SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
24/03/24
Ocho generales del ejército francés se revuelven contra el envío de tropas a Ucrania
Por La Tercera

Personalidades políticas francesas han firmado un manifesto contra el plan de Macron de enviar tropas a Ucrania. De ellas, 8 son generales del ejército próximos a jubilarse. Es evidente que la plana mayor de la oficialidad se opone a los delirios del Presidente de la República. Como poco, el ejército está dividido, lo que es aún peor.

Ocho generales del ejército francés se revuelven contra el envío de tropas a Ucrania
El manifiesto lleva fecha de 4 de marzo y supone una rebelión abierta contra Macron, en nombre del honor del ejército francés. Los firmantes piden un alto el fuego en Ucrania: “La guerra ruso-ucraniana ya es un desastre absoluto […] La devastación futura podría ser exponencialmente mayor a medida que las potencias nucleares se acerquen a una guerra abierta. Hoy algunas voces tímidas se aventuran a hablar de paz […] Nosotros, los franceses, nosotros los europeos, debemos buscar el acuerdo de ambas partes para que se pueda declarar inmediatamente un alto el fuego. Para convencer, será necesario que los negociadores, por mandato de la ONU, presenten un marco sobre las modalidades de su implementación” (*).

Mientras, en la prensa checa Macron ha reiterado su propósito de enviar tropas a enfrentarse abiertamente contra Rusia. En las redes sociales, los franceses dicen que es muy fácil hablar de enviar tropas en los platós de televisión, pero que las puertas están abiertas: todos los que quieran ir, que vayan como voluntarios.

Macron encuentra una resistencia cada vez mayor, y no sólo en las calles, ni en los agricultores. El martes pasado tuvo lugar una “convención de gestión” con los 700 funcionarios más altos de la Administración pública que, en realidad, eran 800 porque algunos participaron por videoconferencia.

A los más altos burócratas del Estado les acusan ​​de “resistencia pasiva” y Macron les lanzó una reprimenda. En los pasillos se habla de una gestión cada vez más vertical del Estado.

Macron les dijo: “Tenemos el deber de interrogarnos colectivamente para avanzar más rápido, para que nuestro trabajo sea más perceptible e involucrar mejor a las personas […] Siento una urgencia porque de lo contrario la gente sólo escuchará la ira”. La gran crisis de las democracias occidentales es “sobre todo una crisis de eficacia de la acción pública”, añadió.

Entre los altos funcionarios ha cundido el malestar y ya no ocultan su desobediencia. Es el caso de la reforma del seguro de desempleo. Los funcionarios del Ministerio de Trabajo saben que servirá para reducir las indemnizaciones de los trabajadores en paro y hacen todo lo posible para sabotear la reforma.

Fuente:
tercerainformacion

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar