SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
17/06/23
Regiones: Mundo
El fin del mundo unipolar
Por Veniamin Popov

El orden mundial global está al borde de una transformación radical.

Las potencias occidentales hace 30 años vieron en el colapso de la Unión Soviética, resultado de sus debilidades y errores internos, una oportunidad sin precedentes para dominar el mundo disuadiendo por cualquier medio a los posibles competidores.

Quizás una de las características más importantes de los tiempos actuales es esta verdad que se vislumbra en los países del llamado Sur Global: entienden que los instrumentos de esta disuasión han sido “la satanización, el aislamiento, la injerencia, el sabotaje político, el desarrollo de provocaciones y crisis, sanciones, violaciones flagrantes del derecho internacional, incluidas invasiones militares manifiestas”.

Estas palabras fueron pronunciadas recientemente por el presidente de Eritrea, Isaias Afwerki.

Esta estrategia estadounidense, que fue diseñada para confirmar y fortalecer la hegemonía de Washington, ha fracasado y es rechazada por la mayoría absoluta de la población mundial. Esta noción fue expresada claramente por el periódico egipcio Al Ahram el 30 de mayo de este año.

Las ideas del presidente estadounidense Joe Biden de dividir a todos los países en campos democráticos y autoritarios muestran cada vez más su artificialidad e incapacidad. El ejemplo reciente más llamativo ha sido la decisiva victoria de Recep Tayyip Erdoğan en las elecciones presidenciales de Turquía este mayo. Todo esto a pesar de que los medios estadounidenses señalaron “el terrible estado de la economía turca, así como los terremotos de febrero, que se cobraron unas 50.000 vidas y causaron decenas de miles de heridos”, lo que debería haber llevado a la “aplastante derrota” de Erdogan. Al respecto el observador del New York Times Bret Stephens llega, con sorpresa, a la conclusión de que “hay cosas que a la gente le importan más que sus cheques de pago”.

Cada vez más países en desarrollo se rebelan abiertamente contra los dictados de Occidente. Tomemos, por ejemplo, Túnez, un pequeño país mediterráneo que enfrenta considerables dificultades económicas. En octubre de 2022 se llegó a un principio de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional sobre un paquete de ayuda de casi dos mil millones de dólares. Las negociaciones con el FMI se han estancado durante varios meses debido a las demandas de reestructurar las agencias gubernamentales y abolir los subsidios a los bienes esenciales. El presidente de Túnez, Kais Saied, para evitar un “dictado extranjero”, propuso gravar a los ciudadanos más ricos, es decir, tomar el exceso de dinero de los ricos y distribuirlo entre los pobres.

El mecanismo de solidaridad de los países en desarrollo empieza a funcionar de forma más activa: el African Export-Import Bank ha concedido un préstamo de 500 millones de dólares a Túnez.

Washington ejerció una enorme presión sobre los estados árabes, exigiendo que no permitieran el regreso de Siria a la Liga de Estados Árabes. Sin embargo, la normalización de las relaciones con Damasco está ganando terreno constantemente.

Los estados árabes, al igual que otros países del sur árabe, entienden que deben defender su seguridad y sus intereses por sí mismos sin tener en cuenta a Washington, de ahí la reconciliación de Irán y Arabia Saudita y el comienzo de las discusiones sobre los sistemas de seguridad en el Golfo sin los Estados Unidos. estados

El ejemplo más evidente de un papel más independiente de los estados del Sur Global es su negativa a sumarse a las sanciones antirrusas impuestas por Occidente. Llama la atención que ningún país de mayoría musulmana, a pesar de las presiones de Washington, haya accedido a apoyar las medidas restrictivas de las potencias occidentales contra Moscú. Desde el comienzo del conflicto ruso-ucraniano, el comercio de Rusia con China, India, Brasil, Irán y muchos otros países en desarrollo ha crecido notablemente.

La reciente reunión de la OPEP+ demostró una vez más que la presión de Occidente no da los resultados esperados: no lograron poner en desacuerdo a Rusia y Arabia Saudita. Además, se decidió mantener el nivel de producción de petróleo hasta finales de 2024.

En una encuesta realizada en 2022 por el Centro de Investigación Árabe en Doha, el 78% de los encuestados en 14 países árabes dijeron que Estados Unidos es la mayor fuente de amenazas e inestabilidad en la región.

Al mismo tiempo, la mayoría llama a los EE. UU. “un poder imperial hipócrita que solo habla de boquilla sobre los derechos humanos y la democracia”.

La prensa egipcia informó que, como parte del movimiento hacia un mundo multipolar, varios estados no alineados decidieron crear su propia asociación, Transactional-25 (T25): decidieron permanecer neutrales en relación con Ucrania y no entrar en una alianza con Estados Unidos, China o Rusia, y enfatizan que dan prioridad a sus propios intereses y preocupaciones nacionales.

Los miembros más destacados del T25 son Brasil, India, Indonesia, Turquía, Sudáfrica y Arabia Saudita.

Los países no alineados tienen una confianza limitada en las instituciones del orden internacional liderado por Estados Unidos posterior a 1945, como el FMI. El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, está impulsando su “club de la paz” para poner fin a la guerra en Ucrania, para mostrar la creciente importancia de los países no alineados. India también quiere usar su presidencia del G20 este año para promover la agenda del Sur Global.

Sin embargo, quizás las mejores nuevas tendencias en el orden mundial moderno se manifiestan en el deseo de muchos países en desarrollo de unirse a los BRICS o de acordar con esta asociación acciones conjuntas. Al mismo tiempo, la idea más atractiva es la desdolarización del mundo moderno, es decir, la transición a acuerdos comerciales internacionales en monedas nacionales. La idea de crear una nueva moneda común se discute cada vez más activamente entre los miembros de BRICS.

Casi todos los días ahora trae nueva evidencia de una política más independiente de los países en desarrollo. Recientemente, la 42ª Cumbre de la ASEAN, celebrada en Indonesia, enfatizó la intención de la región de no convertirse en un mediador en la resolución de las tensiones entre EE. UU. y China: la decisión de la cumbre de resistir la presión de Washington para contener a China en la región del Indo-Pacífico significa que la No ser un peón en la geopolítica estadounidense.

Voces sobrias también empiezan a sonar con más energía en Europa Occidental: la jefa de la Agrupación Nacional Francesa, Marine Le Pen, dijo que Crimea ciertamente pertenece a Rusia, y el Parlamento suizo votó en contra de enviar armas al régimen de Kiev.

No hay duda de que en un futuro cercano todos seremos testigos de nuevos cambios positivos en el equilibrio de poder en el escenario mundial: no hay duda de que los éxitos de Rusia en su operación militar especial en Ucrania acelerarán este proceso.

Veniamin Popov, Director del Centro para la Asociación de Civilizaciones del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO) del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Candidato de Ciencias Históricas, en exclusiva para la revista en línea “New Eastern Outlook 

Fuente:
NEO

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar