SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
21/10/22
Regiones: Estados Unidos
Mapeo del imperialismo estadounidense


La mayor amenaza que se cierne sobre nuestro planeta, las pretensiones hegemónicas del Imperio Americano, están poniendo en riesgo la supervivencia misma de la especie humana. Continuamos advirtiéndoles sobre este peligro y hacemos un llamado a la gente de los Estados Unidos y del mundo para que detengan esta amenaza, que es como una espada que cuelga sobre nuestras cabezas.

-Hugo Chávez

Podría decirse que las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos son la mayor fuerza de devastación ecológica que el mundo haya conocido jamás.

–Xoài Pham

Cada generación debe, a partir de una relativa oscuridad, descubrir su misión y cumplirla o traicionarla.

–Frantz Fanón

El imperialismo estadounidense es la mayor amenaza para la vida en el planeta, una fuerza de devastación y desastre ecológico que afecta no solo a los seres humanos, sino también a nuestros parientes no humanos. ¿Cómo podemos organizarnos para desmantelar la vasta y complicada red del imperialismo estadounidense que incluye la guerra y el militarismo de los EE. UU., la intervención de la CIA, las corporaciones de armas/tecnología/vigilancia de los EE. UU., el apoyo político y económico a las dictaduras, las juntas militares, los escuadrones de la muerte y las fuerzas policiales globales entrenadas por los EE. UU. favorable a los intereses geopolíticos de EE. UU., sanciones impuestas por EE. UU., las llamadas » intervenciones humanitarias «, organizaciones de base genéticamente modificadas , manipulación de protestas espontáneas por parte de los medios corporativosy el patrocinio corporativo estadounidense de la represión política y el cambio de régimen favorable a los intereses corporativos estadounidenses?

Este artículo trata sobre el imperialismo estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial. Es fundamental reconocer que el imperialismo estadounidense emana tanto ideológica como materialmente del crimen del colonialismo en este continente que ha matado a más de 100 millones de indígenas y aproximadamente 150 millones de africanos en los últimos 500 años. años.

El número exacto de muertos del imperialismo estadounidense es asombroso e imposible de saber. Lo que sí sabemos es que desde la Segunda Guerra Mundial, el imperialismo estadounidense ha matado al menos a 36 millones de personas en todo el mundo en Japón, Corea, Vietnam, Camboya, Laos, Indonesia, Irak, Afganistán, Siria, Yemen, el Congo, Chile, El Salvador, Guatemala, Colombia, Haití, Puerto Rico, Cuba, República Dominicana, Nicaragua, Chad, Libia, Timor Oriental, Granada, Honduras, Irán, Pakistán, Panamá, Filipinas, Sudán, Grecia, Yugoslavia, Bosnia, Croacia, Kosovo, Somalia, Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay y Palestina (ver Apéndice).

Esta lista no incluye otros aspectos de la agresión imperialista de los EE. UU. que han tenido un impacto devastador y duradero en las comunidades de todo el mundo, incluida la tortura, el encarcelamiento, la violación y la devastación ecológica causada por el ejército de los EE. UU. a través de bombas atómicas, desechos tóxicos y vertidos de aguas residuales no tratadas por más de 750 bases militares en más de 80 países . El Departamento de Defensa de los Estados Unidos consume más petróleo que cualquier institución del mundo.Solo en el año 2017, el ejército de EE. UU. emitió 59 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero a la atmósfera, una huella de carbono mayor que la de la mayoría de las naciones del mundo. Esta lista tampoco incluye el impacto del consumo de combustibles fósiles de los EE. UU. y la extracción de combustibles fósiles, el fracking, la agroindustria, la minería y los monocultivos corporativos de los EE. UU., todos los cuales son parte integral de la economía extractiva del imperialismo estadounidense.

|  Bases militares estadounidenses en todo el mundo |  Señor en línea

Bases militares estadounidenses en todo el mundo. (Foto: Al Yazira)

Un mecanismo central del imperialismo estadounidense es la “hegemonía del dólar”, que obliga a los países de todo el mundo a realizar el comercio internacional en dólares estadounidenses. Los dólares estadounidenses están respaldados por bonos estadounidenses (en lugar de oro o acciones industriales), lo que significa que un país solo puede cambiar un pagaré estadounidense por otro. Cuando EE. UU. ofrece ayuda militar a naciones amigas, esta ayuda vuelve a las corporaciones de armas de EE. UU. y regresa a los bancos de EE. UU. Además, los dólares estadounidenses también están respaldados por bombas estadounidenses: cualquier nación que amenace con nacionalizar recursos o abandonar el dólar (es decir, Irak o Libia) está amenazada con una invasión militar y/o un golpe respaldado por Estados Unidos.

El imperialismo estadounidense también se ha construido a través de organizaciones de «poder blando» como USAID, el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Fundación Nacional para la Democracia (NED), el Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la Organización de los Estados Americanos ( OEA). Estos organismos nominalmente internacionales son prácticamente unilaterales en su subordinación a los intereses del estado estadounidense y las corporaciones estadounidenses. En las décadas de 1950 y 1960, USAID (y sus organizaciones precursoras) condicionó la “ayuda para el desarrollo” a los países asiáticos, africanos y sudamericanos a la formalización legal de las relaciones de propiedad capitalista de esos países y la reorganización de sus economías en torno a la deuda de propiedad de la vivienda. El objetivo era cercar las tierras indígenas y las tierras compartidas a través de sistemas económicos alternativos, como un método para “combatir el comunismo con la propiedad de la vivienda” y crear dependencia y aceptación de la hegemonía capitalista estadounidense (Nancy Kwak, A World of Homeowners). Con el fin de mantener el acceso a los flujos de recursos que se necesitan desesperadamente (por ejemplo, los «préstamos» del FMI), los gobiernos del Sur Global se ven obligados a aceptar la extracción de recursos por parte de los EE. diversificación económica y soberanía alimentaria. También es importante tener en cuenta que las naciones del Sur Global nunca han recibido reparaciones o compensación por los recursos que les han sido robados; esto hace que la idea de «préstamos» por parte de las instituciones monetarias globales sea aún más escandalosa. Con el fin de mantener el acceso a los flujos de recursos que se necesitan desesperadamente (por ejemplo, los «préstamos» del FMI), los gobiernos del Sur Global se ven obligados a aceptar la extracción de recursos por parte de los EE. diversificación económica y soberanía alimentaria. También es importante tener en cuenta que las naciones del Sur Global nunca han recibido reparaciones o compensación por los recursos que les han sido robados; esto hace que la idea de «préstamos» por parte de las instituciones monetarias globales sea aún más escandalosa. Con el fin de mantener el acceso a los flujos de recursos que se necesitan desesperadamente (por ejemplo, los «préstamos» del FMI), los gobiernos del Sur Global se ven obligados a aceptar la extracción de recursos por parte de los EE. diversificación económica y soberanía alimentaria. También es importante tener en cuenta que las naciones del Sur Global nunca han recibido reparaciones o compensación por los recursos que les han sido robados; esto hace que la idea de «préstamos» por parte de las instituciones monetarias globales sea aún más escandalosa.

Estados Unidos también utiliza la USAID y otros organismos internacionales que funcionan de manera similar para reprimir y socavar la lucha antiimperialista dentro de países «amigos». A partir de la década de 1960, USAID financió programas de capacitación policial en todo el mundo bajo un modelo de contrainsurgencia, capacitando a la policía extranjera como “primera línea de defensa contra la subversión y la insurgencia”. Estos programas de capacitación policial financiados por USAID involucraron vigilancia y la creación de bases de datos biométricas para mapear poblaciones enteras, así como programas de encarcelamiento masivo, tortura y asesinato. Después de experimentar con estos métodos en otros países, los departamentos de policía de EE. UU. integraron muchos de ellos en la policía de EE. UU., especialmente la vigilancia de las comunidades BIPOC aquí (ver nuestra entrada en el Departamento de Policía de Boston). Al mismo tiempo, EE. UU. utiliza la USAID y otros organismos de financiación del poder blando para socavar los movimientos revolucionarios, anticoloniales, antiimperialistas y anticapitalistas mediante la financiación de alternativas reformistas «seguras», incluida una red global de AFL-CIO administrada “centros de capacitación” destinados a fomentar una cultura sindical burocrática similar a la de los EE. UU., que mantiene la organización laboral leal al capitalismo y al dominio global de los EE. UU. (Vea nuestras entradas sobre la AFL-CIO y el Programa Sindical de Harvard ).

El imperialismo estadounidense fomenta intencionalmente las divisiones entre diferentes pueblos y naciones, ofreciendo recompensas (relativas) a quienes deciden cooperar con los dictados estadounidenses (p. ej., Arabia Saudita, Israel y Colombia), mientras castiga brutalmente a quienes no lo hacen (p. ej., Líbano, Siria, Irán). , Cuba, Nicaragua y Venezuela). De esta manera, el imperialismo estadounidense crea condiciones materiales en las que los pueblos y gobiernos enfrentan una elección: 1. adaptarse a los intereses del imperio estadounidense y permitir que los EE. UU. desarrollen la tierra y los recursos soberanos de su nación de manera que enriquezcan a Occidente; o, 2. intentar usar su tierra y sus recursos soberanos para satisfacer las necesidades de su propia gente y sufrir la brutalidad de la violencia militar y económica de EE.UU.

La Escuela Kennedy de Harvard: campo de entrenamiento para el imperio estadounidense y el estado de seguridad

El Proyecto de Mapeo se propuso mapear a los actores imperialistas estadounidenses locales (involucrados en el apoyo tanto material como ideológico al imperialismo estadounidense) en la tierra de Massachusett, Pawtucket, Naumkeag y otras naciones tribales (Boston, Cambridge y áreas circundantes) y analizar cómo estas instituciones interactuaron con otras instituciones locales y globales opresivas que están impulsando la colonización de las tierras indígenas aquí y en todo el mundo, el desplazamiento local/la limpieza étnica (“gentrificación”), la vigilancia y el imperialismo sionista.

Una mirada a una sola institución local en nuestro mapa, la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard, demuestra el nivel de cooperación ideológica y material requerida para que funcione la maquinaria del imperialismo estadounidense. (Toda la información que se describe a continuación se tomó de las entradas y enlaces de The Mapping Project con respecto a la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard . Consulte este enlace para obtener material de origen con hipervínculos).

La Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard y sus precursores históricos han albergado a algunos de los criminales de guerra y arquitectos del imperio más infames: Henry Kissinger, Samuel Huntington, Susan Rice (una becaria de HKS ), Madeleine Albright, James Baker, Hillary Clinton, Colin Powell, Condoleeza Rice y Larry Summers. HKS también recibe actualmente a Ricardo Hausmann, fundador y director del Laboratorio de Crecimiento de Harvard , el laboratorio académico del golpe de Estado en Venezuela respaldado por Estados Unidos.

En Cómo gobierna Harvard , John Trumpbour documenta el papel central que desempeñó Harvard en el establecimiento del complejo académico-militar-industrial de la Guerra Fría y el imperialismo estadounidense posterior a la Segunda Guerra Mundial (Cómo gobierna Harvard, 51). Trumpbour destaca el papel de la Escuela Kennedy de Harvard bajo Dean Graham Allison (1977-1989), en particular, relatando que Dean Allison dirigió un programa de educación ejecutiva para funcionarios del Pentágono en Harvard Kennedy (HHR 68). El apoyo de la Escuela Kennedy de Harvard al ejército de los EE. UU. y al imperio de los EE. UU. continúa hasta el día de hoy. HKS afirma en su sitio web:

La Harvard Kennedy School, debido a su misión de capacitar a líderes públicos y su profunda experiencia en el estudio de la defensa y la seguridad internacional, siempre ha tenido una relación particularmente sólida con las Fuerzas Armadas de los EE. UU. Esta relación es mutuamente beneficiosa. La Escuela ha brindado su experiencia a las ramas de las fuerzas armadas de los EE. UU. y le ha brindado al personal militar (activo y veterano) acceso a la educación y capacitación de Harvard.

La misma página web señala además que después de la eliminación del ROTC (Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva) de la Escuela Kennedy de Harvard en 1969, “bajo el liderazgo del presidente de Harvard, Drew Faust, el programa ROTC se restableció en 2011, y la relación de la Escuela Kennedy con las fuerzas armadas continúa creciendo más robusto cada año.”

En particular, el Centro Belfer para la Ciencia y los Asuntos Internacionales de la Escuela Kennedy de Harvard brinda un amplio apoyo al ejército estadounidense y los objetivos del imperio estadounidense. El Centro Belfer está codirigido por el exsecretario de Defensa de los EE. UU. Ashton Carter (un halcón de guerra que ha abogado por una invasión de Corea del Norte por parte de los EE. UU. y los refuerzos militares de los EE. UU. contra Rusia e Irán) y el exjefe de personal del Pentágono, Eric Rosenbach. Los programas dentro del HKS Belfer Center incluyen el «Programa de inteligencia» del Centro, que se jacta de que «familiariza a los estudiantes y becarios con la comunidad de inteligencia y sus fortalezas y debilidades para la formulación de políticas», señalando además, «Discusiones con profesionales de inteligencia activos y retirados, académicos de inteligencia historia, derecho y otras disciplinas, ayudar a los estudiantes y becarios a prepararse para utilizar mejor la información disponible a través de las agencias de inteligencia”. Junto con el Programa de Inteligencia de HKS Belfer, se encuentra la «Beca de la Fundación Recanati-Kaplan» del Centro Belfer. El Centro Belfer afirma que, bajo la dirección de los codirectores del Centro Belfer, Ashton Carter y Eric Rosenbach, la Beca de la Fundación Recanati-Kaplan “educa a la próxima generación de líderes intelectuales en inteligencia nacional e internacional”.

Como se señaló anteriormente, la Escuela Kennedy de Harvard sirve como un campo de entrenamiento institucional para los futuros servidores del imperio de los EE. UU. y el estado de seguridad nacional de los EE. UU. HKS también mantiene una estrecha relación con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EE.UU. Según lo informado por Inside Higher Ed en su revisión de 2017 de Spy Schools por Daniel Golden:[La Escuela Kennedy de Harvard] actualmente permite que la agencia [la CIA] envíe oficiales al programa de mitad de carrera en la Escuela de Gobierno Kennedy mientras continúa actuando encubierto, con el conocimiento de la escuela. Cuando los oficiales solicitan, a menudo con credenciales falsificadas que son parte de su tapadera de la CIA, la universidad no sabe que son agentes de la CIA, pero una vez que ingresan, escribe Golden, Harvard les permite decirle a la universidad que son clandestino. Sin embargo, sus compañeros de estudios, a menudo actores de alto perfil o que pronto lo serán en el mundo de la diplomacia internacional, se mantienen en la oscuridad.

Kenneth Moskow es uno de una larga línea de oficiales de la CIA que se han inscrito encubiertos en la Escuela Kennedy, generalmente con el conocimiento y la aprobación de Harvard, obteniendo acceso a los recién llegados en todo el mundo”, escribe Golden. “Durante cuatro décadas, la CIA y Harvard han ocultado esta práctica, lo que plantea preguntas más amplias sobre los límites académicos, la integridad de las discusiones en clase y las interacciones de los estudiantes, y si una universidad estadounidense tiene la responsabilidad de adaptarse a la inteligencia estadounidense”.

Además de la CIA, HKS tiene relaciones directas con el FBI, el Pentágono de EE. UU., el Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU., NERAC y numerosas ramas de las Fuerzas Armadas de EE. UU.:

  • Chris Combs, miembro principal del Programa de Liderazgo en Crisis de HKS, ha ocupado numerosos cargos dentro del FBI;
  • Jeffrey A. Tricoli, quien se desempeña como Jefe de Sección de la División Cibernética del FBI desde diciembre de 2016 (antes de lo cual ocupó varios otros cargos dentro del FBI) ​​fue un orador principal en «múltiples sesiones» del programa de Educación Ejecutiva de Seguridad Cibernética de HKS;
  • Jeff Fields, miembro tanto del Proyecto Cibernético como del Proyecto de Inteligencia del Centro Belfer de HKS, actualmente se desempeña como Agente Especial Supervisor dentro de la División de Seguridad Nacional del FBI;
  • HKS recibió al exdirector del FBI James Comey para una conversación con el codirector del HKS Belfer Center (y exjefe de gabinete del Pentágono) Eric Rosenbach en 2020;
  • Los registros de gastos del gobierno muestran los pagos anuales de matrícula del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. (DHS) para el personal de Seguridad Nacional que asiste a seminarios especiales de HKS sobre Seguridad Nacional bajo el Programa de Liderazgo en Crisis de HKS;
  • Las actas de la reunión del Consejo Asesor Regional de Seguridad Nacional del Noreste de febrero de 2022 enumeran a «Edward Chao: Analista, Harvard Kennedy School» como «Miembro del Consejo» de NERAC; y
  • Harvard Kennedy School y la Fuerza Aérea de EE. UU. han creado múltiples becas destinadas a reclutar miembros del servicio de la Fuerza Aérea de EE. UU. para obtener títulos en HKS. La beca CSAF Scholars Master Fellowship de la Fuerza Aérea, por ejemplo, tiene como objetivo «preparar profesionales experimentados de mitad de carrera para regresar a la Fuerza Aérea listos para asumir posiciones de liderazgo significativas en un entorno cada vez más complejo». En 2016, el decano de la Escuela Kennedy de Harvard, Doug Elmendorf, dio la bienvenida a la Secretaria de la Fuerza Aérea, Deborah Lee James, a la Escuela Kennedy de Harvard, en un discurso en el que Elmendorf destacó su satisfacción de que el programa ROTC, incluido el ROTC de la Fuerza Aérea, se hubiera restablecido en Harvard (el ROTC se había eliminado del campus después de las protestas masivas de profesores en 1969).

|  Escuela Kennedy de Harvard |  Web de MR Online.

Web de la Escuela Kennedy de Harvard .

La Escuela Kennedy de Harvard y la economía de guerra

El apoyo directo de HKS al imperialismo estadounidense no se limita al apoyo ideológico y educativo. Está profundamente enredado en la economía de guerra impulsada por los intereses de la industria armamentística estadounidense.

Lockheed Martin, Raytheon, Boeing, L3 Harris, General Dynamics y Northrup Grumman son corporaciones globales que suministran al gobierno de los Estados Unidos armamento militar a gran escala y tecnologías de guerra y vigilancia. Todas estas empresas tienen líderes corporativos que son ex alumnos de la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard (HKS), que actualmente contribuyen a HKS como disertantes/profesores, y/o que han ocupado puestos de liderazgo en el gobierno federal de EE. UU.

Lockheed Martin Vicepresidente de Desarrollo de Negocios Corporativos Leo Mackay es un ex alumno de la Escuela Kennedy de Harvard (MPP ’91), fue miembro del Programa de Seguridad Internacional del Centro HKS Belfer (1991-92) y se desempeñó como «asistente militar» del entonces Asistente de EE. UU. Ashton Carter, secretario de Defensa para Política de Seguridad Internacional, quien pronto se convertiría en codirector del Centro Belfer de la Escuela Kennedy de Harvard. Después de este período en el Pentágono de los EE. UU., Mackay aterrizó en la industria de armas de los EE. UU. en Lockheed Martin. El vicepresidente de Lockheed Martin, Marcel Lettre, es un ex alumno de HKS y antes de unirse a Lockheed Martin, Lettre pasó ocho años en el Departamento de Defensa de EE. UU. (DoD). El Departamento de Defensa de EE. UU. ha repartido la friolera de 540 820 millones de dólares hasta la fecha en contratos con Lockheed Martin para el suministro de productos y servicios al ejército, la marina, Fuerza Aérea y otras ramas de las fuerzas armadas estadounidenses. Jeh Johnson, miembro de la junta directiva de Lockheed Martin, ha dictado conferencias en la Escuela Kennedy de Harvard y es exsecretario del Departamento de Seguridad Nacional de los EE. . (Retirado) El general Joseph F. Dunford es actualmente miembro de dos comités de la junta directiva de Lockheed Martin y miembro sénior del Belfer Center de HKS. Dunford fue un líder militar estadounidense que se desempeñó como presidente del Estado Mayor Conjunto y comandante de todas las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán. Dunford también es miembro de la junta de la Jeh Johnson, miembro de la junta directiva de Lockheed Martin, ha dictado conferencias en la Escuela Kennedy de Harvard y es exsecretario del Departamento de Seguridad Nacional de los EE. . (Retirado) El general Joseph F. Dunford es actualmente miembro de dos comités de la junta directiva de Lockheed Martin y miembro sénior del Belfer Center de HKS. Dunford fue un líder militar estadounidense que se desempeñó como presidente del Estado Mayor Conjunto y comandante de todas las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán. Dunford también es miembro de la junta de la Jeh Johnson, miembro de la junta directiva de Lockheed Martin, ha dictado conferencias en la Escuela Kennedy de Harvard y es exsecretario del Departamento de Seguridad Nacional de los EE. . (Retirado) El general Joseph F. Dunford es actualmente miembro de dos comités de la junta directiva de Lockheed Martin y miembro sénior del Centro Belfer de HKS. Dunford fue un líder militar estadounidense que se desempeñó como presidente del Estado Mayor Conjunto y comandante de todas las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán. Dunford también es miembro de la junta de la y deportaciones de inmigrantes negros y morenos. (Retirado) El general Joseph F. Dunford es actualmente miembro de dos comités de la junta directiva de Lockheed Martin y miembro sénior del Centro Belfer de HKS. Dunford fue un líder militar estadounidense que se desempeñó como presidente del Estado Mayor Conjunto y comandante de todas las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán. Dunford también es miembro de la junta de la y deportaciones de inmigrantes negros y morenos. (Retirado) El general Joseph F. Dunford es actualmente miembro de dos comités de la junta directiva de Lockheed Martin y miembro sénior del Belfer Center de HKS. Dunford fue un líder militar estadounidense que se desempeñó como presidente del Estado Mayor Conjunto y comandante de todas las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán. Dunford también es miembro de la junta de laAtlantic Council , en sí misma una organización recortada de la OTAN y el estado de seguridad de los EE. UU. que promueve groseramente los intereses del imperio de los EE. UU. Las trayectorias profesionales respectivas de Mackay, Lettre, Johnson y Dunford brindan una ilustración emblemática de la grotesca puerta giratoria que existe entre las instituciones de producción de conocimiento de élite como la Escuela Kennedy de Harvard, el estado de seguridad de EE. UU. (que alimenta a su gente con esas instituciones de élite y viceversa). ), y la industria armamentista de EE. UU. (que busca negocios con el estado de seguridad de EE. UU.).

Fenómenos similares de puertas giratorias son notables entre la Harvard Kennedy School y Raytheon, Boeing y Northrup Grumman. La profesora de HKS, Meghan O’Sullivan, actualmente forma parte de la junta directiva del fabricante de armas Raytheon, con sede en Massachusetts. O’Sullivan también está profundamente involucrado en el estado de seguridad de Estados Unidos, y actualmente forma parte de la Junta Directiva del Consejo de Relaciones Exteriores.y se ha desempeñado como «asistente especial» del presidente George W. Bush (2004-07), donde fue «asesora adjunta de seguridad nacional para Irak y Afganistán», ayudando a supervisar las invasiones y ocupaciones estadounidenses de estas naciones durante la llamada «Guerra». sobre el terror”. O’Sullivan ha intentado abiertamente aprovechar su posición como Escuela Kennedy de Harvard para canalizar dólares estatales estadounidenses a Raytheon: en abril de 2021, O’Sullivan escribió un artículo en el Washington Post titulado «Está mal sacar tropas de Afganistán». Pero podemos minimizar el daño”. Como se informó en Harvard Crimson, la biografía de la autora de O’Sullivan en este artículo destacó su posición como miembro de la facultad de Harvard Kennedy (con la afiliación de «experiencia» percibida con las subvenciones de HKS), pero no reconoció su posición en la Junta de Raytheon. una empresa que tenía “un contrato de 145 millones de dólares para entrenar a pilotos de la Fuerza Aérea Afgana y es un importante proveedor de armas para el ejército estadounidense”. Donn Yates, que trabaja en Desarrollo de Negocios Nacionales e Internacionales en el Programa T-7A Redhawk de Boeing, fue Becario de Seguridad Nacional en la Escuela Kennedy de Harvard en 2015-16. Don Yates también pasó 23 años en la Fuerza Aérea de EE. UU. Exdirector de Estrategia y Relaciones Globales de Northrop Grumman, John Johns se graduó del Programa de Seguridad Nacional e Internacional de Harvard Kennedy. Johns también pasó «siete años como Subsecretario de Defensa para Mantenimiento, estableciendo políticas y dirigiendo la supervisión del programa anual de mantenimiento del sistema de armas de $ 80 mil millones del Departamento y se desplegó dos veces en apoyo de las operaciones de seguridad en Irak y Afganistán». Donn Yates, que trabaja en Desarrollo de Negocios Nacionales e Internacionales en el Programa T-7A Redhawk de Boeing, fue Becario de Seguridad Nacional en la Escuela Kennedy de Harvard en 2015-16. Don Yates también pasó 23 años en la Fuerza Aérea de EE. UU. Exdirector de Estrategia y Relaciones Globales de Northrop Grumman, John Johns se graduó del Programa de Seguridad Nacional e Internacional de Harvard Kennedy. Johns también pasó «siete años como Subsecretario de Defensa para Mantenimiento, estableciendo políticas y dirigiendo la supervisión del programa anual de mantenimiento del sistema de armas de $ 80 mil millones del Departamento y se desplegó dos veces en apoyo de las operaciones de seguridad en Irak y Afganistán». Donn Yates, que trabaja en Desarrollo de Negocios Nacionales e Internacionales en el Programa T-7A Redhawk de Boeing, fue Becario de Seguridad Nacional en la Escuela Kennedy de Harvard en 2015-16. Don Yates también pasó 23 años en la Fuerza Aérea de EE. UU. Exdirector de Estrategia y Relaciones Globales de Northrop Grumman, John Johns se graduó del Programa de Seguridad Nacional e Internacional de Harvard Kennedy. Johns también pasó «siete años como Subsecretario de Defensa para Mantenimiento, estableciendo políticas y dirigiendo la supervisión del programa anual de mantenimiento del sistema de armas de $ 80 mil millones del Departamento y se desplegó dos veces en apoyo de las operaciones de seguridad en Irak y Afganistán». Exdirector de Estrategia y Relaciones Globales de Northrop Grumman, John Johns se graduó del Programa de Seguridad Nacional e Internacional de Harvard Kennedy. Johns también pasó «siete años como Subsecretario de Defensa para Mantenimiento, estableciendo políticas y dirigiendo la supervisión del programa anual de mantenimiento del sistema de armas de $ 80 mil millones del Departamento y se desplegó dos veces en apoyo de las operaciones de seguridad en Irak y Afganistán». Exdirector de Estrategia y Relaciones Globales de Northrop Grumman, John Johns se graduó del Programa de Seguridad Nacional e Internacional de Harvard Kennedy. Johns también pasó «siete años como Subsecretario de Defensa para Mantenimiento, estableciendo políticas y dirigiendo la supervisión del programa anual de mantenimiento del sistema de armas de $ 80 mil millones del Departamento y se desplegó dos veces en apoyo de las operaciones de seguridad en Irak y Afganistán».

Las empresas petroleras más grandes de EE. UU. también están estrechamente vinculadas con estas principales compañías de armas, que también han diversificado su producción tecnológica para la industria de la seguridad, brindando servicios para la seguridad de las instalaciones de energía y oleoductos, así como la seguridad fronteriza. Esto significa que las mismas empresas se están beneficiando en cada etapa del ciclo de devastación climática: se benefician de las guerras por extracción; de extracción; y de la vigilancia militarizada de las personas obligadas a migrar por el desastre climático. Exxon Mobil (la cuarta empresa de combustibles fósiles más grande) tiene contratos con General Dynamics, L3 Harris y Lockheed Martin. Lockheed Martin, la principal compañía de armas del mundo, comparte miembros de la junta con Chevron y otras compañías globales de combustibles fósiles. (VerMuro Climático Global: Cómo las naciones más ricas del mundo priorizan las fronteras sobre la acción climática .)

La Escuela Kennedy de Harvard y el apoyo de Estados Unidos a Israel

Los intereses imperialistas estadounidenses en Asia occidental están directamente vinculados al apoyo estadounidense a Israel. Este apoyo no solo se expresa a través de dólares de los impuestos, sino también a través del apoyo ideológico y diplomático a Israel y la defensa de la normalización regional con Israel.

Harvard Kennedy School es el hogar de la Fundación Wexner. A través de su «Beca de Israel», la Fundación Wexner otorga diez becas anualmente a «directores y líderes destacados del sector público de Israel», ayudando a estas personas a obtener una Maestría en Administración Pública en la Escuela Kennedy. Los antiguos becarios de Wexner incluyen a más de 25 generales israelíes y otros oficiales militares y policiales de alto rango. Entre ellos se encuentra el actual jefe de personal general de las Fuerzas de Defensa de Israel, Aviv Kochavi, quien es directamente responsable del bombardeo de Gaza en mayo de 2021. También se cree que Kochavi es uno de los 200 a 300 funcionarios israelíes identificados por Tel Aviv como probables ser acusado por la investigación de la Corte Penal Internacional sobre presuntos crímenes de guerra israelíes cometidos en Gaza en 2014.

El Centro Belfer de HKS ha recibido a generales, políticos y otros funcionarios israelíes para dar charlas en la Escuela Kennedy de Harvard. Ehud Barak, mencionado anteriormente, fue él mismo un «becario Belfer» en HKS en 2016. El Centro Belfer también organiza eventos groseramente pro-Israel para estudiantes de HKS, como: Los Acuerdos de Abraham: una conversación sobre la normalización histórica de las relaciones entre los EAU , Baréin e Israel”, “Una discusión con el exdirector del Mossad, Tamir Pardo”, “El futuro de la guerra moderna” (que Belfer describe como “un almuerzo-seminario con Yair Golan, exjefe adjunto del Estado Mayor General de las Fuerzas de Defensa de Israel” ) y “El futuro de la seguridad nacional de Israel”.

A partir de 2022, el Centro Belfer de la Escuela Kennedy de Harvard albergará al exgeneral militar israelí y criminal de guerra Amos Yadlin como miembro principal de la Iniciativa de Oriente Medio de Belfer. Además, HKS está permitiendo que Yadlin dirija un grupo de estudio semanal de estudiantes de HKS titulado «Seguridad nacional israelí en un Medio Oriente cambiante: perspectivas históricas y estratégicas para un futuro incierto». Los estudiantes de la Universidad de Harvard escribieron una carta abierta exigiendo que HKS “rompera toda asociación con Amos Yadlin y suspendiera inmediatamente su grupo de estudio”. Yadlin había defendido la política de asesinatos de Israel a través de la cual el estado israelí ha matado extrajudicialmente a cientos de palestinos desde el año 2000, escribiendo que “las leyes y la ética de la guerra convencional no se aplican” frente a los palestinos bajo la ocupación sionista.

Harvard Kennedy School también acoge al Harvard Kennedy School Israel Caucus. El HKS Israel Caucus coordina viajes “fuertemente subvencionados” a Israel para 50 estudiantes de HKS anualmente. Según el sitio web de HKS Israel Caucus, los estudiantes que asisten a estos viajes “conocen a los principales tomadores de decisiones y personas influyentes en la política israelí, la seguridad y la inteligencia regionales, el conflicto israelí-palestino, [y] las próximas grandes empresas tecnológicas”. El HKS Israel Caucus también organiza regularmente eventos que celebran «la cultura y la historia de Israel». Al igual que los viajes a Israel que coordinan, los eventos del HKS Israel Caucus encubren constantemente la realidad de la guerra colonial de Israel contra el pueblo palestino mediante la normalización del robo de tierras, el desplazamiento forzado y el robo de recursos.

Harvard Kennedy School también tiene numerosos vínculos con organizaciones pro-Israel locales: ADL , JCRC y CJP .

El apoyo de la Escuela Kennedy de Harvard a Arabia Saudita

En 2017, el Centro Belfer de la Escuela Kennedy de Harvard anunció el lanzamiento del «Proyecto sobre seguridad del Consejo de Cooperación de Arabia Saudita y del Golfo», que Belfer afirmó que «fue posible gracias a un regalo de Su Alteza Real el Príncipe Turki bin Abdullah bin Abdulaziz Al Saud de Arabia Saudita». A través de este proyecto, la Harvard Kennedy School y el HKS Belfer Center han organizado numerosos eventos en HKS que han promovido a Arabia Saudita como una fuerza liberalizadora y positiva para la seguridad y la estabilidad en la región, blanqueando las realidades de los países liderados por Arabia Saudita y respaldados por Estados Unidos. campaña de ataques aéreos y bloqueo contra Yemen que ha precipitado condiciones de hambruna masiva y una epidemia de cólera entre el pueblo yemení.

El Proyecto del Belfer Center sobre Arabia Saudita y la Seguridad del Consejo de Cooperación del Golfo normaliza aún más y blanquea los crímenes de Arabia Saudita a través de su «Delegación de Estudiantes HKS en Arabia Saudita». Esta delegación trae anualmente a 11 estudiantes de la Escuela Kennedy de Harvard en viajes de dos semanas a Arabia Saudita, donde los estudiantes “intercambian investigaciones, participan en diálogos culturales y son testigos de primera mano de los cambios que están ocurriendo en el Reino”. No muy diferente de los viajes de estudiantes a Israel coordinados por el Caucus de Israel de la Harvard Kennedy School, estos viajes a Arabia Saudita presentan a los estudiantes de HKS una impresión groseramente propagandizada de Arabia Saudita, apuntalando el apoyo al «Reino» entre los futuros líderes del estado de seguridad de EE. UU. que HKS busca nutrir.

Encontrando Nuestra Misión

La vasta red descrita anteriormente entre la Escuela Kennedy de Harvard, el gobierno federal de los EE. UU., las Fuerzas Armadas de los EE. UU. y la industria armamentista de los EE. UU. constituye solo una pequeña parte de lo que se sabe sobre HKS y su papel en el imperialismo de los EE. UU., pero es suficiente.

El Proyecto de Mapeo demuestra que la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard es un nexo de cooperación y planificación imperialista estadounidense, con una dirección . El Mapping Project también vincula a HKS con los daños a nivel local, incluidos, entre otros, el colonialismo, la violencia contra los migrantes, la limpieza étnica/el desplazamiento de los residentes negros y morenos del área de Boston de sus comunidades («gentrificación»), los daños a la salud, la policía, la prisión- complejo industrial, sionismo y vigilancia. El estatus de súper opresor de la Escuela Kennedy de Harvard, la gran cantidad de comunidades separadas que sienten su impacto global en sus vidas diarias a través de estos múltiples y variados mecanismos de opresión y daño, resulta ser su mayor debilidad.

Un movimiento que puede identificar superopresores como la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard puede usar esta información para identificar vulnerabilidades estratégicas de centros clave de poder y organizar de manera efectiva diferentes comunidades hacia un propósito común. Esto es lo que pretende hacer el Proyecto de Mapeo: alejarse del trabajo tradicionalmente aislado hacia la coordinación entre comunidades y luchas para construir un poder comunitario estratégico de oposición.


Apéndice: El número de muertos del imperialismo estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial

Un descargo de responsabilidad crítico: las cifras relacionadas con el número de muertos del imperialismo estadounidense a menudo se subestiman enormemente debido a la falta de transparencia del gobierno de los EE. En algunos casos, esto puede conducir a rangos de cifras que incluyen millones de vidas humanas, como en la figura de Indonesia a continuación con estimaciones de 500 000 a 3 millones de personas. Hemos tratado de proporcionar los rangos ascendentes en estos casos, ya que sospechamos que los rangos ascendentes son más precisos, si es que aún no se subestiman significativamente. Estas cifras se obtuvieron de múltiples fuentes, incluidas, entre otras, Pacifism as Pathology del académico indígena Ward Churchill, así como el artículo de Countercurrents Muertes en otras naciones desde la Segunda Guerra Mundial debido a las intervenciones de EE . UU.(Tenga en cuenta que el uso de las estadísticas de Countercurrents no respalda la política del sitio).

  • Afganistán: al menos 176.000 personas
  • Bosnia: 20.000 a 30.000 personas
  • Bosnia y Krajina: 250.000 personas
  • Camboya: 2-3 millones de personas
  • Chad: 40.000 personas y hasta 200.000 torturadas
  • Chile: 10.000 personas (golpe de Estado de Pinochet patrocinado por EE.UU. en Chile)
  • Colombia: 60.000 personas
  • Congo: 10 millones de personas (imperialismo belga apoyado por corporaciones estadounidenses y el asesinato patrocinado por Estados Unidos de Patrice Lumumba)
  • Croacia: 15.000 personas
  • Cuba: 1.800 personas
  • República Dominicana: al menos 3.000 personas
  • Timor Oriental: 200.000 personas
  • El Salvador: Más de 75.000 personas (apoyo de EE.UU. a la oligarquía salvadoreña y escuadrones de la muerte)
  • Grecia: más de 50.000 personas
  • Granada: 277 personas
  • Guatemala: 140.000 a 200.000 personas asesinadas o desaparecidas forzadamente (apoyo de EE.UU. a la junta guatemalteca)
  • Haití: 100.000 personas
  • Honduras: cientos de personas (Batallón apoyado por la CIA secuestró, torturó y asesinó al menos a 316 personas)
  • Indonesia: estimaciones de 500.000 a 3 millones de personas
  • Irán: 262.000 personas
  • Irak: 2,4 millones de personas en la guerra de Irak, 576 000 niños iraquíes por las sanciones estadounidenses y más de 100 000 personas en la Guerra del Golfo
  • Japón: 2,6-3,1 millones de personas
  • Corea: 5 millones de personas
  • Kosovo: 500 a 5.000
  • Laos: 50.000 personas
  • Libia: al menos 2500 personas
  • Nicaragua: al menos 30.000 personas (EE.UU. respaldó la desestabilización del gobierno sandinista de los Contras en Nicaragua)
  • Operación Cóndor: al menos 10.000 personas (por los gobiernos de Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil, Ecuador y Perú. El gobierno de EE. UU./CIA coordinó capacitación sobre tortura, apoyo técnico y proporcionó ayuda militar a las Juntas)
  • Pakistán: al menos 1,5 millones de personas
  • Palestina: se calcula que más de 200.000 personas han muerto a manos del ejército, pero esto no incluye las muertes por bloqueo/asedio/violencia de los colonos
  • Panamá: entre 500 y 4000 personas
  • Filipinas: más de 100.000 personas ejecutadas o desaparecidas
  • Puerto Rico: 4,645-8,000 personas
  • Somalia: al menos 2.000 personas
  • Sudán: 2 millones de personas
  • Siria: al menos 350.000 personas
  • Vietnam: 3 millones de personas
  • Yemen: más de 377.000 personas
  • Yugoslavia: 107.000 personas
Fuente:
Montly Review Online

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales