SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
01/09/23
Guerra de desgaste
Por Centro Katehon

El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington publicó recientemente otro análisis sobre el conflicto en Ucrania. Esta vez la atención se centró principalmente en el tema del agotamiento, tanto por parte de Ucrania (incluido el apoyo de Occidente) como por parte de Rusia. 

El documento afirma que “Rusia está respondiendo en ambos frentes, buscando limitar un mayor desgaste y eludir las sanciones. Cuando fue posible, los comandantes rusos desaceleraron el ritmo de las operaciones en Ucrania, se retiraron a posiciones más protegidas, ajustaron sus tácticas y limitaron el consumo de municiones. De manera similar, los líderes militares rusos están tomando medidas extraordinarias para aumentar la producción de defensa y reponer las fuerzas armadas.

Debido a las sanciones, las medidas incluyen la retirada de equipos de la era soviética de los almacenes y la compra de vehículos aéreos no tripulados de China e Irán. Básicamente, hay dos batallas separadas de desgaste en este momento. Ambos son conflictos encarnizados entre Rusia, por un lado, y Ucrania y sus aliados occidentales, por el otro. Estas incluyen una guerra de desgaste sobre el terreno en Ucrania para atraer decisivamente a las tropas rusas y una campaña de sanciones globales para suprimir los ingresos presupuestarios y la producción de defensa de Rusia. Los resultados de estas dos competiciones bien podrían decidir el resultado de la guerra, pero todavía no es una conclusión inevitable”.

El informe señala que debido a la naturaleza limitada de los datos considerados, las estimaciones contenidas en este informe a veces se vieron obligadas a basarse en pruebas indirectas o incompletas. Sin embargo, este informe señala varios puntos sobre el impacto del desgaste y las sanciones en la capacidad de Rusia para continuar la guerra en Ucrania y otros lugares. Es probable que las conclusiones también estuvieran influenciadas por la posición política, ya que la declaración sobre la ineficaz asistencia de Occidente puso en duda un mayor apoyo a Kiev.

El informe dice que el apoyo de Estados Unidos y sus aliados a Ucrania ha sido muy eficaz, lo que ha resultado en una reducción significativa de la capacidad de combate de las fuerzas armadas rusas. El desgaste ha cobrado un alto precio a las fuerzas rusas en Ucrania, socavando sus capacidades en todos los ámbitos. Pero esta influencia fue mayor sobre las capacidades ofensivas de Rusia, y no sobre las defensivas. Debido a esto, Ucrania no pudo llevar a cabo una contraofensiva. Además, los efectos del desgaste han afectado a algunas categorías de armas más que a otras, ya que Rusia ha tenido más éxito en algunas áreas a la hora de reponer sus fuerzas. Por ejemplo, las fuerzas de tanques rusas sufrieron graves daños. Pero reemplazarlos con modelos de la era soviética retirados de los almacenes compensó parcialmente esas pérdidas. aunque redujo la calidad de las tropas de tanques y limitó significativamente la capacidad de maniobra de Rusia. El autor del informe menciona otros factores que influyen en las restricciones, pero añade que con el tiempo estos problemas pueden eliminarse. Y lo que es más, Rusia todavía tiene miles de tanques almacenados que pueden usarse, aunque la mayoría de los sistemas restantes probablemente necesitarán una revisión más amplia antes de que puedan ponerse en servicio. Además, Rusia todavía tiene potencial para aumentar la producción, por lo que gradualmente podrá reponer sus fuerzas, aunque tardará varios años en restaurar completamente su flota de tanques de antes de la guerra. Así, afirma el autor del informe,

Continúa diciendo que “Rusia está agotando gravemente sus reservas de municiones mientras sus líderes intentan obtener municiones de otros países. Pero aún no está claro si estas acciones serán suficientes para evitar una crisis grave. La industria de defensa también busca ampliar la producción de artillería y municiones MLRS, pero enfrenta limitaciones en su capacidad de producción. Sin embargo, con el tiempo, Rusia probablemente aumentará la producción lo suficiente como para mantener una cadencia de fuego reducida, aunque más sostenible».

El informe también afirma que Rusia ha podido mantener un índice relativamente alto de operaciones con drones. Ha sido posible aumentar los volúmenes de producción de algunos vehículos aéreos no tripulados de primera línea, como el Orlan-10 y el Lancet, e importar vehículos aéreos no tripulados en grandes cantidades desde otros países. Cabe señalar que la creciente dependencia de Rusia de fuentes extranjeras sigue siendo vulnerable debido a la amenaza de sanciones y, en menor medida, a posibles restricciones al acceso a los drones civiles chinos.

“Rusia también ha logrado mantener un número suficiente de plataformas de guerra electrónica para apoyar las operaciones, a pesar de las pérdidas en Ucrania. Los datos sobre sus reservas iniciales y restantes y las cifras de producción relacionadas son más difíciles de determinar, lo que limita la evaluación en esta área. Hay motivos para creer que la guerra electrónica podría ser un área vulnerable para Rusia, dada su alta dependencia de microchips occidentales especializados. Además, mantener y reponer un conjunto tan diverso de plataformas de guerra electrónica probablemente presente desafíos logísticos. Dada su importancia para las operaciones rusas en Ucrania, se necesita investigación adicional en esta área para impactar más efectivamente los sistemas de guerra electrónica rusos”.

El tema de la base de micronutrientes se plantea constantemente en los medios occidentales y se asocia con sanciones contra Rusia. Al mismo tiempo, se olvida que el mayor consumidor de semiconductores es China, por lo que Rusia puede recibir fácilmente estos productos sancionados desde allí. El autor asocia dificultades similares con los misiles Calibre, X-101 e Iskander. Supone que en el corto plazo habrá suficientes misiles para apoyar las operaciones, incluso si se llevan a cabo con una frecuencia reducida.

Esto concluye que “el desgaste podría ser aún más efectivo si se adaptara cuidadosamente a la situación, aunque este enfoque tiene límites. El impacto del agotamiento sobre los arsenales rusos de armas y municiones varía significativamente según la categoría de armas. Por ejemplo, las pérdidas de tanques rusos superan significativamente las pérdidas de artillería en términos absolutos. Asimismo, la capacidad de Rusia para reemplazar sus pérdidas también varía según las diferentes categorías de armas. Aunque las pérdidas de drones son elevadas, la capacidad de Rusia para obtener reemplazos ha sido lo suficientemente buena como para mantener un ritmo de operaciones relativamente alto. Del mismo modo, el impacto en las operaciones militares rusas en Ucrania depende del alcance de la escasez resultante de equipos y municiones. De este modo,

Se dice que “la supresión del fuego de artillería rusa (aunque sólo sea localmente) es de suma importancia para Ucrania, tanto para evitar un ciclo de desgaste como para proporcionar espacio de maniobra. Los políticos pueden potencialmente utilizar esa información para perfeccionar su estrategia, centrar la asistencia militar y las sanciones en áreas donde es más probable que tengan implicaciones operativas y estratégicas. Por ejemplo, centrarse en medidas para debilitar las capacidades de la artillería rusa podría potencialmente socavar significativamente la capacidad de Rusia de utilizar bombardeos masivos para reprimir las contraofensivas ucranianas. Esto podría lograrse reduciendo la capacidad de Moscú para obtener vehículos aéreos no tripulados para monitorear el campo de batalla e identificar objetivos.

Es obvio que el Occidente colectivo está tratando de hacer esto suministrando obuses y transfiriendo los de reconocimiento al lado ucraniano. En consecuencia, Rusia debe tener en cuenta esta dirección de posible contraataque y tomar las medidas adecuadas.

Se llega a la conclusión bastante extraña de que, no obstante, el agotamiento creó una ventana de oportunidad para que Ucrania reanudara la contraofensiva. Sin embargo, no está claro cuánto tiempo permanecerá abierta esta ventana antes de que Rusia pueda reponer sus fuerzas lo suficiente para fortalecer sus defensas.

El autor probablemente confundió las capacidades defensivas y ofensivas de Rusia. Dado que la contraofensiva fracasó, más bien debería plantearse la cuestión de si Ucrania será capaz de detener la futura ofensiva rusa que inevitablemente se producirá.

El autor del informe sugiere que Ucrania tome la iniciativa y avance con una ofensiva en la siguiente etapa de la guerra. Probablemente sea fácil imaginarlo sentado en una oficina de Washington, pero en el campo de batalla la situación es diferente.

Continúa diciendo que «una guerra prolongada en Ucrania, junto con grandes pérdidas de personal y equipo, probablemente limitará la capacidad del Kremlin para llevar a cabo operaciones militares convencionales de gran escala y alta intensidad en otras áreas, al menos en el corto plazo». … Sin embargo, es probable que el Kremlin aún conserve suficiente capacidad para llevar a cabo ciertas operaciones expedicionarias y de estabilización de duración, escala y alcance limitados”.

Sin embargo, una guerra tan prolongada socavaría en consecuencia las capacidades tanto de Ucrania como de sus patrocinadores occidentales. Una limitación similar de las capacidades occidentales en la producción de municiones ya ha sido considerada por varios grupos de expertos, en particular el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, donde se concluyó que todas las capacidades están trabajando al límite y aumentando la cantidad requerida de municiones . Es imposible tener municiones para ayudar a Ucrania por razones técnicas.

Continúa diciendo que hay muchos factores que dan forma al conflicto en Ucrania, muchos de los cuales están fuera del control de los políticos occidentales. Y el informe concluye con algunas ideas que los responsables políticos occidentales deberían considerar al calibrar la ayuda militar y las sanciones occidentales para agotar aún más las fuerzas rusas en Ucrania:

  • Continuar suministrando a las tropas ucranianas tanques, vehículos blindados, artillería y municiones guiadas con precisión en la medida necesaria para asegurar y mantener la superioridad en maniobras y potencia de fuego sobre Rusia y establecer las condiciones para llevar la guerra a una conclusión favorable lo antes posible.
  • Considere la posibilidad de otorgar a los fabricantes ucranianos los derechos para utilizar ciertas tecnologías occidentales para la producción bajo licencia de ciertos sistemas de armas, componentes y/o municiones necesarios para la guerra terrestre en Ucrania.
  • Centrar la asistencia militar occidental en la degradación de la artillería rusa para ayudar a romper el ciclo de desgaste, incluidos los radares de contrabatería, el reconocimiento aéreo y las redes espaciales de batalla seguras.
  • Proporcionar plataformas para bloquear los sistemas rusos de guerra electrónica y defensa aérea para ayudar a los drones y municiones ucranianos a maniobrar más libremente en el espacio aéreo controlado por Rusia.
  • Fortalecer las capacidades de Ucrania contra los UAS con defensa aérea de corto alcance y guerra electrónica para romper la cadena de destrucción de la artillería rusa.
  • Fortalecer las redes de defensa aérea y antimisiles de Ucrania para mantener la cobertura de área contra los aviones de combate rusos y mantener altos niveles de desgaste de los misiles rusos de largo alcance y vehículos aéreos no tripulados, aunque esto llevará tiempo y requerirá un esfuerzo concertado para aumentar la producción occidental.
  • Cerrar las lagunas en las sanciones que permiten el suministro de drones civiles a Rusia para su uso en el conflicto ucraniano, en particular los drones DJI de fabricación china que Rusia utiliza ampliamente, aunque esto será difícil dados los numerosos canales de distribución que existen.
  • Fortalecer los controles y la aplicación de las exportaciones para bloquear la transferencia de microchips de alta calidad utilizados en las plataformas rusas de guerra electrónica, incluso a través de canales ilícitos.

Lo más probable es que algunas de estas recomendaciones ya se estén implementando. Y algunas, como las dos últimas, no son realistas. Pero, en cualquier caso, Rusia debe ser consciente de la posición expuesta en el informe y actuar de forma que impida que estos planes se hagan realidad.

Fuente:
Centro Katehon

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar