SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
03/11/23
Regiones: Grecia
Grecia: punto de apoyo militar estadounidense
Por Vladimir Malyshev

Más aviones militares estadounidenses llegan a las bases de Hellas.

El periódico progubernamental griego Katimerini publicó un reportaje bajo el titular «La base aérea de Souda es ‘clave’ para Estados Unidos» en el que informaba de que un gran número de aviones de transporte de la Fuerza Aérea estadounidense están llegando a la mayor base militar de Estados Unidos en la isla de Creta. El artículo va acompañado de fotos exclusivas, según escribe la publicación, que confirman esta información. Se afirma que estos aviones de transporte están destinados a la evacuación masiva de estadounidenses de Oriente Próximo.

En las últimas 24 horas, escribe Katimerini, grandes aviones de transporte C-17, aviones de operaciones especiales C-130, aviones cisterna KC-135, aviones de operaciones navales P-8 Poseidon y aviones de guerra electrónica han aterrizado en Creta, en la base aérea estadounidense de Souda Bay. Algunos de ellos pueden verse en una foto obtenida en exclusiva por «K».

Estos aviones han sido desplegados en Grecia desde varias bases en Europa (desde Italia, Alemania y el Reino Unido) y su principal objetivo es estar en estado de alerta en caso de que se active el plan de evacuación de los 600.000 ciudadanos estadounidenses que se calcula viven en Grecia, Israel y Líbano, señaló la publicación griega. Además, según el canal de televisión griego Open, las Fuerzas Aéreas estadounidenses han empezado a utilizar la base aérea de Elefsina, cerca de Atenas, para operaciones en Oriente Próximo, adonde se ha trasladado el 112º Regimiento de Aviación de Caza.

El plan salió a la luz gracias a una publicación del diario estadounidense Washington Post, pero según la publicación griega, parece que «el propósito de la presencia estadounidense en la región no está relacionado exclusivamente con la evacuación de ciudadanos de la cuenca oriental del Mediterráneo».

El espectacular aumento de la presencia de las Fuerzas Aéreas estadounidenses en Grecia se basa en dos procesos distintos, señala Katimerini. El primero está relacionado con las disposiciones vigentes del Acuerdo de Cooperación de Defensa Mutua Grecia-EE.UU. (MDCA), en virtud del cual los estadounidenses utilizan bases en Grecia «a su discreción». La segunda tiene que ver con las peticiones de estacionamiento temporal de aviones C-130 en la base aérea de Elefsina, como informó el periódico la semana pasada y como ya confirmó el portavoz del Gobierno griego, P. Marinakis. Al mismo tiempo, como señala Katimerini, la información sobre todo esto que llega a Atenas se hace pública literalmente en el último momento.

El estacionamiento de aviones cisterna en la base aérea de Suda y la presencia de varios petroleros de la US Navy en el Mediterráneo oriental, señala el periódico, delatan la intención de realizar operaciones aéreas largas y combinadas, lo que también confirma la llegada a la región del segundo portaaviones estadounidense y de los destructores, cruceros y submarinos del grupo de ataque estadounidense que lo acompañan. Además, las rutas que conectan Suda con las distintas bases estadounidenses en Europa están vigiladas por cazas estadounidenses por motivos de seguridad.

El periódico griego señala también que la atención estadounidense a las bases griegas es una prueba de que los estadounidenses han dejado de utilizar las «bases muy importantes» que tienen en Turquía (como Incirlik, que está aún más cerca de un posible escenario de guerra).

Según Katimerini, el uso por Estados Unidos de bases militares específicamente en Grecia es «una prueba significativa de la falta de confianza en las relaciones entre Estados Unidos y Turquía, a pesar de que el Departamento de Estado ha evitado insinuar nada a Ankara».

Pues bien, el mero hecho de que las bases en Grecia y no en Turquía, la mayor fuerza militar de la OTAN después de Estados Unidos, estén siendo utilizadas ahora por Washington para preparar una acción militar a gran escala en Oriente Próximo, indica que es Atenas la que se está convirtiendo ahora en el principal aliado militar de Estados Unidos en la región.

Prueba de ello es un artículo aparecido el pasado mes de junio en el mismo Katimerini sobre el «Acuerdo para el entrenamiento de las Fuerzas Armadas griegas en el uso de armas nucleares» concluido por Atenas en junio de 1959.

A finales de la década de 1950, el uso de armas nucleares tácticas, es decir, armas de corto alcance que se utilizarían en el campo de batalla», escribió el periódico griego, «fue dictado en gran medida por la doctrina militar de la OTAN. La posesión de este tipo de armas por parte de los países de la OTAN equilibraba la superioridad en armas convencionales de los países del Pacto de Varsovia. Por estas razones, el gobierno de Konstantinos Karamanlis aceptó la instalación de armas nucleares en suelo griego porque aumentaría el poder disuasorio de la alianza y, en consecuencia, de Grecia».

El 30 de diciembre de 1959, Grecia y Estados Unidos concluyeron un nuevo acuerdo secreto para establecer un arsenal de «municiones especiales», que en realidad eran cabezas nucleares, El Fondo de Infraestructuras de la Alianza del Atlántico Norte se hizo cargo de la financiación de la construcción de los almacenes de armas en Grecia. El despliegue de armas nucleares en Grecia se acordó sobre la base de un sistema de «doble llave». En resumen, las fuerzas armadas griegas controlaban los lanzadores, los estadounidenses controlaban las cabezas nucleares, y el uso de las armas requería la cooperación de ambos.

Sin embargo, como el acuerdo era secreto, la sociedad griega no fue informada del alcance de la presencia militar estadounidense en el país, ni de los términos del despliegue de armas nucleares estadounidenses en el país.

Tras el colapso de la URSS, Washington redujo drásticamente su presencia militar en Grecia. La mayor base aérea estadounidense en Atenas, Ellinikon, fue cerrada, y en 2001 los estadounidenses retiraron también sus armas nucleares de Grecia. Las últimas 20 bombas B-61, cada una 15 veces más potente que la lanzada sobre Hiroshima, fueron retiradas en secreto de la base de Araxos.

Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores griego negó estas informaciones. Y en marzo de 2019, Panos Trigazis, miembro del Comité Central del entonces gobernante partido radical de izquierda SYRIZA y coordinador de su departamento internacional, dijo en una entrevista con RIA Novosti que no hay armas nucleares estadounidenses en Grecia: «Fueron retiradas durante los años en que Andreas Papandreu fue primer ministro. Fue entonces cuando terminó la Guerra Fría. Grecia tuvo armas nucleares después de 1957, armas estadounidenses y de la OTAN. Eso es un hecho. Pero ahora no las tenemos, eso es seguro. No hay ninguna».

¿Qué ocurre realmente y por qué Katimerini publicó un artículo así? Puede haber dos respuestas a esta pregunta. O bien las armas nucleares ya han regresado secretamente a su antiguo lugar de almacenamiento, o bien van a ser devueltas allí y se está preparando a la opinión pública para su regreso mediante este tipo de publicaciones.

La aparición de un artículo así no puede calificarse de casual en ningún caso, también porque Grecia se ha convertido recientemente en el principal aliado militar de Estados Unidos en la región, después de que las relaciones entre Washington y Ankara se deterioraran bruscamente. Recientemente se firmó un acuerdo de cooperación militar indefinida entre Washington y Atenas.

Además de la ampliación de la base estadounidense de Souda Bay, en Creta, y de la extensión del uso de esta base, Estados Unidos recibe la infraestructura de las bases militares griegas de Stefanovikio, Larissa y Alexandroupolis. La base aérea del Ala 110 de Larissa alberga vehículos aéreos no tripulados estadounidenses MQ-9 Reaper. Stefanovikio, en Volos, cuenta con helicópteros de ataque.

Y el puerto de Alexandroupolis ya se ha convertido en un importante punto de transbordo de armas estadounidenses, desde donde luego se entregan a los países de Europa del Este y Ucrania. Como han informado repetidamente los medios de comunicación griegos, allí llegan enormes buques de transporte estadounidenses cargados de armas.

La propia Grecia sigue manteniendo relaciones extremadamente difíciles con Turquía, no sólo por la larga historia de la partición de Chipre en 1974. La disputa por las grandes reservas de gas y petróleo descubiertas en el Mediterráneo oriental no cesa. Turquía envía barcos a la costa chipriota para realizar perforaciones en la zona económica exclusiva de Chipre y ha concluido un acuerdo con Libia sobre el reparto de los territorios marítimos de esta zona, lo que causa resentimiento en Grecia. También existe una acalorada disputa entre Grecia y Turquía por la propiedad de varias islas en el mar.

Anteriormente se había informado de que Estados Unidos podría retirar sus armas nucleares de la base de Incirlik y trasladarlas a Grecia. Más tarde, los rumores al respecto se disiparon. Al parecer, Estados Unidos contaba con la victoria de un candidato proestadounidense en las recientes elecciones presidenciales de Turquía, pero Recep Tayyip Erdogan consiguió conservar el poder. Esto significa que Estados Unidos tendrá que decidir de nuevo cómo tratar con el obstinado liderazgo de Ankara, que tiene una política especial hacia Rusia y hoy ha apoyado abiertamente a Hamás.

Sin embargo, al ceder su territorio y sus bases a los estadounidenses para que los utilicen en la preparación de un gran conflicto militar en Oriente Próximo, las autoridades griegas están asumiendo un gran riesgo. El propio país podría verse envuelto en un conflicto destructivo de consecuencias imprevisibles.

Y hay fuerzas en Grecia que advierten de este peligro. Prueba de ello son, en particular, las violentas manifestaciones propalestinas y antiestadounidenses que tuvieron lugar en Atenas y otras ciudades del país.

Fuente:
Noticiaspi
Etiquetas: Grecia | Imperialismo | OTAN

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar