SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
09/09/22
Regiones: Haití
Canadá apoya el gansterismo oligárquico en Haití
Por Yves Engler

Mientras la capital haitiana se ve envuelta en protestas, los llamamientos canadienses a la intervención internacional para «ayudar» suenan ominosos, no tranquilizadores.

A principios del siglo XX, Rosa Luxemburgo popularizó el dicho «Socialismo o barbarie», que desde entonces han adoptado o modificado izquierdistas de diversa índole. La lucha actual en Haití enfrenta a las fuerzas de ambos lados de esta dicotomía en términos descarnados: por un lado están los que buscan reformas en línea con las políticas del ex presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide -intentos de salir de la miseria a la «pobreza con dignidad»- y por otro los que buscan el gansterismo oligárquico. Durante las últimas décadas, Canadá, por desgracia, ha estado firmemente en este último lado.

En los últimos meses, la guerra de bandas y la violencia han envuelto a Puerto Príncipe y otras partes de Haití. Muchos haitianos en circunstancias ya difíciles han sido víctimas de secuestros y batallas entre bandas. La grave situación requiere una acción inmediata. A la luz de la actividad canadiense en la región, la reciente oleada de llamamientos canadienses a la intervención internacional para «ayudar» suenan ominosos, no tranquilizadores.

Con amigos como estos…

El jefe de la Organización de Estados Americanos (OEA), apoyado por Canadá, Luis Almagro, pidió recientemente el regreso de los soldados de las Naciones Unidas a Haití, y el representante permanente de Canadá ante la OEA, Hugh Adsett, dijo al organismo: «Canadá está listo, dispuesto y capacitado para acompañar a los haitianos en este camino para salir de la crisis». Adsett añadió: «Hacemos un llamamiento a la OEA para que participe en los esfuerzos constructivos y actúe así como fuerza para atraer a los actores para ayudarles».

A principios de mes, el embajador de Canadá en Haití, Sébastien Carrière, tuiteó que estaba «desconsolado» por el brutal asesinato de dos jóvenes en las afueras de Puerto Príncipe. Denunció «la política de siempre» e «hizo un llamamiento a todos los actores políticos, sociales y económicos para que se unan en un plan de transición consensuado y pongan así fin a la crisis política. Ahora». Carrière también organizó un seminario web titulado «Haití, saliendo de la crisis: El apoyo de Canadá». Uno de los temas principales de la discusión fue la doctrina de la Responsabilidad de Proteger, que fue ampliamente citada para justificar el bombardeo de la OTAN a Libia en 2011 y, en menor medida, la invasión de Haití por parte de Estados Unidos, Francia y Canadá en 2004.

Puede que a Carrière se le rompa el corazón por la muerte de las dos jóvenes, y puede que los funcionarios canadienses estén realmente preocupados por el poder que han acumulado las bandas, pero Ottawa está respaldando a Ariel Henry, el político que ha supervisado el descenso de Haití. En términos más generales, Canadá lleva décadas dando poder a los actores políticos haitianos violentos y corruptos, mientras socava las fuerzas populares que buscan «pasar de la miseria a la pobreza con dignidad», como dijo Jean-Bertrand Aristide en las primeras elecciones libres del país en 1990.

Amenazada por las fuerzas populares que luchan por la soberanía, Ottawa ha optado repetidamente por respaldar a los agentes del gansterismo oligárquico. En 2019, Haití fue el escenario del levantamiento popular más sostenido de los muchos que recorrieron el mundo ese año. Desencadenado por un aumento del precio del combustible impuesto por el Fondo Monetario Internacional, las zonas urbanas del país fueron paralizadas por un puñado de huelgas generales entre julio de 2018 y finales de 2019.

La huelga más larga contra el corrupto y represivo presidente Jovenel Moïse cerró en gran medida Puerto Príncipe durante un mes en el otoño de 2019. Con la abrumadora mayoría de los haitianos queriendo su salida, la única razón por la que Moïse resistió las protestas fue por el apoyo de Estados Unidos y Canadá. Los funcionarios canadienses criticaron repetidamente a los manifestantes y defendieron a Moïse mientras mantenían el apoyo policial y otras ayudas.

Un año después, una nueva ola de protestas se apoderó del país cuando Moïse prorrogó su mandato más allá del 7 de febrero de 2021. Una vez más, Washington y Ottawa se pusieron del lado del inconstitucional e impopular presidente en lugar de las fuerzas populares. Seis meses después de las protestas de principios de 2021, Moïse fue asesinado por elementos de su corrupto partido Tèt Kale.

Tras el asesinato de Moïse, estalló una disputa entre el primer ministro interino, el presidente del Senado y el recién nombrado (aunque no juramentado) primer ministro, Ariel Henry, sobre quién debía encabezar el gobierno. A través de un tuit, el Grupo Central (representantes de Estados Unidos, Canadá, Francia, Brasil, España, Alemania, la Unión Europea, las Naciones Unidas y la OEA) abogó por que la estructura de poder haitiana se alineara inmediatamente con Henry. Henry tenía poco atractivo popular o legitimidad constitucional, y en las horas previas y posteriores al asesinato de Moïse, Henry mantuvo múltiples llamadas telefónicas con el principal sospechoso del asesinato del presidente.

Henry era miembro del Consejo de Sabios que nombró al primer ministro después de que Estados Unidos, Francia y Canadá derrocaran al presidente electo Jean-Bertrand Aristide el 29 de febrero de 2004. Tras una campaña de varios años para desestabilizar su gobierno, los marines estadounidenses obligaron a Aristide a subir a un avión en plena noche y lo depusieron a 8.000 km de distancia, en la República Centroafricana. Cuando Aristide fue expulsado, el Servicio de Prensa de las Fuerzas Americanas informó de que «un equipo de comandos de la JTF2 [Fuerza de Tarea Conjunta Canadiense 2] . . aseguró el aeropuerto internacional».

Trece meses antes, el gobierno canadiense había reunido a altos funcionarios estadounidenses, franceses y de la OEA en una reunión privada de dos días para discutir el futuro de Haití. No se invitó a ningún funcionario haitiano a la conferencia de la Iniciativa de Ottawa sobre Haití, en la que al parecer se debatió la destitución del presidente electo y la puesta del país bajo la tutela de la ONU.

La lucha contra el aumento del salario mínimo con la fuerza paramilitar

En mayo, el New York Times hizo un recuento histórico del golpe de 2004. El embajador francés de la época, Thierry Burkard, admitió que la petición de Aristide de reparar la deuda de más de 21.000 millones de dólares de la independencia de Haití explicaba en parte por qué fue derrocado en 2004. Burkard declaró al Times que la destitución del presidente electo fue un «golpe» que «probablemente tuvo que ver un poco» con la campaña de Aristide para que Francia pagara a Haití. En el documental Truth to the Powerless, recientemente publicado, el entonces ministro de Defensa, David Pratt, dijo que «Canadá, Estados Unidos y Francia hicieron lo necesario para sacarlo del poder».

Pratt afirmó que Aristide, el político más popular de la historia de Haití, fue destituido porque se había convertido en un «gran hombre», un líder responsable de «abusos de poder». Sin embargo, los aliados de Canadá para derrocar a Aristide y a otros miles de funcionarios electos eran mercenarios con historiales odiosos y oligarcas deseosos de supervisar un régimen profundamente inegalitario y racista.

Un aliado canadiense en el golpe fue el propietario de una fábrica de explotación Andre Apaid Jr, cuyo padre era «cercano al dictador ‘Baby Doc’ Duvalier» y «uno de los principales grupos de presión en Estados Unidos» durante el golpe militar de 1991-94 contra Aristide. Jean-Claude «Baby Doc» Duvalier fue el presidente opresor de Haití desde 1971 hasta que fue derrocado por un levantamiento popular en 1986. En 2004, Apaid dirigió el Grupo de los 184, financiado por Estados Unidos y Canadá, la autodenominada «sociedad civil» de oposición al gobierno elegido. Apaid, principal contratista del fabricante canadiense de ropa Gildan Activewear, enfadado con Aristide por haber duplicado el salario mínimo, financió al parecer las fuerzas paramilitares dirigidas por el condenado por tráfico de drogas Guy Philippe y el conocido líder de los escuadrones de la muerte Louis-Jodel Chamblain. Fueron los ataques organizados por Philippe y Chamblain los que crearon el pretexto para que las fuerzas estadounidenses, francesas y canadienses derrocaran a Aristide. (Días después de que Philippe dijera a una emisora de radio local, en 2007, que Apaid financiaba a sus fuerzas, la Agencia Estadounidense Antidroga hizo una redada en la casa de Philippe en Les Cayes).

En medio de la campaña de terror de los rebeldes después del golpe, el primer ministro instalado en el extranjero, Gérard Latortue, abrazó abiertamente a una fuerza formada en gran parte por soldados del brutal ejército de Haití, el mismo ejército que Aristide había disuelto en 1995. En Gonaives, el 19 de marzo de 2004, Latortue los aclamó como «luchadores por la libertad». El diplomático canadiense David Lee, jefe de la misión especial de la OEA en Haití, que estaba junto a Latortue cuando hizo esta declaración, asintió con la cabeza en señal de aprobación. Lee afirmó: «Estamos intentando fomentar la reconciliación». Muchos de los que atacaron al gobierno elegido se integrarán en las fuerzas policiales, que Canadá financió y formó.

La intromisión en las elecciones

Para hacerse una idea de la hostilidad de Ottawa hacia un político popular que «busca la pobreza con dignidad», basta con mirar la respuesta de Canadá al horrible terremoto de Haití del 12 de enero de 2010. En lugar de enviar equipos pesados de búsqueda y rescate urbano, Ottawa optó por enviar tropas. Según documentos internos examinados por la prensa canadiense, un año después de una catástrofe que dejó cientos de miles de muertos, los funcionarios de Ottawa temían que un vacío de poder tras el terremoto pudiera provocar el regreso de Aristide. Como explicaba una nota informativa marcada como «secreta», «la fragilidad política ha aumentado los riesgos de un levantamiento popular y ha alimentado el rumor de que el ex presidente Jean-Bertrand Aristide, actualmente exiliado en Sudáfrica, quiere organizar un regreso al poder».

Meses después del devastador terremoto de 2010, Estados Unidos y Canadá presionaron a Haití para que celebrara elecciones presidenciales. El entonces presidente René Préval, que ganó unas elecciones que el gobierno de Latortue trató de amañar en su contra, no fue visto por Estados Unidos y Canadá como suficientemente cumplidor. Con Puerto Príncipe en escombros y cientos de miles de personas viviendo en campamentos, el ministro de Asuntos Exteriores canadiense, Lawrence Cannon, exigió a Préval que celebrara elecciones antes de finales de año.

Canadá y Estados Unidos siguieron presionando para que se celebraran elecciones -que excluían al partido de Aristide, Fanmi Lavalas- incluso después de que se produjera un brote mortal de cólera (causado por las fuerzas de ocupación de la ONU, que vertieron imprudentemente heces en un arroyo del que bebían los haitianos). Debido a diversos obstáculos relacionados con el terremoto y el brote de cólera de octubre de 2010, cientos de miles de personas no pudieron votar en los comicios del 28 de noviembre de 2010.

Tras la primera vuelta de la votación presidencial, los funcionarios canadienses y estadounidenses obligaron al candidato que el consejo electoral de Haití tenía en segundo lugar, Jude Celestin, a abandonar la segunda vuelta. Según los resultados oficiales, Mirlande Manigat recibió el 31% de los votos, Celestin el 22% y Michel Martelly el 21%. Los funcionarios estadounidenses y canadienses, sin ninguna justificación estadística, quitaron votos a Celestin, aliado de Préval, hasta que Martelly quedó en segundo lugar. El ministro de Asuntos Exteriores de Canadá amenazó con cortar la ayuda y la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, viajó a Haití para presionar sobre el asunto. Los correos electrónicos publicados a través de la Ley de Libertad de Información muestran que los funcionarios de la embajada estadounidense colaboraron con los haitianos ricos para apoyar a Martelly.

Como presidente, Martelly se rodeó de antiguos duvalieristas y líderes de escuadrones de la muerte que habían sido detenidos por violación, asesinato, secuestro y tráfico de drogas. Cuando Jean-Claude Duvalier regresó a Haití después de veinticinco años, Martelly hizo la absurda afirmación al New York Times de que nadie quería que fuera procesado, excepto «ciertas instituciones y gobiernos» en el extranjero.

En 2015, tras posponer repetidamente las elecciones, Martelly, antiguo miembro de los temidos Tonton Macoutes, celebró unos comicios empañados por el fraude. El sucesor de Martelly, Jovenel Moïse, que él mismo sacó del anonimato, tomó el relevo del presidente interino Jocelerme Privert tras una reedición de las elecciones impugnada en la que Ottawa y Washington intercedieron a favor de Moïse y Martelly. Según una investigación del New York Times, los dos hombres tuvieron un profundo enfrentamiento. El cuñado de Martelly es uno de los principales sospechosos del asesinato de Moïse. Desde el asesinato del presidente, la situación del país se ha deteriorado.

Se necesitan grandes cambios políticos, jurídicos y económicos en Haití. Después de Estados Unidos, Canadá ha sido el mayor impedimento para el éxito de las fuerzas populares en los últimos años. Afortunadamente, la solución a las múltiples crisis de Haití se manifestó la semana pasada en forma de disturbios populares masivos. A pesar de la represión que causó tres muertes, decenas de miles de personas marcharon en múltiples ciudades para exigir la renuncia de Henry. Los manifestantes también criticaron la creciente inseguridad y el aumento de los precios.

Las protestas coincidieron con el inicio de la revuelta de 1791, que supuso un gran golpe para la esclavitud, el colonialismo y la supremacía blanca. Desde las garras de la forma más bárbara de economía de plantación, los esclavos de Saint-Domingue, en su mayoría de origen africano, iniciaron una lucha de trece años que condujo a una nación independiente con igualdad racial décadas antes de que esta idea encontrara tracción en Europa o Norteamérica. Los ciudadanos de Haití han luchado antes contra las fuerzas de la barbarie, y pueden hacerlo de nuevo. Si lo hacen, la injerencia canadiense estará en su punto de mira.

*Yves Engler es escritor y activista político. Su último libro es Stand on Guard for Whom? – A People’s History of the Canadian Military.

FUENTE: Jacobin.

Fuente:
PIA Prensa Alternativa Internacional

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales