SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
02/07/22
Regiones: Turquía
Erdogan obtiene nuevas concesiones al poner fin al veto sobre la membresía de Suecia y Finlandia en la OTAN
Por Paul Antonopoulos

Habiéndose opuesto inicialmente a que Finlandia y Suecia se unieran a la OTAN, Turquía capituló ante una presión significativa el 28 de junio y abandonó su posición después de llegar a un compromiso con los dos países escandinavos. El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, planeó utilizar la cumbre de la OTAN para poner fin al apoyo escandinavo a los grupos kurdos en Siria y criticar a Grecia. Aunque esto último no sucedió, Erdoğan aseguró el final del apoyo finlandés y sueco a las Unidades de Protección Popular (YPG), la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Al obtener la membresía de la OTAN en 1952, al mismo tiempo que Grecia, Turquía tradicionalmente no duda en plantear opiniones contradictorias dentro del bloque para servir a sus intereses. Se recuerda que en 2009, a modo de ejemplo, Erdoğan se opuso a que el ex primer ministro danés Anders Fogh Rasmussen fuera nombrado secretario general de la OTAN por su simpatía hacia los kurdos. Luego, en medio de las tensas relaciones con Israel, Ankara impidió que la OTAN se reuniera con el país durante seis años.

En cada desarrollo geopolítico importante, Turquía intenta encontrar una manera de obtener ventajas, incluso si el problema aparentemente no tiene nada que ver con el enfoque principal del momento. Tomemos, por ejemplo, cómo Turquía dijo abiertamente que planeaba plantear sus problemas con Grecia en una reunión que giró principalmente en torno a la posible membresía en la OTAN de dos países del norte de Europa.

Por lo tanto, cuando Turquía protesta, significa que hay que intercambiar algo. Esta vez, Turquía aseguró el fin del apoyo finlandés y sueco a las milicias kurdas, además de levantar la prohibición de las entregas de armas al país. Ankara reconoce al PKK como un grupo terrorista, mientras que Estocolmo tradicionalmente lo considera un movimiento nacional. Cuando Turquía lanzó una operación militar contra Siria en 2019, Finlandia y Suecia expresaron su oposición e introdujeron una prohibición de entrega de armas a Turquía.

Es importante tener en cuenta que Ankara protesta no por protestar para interrumpir la OTAN, sino para exigir lo que quiere a cambio. En la Cumbre de la OTAN, Erdoğan estrechó la mano de los representantes de los dos países escandinavos y llegó a un acuerdo sobre la cuestión kurda y el levantamiento de la prohibición de los envíos de armas: Suecia tiene un próspero negocio de armas.

Aunque la oposición de Ankara a Helsinki y la adhesión de Estocolmo a la OTAN fue ventajosa para Moscú, no hay duda de que los tomadores de decisiones en el Kremlin habrían anticipado que solo sería cuestión de tiempo hasta que Turquía abandonara su posición después de obtener algún tipo de concesión. No obstante, Rusia ha advertido que la adhesión de Suecia y Finlandia podría poner en peligro sus intereses y seguridad y reaccionará en consecuencia.

La realidad es que Suecia y Finlandia han sido efectivamente miembros de la OTAN en todo menos en el título. La relación entre los dos países escandinavos y la OTAN ha sido muy estrecha y unirse al bloque es solo un paso de formalización.

El cambio de decisión de Erdoğan coincidió con su esperada reunión con el presidente estadounidense Joe Biden, quien por su parte aseguró su respaldo a Turquía para comprar aviones de combate F-16 mejorados. Aunque Biden ha respaldado la iniciativa, Turquía aún tendrá una larga batalla con el Congreso para que se aprueben las compras, una perspectiva aparentemente poco probable en este momento.

Turquía tiene la segunda fuerza militar más grande en la alianza de la OTAN y es geográficamente importante. También es uno de los miembros más importantes de la OTAN, ya que es el único país que tiene el potencial para bloquear completamente a Rusia en el Mar Negro. Turquía es plenamente consciente de la influencia que posee y, por lo tanto, la OTAN se ve obligada a escuchar sus preocupaciones y/o demandas.

Dada la actual situación política interna con la disminución de la popularidad de Erdoğan y el aumento de la pobreza, Erdogan está tratando de recuperar el apoyo al reclamar una gran victoria en el escenario internacional. Sin embargo, los opositores políticos, incluso en la esfera de los medios, no dudaron en criticar al presidente turco por capitular sobre el tema de la membresía en la OTAN.

El presidente del Buen Partido (IYI), Meral Akşener, describió el desarrollo como una “concesión incompatible con los intereses de Turquía”; Özgür Özel, diputado del Partido Popular Republicano (CHP), dijo que lo que dice Erdoğan “ya no tiene valor”; y, el diario Sözcü escribió: “¿Qué obtuviste que te tragaste tus palabras?”.

El problema principal que tenían es que Erdoğan no desafió la soberanía de Grecia sobre las islas del Egeo como había prometido antes de la cumbre de la OTAN. Pero exigir la desmilitarización de las islas del Egeo o discutir sobre la legitimidad de la soberanía de Grecia era algo que la organización de la OTAN nunca iba a considerar.

De esta manera, el veto de Erdoğan contra Finlandia y Suecia podría verse como una jugada política barata para apuntalar su decreciente popularidad al obtener una fácil victoria sobre el PKK, sin importar cuán limitado o escaso fuera el apoyo sueco y finlandés a las milicias kurdas. . Aunque el presidente turco no pudo complacer a los ultranacionalistas más agresivos al presentar una vez más reclamos ridículos sobre las islas griegas, cualquier tipo de avance contra los kurdos es visto como una gran victoria por parte de grandes segmentos de la sociedad turca.


Paul Antonopoulos, analista geopolítico independiente

Fuente:
Internacionalist 360

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales