SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
02/02/22
Entrevista con Guillermo Carmona, Secretario de Estado sobre Malvinas, Antártida y Atlántico Sur
“Global Britain es un intento de reavivar tradiciones imperialistas, pero los tiempos han cambiado”…
Por Oscar Rotundo

En el marco del 40 aniversario de la Batalla por la recuperación de Malvinas, entrevistamos a Guillermo Carmona, Secretario de Estado sobre Malvinas, Antártida y Atlántico Sur. Carmona es también el representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina ante la Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental.

En un momento en que Gran Bretaña está tratando de encabezar una nueva incursión colonialista en Ucrania, una revisión de su política colonial en Malvinas proporciona elementos para comprender la naturaleza de su política exterior y su belicismo.

Guillermo Carmona, Secretario de Estado sobre Malvinas, Antártida y Atlántico Sur.

PIA/UWI –¿Cuál es el estado actual de las negociaciones de Malvinas?

El estado de las negociaciones ha sido el mismo durante más de 40 años. El Reino Unido se niega a reanudar las negociaciones que existían antes de 1981; entre 1965 y 1981 hubo diferentes tipos de diálogos y negociaciones sobre la cuestión Malvinas encaminados a resolver la controversia de soberanía.

“Reino Unido viola sistemáticamente el derecho internacional”

El Reino Unido con esta renuencia viola sistemáticamente el derecho internacional, múltiples resoluciones de las Naciones Unidas y del comité de descolonización de la Asamblea General de las Naciones Unidas. El Reino Unido ignora este comité de descolonización y persigue acciones unilaterales que violan el derecho internacional.

En otras palabras, el Reino Unido viola las resoluciones de las Naciones Unidas que establecen que, en el caso de una controversia de soberanía, los Estados que son parte de la controversia, el Reino Unido y la Argentina, no pueden tomar acciones unilaterales. Una de las brechas más graves tiene que ver con la militarización del archipiélago, un proceso que el Reino Unido ha sostenido de manera constante, aumentando especialmente en los últimos años.

Por lo tanto, Argentina cuestiona y repudia todo incidente que implique un paso adelante en el proceso de militarización de las islas, como sucedió recientemente con la instalación del sistema de misiles Sky Saber para reemplazar el sistema Rafael.

Gran Bretaña desplegó armas nucleares en las Islas Malvinas

Aprovecho esta oportunidad para decirles que hay otro contexto serio cuarenta años después de la guerra. Los archivos que han sido desclasificados por el Reino Unido muestran que, durante la Guerra de Malvinas, Londres decidió desplegar armas nucleares en las islas. En 2003, su presencia se había hecho pública. Lo que revelan las desclasificaciones actuales es la magnitud del armamento, que es absolutamente grave y escandaloso. Hay 31 bombas de profundidad con carga nuclear equivalente, cuyo poder destructivo equivale a 15 o más que el de la bomba de Hiroshima.

La Argentina hoy continúa la preocupación por estas armas nucleares, y repito, su despliegue fue confirmado en 2003. Preguntamos qué pasó con estas armas y bombas, si algunas de ellas todavía están en Malvinas y si el hundimiento de ciertos barcos está relacionado con su existencia. De hecho, uno de los buques que se ha confirmado que portaba armas nucleares, el Invencible, estaba bajo fuego de la Fuerza Aérea Argentina, y aunque no fue hundido, es un barco que resultó severamente dañado. Argentina sigue denunciando el despliegue de estas armas a nivel internacional.

Entonces, estamos trabajando en eso, seguimos exigiendo explicaciones al Reino Unido e inevitablemente conectamos estos hechos históricos con lo que está sucediendo hoy: el Reino Unido sigue militarizando parte del territorio argentino.

PIA/UWI –Hay un tema inevitable que no se puede ignorar: la situación que Gran Bretaña está teniendo dentro de la OTAN y su participación en el conflicto de Crimea. ¿Puede verse esto como la continuidad de la política colonial de Gran Bretaña después de haber abandonado la Unión Europea? Y dado que las Malvinas han perdido su condición de territorio europeo, ¿la situación, que está adquiriendo aspectos globales, expresa una política neocolonial en temas de guerra?

Mira, tengo cuidado de no establecer paralelismos entre situaciones conflictivas que ocurren en diferentes partes del mundo. Trato de no trasladar la situación de Malvinas a la tensión que existe en este momento tan directamente. No estoy diciendo que no se pueda hacer, pero trato de ser prudente en términos de centrarme en lo que nos preocupa en relación con el Reino Unido.

“Con ‘Global Britain’ el Reino Unido intenta revivir las tradiciones imperialistas, pero las circunstancias ya no permiten desempeñar ese papel”

Lo diría de otra manera: después del BREXIT, el Reino Unido con sus gobiernos conservadores ha lanzado lo que se llama “Global Britain”. Se trata de un nuevo proyecto de reposicionamiento del Reino Unido a nivel internacional. Entre otros instrumentos, está relacionado con la revisión de su política de defensa y seguridad con la pretensión explícita de desempeñar un papel global. En otras palabras, este concepto expresa de alguna manera un remanente imperialista de otros tiempos y de otro mundo. En relación a Malvinas, en relación a su posición con respecto al Atlántico Sur y la Antártida, visualizamos que el Reino Unido está tratando de revivir esas políticas imperialistas que estaban asociadas a una situación de primacía mundial. Pero las circunstancias actuales demuestran que el Reino Unido está muy lejos de poder desempeñar ese tipo de papel.

En cualquier caso, de todos los instrumentos que están desarrollando, la “Gran Bretaña Global”, lo que se llama la Revisión Integrada de la política internacional de defensa y seguridad y otros instrumentos, existe esta pretensión de desempeñar un papel en el que el mantenimiento del colonialismo, en lo que consideran territorios de ultramar, es uno de los elementos clave.

Frente a esto, destacamos que las Naciones Unidas han declarado al Atlántico Sur zona de paz, libre de armas nucleares, y denunciamos que el Reino Unido viola sistemáticamente esas resoluciones de las Naciones Unidas. Del mismo modo, declaramos que tanto los países sudamericanos como los africanos del Atlántico Sur han acordado que esta debe ser una zona de paz y cooperación. El Reino Unido tiene una posición disruptiva con su posesión colonial en Malvinas y va en una dirección completamente diferente a la que están expresando los países de la región.

“Proceso de reconfiguración global hacia un mundo multipolar”

PIA/UWI – Ante esta situación militarista de avance de Gran Bretaña y sus aliados de la OTAN, ¿es posible considerar una alianza anticolonialista que incluya a potencias como China y Rusia, pudiendo detener todo esto? Tomando en consideración las nuevas grandes alianzas que se están estableciendo, por ejemplo, el llamado de la Organización de Cooperación de Shanghái hacia la CELAC, ¿es posible pensar en tener un refuerzo que nos permita reclamar soberanía o llevar a cabo estas discusiones con su apoyo?

Estamos en un proceso de reconfiguración global y este proceso tiene que ver con la tendencia hacia un mundo multipolar. Esto también implica una nueva configuración geopolítica. Argentina no tiene una alineación automática. El actual gobierno argentino no se alía automáticamente, ni con las potencias occidentales ni con las potencias orientales.

Lo que hace la Argentina es mantener vínculos constructivos con la idea de que podemos actuar desde una tercera posición. Nuestro gobierno mantiene en política exterior la doctrina peronista de un tercer bando o neutral, y ser ese tercer bando nos permite proponer acciones de cooperación con países de diferentes naciones del mundo, con bloques regionales de distinta naturaleza. Esto nos lleva a tener interacción con China, con Rusia y al mismo tiempo a mantener un esquema de cooperación con países latinoamericanos e incluso con países de las Américas en el marco de la OEA.

“Agradecemos el apoyo de China y Rusia a la soberanía argentina sobre Malvinas”

Agradecemos enormemente el apoyo de China y Rusia a la Argentina en relación con el reconocimiento de la soberanía argentina sobre las Malvinas y también apreciamos que todos los países de América, incluidos los Estados Unidos y Canadá, en la última Asamblea de la OEA hayan expresado un llamado al Reino Unido para que se siente a la mesa de negociaciones. En este sentido, sí creo que la Argentina tiene una agenda abierta de cooperación a todos los niveles con todos los países. Además, también tenemos una larga tradición diplomática, relaciones diplomáticas establecidas desde hace mucho tiempo, con los Estados Unidos y también con China y Rusia. Esta es una política general además de nuestras relaciones con el resto de los países latinoamericanos.

Hoy, más allá de las firmas ideológicas de sus gobiernos, los países latinoamericanos establecen cada vez más relaciones internacionales sin entrar en el juego de una nueva guerra fría que promueven algunos actores internacionales.

PIA/UWI – Me gustaría hacerle una última pregunta sobre los Tratados de Madrid; ¿La situación actual con Gran Bretaña exige una revisión de la preeminencia que existe en las relaciones comerciales con ese país?

Tengo otro enfoque de la cuestión. La verdad es que los Tratados de Madrid se están haciendo decir cosas, que no dicen. De hecho, uno de estos temas, la conexión con los hidrocarburos, quedó sin efecto por el gobierno de Néstor Kirchner.

La Argentina tiene una relación diplomática con el Reino Unido y creemos que esta relación diplomática debe centrarse en la resolución de la controversia sobre la soberanía de las Islas Malvinas. Para el gobierno argentino este es el punto número uno en cualquier diálogo con el Reino Unido.

China como ejemplo exitoso

Existen vínculos económicos y comerciales resultantes de la dinámica de la propia economía. Creemos que proporcionan un contexto positivo para la relación, pero el mantenimiento de la reivindicación de soberanía y el llamamiento al Reino Unido a las negociaciones no están subordinados a ellos. Por ello estamos en un proceso permanente de revisión de la forma de relacionarnos con el Reino Unido a fin de lograr el objetivo marcado por la Constitución Nacional, que es la recuperación del ejercicio de la soberanía sobre Malvinas y las Islas Georgias del Sur y Sándwich del Sur, así como los espacios marítimos correspondientes en el marco del Derecho Internacional. Esto es lo que hacemos, y no es posible resolver una disputa de soberanía si no hay una relación diplomática y para una solución, debe haber un vínculo entre los estados involucrados en la disputa.

China, sobre todo, es un muy buen ejemplo de cómo el reclamo de soberanía, en el caso de China sobre Hong Kong o ahora sobre Taiwán, no implica no tener ninguna relación en absoluto, sino convertir la relación existente en un instrumento para lograr el objetivo principal, que es la recuperación de la integridad territorial.

Notas:

*“La Gran Bretaña global expresa un obstáculo imperialista” – United World International

Fuente:
PIA Global

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales