SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
02/07/23
¿Por qué Turquía y Hungría impiden a Suecia entrar en la OTAN?
Por Vijay Prashad

La posición de Suecia respecto a la población kurda de Turquía y al gobierno de derechas de Hungría ha frustrado su entrada en la OTAN.

Los días 11 y 12 de julio, los 31 miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) celebrarán su cumbre anual en Vilna (Lituania). Para preparar la cumbre, el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, se reunió con el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para tratar el orden del día.

Hablaron de la importancia del apoyo occidental a Ucrania «a largo plazo» y Stoltenberg dijo a Biden que «espera dar la bienvenida a Suecia como miembro de pleno derecho de la OTAN lo antes posible».

En su conferencia de prensa conjunta del 13 de junio, ni Biden ni Stoltenberg mencionaron nada sobre el ingreso de Ucrania en la OTAN, aunque ambos esperaban que Suecia se convirtiera en miembro, «ojalá….muy pronto», como dijo Biden.

A pesar de los ruidos en el Bundestag alemán por parte de los miembros demócrata-cristianos -como la insistencia de Roderich Kiesewetter- a favor de la entrada de Ucrania en la OTAN, de momento no parece haber apetito para ello, y menos aún por parte del canciller alemán Olaf Scholz, que se muestra muy cauto.

Alemania se muestra recelosa de permitir la entrada de Ucrania en la OTAN durante una guerra, pero no tiene ningún problema -en principio- con el ingreso de Ucrania en la OTAN. Con Suecia, el tablero es mucho más complicado.

Finlandia se une, pero no Suecia

En mayo de 2022, Finlandia y Suecia solicitaron su ingreso en la OTAN, una alianza militar que en ese momento estaba formada por 30 países (el último en incorporarse fue Macedonia del Norte en 2020).

En aquel momento, Stoltenberg dijo de las solicitudes: «Me alegro de verles». De hecho, era de esperar que estas solicitudes se tramitaran por la vía rápida y que los cuatro Estados escandinavos entraran en el campo militar de la OTAN.

(Noruega y Dinamarca fueron miembros fundadores en 1949. La adhesión de Dinamarca fue especialmente necesaria para que Estados Unidos pudiera construir en 1951 una enorme base en la Groenlandia colonizada por los daneses -la Base Espacial de Pituffik, la base militar norteamericana más septentrional-, desplazando a la población inuit local).

74º Escuadrón de Cazas-Interceptores F-89, Base Aérea de Thule, Groenlandia, 1955. (Fuerza Aérea de EE.UU., David W. Menard, Dominio público)

El 4 de abril, la OTAN dio la bienvenida a Finlandia a la alianza. «La entrada en la OTAN es buena para Finlandia», dijo Stoltenberg de la OTAN. «Es bueno para la seguridad nórdica, y es bueno para la OTAN en su conjunto». Finlandia comparte una larguísima frontera (832 millas) con Rusia, la más larga de cualquier Estado de la Unión Europea o de la OTAN.

(Rahuljazzws, CC BY-SA 4.0, Wikimedia Commons)

Al ingresar en la OTAN, Finlandia ha duplicado la frontera OTAN-Rusia. Finlandia empezó a construir una valla fronteriza a lo largo de las «zonas de mayor riesgo», especialmente por donde podrían intentar cruzar los emigrantes rusos. Las redes sociales finlandesas se burlaron de las imágenes de la valla publicadas por la Guardia de Fronteras, afirmando que solo servía para detener caballos; la «valla no es para caballos», respondió el teniente coronel Jukka Lukkari.

En la ceremonia de bienvenida a Finlandia a la OTAN, el Presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, dijo que la adhesión de su país «no está completa sin Suecia».

A su lado, Stoltenberg, de la OTAN, dijo: «Espero dar también la bienvenida a Suecia lo antes posible».

¿Por qué no se admitió a Suecia en la alianza militar occidental? En 1949, cuando se creó la OTAN, el principio de toma de decisiones adoptado por los miembros fue el del «consenso», lo que significa que todos los países deben estar de acuerdo con cualquier decisión; esta toma de decisiones por consenso se aplica especialmente a la cuestión de la adhesión.

Dos miembros de la OTAN -Hungría y Turquía- ratificaron la entrada de Finlandia en la OTAN, pero bloquearon la de Suecia. Que permitieran a la OTAN dar la bienvenida a Finlandia, que -a diferencia de Suecia- tiene frontera directa con Rusia, demuestra que no es la guerra de Ucrania lo que preocupa a estos dos países. Tienen otros problemas, directamente con Suecia.

El problema de Suecia

En una rueda de prensa en Washington con el Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, y el de la OTAN, Stoltenberg, Vivian Salama, de The Wall Street Journal, preguntó: «¿Les preocupa que Turquía se esté convirtiendo cada vez más en un aliado perturbador?». Tanto Blinken como Stoltenberg eludieron la pregunta, lo que llevó a Kylie Atwood, de CNN, a preguntar directamente por el ingreso de Suecia en la OTAN.

Stoltenberg aludió oblicuamente a la preocupación de Turquía por la presencia del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en Suecia. «Todos los aliados de la OTAN están dispuestos, por supuesto, a sentarse y abordar esas preocupaciones, incluidas las amenazas que el PKK representa para Turquía», declaró Stoltenberg.

En 2009, cuando Suecia ocupaba la presidencia del Consejo de Europa, el entonces primer ministro Fredrik Reinfeldt prometió guiar a Turquía hacia la Unión Europea. En aquel momento, las relaciones eran sólidas. La guerra de Turquía en los últimos años contra las minorías kurdas en el sureste del país y en el norte de Siria despertó a la comunidad kurda exiliada en Suecia.

Las protestas en Estocolmo han molestado al presidente turco Recep Tayyip Erdogan, que ha llamado en repetidas ocasiones al embajador sueco en Ankara para quejarse de ellas. Cuando el Comité Rojava de Suecia quemó una efigie de Erdogan, el ministro sueco de Asuntos Exteriores, Tobias Billström, escribió en Twitter: «Retratar a un presidente elegido popularmente como ejecutado frente al Ayuntamiento es aborrecible.»

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, reunido con el presidente de Turquía, Recep Erdogan, en mayo de 2019. (OTAN/Flickr, CC BY-NC-ND 2.0)

Esta declaración no fue suficiente. El primer ministro sueco, Ulf Kristersson, declaró que su país tenía leyes «antiterroristas» débiles y que su gobierno estaba en conversaciones con Ankara para ver qué se podía hacer.

De camino a Azerbaiyán, el 14 de junio, Erdogan descartó la posibilidad de que se permitiera a Suecia entrar en la OTAN en julio.

En mayo, el presidente de Hungría, Viktor Orban, viajó a Doha para asistir al Foro Económico de Qatar. Le preguntaron por qué su alianza gobernante, Fidesz-KDNP, que domina el Parlamento (135 de 199 escaños), se niega a ratificar la entrada de Suecia en la OTAN. Orban dijo sin rodeos que no daría marcha atrás porque «Suecia expresa injustamente una opinión perjudicial sobre la situación de la democracia y el Estado de Derecho en Hungría».

Suecia no está sola en estas preocupaciones, que han sido planteadas con mucha firmeza por 13 intelectuales húngaros en un impactante libro («Igazságosság-demokrácia-fenntarthatóság») el año pasado.

Orban estaba muy molesto con Suecia por su apoyo a un informe parlamentario de la Unión Europea de septiembre de 2022 que describía el sistema político húngaro como «un régimen híbrido con autocracia parlamentaria». A menos que Suecia revoque esta actitud, dice Budapest, no le permitirá entrar en la OTAN.

*Vijay Prashad, historiador, editor y periodista indio.

Artículo publicado originalmente en Peoples Dispatch y ha sido elaborado por Globetrotter.

Foto de portada: El Ministro de Defensa sueco, Pål Jonson, con el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, el 16 de junio. (OTAN, Flickr, CC BY-NC-ND 2.0)

Suecia pospone su ingreso en la OTAN

Por redacción de Oriental Review, publicada el 28 de junio.

El año pasado, Suecia y Finlandia solicitaron simultáneamente su ingreso en la OTAN. El interés de Estocolmo y Helsinki en reforzar conjuntamente sus capacidades de defensa con recursos de la OTAN se citó como una de las razones del paso conjunto. En la práctica, sin embargo, los dos países se mueven de forma diferente. El gobierno sueco, descuidando la solidaridad, apoyó en solitario la adhesión de Finlandia a la OTAN.

La adhesión de Suecia a la OTAN se ha ido posponiendo constantemente. Al principio, el Primer Ministro U. Kristersson transmitió la idea de una admisión por separado de los dos países en el resto de la OTAN. Tras la admisión de Finlandia en la alianza, Estocolmo aseguró que se uniría a ella antes de la cumbre de la OTAN que se celebrará en Vilna el próximo mes de julio.

«No se descarta que Suecia y Finlandia lo ratifiquen en pasos diferentes», dijo el Primer Ministro sueco, Ulf Kristersson.

Ahora, por un lado, el gobierno sueco, incluido el ministro de Defensa, P. Johnson, se refirió a la cumbre de la OTAN del próximo año, en abril, como la fecha para ingresar en la alianza. El aplazamiento del ingreso de Suecia hasta 2024 se presenta como una combinación acertada de este acontecimiento con la celebración del 75 aniversario de la alianza transatlántica. El retraso de Suecia en su ingreso en la OTAN ya ha sido recogido en círculos públicos, políticos y diplomáticos por otros miembros de la alianza, como el embajador de Estados Unidos en Ankara, J. Flake.

Por otro lado, analistas políticos suecos, entre ellos el ex embajador sueco en Turquía Michael Sahlin, señalan que tras la entrada en vigor de la Ley Antiterrorista el 1 de junio de 2023, no habrá cambios en la postura de Estocolmo en este ámbito, que es lo que espera Ankara. La mayoría de las solicitudes turcas de extradición de personas residentes en Suecia acusadas de actividades antiestatales o de terrorismo internacional en Turquía también seguirán sin satisfacerse. Las autoridades suecas siguen sancionando acciones antimusulmanas y antiturcas.

Estocolmo no sólo ignora las preocupaciones de Ankara como futuro aliado en la alianza, sino que también estimula la irritación de Ankara, retrasando así la aprobación por parte de Turquía de la solicitud de adhesión de Suecia a la alianza. Esto indica que los suecos no desean realmente ingresar en la OTAN. La admisión de Finlandia en la OTAN supuso la creación de una muralla defensiva frente a Suecia, es decir, reforzó simultáneamente sus capacidades de defensa. En consecuencia, para Estocolmo, la pertenencia a la alianza ya no es un problema. Y los astutos políticos suecos están trasladando la culpa de la dilación de la integración en la alianza a Turquía.

Fuente:
PIA

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar