de fraude falso, se le impidió participar en las elecciones y posteriormente fue encarcelado durante 580 días, solo para ser exonerado en marzo de 2021. En vísperas de la sentencia del tribunal para fallar sobre el llamamiento de habeus corpus de Lula en 2019, y minutos antes de que saliera al aire el principal programa de noticias de la televisión del país, el entonces comandante del ejército brasileño, general Eduardo Villas Bôas, publicó una nota en Twitter que había sido redactada con el consentimiento mutuo de el Alto Mando del Ejército en el que sutilmente amenazó al tribunal, afirmando que los militares “repudian la impunidad”. La petición de habeus corpus fue denegada por un voto estrecho (6 a 5) y Lula fue encarcelado unos días después. Durante la campaña electoral, dos magistrados de esa misma Corte Suprema fueron advertidos por el entonces presidente del tribunal de no tomar medidas más duras contra la campaña del entonces candidato presidencial Jair Bolsonaro por su difusión masiva e ilegal de desinformación y noticias falsas para no desagradar el militar. Durante su ceremonia de certificación como presidente electo, Bolsonaro se dirigió directamente al general Villas Bôas, presente en el evento, y le agradeció por haber ‘influido en el destino de la nación’, comentando que él era ‘responsable’ de su elección. Mucho antes de la elección de Bolsonaro,

Hoy, Brasil tiene la segunda fuerza militar más grande de las Américas, solo superada por los Estados Unidos. El país tiene la mayor cantidad de personal militar de cualquier país de América Latina y el Hemisferio Sur, con 334.500 fuerzas activas, un promedio de 18 militares por cada 10.000 brasileños. Sin embargo, Brasil no es una potencia militar mundial, ya que carece de capacidades nucleares y de capacidad para lanzar misiles balísticos.

El papel protagónico que las Fuerzas Armadas de Brasil han jugado dentro del país en los últimos años es un componente clave para comprender la ola neofascista actual, así como el retroceso en los derechos sociales conquistado en la década de 2000. Sectores del ejército brasileño, que conspiraron en secreto en el golpe de Estado contra la presidenta Dilma Rousseff (PT), son pilares políticos y organizativos de la coalición militar-financiera-neopentecostal que llevó al poder a Jair Bolsonaro. La creciente presencia e injerencia de los militares en los últimos años marca el fin de un período de casi tres décadas durante las cuales estuvieron ausentes de la escena política nacional tras el fin de la dictadura militar (1964-1985). Tres décadas es un pequeño paso de tiempo para una entidad que por lo demás ha tenido una presencia permanente en la vida política de Brasil.

Las fuerzas armadas y su expresión actual a través del gobierno federal están conformadas por una ideología conservadora y liberal que se caracteriza por cinco componentes centrales:

  1. El corporativismo , en el que el sentido de pertenencia del personal militar al aparato militar supera a cualquier otro, incluso al sentimiento nacional. Los soldados se perciben a sí mismos como superiores a los civiles, mientras que el aparato militar se considera a sí mismo como la verdadera esencia de la nación; su ‘destino manifiesto’ es su ‘misión de salvar a la nación’.
  2. Una visión de un aparato estatal que se debilita cuando se trata de intereses comerciales privados , pero que se fortalece cuando se trata de ámbitos militares y policiales.
  3. Valores cristiano-humanistas conservadores , cargados de nociones de individualismo, una ética del éxito y la idea de que sólo los fuertes deben prosperar. El ejército considera que las luchas basadas en la identidad, como la lucha contra el racismo, el sexismo y la homofobia, son divisivas.
  4. El liberalismo conservador , que ve la democracia como un asunto de élites, con las masas solo responsables de votar, y no necesariamente a través de un sufragio universal.
  5. Anticomunismo , que ve al comunismo como el enemigo histórico de los militares en Brasil y como contrario al orden occidental.

A través de estos marcos ideológicos, podemos comprender mejor el comportamiento de las Fuerzas Armadas de Brasil. Los militares y sus organizaciones –burocráticas, políticas y sociales– han salido a la superficie de la política para disputar abiertamente el futuro de la sociedad brasileña. Esto es visible en una serie de áreas, incluida la privatización de empresas públicas, la subordinación del país a los Estados Unidos, el manejo político militar de la pandemia y la ocupación masiva de cargos públicos, el aumento de los privilegios otorgados a los rangos más altos y su distancia material de los rangos inferiores, la reivindicación del papel político de los militares, la reorganización de los instrumentos militares de hegemonía en el Estado y su alineación con el oscurantismo, y el mito del ‘marxismo cultural’ (que el creciente liberalismo cultural es un complot subversivo de izquierda).

En este dossier, analizamos la composición de las fuerzas armadas de Brasil, su relación con el imperialismo estadounidense y la militarización del sector público. Para comprender los asuntos actuales, primero debemos examinar el desarrollo histórico de las fuerzas armadas y sus funciones.

Una breve descripción histórica

En términos de relaciones exteriores, Brasil ha sido históricamente una nación pacífica guiada por la diplomacia y el pragmatismo político y comercial. Por lo general, no se ha involucrado en conflictos convencionales con otros países, excepto como fuerza auxiliar de Gran Bretaña y Estados Unidos durante la Primera y Segunda Guerra Mundial.

A diferencia de otros países sudamericanos, la independencia de Brasil no se logró a través de conflictos militares sino a través de negociaciones con Portugal. Consolidó la mayor parte de su territorio a través de acuerdos diplomáticos, con la excepción de la Guerra del Cisplatino (1825-1828), en la que Brasil perdió lo que hoy es Uruguay, y la Guerra de Paraguay (1864-1870). Fue en este último conflicto, que fue responsable de la mayor cantidad de muertes de brasileños relacionadas con la guerra en la historia del país y de diezmar prácticamente a toda la población masculina adulta de Paraguay, que Brasil buscó profesionalizar su organización militar y profesionalizar su organización militar. y sus fuerzas armadas por primera vez. [1]

Sin embargo, internamente, la historia de las fuerzas armadas de Brasil es una historia de participación política continua con el propósito explícito de reprimir los conflictos entre las clases sociales y las organizaciones políticas. [2] Durante el período colonial (1500–1815), hubo más de 30 conflictos armados que enfrentaron a nativos, esclavos africanos, colonizadores portugueses, colonizadores luso-brasileños (mixtos brasileños/portugueses) y colonizadores de otras nacionalidades (particularmente holandeses y franceses). ) unos contra otros. Durante el período imperial (1822–1889), las fuerzas armadas trabajaron para reprimir los movimientos sociales y defender el régimen monárquico, oligárquico y esclavista, aplastando decenas de revueltas populares, incluidas las insurrecciones de Cabanada (1832–1835), Carrancas (1833 ), Cabanagem (1835–1840), Malês (1835), Sabinada (1837–1838) y Balaiada (1838–1841). Al mismo tiempo, mientras los soldados de menor rango estaban sujetos a disciplina, incluida la tortura como forma de castigo, los oficiales de alto rango se convirtieron en parte de la élite monárquica, ocupando cargos en el estado y en el parlamento. La República misma se estableció a través de un golpe militar dirigido por generales del ejército aliados con los oligarcas regionales, una alianza que se consolidó mediante la represión de las revueltas liberales y las insurrecciones populares de Canudos (1896-1897) y Contestado (1912-1916).

Después de la Primera Guerra Mundial, un movimiento diverso de oficiales de bajo rango conocido como  tenentismo  (de  tenente, la palabra teniente en portugués) se alió con liberales y oligarcas de la oposición junto con el incipiente movimiento obrero con el objetivo de acabar con el régimen oligárquico y modernizar la nación. La denominada Revolución de 1930, encabezada por Getúlio Vargas y funcionarios surgidos del tenentismo, impulsó la centralización del poder estatal, amplias reformas sociales –en particular los derechos de los trabajadores y la organización de los sindicatos– y la creciente represión política de los opositores al régimen. Tras el impulso inicial de la industrialización y la apertura del régimen, el país pasó por un período de gobiernos que fueron elegidos a través de una participación popular limitada.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Vargas fue depuesto por la presión popular con el respaldo de las fuerzas armadas y fue sucedido por la elección del general Eurico Gaspar Dutra. Vargas volvió a la presidencia en 1950 en el contexto de la Guerra Fría y de un enfrentamiento entre dos proyectos diferentes. Por un lado, estaba el desarrollismo nacional de arriba hacia abajo de Vargas, una política de Estado que priorizaba el desarrollo de la infraestructura del país sobre los intereses extranjeros. Esto chocaba, por otro lado, con la subordinación política, militar y económica incondicional del país a los Estados Unidos, promovida por los oficiales militares y la oligarquía empresarial. La confrontación entre estos dos proyectos también sugirió visiones contrastantes de cuánta participación popular debe haber en el país.

La dictadura sería modelo y fuente de apoyo para otras dictaduras que posteriormente se instalaron en América del Sur y Central, actuando directamente para instalar dictadores en Chile, Argentina, Uruguay y Guatemala. Durante este período en Brasil, los generales del ejército en el poder lideraron una serie de reformas estatales y sociales que tenían como objetivo neutralizar las organizaciones laborales y diezmar las organizaciones revolucionarias, centrándose en particular en las guerrillas que resistieron la dictadura de 1965-1974. Además, el golpe de 1964 profundizó la dependencia de Brasil de los EE. UU., especialmente ideológica y económicamente, y condujo a un aumento monumental de la deuda externa, una severa represión salarial, una pobreza creciente e hiperinflación. [3]

La dictadura llegó a su fin tras veintiún años en el poder, espoleada tanto por la movilización popular exigiendo elecciones directas como por la crisis económica. Sin embargo, la transición fue supervisada por los militares, que garantizaron no solo que su aliado civil José Sarney (1985-1989) ocuparía la presidencia, sino también que se preservaría la autonomía institucional del ejército, especialmente en términos de presupuesto militar y su estructuras legales, educativas y de inteligencia; sus privilegios burocráticos; en la impunidad de su dirección con respecto al terrorismo de Estado del que había sido responsable; y en su inmunidad a los mecanismos democráticos de la nueva Constitución de 1988. Los militares continuaron ejerciendo la tutela permanente sobre las instituciones políticas al conservar su capacidad de intervenir en los asuntos internos –para garantizar la ley y el orden– y al preservar la policía militar, una fuerza auxiliar del ejército que es responsable de la vigilancia abierta en cada estado federal. En momentos de crisis, como la amenaza inminente de un golpe de estado antes de las manifestaciones de los partidarios de Bolsonaro en el Día de la Independencia de Brasil en 2021, el comportamiento del personal de la policía militar puede ser decisivo para determinar cómo se desarrollan las amenazas o los intentos de golpe. Como vimos, las Fuerzas Armadas brasileñas siempre han dirigido sus intervenciones hacia el ámbito interno, considerando a las organizaciones y fuerzas populares como enemigos internos que necesitan ser permanentemente ‘neutralizados’ en caso de que tengan la capacidad de ejecutar acciones políticas.[4]

El golpe de Estado de 2016 y el regreso de los militares a la escena política

  Las relaciones entre civiles y militares experimentaron un período de relativa estabilidad durante el gobierno del Partido de los Trabajadores de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011). Las fuerzas armadas restringieron su participación política únicamente a aquellas áreas que consideraban una amenaza para la seguridad nacional, como la seguridad pública, la demarcación de tierras indígenas y la política de defensa. Como parte de un pacto que pretendía lograr la convivencia pacífica, Lula no adoptó ninguna medida que pudiera haber amenazado el aparato militar, ni las fuerzas armadas desafiaron su subordinación a la autoridad civil.

Las relaciones entre civiles y militares se deterioraron gradualmente bajo el gobierno de Dilma Rousseff (2011-2016). El mero hecho de tener una Comandante en Jefe, Dilma, que además de ser mujer era una ex guerrillera que había luchado contra la dictadura de 1964, se entendía como una afrenta a los valores militares. Más allá de su compromiso con el machismo y el anticomunismo, los militares también estaban motivados por su oposición a la creación por parte del gobierno de la Comisión Nacional de la Verdad, que buscaba responsabilizar a las fuerzas armadas por los crímenes cometidos durante la dictadura. Este proceso fortaleció la coherencia discursiva de los militares en torno a un enemigo común: la izquierda. Este fue un momento decisivo en la conformación de la identidad político-cultural de las fuerzas armadas, ya que representaba una oportunidad para exigirle cuentas por un pasado que había sido glorificado durante décadas. Además, en muchas democracias, tales comisiones de la verdad habían sido el preludio de las reformas organizativas de las instituciones militares. Otros factores también contribuyeron a la reorganización y cohesión política de las fuerzas armadas, como la participación militar en MINUSTAH (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití, 2004-2017); la expansión de su presencia militar en la Amazonía; las operaciones de Garantía de Orden Público; 2004-2017); la expansión de su presencia militar en la Amazonía; las operaciones de Garantía de Orden Público; 2004–2017); la expansión de su presencia militar en la Amazonía; las operaciones de Garantía de Orden Público;[5]  y el papel jugado en megaeventos deportivos en Brasil como la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos.

El golpe de 2016 contra Dilma Rousseff fue liderado por una combinación de fuerzas empresariales, parlamentarias y judiciales. Públicamente, los militares fueron discretos, pero entre bastidores expresaron su apoyo a los golpistas. Las fuerzas armadas vigilaron al gobierno de Michel Temer (2016-2018) que asumió el poder tras el derrocamiento de la presidenta Dilma, presionando continuamente a instituciones estatales como el poder judicial, como se señaló al principio. La elección de Bolsonaro en 2018 fue producto de la confluencia de crisis políticas, sociales y económicas que abrieron una ventana de oportunidad para la extrema derecha. Sectores del ejército dirigieron la campaña de Bolsonaro y han tenido una presencia visible desde el inicio de la transición de las administraciones de Temer a Bolsonaro, presentándose como el ala tecnocrática del gobierno; en realidad,

Desde una perspectiva ideológica, no existen tensiones sustanciales entre los militares y los sectores neopentecostales que apoyan al gobierno: ambos se consideran representantes de la llamada familia tradicional brasileña como ellos mismos han definido el término. Lo mismo vale para los sectores neoliberales del gobierno. En contraste con la aparente creencia de un sector de la izquierda brasileña, que atribuye un supuesto nacionalismo económico a los militares, no ha habido oposición militar alguna a los esfuerzos de privatización del gobierno. Las tensiones con grupos fisiológicos  [6]  del centro político sobre cómo repartir los despojos del Estado brasileño han sido tratadas con pragmatismo, sin protestas morales.

Brasil hoy no tiene un gobierno compuesto por militares, ya que los oficiales que ocupan cargos políticos no lo hacen como individuos sino como parte de un solo aparato, separado del resto de la sociedad. A diferencia de la dictadura de 1964, las fuerzas armadas no eligen a sus representantes civiles con base en principios de eficiencia y disciplina. Más bien, hay un híbrido: un gobierno militarizado, en el que un ‘Partido Militar’, una agrupación política arraigada en ex oficiales militares e impregnada de cultura militar, da forma al bloque actual en el poder. Este ‘partido’ moldeó a Bolsonaro a lo largo de décadas; tiene un proyecto de poder a largo plazo y pretende permanecer activo en el escenario político brasileño.

El avance político de los militares ha llevado a la militarización tanto del Estado como de la sociedad brasileña, lo que ocurre de múltiples formas: [7]

  • La creciente ocupación militar de cargos políticos, ya sea a través de elecciones o por nombramiento. Esto crea un canal a través del cual los intereses militares se transmiten a todo el sistema político. Más recientemente, el exministro de defensa de Bolsonaro, el general de ejército Azevedo e Silva, quien está asociado con un grupo de oficiales militares que participaron en el golpe de Estado de 2016, fue nominado director general del tribunal federal responsable de supervisar el proceso electoral en todo el país. país. Además, las fuerzas armadas fueron asignadas como observadores electorales para hacer cumplir la integridad de las máquinas de votación electrónica, a pesar de que Bolsonaro ha acusado repetidamente a esta tecnología de ser fraudulenta.
  • La imposición de doctrinas militares redactadas pensando en la guerra en otros escenarios a través de la política gubernamental. Esto ha ocurrido históricamente en materia de seguridad pública, donde las doctrinas encaminadas a combatir al ‘enemigo interno’ han guiado a la policía militar, a la que corresponde la vigilancia abierta y preventiva; estas doctrinas se han extendido a su vez a las instituciones civiles de seguridad pública. Se ha adoptado un enfoque más punitivo hacia los pobres, lo que se ha traducido en aumentos de la población carcelaria, vigilancia electrónica, ejecuciones sumarias, detenciones arbitrarias y otras graves violaciones de los derechos humanos que son extensiones de la guerra por otros medios dentro de la ciudad.
  • La transferencia de valores militares a la administración pública, por ejemplo, a través de propuestas para militarizar las escuelas mediante la introducción de comportamientos, costumbres, órdenes e ideas asociadas conservadoras como valores clave, priorizando las ciencias duras sobre las humanidades y excluyendo a aquellos considerados ‘menos capaces’.
  • La militarización de todos y cada uno de los problemas, como la respuesta a la pandemia del COVID-19, que no es una cuestión de guerra sino de salud pública.
  • La militarización del presupuesto estatal. Esto no solo implica financiar industrias de defensa y mantener las condiciones laborales de las fuerzas armadas (cuyo personal recibió un aumento salarial durante la pandemia mientras que otros servidores públicos vieron congelados sus salarios); [8]  Los militares también controlan 16 de las 46 empresas estatales de Brasil, incluidas Petrobras y Electrobras, lo que, si se tienen en cuenta las subsidiarias (49 y 69, respectivamente), significa que los militares controlan el 61% de las empresas directa o indirectamente conectadas con del Estado, una tasa diez veces superior a la del anterior gobierno de Michel Temer. [9]

Debe quedar claro que la militarización no solo se está produciendo a nivel ejecutivo sino también en el legislativo y el judicial. Solo entre 2010 y 2020, más de 25.000 militares y policías se postularon para cargos públicos; El 87% de ellos pertenecía a partidos de derecha y 1.860 de ellos fueron elegidos. [10]  La llegada de personal militar a los cargos políticos llevó a la aprobación de la Ley Antiterrorista, que criminaliza la lucha popular, entre otras consecuencias. [11]

La militarización no solo se está produciendo dentro de las estructuras del Estado; Brasil es un brillante ejemplo de un país que hace la guerra en casa mientras mantiene una actitud pacífica en el exterior. El país alberga 17 de las 50 ciudades más violentas del mundo, o el 34%, [12]  sin mencionar la violencia histórica infligida a las zonas rurales y las poblaciones indígenas o el hecho de que la violencia, en forma de esclavitud, es el rasgo determinante de la formación social de Brasil. Hoy, Brasil es el segundo lugar más peligroso del mundo para los defensores de los derechos humanos. [13]

El aspecto más visible de la militarización es la intensa presencia física de las fuerzas de seguridad en las calles, como las fuerzas armadas, policías civiles y militares, guardias municipales, junto con la enorme red de fuerzas de seguridad privada. Las políticas del gobierno de Bolsonaro que incentivan la posesión de armas han duplicado el número de armas de fuego registradas en circulación de 637.000 en 2017 a 1,2 millones en 2021, según el registro de la policía federal. Mientras tanto, entre los clubes de coleccionistas, tiradores deportivos y cazadores (CAC), que están regulados por el ejército brasileño, la cantidad de armas de fuego registradas se duplicó con creces, de 225.000 en 2019 a 496.000 en 2020 en todo el país. En Brasilia, la capital del país, el número total de armas de fuego registradas en circulación aumentó más del 500 %, de 25 000 en 2017 a 227 000 en 2020. [14]

En este contexto de mayor militarización, existen fuertes vínculos entre el presidente Bolsonaro y su familia y los grupos paramilitares o  milícias . Estos grupos paramilitares están asociados con escuadrones de la muerte que en su mayoría están compuestos por agentes de seguridad pública que operan en mercados criminales que dominan áreas en el estado de Río de Janeiro, la cuna política de la familia Bolsonaro. Sectores dentro de la base de Bolsonaro están armados y deseosos de dar un golpe de Estado, aunque carezcan de las condiciones necesarias para ejecutarlo.

El aspecto más insidioso de la militarización puede verse en la promoción de valores, actitudes y marcas de identidad militares en la cultura y las costumbres de la sociedad en general. Este cambio también se puede sentir en la centralización de la autoridad y la jerarquización, así como en la expansión de la xenofobia (disfrazada de cultivo de símbolos patrios), la agresión, la lealtad a los pares, el darwinismo social (la idea de que solo los fuertes sobreviven), etc.

El imperialismo y sus vasallos

Existe una división internacional y jerárquica del trabajo en el ámbito de la defensa. Las fuerzas armadas de los países centrales intervienen en el principal enfrentamiento geopolítico mundial, actualmente moldeado por la rivalidad entre Estados Unidos y China. Por su parte, las fuerzas armadas de los países periféricos son las encargadas de intervenir en el ámbito interno de sus países, donde –como ocurrió durante la Guerra Fría– su papel es garantizar el orden social, reprimir al ‘enemigo interno’ y la oposición social o ejercer labores policiales funciones como la lucha contra el narcotráfico en las fronteras. [16]  En el caso de países semiperiféricos aliados de Estados Unidos, como Brasil, las fuerzas armadas también realizan labores de seguridad internacional, como las llamadas misiones de mantenimiento de la paz.

La mayor parte del mundo adopta las mismas estrategias de defensa, lo que conduce a una homogeneización de las fuerzas armadas y una mayor dependencia por parte de los países del Sur Global. Incluso después de haber perdido todas sus guerras recientes, como en Vietnam, Afganistán, Irak y Siria, EE. UU. ha vendido con éxito una ‘receta del éxito’, a saber, que enormes cantidades de armamento y tecnologías cada vez más avanzadas ganan guerras. Sin embargo, este tipo de armamento exige una gran inversión de capital, algo que no está al alcance de los países del Sur Global, que enfrentan una plétora de necesidades urgentes relacionadas con la calidad de vida de sus poblaciones. [17] El problema es que cuando un país no tiene los recursos para desarrollar su propio equipo, sino que es estratégicamente dependiente, busca productores a quienes comprar estos sistemas de armas. Termina teniendo que aceptar la doctrina sobre cómo y contra quién usar estos armamentos junto con el armamento necesario para implementarlos. Como resultado, los enemigos y aliados del país son definidos externamente por el imperialismo estadounidense, que tiene el monopolio de facto del armamento.

Aquí hay una paradoja: si bien el armamento está destinado a garantizar la soberanía y la toma de decisiones autónoma, termina comprometiéndola. Asimismo, si bien se considera al militar como sujeto activo de la libertad estratégica, termina siendo un agente de la subordinación estratégica por su dependencia en materia de material y doctrina. [18]  Las amenazas se construyen psicológicamente en función de nuestra experiencia del mundo, y los países dependientes llegan a ver las amenazas construidas por los países centrales como amenazas para ellos mismos. [19] Por ejemplo, las técnicas de tortura de la dictadura de 1964 se inspiraron en las doctrinas francesas desarrolladas para intervenir en las guerras de liberación nacional en la lucha por la descolonización en África. Hoy, la misma lógica se aplica cuando Brasil, un país formado por migrantes, ha llegado a ver la migración de otros países periféricos como una posible nueva amenaza (a pesar de la propia historia de Brasil como país periférico).

Las fuerzas armadas en Brasil y en otras partes de América del Sur se debaten entre dos posturas diferentes. Por un lado, la doctrina adelantada por la Organización de los Estados Americanos (OEA) identifica nuevas ‘amenazas’ internas como la migración, la corrupción, el crimen organizado, el terrorismo y el narcotráfico. En estos casos, las fuerzas militares actúan como fuerzas policiales, combatiendo al ‘enemigo interno’ de una manera que no difiere de las doctrinas de seguridad nacional de las dictaduras de los años 60 en el Cono Sur. En el caso de Brasil, esta doctrina continúa existiendo y siendo adaptada para su uso por los gobiernos democráticos limitados que siguieron a la transición política en 1985. La perpetuación de la doctrina es un resultado directo de la ausencia de reformas y la falta de rendición de cuentas de las fuerzas armadas de Brasil, algo que a su vez estructura el comportamiento de los militares.[20]  Esta doctrina de enfoque interno ha eclipsado otros conceptos militares como la disuasión cooperativa, que apunta a la necesidad de construir una política regional de cooperación con otros países latinoamericanos para disuadir posibles invasiones desde fuera del continente, especialmente cuando se trata de defender los recursos naturales. recursos. [21]  En Brasil, este es especialmente el caso en el ‘Amazonía Verde’ y el ‘Amazonía Azul’ (el largo tramo de costa donde se ubica la exploración petrolera de Brasil, por ejemplo). La realidad es que este tipo de cooperación no se pone en práctica, a pesar de su aparición en los documentos de defensa de Brasil.

Desde el golpe de estado contra la presidenta Dilma Rousseff en 2016, la influencia estratégica de Estados Unidos sobre las Fuerzas Armadas de Brasil se ha convertido en una subordinación estratégica. En lugar de aprovechar la turbulencia global provocada por el declive de EE. UU. como potencia hegemónica, Brasil se aferró a la superpotencia en declive y sirvió a los intereses de EE. UU. en la región, restringiendo la capacidad del país para ser un actor global, una dinámica que impacta en la toda la región. [22] En una de las muchas demostraciones de esto, en 2019, un general brasileño fue nominado como subcomandante de interoperabilidad del Comando Sur de EE. UU., la unidad militar responsable de defender los intereses estratégicos de EE. UU. en América del Sur, América Central y el Caribe y la unidad militar más importante. probable que esté involucrado en una agresión militar estadounidense contra países como Cuba o Venezuela. El Comando Sur también es una pieza central de la estrategia de Estados Unidos para restringir la influencia de los chinos en el Atlántico Sur. Actualmente hay un general brasileño en una posición de doble subordinación: a los ejércitos brasileño y estadounidense.

Otro ejemplo de esta subordinación es el acuerdo entre Brasil y EE.UU. sobre el Centro Espacial Alcântara. Alcântara es una base militar brasileña cerca de la desembocadura del Amazonas que obligó a la eliminación de  quilombolas en esa región. La base está estratégicamente ubicada para llevar a cabo lanzamientos de cohetes de largo alcance, potencialmente al espacio. Brasil aún no tiene la capacidad de lanzar satélites por sí mismo, lo que limita la soberanía del país en el control de la información y las comunicaciones de los brasileños, por ejemplo. El acuerdo de Alcântara no prevé ninguna transferencia de tecnología a Brasil (estipulación común impuesta en los acuerdos con los EE. UU.); por el contrario, establece límites a los países con los que Brasil puede negociar para utilizar la base de Alcântara. Por ejemplo, China, que no es signataria del Régimen de Control de Tecnología de Misiles (MTCR), tiene prohibido firmar un acuerdo con Brasil, que es signatario del MTCR, que le permitiría utilizar la base. Esta prohibición también se aplica a cualquier país sancionado por cualquier miembro del Consejo de Seguridad de la ONU (como Irán). El acuerdo de Alcântara también permite la creación de áreas restringidas para uso exclusivo de aquellos autorizados por los EE. UU., que controlarían la entrada tanto de personas como de mercancías en estas áreas.[23]  De alguna manera, la base de Alcântara es un enclave de los Estados Unidos en suelo brasileño.

Ramificaciones y Soluciones en Brasil

Las manifestaciones de la base social de Bolsonaro el 7 de septiembre de 2021 fueron numerosas, aunque menores de lo previsto. Es importante destacar que, contrariamente a las expectativas, el personal militar no se presentó en las manifestaciones ni se pronunció a favor de ellas, lo que obligó a Bolsonaro a retirarse de sus intenciones de dar un golpe de estado, por ahora. Sin embargo, esto no significa que fue abandonado o traicionado por los militares; quiere decir que si bien pertenece al Partido Militar, el Partido Militar no le pertenece a él, y que el proyecto militar busca alternativas para mantenerse en el poder independientemente de quien ocupe la presidencia.

La creciente militarización de Brasil tiene una serie de ramificaciones en diferentes sectores de la sociedad. Por un lado, la violencia armada, que adquiere un carácter cada vez más belicoso y está respaldada por el apoyo popular al derecho irrestricto a portar armas, se ha convertido en una forma normal de resolver los conflictos. Esta normalización, especialmente cuando está respaldada por el apoyo popular, impacta tanto en los asuntos internos como externos de Brasil; el primero porque es más probable que las fuerzas de seguridad respondan con represión cuando son cuestionados, identificando a los conciudadanos como enemigos, y el segundo porque fomenta el uso de la fuerza.

La militarización también refuerza el patriarcado, y la naturaleza belicosa de la violencia armada se traslada a otros escenarios, como la creciente letalidad de la violencia de género. Una sociedad militarizada tiende a apoyar medidas contrarias a la agenda internacional de derechos humanos, como políticas dirigidas a la inclusión racial o de género. Entre 2009 y 2019, los asesinatos de indígenas aumentaron un 21,6%; desde 2018, la violencia contra homosexuales y bisexuales ha aumentado un 9,8% y los homicidios de mujeres dentro del hogar han aumentado un 6,1%. Este aumento de la violencia afecta desproporcionadamente a las minorías raciales; a partir de 2019, el 77% de las víctimas de homicidio en Brasil eran negros, el 70% de los cuales fueron cometidos con armas de fuego. [24]

La cultura es otro escenario moldeado por la militarización. Esto se lleva a cabo no solo a través de grandes desfiles militares o la conmemoración de fechas y figuras simbólicas, sino en muchos escenarios: literatura y moda, cine y juegos bélicos, vida cotidiana y coloquialismos. El consentimiento social a la militarización se construye a través del lenguaje, que sirve como vehículo de propaganda. En un mundo con tanta información disponible y donde predominan las redes sociales, [25] la  hegemonía construida sobre la ideología es más eficiente y más barata que la basada estrictamente en la fuerza. En su esencia, las estructuras militares generan identidades unificadas y totalizadoras que no dejan espacio para el disenso y se definen por la identificación del ‘otro’ como el enemigo.

Este proceso será difícil de revertir, al menos en el corto y mediano plazo, incluso si Bolsonaro y los militares son removidos del liderazgo ejecutivo del país. El ejército claramente ha regresado al poder en Brasil, y no hay indicios de que las elecciones de 2022 pongan fin a eso. En el contexto de las elecciones presidenciales de 2022, militares politizados se unifican contra Lula (PT) pero se dividen entre dos candidaturas de derecha, ya sea para apoyar la reelección de Bolsonaro o la elección de Sérgio Moro, el ex juez responsable de la Operación Lava Jato. eso condujo al injusto encarcelamiento de Lula.

El ejército está bien posicionado para emitir evaluaciones sobre la imparcialidad de las elecciones, o para interferir en ellas, dado que ahora se encuentra entre los partidos responsables de supervisar la integridad de las elecciones. Si sectores armados de la población provocaran una intensa desestabilización social antes o después de las elecciones –que es un escenario posible si Bolsonaro pierde– los militares pueden actuar simplemente sin hacer nada y luego presentarse como los nuevos garantes de la estabilidad nacional, similar a lo que ocurrido en Bolivia tras el golpe de Estado de 2019.

El multilateralismo ha orientado durante mucho tiempo la política exterior de Brasil, especialmente durante los gobiernos del PT que profundizaron la cooperación Sur-Sur, sobre todo en América Latina. Incluso una parte de la élite de Brasil ve a China como el principal socio geopolítico del país y lo ha hecho desde hace algún tiempo debido a los beneficios económicos que ofrece esta asociación. En contra de la tendencia global de multipolaridad creciente, sectores de las fuerzas armadas están profundizando su dependencia del imperio estadounidense en declive. En algún momento, estas lecturas contradictorias del mundo llegarán a casa con graves consecuencias.

En este contexto, los movimientos populares enfrentan una serie de desafíos. Entre ellos están elegir a Lula como presidente del país y luego redefinir la posición de Brasil en el mundo, qué política de defensa es capaz de sostener este nuevo proyecto nacional y sólo entonces qué tipo de fuerzas armadas se necesitan. La policía militar debe estar subordinada a un proyecto nacional estrictamente bajo control popular. Este proyecto nacional debe tener en cuenta cómo involucrar a Brasil en un programa que presente soluciones a las crisis que enfrentamos hoy y que ponga el beneficio de la humanidad por encima de los intereses de lucro, como  Un  Plan para Salvar el Planeta , una hoja de ruta redactada por un red internacional de institutos de investigación para enfrentar los dilemas de nuestro tiempo.

Para crear este nuevo proyecto nacional, el pueblo debe tener el control de los instrumentos de fuerza del Estado. Esto incluye el control sobre las fuerzas armadas, la policía militarizada y las armas de fuego en circulación. La defensa y la seguridad son parte de una agenda de poder, que debe ser parte de un programa de educación popular y diálogo con el pueblo para poder avanzar.

Nuestro pasado es también una parte clave de nuestro futuro; sin ajustar cuentas con un pasado marcado por la esclavitud y la dictadura, no será posible construir un futuro democrático en el que las fuerzas armadas estén totalmente subordinadas a la soberanía del pueblo y sus instituciones y se destinen exclusivamente a la defensa exterior y ya no se utilicen contra su propio pueblo. Esto requiere enfrentar los crímenes cometidos durante la dictadura de 1964 así como su legado autoritario, que ha moldeado el estado y la cultura política hasta nuestros días. Dar un nuevo significado a los símbolos patrios, como la bandera de Brasil, debe ser parte de este proceso.

Por último, debemos resistir la idea de que la preparación para la guerra es necesaria para construir la paz. Al contrario: para construir la paz se debe priorizar un programa que centre el bienestar de la humanidad y del planeta a través de la erradicación del hambre, la garantía de viviendas seguras y seguras, la atención médica universal y de calidad, y la defensa del derecho a la una calidad de vida digna.

Bibliografía

Bragon, Ranier y Camila Mattoso. ‘Presença de militares da ativa no gobernar federal cresce 33% sob Bolsonaro e mais que dobra em vinte anos’ [El personal militar activo en el gobierno federal crece 33% bajo Bolsonaro y más del doble en veinte años]. Folha de S. Paulo , 18 de marzo de 2020.  www1.folha.uol.com.br .

Cavalcanti, Leonardo y Nathan Víctor. ‘Bolsonaro mais que dobrou contingente de militares no gobernar, aponta TCU’. Poder 360 , 17 de julio de 2020.  www.poder360.com.br .

Cerqueira, Daniel, Helder Ferreira, Samira Bueno, Paloma Palmieri Alves, Renato Sérgio de Lima, David Marques, Frederico Augusto, and Barbosa da Silva. ‘Atlas da Violência 2021’ [Atlas de la Violencia 2021]. São Paulo: Fórum Brasileiro de Segurança Pública, 2021.  www.ipea.gov.br .

Fórum Brasileiro De Segurança Pública. ‘Anuário Brasileiro de Segurança Pública: 2020’ [Anuario brasileño de seguridad pública]. São Paulo: Fórum Brasileiro de Segurança Pública, 2021.

Gonçalves, Leandro. ‘Tática do Exército Brasileiro na Guerra do Paraguai, entre 1866 e 1868’ [La táctica del Ejército Brasileño en la Guerra de Paraguay, 1866–1868]. Tesis de Maestría, Universidad Estadual Paulista, 2009.

Tricontinental: Instituto de Investigaciones Sociales. ‘Defendendo Nossa Soberania: As bases militares dos EUA na África eo futuro da unidade africana’ [Defendendo nuestra soberanía: las bases militares estadounidenses en África y el futuro de la unidad africana]. Expediente núm. 42, julio de 2021.

LENTZ, Rodrigo. ‘Pensamento político militar dos no Brasil: mudanças e permanências na doutrina da ESG (1974-2016)’ [El pensamiento político de los militares brasileños: cambio y continuidad en la doctrina ESG (1974-2016)]. Tesis doctoral, Universidad de Brasilia, 2021.

LENTZ, Rodrigo. República de segurança nacional–militares e política no Brasil  [República de seguridad nacional: las fuerzas armadas y la política en Brasil]. São Paulo: Expressão Popular y Fundação Rosa Luxemburgo, 2022.

Monteiro, Tania y Adriana Fernandes. ‘Com 2,9 mil cargos, Forças Armadas temem desgaste’ [Ocupando 2.900 oficinas, las Fuerzas Armadas temen daño a su imagen]. O Estado de S. Paulo , 31 de mayo de 2020.  politica.estadao.com.br .

Penido, AAO y Suzeley Kalil. ‘O Partido Militar no Sistema Político Brasileiro’ [El Partido Militar en el sistema político brasileño]. Revista E-legis  (5–9 de julio de 2021). Cámara de Diputados. impa.br .

Penido, Ana, Natália Araújo, and Suzeley Kalil. ‘Notas exploratórias sobre as contribuições do marxismo para o pensamento em defesa brasileiro’ [Notas exploratorias sobre la contribución del marxismo al pensamiento brasileño sobre la defensa]. Revista de Estudios do Sul Global  1, no. 1 (2021).

Penido, Ana y Suzeley Kalil. ‘A carreira militar em tempos de paz: vantagens e desvantagens’ [Carreras militares en tiempos de paz: ventajas y desventajas]. Tricontinental: Instituto de Investigaciones Sociales , 4 de junio de 2021.  thetricontinental.org .

Penido, Ana y Héctor Saint-Pierre. ‘Quem é o Terrorista?’ [¿Quién es el terrorista?]  Piauí , 14 de abril de 2021.  piaui.folha.uol.com.br .

Penido, Ana, and Miguel Stédile. Ninguém regula a América  . São Paulo: Expressão Popular y Fundação Rosa Luxemburgo, 2021.

Rapoport, Mario y Rubén Laufer. ‘Os Estados Unidos diante do Brasil e da Argentina: os golpes militares da década de 1960’ [Estados Unidos versus Brasil y Argentina: los golpes militares de la década de 1960]. Revista Brasileira de Política Internacional  43, núm. 1 (junio de 2000). https://www.scielo.br/j/rbpi/a/zVgvgRFMMtvQ4QkK4YR4VgS/?lang=pt&format=html .

Saint-Pierre, Héctor. “¿’Defesa’ o ‘Segurança’? Reflexões em torno de conceitos e ideologias’” [¿’Defensa’ o ‘seguridad’? Reflexiones sobre conceptos e ideologías. Contexto Internacional  33, núm. 2 (2011): 407–433.

Saint-Pierre, Héctor. Entrevista. En: Martins Filho, João R., ed. Os militares ea crise brasileira  [Los militares y la crisis brasileña]. São Paulo: Alameda, 2021.

Martell, Carlos. ‘Estudio: Las 50 ciudades más violentas del mundo 2018’ [Estudio: las 50 ciudades más violentas del mundo, 2018]. Seguridad, Justicia y Paz, 12 de marzo de 2019.  www.seguridadjusticiaypaz.org .

Samora, Federico. ‘Entrega da base de Alcântara destrói tecnologia aeroespacial brasileira’ [La rendición de la base de Alcântara destruye la tecnología aeroespacial brasileña]. Jornal Brasil de Fato , Edición especial núm. 14, (diciembre 2019).

Seabra, Catia and Diego García. Bolsonaro multiplica por dez número de militares no comando de estatais. Folha de S. Paulo , 6 de marzo de 2021.  www1.folha.uol.com.br .

Sodré, Nelson W.  História Militar do Brasil  [Historia militar de Brasil]. São Paulo: Expresão Popular, 2010.

Spagnuolo, Sérgio, Laís Martins, Lucas Lago, Rodolfo Almeida, and Alexandre Orrico. ‘Militarismo é nova onda no Tiktok’ [El militarismo es la nueva tendencia en Tiktok]. Ponte , 13 de agosto de 2021.  ponte.org .

Terra de Direitos e Justiça Global. ¿Começo do fim? O pior momento do Programa de Proteção aos Defensores de Direitos Humanos’ [¿El principio del fin? El peor período del Programa de Protección para Defensores de Derechos Humanos. São Paulo: Terra de Direitos e Justiça Global, diciembre de 2021.  terradedireitos.org.br .

Wendt, A. y M. Barnett, ‘Formación de estado dependiente y militarización del Tercer Mundo’. Revista de Estudios Internacionales  19, no. 4 (1993): 321–347.

Westin, Ricardo. ‘Especialistas veem perigo em armar cidadãos. Atiradores esperanm mais incentivos do gobernar’ [Los expertos prevén peligro en armar a los ciudadanos. Los tiradores esperan más incentivos del gobierno]. Agencia Senado , 18 de marzo de 2021.  www12.senado.leg.br.


Notas finales:

[1]  Leandro Gonçalves, ‘Tática do Exército Brasileiro na Guerra do Paraguai, entre 1866 e 1868’ (Diss. de Maestría, Universidade Estadual Paulista, 2009).

[2]  Nelson W. Sodré,  História Militar do Brasil  (São Paulo: Expressão Popular, 2010).

[3]  Mario Rapoport y Ruben Laufer, ‘Os Estados Unidos diante do Brasil e da Argentina: os golpes militares da década de 1960’,  Revista Brasileira de Política Internacional , 43, no.1, (junio de 2000).

[4]  Lentz, Rodrigo,  República de segurança nacional–militares e política no Brasil  (São Paulo: Expressão Popular; Fundação Rosa Luxemburgo, 2022).

[5]  Nota del traductor : Las operaciones de Garantía de Orden Público son instrumentos jurídicos que permiten a las fuerzas armadas actuar en escenarios de seguridad pública, como cuando el Ejército intervino en Río de Janeiro en 2018.

[7]  Ana Penido y Suzeley Mathias Kalil, ‘O Partido Militar no Sistema Político Brasileiro’,  Revista E-legis , (Câmara dos Deputados, 2021).

[8]  Ana Penido y Suzeley Kalil Mathias, ‘A carreira militar em tempos de paz: vantagens e desvantagens’, Tricontinental: Instituto de Investigaciones Sociales, 4 de junio de 2021, https://thetricontinental.org/pt-pt/brasil/a -carreira-militar-em-tempos-de-paz-vantagens-e-desvantagens/

[9]  Estos datos de julio de 2020 fueron tomados de información proporcionada por el Ministerio de Defensa y presentados en el Panel Estadístico de Personal de la Secretaría de Gestión de Personal del Ministerio de Economía siguiendo artículos de Ranier Bragon y Camila Mattoso,  Folha de S. Paulo  ( 18 de julio de 2020), Tânia Monteiro y Adriana Fernandes,  Estadão  (31 de mayo de 2020), Leonardo Cavalcanti y Nathan Victor,  Poder360  (17 de julio de 2020), Cátia Seabra y Diego Garcia,  Folha de S. Paulo  (6 de marzo de 2021).

[10] Todas las cifras fueron extraídas del Anuario de Seguridad Pública de Brasil  (2020) del Foro 

[11]  Ana Penido y Hector Saint-Pierre, ‘Quem é o Terrorista?’,  Piauí , 14 de abril de 2021, https://piaui.folha.uol.com.br/quem-eo-terrorista/

[12]  Datos de 2018 de Seguridad, Justicia y Paz, ver: Martell, Carlos. ‘Estudio: Las 50 ciudades más violentas del mundo 2018’ [Estudio: las 50 ciudades más violentas del mundo, 2018]. Seguridad, Justicia y Paz, 12 de marzo de 2019.  www.seguridadjusticiaypaz.org.mx .

[13]  Datos de 2021 recopilados del informe ‘Começo do Fim?’, Terra de Direitos y Justicia Global, diciembre de 2021, https://terradedireitos.org.br/uploads/arquivos/Relatorio—Comeco-do-Fim.pdf

[14] Todas las cifras fueron extraídas del Anuario de Seguridad Pública de Brasil (2020)  del Foro  según datos del Sistema Nacional de Armas (Sinarm/Policía Federal), Sistema de Gestión de Armas Militares (Sigma/Ejército) y el Tribunal Superior Electoral. .

[15]  Richard Westin, ‘Especialistas veem perigo em armar cidadãos. Atiradores esperan más incentivos del gobierno’, Agencia Senado, 18 de marzo de 2021, https://www12.senado.leg.br/noticias/infomaterias/2021/03/especialistas-veem-perigo-em-armar-cidadaos-e-atiradores -esperam-mais-incentivos-do-governo

[16]  Ana Penido, Natalia Araújo, and Suzeley Kalil Mathias, ‘Notas exploratórias sobre as contribuições do marxismo para o pensamento em defesa brasileiro’,  Revista de Estudos do Sul Global , vol.1, no.1 (2021).

[17]  A. Wendt y M. Barnett, ‘Formación de un Estado dependiente y militarización del Tercer Mundo’,  Revista de Estudios Internacionales , no. 19, (1993), pág. 321–347; Ana Penido y Miguel Stédile,  Ninguém regula a América , (São Paulo: Expressão Popular, 2021).

[18]  Héctor Saint-Pierre entrevistado en João R. Martins Filho,  Os militares ea crise brasileira , (São Paulo: Alameda, 2021).

[19]  HL Saint-Pierre, ‘“Defesa” ou “Segurança”? Reflexões em torno de conceitos e ideologias’,  Contexto Internacional , Brasilia, vol. 33, núm. 2 (2011), pág. 407–433.

[20]  Rodrigo Lentz, ‘Pensamento político dos militares no Brasil: mudanças e permanências na doutrina da ESG (1976–2016)’, (Tesis de doctorado, UNB, 2021).

[21]  Este concepto fue adoptado por el Consejo de Defensa Sudamericano, organismo multilateral vinculado a la Unión de Naciones Suramericanas (USAN), sin la participación de Estados Unidos.

[22]  Héctor Saint-Pierre, entrevistado en João R. Martins Filho,  Os militares ea crise brasileira , (São Paulo: Alameda, 2021).

[23]  Frederico Samora, ‘Entrega da base de Alcântara destrói tecnologia aeroespacial brasileira’,  Jornal Brasil de Fato . Edición Especial–Soberanía Nacional, Diciembre 2019.

[24]  Daniel Cerqueira,  Atlas da violência no Brasil  (2021), https://www.ipea.gov.br/atlasviolencia/arquivos/artigos/1375-atlasdaviolencia2021completo.pdf

[25]  La investigación sobre el crecimiento del militarismo en TikTok se publicó el año pasado y está disponible en: Sérgio Spagnuolo et al.,

‘Militarismo é nova onda no Tiktok’,  Ponte , 13 de agosto de 2021, https://ponte.org/militarismo-e-nova-onda-no-tiktok/

Tricontinental: Institute for Social Research  es una institución internacional impulsada por movimientos que lleva a cabo investigaciones de base empírica guiadas por movimientos políticos. Buscamos cerrar brechas en nuestro conocimiento sobre la economía política así como la jerarquía social que facilitará el trabajo de nuestros movimientos políticos e involucrarnos en la “batalla de ideas” para luchar contra la ideología burguesa que ha arrasado con las instituciones intelectuales de la academia. a los medios

Fuente:
Internationalit 360

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales