SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
14/09/21
Regiones: África | Canada
El imperialismo canadiense en África
Por Yves Engler

Entre una serie de medidas a favor de la minería, el gobierno de Justin Trudeau ha aportado más de 100 millones de dólares en ayudas para proyectos relacionados con la minería en África.

El imperialismo canadiense en África ha tenido un raro momento en las redes sociales.

En Twiter, K. Diallo publicó recientemente un mapa del continente con la suma de las inversiones mineras canadienses en cada país africano bajo la frase “El 75% de las empresas mineras a nivel mundial son ahora canadienses. Canadá es una gran fuente de expansión del neocolonialismo corporativo”. El tuit recibió 25.000 likes y 8.500 retweets.

Pero el mapa está fechado. Decía que había inversiones mineras canadienses en África por valor de 31.600 millones de dólares, aunque Natural Resources Canada cifraba la cifra en 37.800 millones de dólares en 2019. El alcance de la extracción de recursos canadienses en el continente es notable. Muchas empresas con sede y que cotizan aquí han adoptado nombres africanos (African Queen Mines, Asante Gold Corporation, Tanzanian Royalty Exploration, Lake Victoria Mining Company, Société d’Exploitation Minière d’Afrique de l’Ouest, East Africa Metals, International African Mining Gold (IAMGOLD), African Gold Group, etc.).

Las empresas canadienses de recursos que operan en África reciben un importante apoyo gubernamental. Entre una serie de medidas a favor de la minería, el gobierno de Justin Trudeau ha aportado más de 100 millones de dólares en ayudas para proyectos relacionados con la minería en África, ha firmado Acuerdos de Promoción y Protección de la Inversión Extranjera y ha respaldado a Barrick Gold durante un conflicto de alto nivel con el gobierno de Tanzania.

Un meme similar en Facebook sobre Ghana también ha circulado ampliamente en los últimos días. Parece provenir de una declaración publicada por Kgoshi Mmaphuti Uhuru Mokwele, y señala: “Ghana es el mayor país productor de oro de África y el octavo del mundo, pero el 93,3% del oro de Ghana es propiedad de empresas extranjeras, principalmente estadounidenses y canadienses. Ghana posee menos del 2% de todo el oro de su territorio. Ghana tiene que pedir prestado dinero al FMI y al Banco Mundial para comprar su propio oro, que está en su tierra, extraído por trabajadores ghaneses, utilizando los recursos de Ghana. El precio del oro se fija en Nueva York y sólo se puede comprar con dólares estadounidenses”.

Sin duda, Canadá ha contribuido al empobrecimiento ghanés (y africano) al que alude Mokwele. Junto con sus homólogos de Estados Unidos y Gran Bretaña, los funcionarios canadienses participaron en las negociaciones de Bretton Woods de 1944 que establecieron el FMI y el Banco Mundial, y Ottawa sigue teniendo una gran influencia en esas instituciones. Decenas de millones de dólares de ayuda canadiense han apoyado las políticas de ajuste estructural del FMI de privatización, liberalización y recortes del gasto social en Ghana, que beneficiaron a la rapaz industria minera de Canadá.

Después de un programa de ajuste estructural de alto perfil financiado por Canadá a finales de la década de 1980, el trabajador de la ONG Ian Gary explicó su impacto: “Las fuentes de ingresos tradicionales de Ghana – oro, cacao y madera – se han beneficiado del programa, pero esto sólo ha exacerbado el legado colonial de dependencia. Casi todos los 1.500 millones de dólares de inversión privada extranjera se han destinado a la minería, y la mayoría de los beneficios se han repatriado al extranjero. Se han introducido “tasas de usuario” para los servicios de salud y educación. Los desincentivos a los productores de alimentos, y el daño causado a los productores locales de arroz por las importaciones baratas de arroz, provocaron un aumento de la malnutrición y una menor seguridad alimentaria. La liberalización rápida e indiscriminada del régimen comercial perjudicó a la industria local, mientras que los recortes en el sector público eliminaron el 15% de la mano de obra asalariada”.

Pero el apoyo canadiense a la explotación colonial se remonta a mucho antes.

Ottawa comenzó a dispersar la ayuda a los países africanos como forma de disuadir a los nuevos estados independientes de seguir caminos totalmente independientes o de caer bajo la influencia del bloque comunista. Gran parte de la primera ayuda de Canadá se destinó a la formación de militares, incluido el ejército ghanés que derrocó al líder independentista panafricanista Kwame Nkrumah en 1966. Tras la destitución de Nkrumah, el Alto Comisionado canadiense, C.E. McGaughey, escribió a Asuntos Exteriores en Ottawa que “ha ocurrido algo maravilloso para Occidente en Ghana y Canadá ha desempeñado un papel digno”. McGaughey se jactó de la eficacia del programa de formación de oficiales de Estado Mayor de Canadá, señalando que “todos los principales participantes en el golpe eran graduados de este curso.” (El mayor canadiense Bob Edwards, que era asesor de formación del comandante de una brigada de infantería ghanesa, descubrió los preparativos del golpe el día antes de su ejecución, pero no dijo nada).

Durante el periodo colonial, Ottawa ofreció diversas formas de apoyo al dominio europeo en Ghana y en otros lugares del continente. Desde principios del siglo XX, los funcionarios canadienses trabajaron para desarrollar las relaciones comerciales con la colonia británica y, en 1938, el comisionado comercial adjunto de Canadá en Londres, H. Leslie Brown, pasó tres semanas en la Costa de Oro. En 1947, Alcan comenzó a operar allí mediante la compra de West African Aluminum Limited.

Numerosos canadienses desempeñaron un papel en el servicio colonial británico en Ghana. En 1921, el ex teniente canadiense E.F.L. Penno fue nombrado comandante adjunto de la policía de la Costa de Oro y más tarde fue nombrado comandante general. A principios de la década de 1900, Frederick Gordon Guggisberg, nacido en Galt (Ontario), ayudó a marcar más de 300 concesiones mineras y madereras en Ashanti y la Costa de Oro, lo que ayudó a la Ashanti Gold Corporation británica a extraer seis millones de onzas de oro de la colonia. Tras dos décadas ascendiendo en el servicio colonial, Guggisberg fue gobernador de Ghana de 1919 a 1927 (un canadiense gobernó también Kenia y el norte de Nigeria).

Los misioneros y soldados canadienses también participaron en el sometimiento de Ghana a finales del siglo XIX. Según Global Affairs, “en 1906, los misioneros quebequenses establecieron una iglesia en Navrongo, en el norte de Ghana, marcando así la llegada de una presencia canadiense al país”. Oscar Morin y Leonide Barsalou establecieron el primer puesto de los Padres Blancos en la Costa de Oro, donde los canadienses dominarían la iglesia durante medio siglo.

Numerosos individuos formados en el Real Colegio Militar de Canadá (RMC) lucharon contra los ashanti en las guerras de finales del siglo XIX. El capitán Duncan Sayre MacInnes, graduado del RMC, ayudó a construir un importante fuerte en la capital ashanti de Kumasi, y el hijo de un senador canadiense participó en varias expediciones posteriores para ocupar el interior de la Ghana moderna. Desde hace más de medio siglo, un cadete seleccionado de cuarto año del RMC recibe la beca en memoria de Duncan Sayre MacInnes.

Si se rasca la superficie de la historia africana, se encontrará la participación de Canadá en el dominio colonial. El papel de este país en el empobrecimiento de Ghana y de África en general merece mucha más atención.

*Yves Engler es escritor y su último libro es Canadá en África: 300 años de ayuda y explotación.

Este artículo fue publicado por CounterPunch. Traducido por PIA Noticias.

Fuente:
PIA Global
Etiquetas: Justin Trudeau | Mineria

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales