SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
01/11/21
Regiones: África
El nuevo estratega de Biden para África
Por Yunus Soner

La Casa Blanca ha nombrado a un nuevo Asesor Especial para la Estrategia de África en el Consejo de Seguridad Nacional. Judd Devermont comenzó el trabajo a principios de octubre. Se espera que dibuje una nueva estrategia de África para la Administración Biden.

Devermont no es nuevo en la Casa Blanca. Después de haber comenzado en el Departamento de Estado en 2001, trabajó como analista de política exterior para el gobierno de los Estados Unidos entre 2002 y 2011 y se convirtió en Director de Asuntos Africanos en el Consejo de Seguridad Nacional de 2011 a 2013 durante la administración de Obama.

De 2013 a 2015, Devermont trabajó como analista senior de política exterior para el gobierno y fue Oficial de Inteligencia Nacional para África dentro de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, la institución que supervisa las agencias de inteligencia de los Estados Unidos de 2015 a 2018.[1]

En julio de 2018, Devermont dejó las funciones oficiales y se convirtió en Director del Programa de África en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) y una conferencia en la Universidad George Washington.

Hasta ahora, la administración Biden no ha considerado una gran importancia para África, observa Amy MacKinnon de Foreign Policy, señalando que ni Biden ni ningún otro alto funcionario ha visitado ningún país africano desde la inauguración, y que Biden tampoco se ha reunido con ningún líder africano durante la reciente Asamblea General de la ONU en Nueva York. [2]

Ella observa que, hasta hoy, la administración Biden se ha centrado principalmente en Etiopía y Sudán.

Devermont pronuncia una observación similar en una entrevista reciente de junio de 2021, donde afirma que, desde su elección, Biden ha llamado solo a un líder africano, mientras que el presidente chino Xi había hablado con tres líderes del continente.

Entonces, ¿cuáles son las ideas de Judd Devermont, a quien Foreign Policy espera que “impulse la estrategia de Biden en África”, un continente donde Estados Unidos “ha estado al margen, al menos durante los últimos cuatro años”, según el propio Devermont.

Su punto de partida es el reclamo estadounidense de un gobierno global, donde “habrá una dimensión africana en cada desafío global”, dice Devermont en la entrevista citada anteriormente. Su razón para eso: la población africana de actualmente 1.300 millones se duplicará hasta 2050, y los países africanos son el bloque más grande en la Asamblea General de la ONU. [3]

Por lo tanto, abordar temas como el cambio climático, la pandemia, la piratería en Internet, “es necesario involucrar a los africanos”. Además, hay importantes posibilidades económicas que esperan a las empresas estadounidenses en África, dice Devermont, que deben ser “comunicadas” por el gobierno de los Estados Unidos: “asegúrese de que estamos ayudando al sector privado de los Estados Unidos a pensar en las compensaciones. ¿Por qué tiene sentido invertir en Nigeria frente a Nueva Zelanda?”

Pero actualmente, la política de Estados Unidos para África se enfrenta a grandes problemas. Con el ejemplo de Devermont, “aproximadamente la mitad de los países africanos defendieron a China cuando Washington y aliados de ideas afines condenaron a Beijing por abusos contra los derechos humanos en Hong Kong y Xinjiang”.


Nuevo Asesor Especial para la Estrategia de África en el Consejo de Seguridad Nacional. Judd Devermon

Sí, China es un tema principal para Devermont, así como la creciente influencia rusa en el continente y la lucha contra el terrorismo. Echemos un vistazo más de cerca a este último primero, luego examinemos sus propuestas sobre contrarrestar la influencia rusa y china en África y terminemos con sus expectativas para la política de Biden.

Estrategia antiterrorista de Estados Unidos en África

Devermont ha dado una declaración al Subcomité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes sobre Seguridad Nacional en diciembre de 2019, pronunciando objetivos y estrategias para los esfuerzos antiterroristas de Estados Unidos en África.

Resume las amenazas a la seguridad nacional de los Estados Unidos de la siguiente manera:

“(1) Riesgos para las personas, instalaciones e intereses financieros de los Estados Unidos en la región; (2) costos para los contribuyentes estadounidenses para financiar misiones de mantenimiento de la paz y ayuda humanitaria; y (3) daño al liderazgo y la influencia de Estados Unidos porque los aliados y adversarios de Estados Unidos perciben que Estados Unidos se está desconectando”. [4]

Yendo más allá de la seguridad de los objetos y la inversión, la definición de amenaza de Devermont incluye una referencia a la competencia de grandes potencias en el continente africano. En consecuencia, lógica, sus propuestas para combatir el terrorismo se superponen con sus ideas sobre la lucha contra la influencia china y rusa, como se verá a continuación.

Devermont propone 4 puntos en su testimonio:

1. “Invertir en la construcción de instituciones de defensa”

En lugar de centrarse en “unidades especializadas”, Devermont llama a buscar cooperación y ayuda para “una arquitectura de seguridad uniformada y civil más amplia”, incluidas las fuerzas policiales africanas, donde se debe aumentar el “dinero y la capacitación”.

2. “Abordar la fragilidad del Estado y la política”

Sobre la base de la suposición de que las amenazas terroristas se desarrollan a partir de circunstancias internas, Devermont propone “lidiar con los incentivos y desincentivos políticos internos que desalientan las respuestas a las amenazas antiterroristas”. En otras palabras, representa la intervención en la política para lograr resultados de acuerdo con los objetivos mencionados anteriormente.

En consecuencia, cita los ejemplos de Malí y Nigeria, “donde hay poca voluntad política para responder de manera constructiva a las amenazas a la seguridad”. La expresión “constructivamente” puede reflejar la búsqueda de estos gobiernos de diferentes aliados en la lucha contra el terrorismo, y los acerca para convertirse en una “amenaza”.

3. “Defender los derechos humanos y la democracia”

Si los gobiernos africanos eligen a diferentes países como aliados contra el terrorismo, como está sucediendo recientemente, por ejemplo, en Malí o Etiopía, entonces Estados Unidos invoca acusaciones de violaciones de derechos humanos. Los candidatos en el testimonio de Devermont en 2019 fueron Camerún, Burkina Faso, Malí, Mozambique y Nigeria.

“Si un gobierno es culpable de graves violaciones de derechos humanos, a Estados Unidos le interesa retener la asistencia y trabajar con las autoridades para tomar todas las medidas correctivas necesarias para reanudar el compromiso”, dice Devermont.

4. “Ampliar la coalición internacional y nacional”

Dada la tendencia general hacia las políticas de ‘Estados Unidos primero’ y el retiro estadounidense, Devermont afirma que “Estados Unidos no es capaz ni adecuado para liderar la respuesta a cada desafío terrorista y de seguridad”, proponiendo “reclutar más socios extranjeros y nacionales (…) incluso socios no tradicionales”. Sus ejemplos son Indonesia y Malasia.

Además, Devermont propone “involucrar” a los medios de comunicación africanos, legisladores, jueces y “partes interesadas de la sociedad civil en la lucha contra el terrorismo”.

En la misma declaración sobre la lucha contra el terrorismo, Devermont dice: “Rusia y China se han trasladado a la región para presentarse como una alternativa a los Estados Unidos. Rusia ha firmado acuerdos de defensa con Burkina Faso, Chad, Malí y Níger”.

Así que echemos un vistazo a su propuesta de cómo contrarrestar la influencia china y rusa.

Contrarrestar a China

Las probabilidades contra China no son las mejores. Como se mencionó, Biden ha tenido mucho menos contacto diplomático con países africanos que su homólogo, Xi Jinping. En cuanto a la economía, “no hay mucha alternativa estadounidense a lo que China ofrece a los países africanos. El comercio de China con África en 2020 fue de $ 180 mil millones. El comercio de Estados Unidos con África en ese mismo período fue de unos 32.000 millones de dólares”, dice Devermont en su entrevista.

Devermont proporciona una visión de sus puntos de vista sobre las actividades de China en África y la estrategia de lucha en un testimonio ante la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad entre Estados Unidos y China en mayo de 2020.

Según Devermont, China, a partir de la década de 1990 y acelerándose en la década de 2010, ha aumentado su presencia militar en África dentro de las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU, ha avanzado en su cooperación de seguridad con los países africanos, ha participado en proyectos de infraestructura crítica y ha progresado en iniciativas diplomáticas multilaterales. [5]

Devermont advierte que “los líderes africanos quieren más, no menos, compromiso de China”, por lo tanto, “la condena de Estados Unidos de los compromisos chinos, especialmente el mantenimiento de la paz, los ejercicios militares o el entrenamiento, será mal recibida por sus homólogos africanos”.

La misma imagen en la cooperación económica entre África y China: “Tenemos que examinar cada caso por sus propios méritos y comprender que los africanos aprueban abrumadoramente las inversiones chinas”.

Las propuestas de Devermont se presentan a continuación y se basan en gran medida en el fortalecimiento de las actividades militares. A la inversa, las actividades terroristas en el continente africano proporcionarán a los Estados Unidos también en el futuro ocasiones para profundizar su huella en el continente, si las propuestas de Devermont se cumplen.

La idea de aumentar los programas de entrenamiento militar está tomada de la Estrategia de Contraterrorismo y refleja la intención de controlar más a fondo los ejércitos nacionales africanos, pronosticando también que tendrán un papel clave en la política.

Estos también reflejan la falta de influencia económica, que Estados Unidos tiene sobre los países africanos. Aquí, Devermont pide al Departamento de Estado que reúna a los países africanos y aliados de Estados Unidos, como Francia, Alemania, India, Japón, Reino Unido y los Emiratos Árabes Unidos, “para formular principios rectores para la inversión extranjera en infraestructura crítica”.

Además, Estados Unidos “debería presionar, en asociación con los bancos multilaterales de desarrollo, para que se financiara algunas infraestructuras críticas, así como para establecer juntas de supervisión de las inversiones extranjeras”.

Aun así, Estados Unidos necesita distinguir entre “proyectos que son benignos y aquellos que son más amenazantes para los intereses estadounidenses”, testifica Devermont.

Su estrategia apunta a limitar la influencia china al nivel actual, al tiempo que permite posibles inversiones positivas. Carece del trasfondo de un fuerte y manifiesto interés estadounidense con un orden deseado.

Próximo dolor de cabeza: Contrarrestar la influencia rusa

Y está Rusia con una creciente actividad económica y de seguridad en África. En un largo artículo de octubre de 2019, Devermont sugiere 5 recomendaciones para contrarrestarlo. El artículo ha sido publicado justo antes de la primera cumbre Rusia-África.

“Es imperativo cerrar la actual marea creciente de influencia de Rusia en África, especialmente donde el Kremlin busca debilitar los lazos entre Estados Unidos y sus socios”, escribe Devenport.

1. “Actuar ante los rusos”

Primero Devermont argumenta, si los EE.UU. “actúan ante los rusos”, añadiendo que la geografía futura de la actividad de Moscú es predecible a lo largo de ciertos factores: un país rico en recursos minerales, que se dirige a cuestionar la influencia de los actores occidentales, que experimenta conflictos políticos y que es geopolíticamente importante es, según Devenport, probable que sea el objetivo de Moscú, y nombra a Nigeria, Madagascar, Etiopía, la zona del Sahel y Mozambique como ejemplos. Aquí, Estados Unidos debería “adelantarse o al menos minimizar las oportunidades para el compromiso ruso”.[6]

2. “Aislar, no elevar el perfil de Rusia en África”

En segundo lugar, propone Devermont, si Estados Unidos “trabaja retóricamente para aislar, no elevar el perfil de Rusia en África”. Él “llama a los políticos y comentaristas estadounidenses a no describir (a Rusia) como teniendo un papel protagonista en el continente”.

3. Compromiso positivo con los países africanos

En la continuación del segundo punto, Estados Unidos debería abstenerse de describir la situación en África como una competencia de grandes potencias, porque “las élites africanas reconocen que la rivalidad geopolítica aumenta la importancia estratégica de su país y esperan beneficiarse de un aumento en el compromiso de Estados Unidos”.

Instead US engagement and investment should be increased within bilateral relations, writes Devermont.

4. US and UN sanctions

Prospectando un fracaso parcial de estos puntos, Devermont propone “hacer cumplir agresivamente las sanciones de Estados Unidos y la ONU (…) para disuadir a los gobiernos africanos de trabajar con individuos sancionados y el sector de defensa e inteligencia de Rusia”.

Mencionando que se puede aplicar la Ley de Lucha contra los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones (CAATSA), Devermont cita una propuesta de Joseph Siegle para tratar a los contratistas militares privados rusos como “sindicatos criminales organizados”.

5. Desafía la propaganda rusa en el continente

Por último, Devermont propone desafiar lo que él llama “esfuerzos de propaganda rusa en el continente” – actividades de universidades rusas, medios de comunicación como Russia Today y organizaciones no gubernamentales – mientras que los EE.UU. “podrían utilizar sus propias plataformas para aumentar la conciencia de las actividades desestabilizadoras de Rusia, como lo hizo durante la Guerra Fría”.

En resumen, Devermont dice: “El libro de jugadas de Estados Unidos para responder a la amenaza rusa es claro: fortalecer los lazos con los líderes africanos y la sociedad civil, exponer las actividades subversivas de Rusia y bloquear una nueva apertura para que Moscú gane influencia en la región”.

Trabajar en equipo con un peso incierto

Devermont ha sido designado para trazar una nueva estrategia para África y, por supuesto, trabajará dentro de las instituciones.

Expresó la “restauración de un enfoque previo al continente en términos de diplomacia pública y gobernanza”, con el cambio climático abordando la pandemia, apoyando el Tratado de Libre Comercio Continental Africano y, por supuesto, los problemas de seguridad, en un artículo publicado en febrero de 2021.

La administración Biden todavía está armando el equipo para la política de África, con Molly Phee, ex embajadora en Sudán, aprobada como Subsecretaria de Estado para la Oficina de Asuntos Africanos el 30 de septiembre, después de una larga resistencia por parte del Senado.

Phee se embarcó el 16 de octubre en su visita a África, rumbo a Ghana y Burkina Faso.

¿Los temas africanos ganarán peso dentro de la administración Biden y serán más prioritarios en comparación con la era Trump? “Solo el tiempo lo dirá”, dice Devermont.

Notas:

*Politólogo, ex vicepresidente del Partido Vatan (Turquía) Soner ha participado en visitas diplomáticas a China, Siria, Irán, Egipto, Rusia, Venezuela, Cuba y México, entre otros. Ha realizado reuniones con el Presidente Bashar Al Assad (Siria), el Presidente Mahmoud Ahmadinejad (Irán), el Presidente Andrés Manuel López Obrador (México), Manuel Zelaya (Honduras) y Ministros de Relaciones Exteriores, Ministros de Finanzas y Representantes del Parlamento de varios países. Ha trabajado en las relaciones turco-rusas, turco-sirias, turco-chinas y turco-egipcias, así como en América Latina. Soner ha tenido participación mediática en diversos canales de medios internacionales, entre ellos Russia Today y Sputnik (Rusia), CGTN (China), Press TV (Irán), Syrian TV, El Mayaddin (Líbano) y Telesur (Venezuela) y medios turcos. Ha sido columnista del diario turco Aydınlık.

Referencias:
[1] https://unitedworldint.com/21531-uwi-held-webinar-on-africa-and-multilateralism/

[2] https://foreignpolicy.com/2021/10/05/biden-africa-strategy-national-security-council-counterterrorism-china-democracy-agenda/

[3] https://unitedworldint.com/20989-biden-must-disband-africom-and-withdraw/

[4] https://unitedworldint.com/21123-france-support-for-terror-and-its-consequences/

[5] https://unitedworldint.com/20033-the-age-of-china-in-africa/ [6] https://unitedworldint.com/20927-russias-return-to-africa/

Fuente:
PIA Global

Editorial

Efemérides

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales