SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
19/09/22
Regiones: Mongolia
La Nueva Política Exterior de Mongolia
Por Centro Katehon

Como en muchos otros países, los líderes y diplomáticos mongoles están luchando por una estrategia de política exterior en este momento difícil. Rusia en el norte está en competencia geopolítica con Estados Unidos y sus aliados europeos por una esfera de influencia en Ucrania. Ahora ya no es solo una operación militar: se ha convertido en un conflicto costoso con incertidumbre sobre su duración, alcance y consecuencias.

Al brindar un amplio apoyo a los esfuerzos militares de Ucrania y fortalecer su alianza en Europa, Estados Unidos y sus aliados del Indo-Pacífico se están equilibrando contra una China en ascenso, el vecino del sur de Mongolia. Afortunadamente, Rusia y China no están en guerra. Esto significa que los líderes mongoles no deben temer el equilibrio entre las grandes potencias vecinas. En cambio, les preocupa la rivalidad geopolítica en curso entre Rusia y Occidente, así como las crecientes tensiones entre China y Estados Unidos.

A medida que se intensifica esta competencia geopolítica, el papel de las organizaciones internacionales como las Naciones Unidas en la prevención y resolución de conflictos parece estar decayendo. Esto complica aún más las estrategias y maniobras de seguridad y política exterior de Mongolia.

En este artículo, argumentamos que Mongolia no debe abandonar su diplomacia multilateral, que incluye la “política del tercer vecino”. Sin embargo, debería iniciar una nueva estrategia de equilibrio suave con Kazajstán y la República Kirguisa, que se enfrentan a desafíos de política exterior similares [1].

Esta estrategia de equilibrio suave debe diseñarse como una asociación que vincule a Turquía y Corea del Sur a través del núcleo de Mongolia, Kazajstán y la República Kirguisa, basándose en su herencia centenaria y su nuevo estado. Este documento explica la posición geopolítica general de Mongolia, analiza tres políticas multilaterales innovadoras y propone la implementación de una nueva estrategia que vincula a las dos regiones.

Posición geopolítica de Mongolia

Mongolia opera en dos escenarios geopolíticos distintos: uno es regional e impulsado por los intereses y acciones de dos grandes potencias, Rusia en el norte y China en el sur. El otro es el entorno internacional general, donde Mongolia tiene conexiones e influencia limitadas.

Mongolia es un estado aislado y vulnerable. Sus relaciones con China y Rusia y el equilibrio de poder entre ellos son de suma importancia para los cálculos de seguridad y política exterior de Mongolia, e incluso para la supervivencia de su estado independiente. Esta estructura geopolítica puede dar lugar a varios escenarios (ver tabla). Mongolia ha experimentado todos los escenarios en algún momento de su historia, y sería mejor que algunos de ellos no se repitieran.

Escenarios de Comportamiento de Equilibrio en Mongolia

  1. Vecinos amistosos – Escenario favorable – Neutralidad militar
  2. Vecinos Distraídos – Escenario Favorable – Neutralidad Militar
  3. Vecinos en conflicto – Escenario desfavorable – Equilibrio
  4. Vecinos inestables – Mal escenario – Equilibrio
  5. Conflicto de vecinos con grandes potencias distantes – Escenario complejo – Equilibrio

El estado más favorable para Mongolia es cuando ambas grandes potencias tienen relaciones pacíficas entre sí o están distraídas por eventos en otros lugares y/o preocupadas por sus propios problemas internos. En estas condiciones, la seguridad y la neutralidad defensiva de Mongolia son muy importantes tanto para Rusia como para China.

Cualquier intento de Rusia o China de fortalecer los lazos de seguridad con Mongolia (por ejemplo, proporcionando un sistema de armas o uniéndose a una alianza) generará preocupaciones sobre la seguridad de la otra potencia. Por tanto, ambos vecinos se comprometen a mantener militarmente la neutralidad de Mongolia. El escenario más peligroso es cuando Rusia y China aumentan la hostilidad entre sí. En esta situación, cualquiera de los vecinos presiona a Mongolia para que confronte al otro vecino. Debido a la cultura estratégica de Mongolia y los recuerdos recientes de la historia colonial, es probable que se ponga del lado de Rusia, a menos que Rusia amenace con tomar el poder militarmente.

Otro escenario difícil es la inestabilidad interna en uno de los vecinos o, en el peor de los casos, inestabilidad interna en ambas grandes potencias. Esta situación violaría fácilmente la seguridad de las fronteras de Mongolia y dificultaría el comercio con ya través de ambos países vecinos. Si surge inestabilidad en un vecino, Mongolia debe trabajar con otro para prevenir catástrofes humanitarias, proteger sus fronteras y mantener la ley y el orden.

El último escenario complicado es cuando uno o ambos vecinos de Mongolia entran en una competencia geopolítica y terminan en un conflicto armado en otro lugar. En esta situación, las relaciones de Mongolia con grandes potencias distantes serían difíciles, si no imposibles.

Inevitablemente, Mongolia se verá obligada a ponerse del lado de uno o ambos de sus vecinos contra una gran potencia distante. Es difícil resistir la presión de los vecinos, porque ambos tienen una fuerte influencia política, económica e incluso militar en Mongolia.

A principios del siglo pasado, Mongolia fue devastada por sus inestables vecinos. En el norte, Rusia experimentó revoluciones, guerras civiles y la Primera Guerra Mundial desde 1905 hasta mediados de la década de 1920. De 1900 a 1949, China también se vio envuelta en revoluciones, guerras civiles y la Segunda Guerra Mundial. La inestabilidad política en el frente interno de ambos vecinos tuvo consecuencias devastadoras para Mongolia, que se encontraba en la encrucijada entre militares, señores de la guerra y bandidos.

Durante los períodos de 1930 a 1940 y de 1960 a 1980, Mongolia estuvo del lado de la Unión Soviética. En el primer período, a pesar de la resistencia de los líderes mongoles a ser arrastrados a la competencia geopolítica entre Japón y la Unión Soviética, los líderes soviéticos emprendieron una campaña masiva contra los líderes mongoles e impusieron un acuerdo de defensa mutua, que resultó en el despliegue de Fuerzas militares soviéticas en Mongolia, tomando el control de Mongolia [2]. Como resultado, sin embargo, Mongolia se convirtió en el único estado de Asia oriental que evitó una guerra colonial con Japón y obtuvo la independencia de facto de China, reconocida en el Acuerdo de Yalta.

En el segundo período, Mongolia se vio envuelta en la competencia entre sus vecinos en conflicto. Esta vez, los líderes prosoviéticos de Mongolia saludaron el despliegue de tropas soviéticas, que fortalecieron las defensas del país. Mongolia recurrió a la Unión Soviética en busca de una amplia asistencia para el desarrollo, así como a los países del Bloque Socialista [3].

Al mismo tiempo, Mongolia se vio obligada a equilibrarse con Estados Unidos y sus aliados dentro del sistema internacional. Debido a que Estados Unidos y sus aliados no amenazaron directamente a Mongolia, esto se interpretó como un acto de equilibrio suave con el mundo occidental, incluso cuando los líderes políticos mongoles buscaron desarrollar lazos con países fuera de sus vecinos inmediatos. En otras palabras, Mongolia se vio obligada a oponerse a sus prioridades.

Después del acercamiento chino-soviético, Mongolia entró en un período de vida con vecinos distraídos de 1990 a 2000, cuando Rusia y China estaban encadenadas por sus preocupaciones de política interior y exterior en otros lugares. Esto requería que Moscú y Beijing mantuvieran su retaguardia estratégica (Mongolia y Asia Central) lo más pacífica y neutral posible. Confiando en vecinos amistosos durante este período pacífico, Rusia y China transformaron gradualmente sus relaciones amistosas con Mongolia en una asociación estratégica que continúa hasta el día de hoy.

Con la excepción de la intención de Rusia de concluir un Tratado de Asociación Integral Permanente con Mongolia para proteger sus intereses geopolíticos tradicionales, ni Moscú ni Beijing han presionado a Mongolia para que tome partido.

Ahora, mientras Estados Unidos, una gran potencia distante, intensifica su rivalidad geopolítica con Rusia por el conflicto en Ucrania, Mongolia nuevamente enfrenta otro momento difícil. Por un lado, EE. UU. exige un equilibrio suave de Mongolia frente a Rusia. Por otro lado, Rusia está presionando a Mongolia para que permanezca leal, como lo fue durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. Pero la situación actual parece mucho peor para Mongolia, ya que EE. UU. y sus aliados del Indo-Pacífico intensifican su estrategia para contener a China. Aunque Mongolia no está en el centro de estos eventos, como muchos estados del sudeste asiático, eventualmente será presionada por China, Estados Unidos o Japón para tomar partido.

Política multilateral innovadora para apoyar el equilibrio suave

En el caso de Mongolia, desarrollar su capacidad de defensa para disuadir cualquier agresión de cualquiera de sus vecinos (equilibrio interno) es económicamente costoso e insostenible. Y cualquier intento de equilibrio externo, como unirse a una alianza militar, es imposible debido a la situación actual con vecinos amigos. Un acercamiento militar con Rusia o la admisión de tropas rusas en territorio mongol generará rápidamente preocupaciones de seguridad entre los estrategas militares chinos, mientras que lo contrario será cierto para los rusos. Dar garantías de seguridad a Mongolia, como firmar un tratado de alianza o enviar material militar, sería políticamente inaceptable en las capitales occidentales o incluso en Ulaanbaatar.

Los líderes y gobiernos occidentales querrán evitar cualquier conflicto militar innecesario con Rusia o China por Mongolia. De manera similar, los líderes mongoles quieren evitar un acto de equilibrio difícil (o una alianza militar) con grandes potencias distantes, especialmente con los rivales estratégicos Rusia y China, porque tal movimiento generaría preocupaciones de seguridad y competencia entre ellos. Y eso convertiría a Mongolia en un campo de batalla geopolítico o en un estado proxy.

La principal estrategia de seguridad y política exterior de Mongolia debe seguir siendo la neutralidad militar hacia todas las grandes potencias mientras se esfuerza por lograr un acto de equilibrio suave para no caer en un atolladero geopolítico de aislamiento entre dos grandes potencias expansionistas.

Mongolia pudo aplicar tal política en 1992, después de la retirada completa de las fuerzas armadas soviéticas de su territorio. Esto comenzó por primera vez con la Constitución de 1992 y las posteriores políticas de seguridad nacional y política exterior que prohibían la entrada de fuerzas militares extranjeras en Mongolia para su despliegue o incluso tránsito. También prohibió a Mongolia unirse a cualquier alianza militar [4].

Luego, en 1993, Mongolia y Rusia anularon la cláusula de defensa mutua (alianza militar) de su tratado bilateral. Mongolia ha declarado que no permitirá que su territorio sea utilizado con fines de hostilidad contra terceros.

Finalmente, Mongolia se unió al Movimiento de Países No Alineados en 1993. Este ha sido un objetivo de política exterior de Mongolia desde sus inicios en la década de 1950, cuando el país fue apoyado por los fundadores del movimiento.

A pesar de estas ambiciones, Mongolia se equilibró militarmente con la Unión Soviética contra China y las potencias occidentales en las décadas de 1960 y 1980. Desde entonces, Mongolia ha tomado tres decisiones de política exterior innovadoras destinadas a fortalecer su neutralidad y aumentar la visibilidad internacional de su equilibrio blando frente a vecinos poderosos.

Situación de una zona libre de armas nucleares

Tan pronto como se completó la retirada de las tropas soviéticas, el presidente de Mongolia declaró en la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 1992 que el territorio del país se convertiría en una zona libre de armas nucleares [5]. Junto con la prohibición del despliegue o tránsito de tropas extranjeras desde su territorio, el país prohíbe la importación o paso por el territorio de Mongolia de armas nucleares y de otro tipo de destrucción masiva. Solicitó garantías de cumplimiento de esta disposición a los cinco Estados poseedores de armas nucleares, China, Estados Unidos, Francia, Rusia y Reino Unido, que también son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Aunque Mongolia no ha recibido todas las garantías de los cinco estados, ha progresado en varios frentes. A nivel nacional, el estatus de país libre de armas nucleares está consagrado en el Concepto de Seguridad Nacional y el Concepto de Política Exterior, y el Parlamento aprobó la Ley de Mongolia sobre el estatus de país libre de armas nucleares.

A nivel bilateral, Mongolia ha podido obtener apoyo para su estatus como estado libre de armas nucleares a través de documentos y tratados emitidos conjuntamente. Por ejemplo, Rusia se comprometió a respetar el estado libre de armas nucleares de Mongolia en un tratado bilateral de 1993. A nivel internacional, Mongolia ha logrado adoptar más de diez resoluciones relacionadas con “la seguridad internacional de Mongolia y el estatus de país libre de armas nucleares” en la Asamblea General de las Naciones Unidas [6].

En 2012, como resultado de la incansable diplomacia de Mongolia, los cinco estados poseedores de armas nucleares que eran miembros permanentes del Consejo de Seguridad emitieron una declaración conjunta sobre garantías de seguridad y reafirmaron «su intención de respetar el estatus libre de armas nucleares de Mongolia y no pedir ninguna acción eso la violaría” [7]. Desde entonces, Mongolia se ha convertido en un firme defensor de la creación de zonas de no proliferación y zonas libres de armas nucleares, y está trabajando para institucionalizar el estatus de país libre de armas nucleares a través de un documento trilateral jurídicamente vinculante con Rusia y China. .

La Iniciativa de Liberación de Armas Nucleares fortaleció la neutralidad de Mongolia y el reconocimiento de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, así como de otros miembros de las Naciones Unidas, aumentó la participación internacional de Mongolia.

«Política del Tercer Vecino»

Con el debilitamiento de los intereses geopolíticos soviéticos en 1990, Mongolia perdió las garantías de seguridad y la asistencia económica soviéticas. Pero tuvo la oportunidad de llevar a cabo una política exterior independiente. A pesar del deseo general de normalizar las relaciones con su vecino del sur, los líderes mongoles en ese momento tuvieron cuidado de no caer en la esfera de influencia de China, cuyos líderes continuaron haciendo reclamos irredentistas contra Mongolia. Frente a esta realidad, los líderes mongoles en la década de 1990 recurrieron a todas las grandes y principales potencias distantes para obtener apoyo político y económico para unirse al sistema internacional.

Aunque el secretario de Estado de los EE. UU., James Baker, acuñó el término «tercer vecino» en relación con la relación de los Estados Unidos con Mongolia, sus orígenes como principio de la política mongola se remontan a principios de la década de 1920 y se pueden ver en los esfuerzos de política exterior durante la Guerra Fría, cuando los líderes mongoles intentaron lograr el reconocimiento de su soberanía e independencia [8].

Desde entonces, Mongolia ha recibido compromisos de asociación estratégica con EE. UU., Japón, India y la Unión Europea. Con el apoyo de estos estados, Mongolia se convirtió en miembro de las instituciones de Bretton Woods (el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional), la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y otras iniciativas y organizaciones internacionales. Y lo que se convirtió en su «Política del Tercer Vecino» (después de la visita de Baker) ha llevado a Mongolia a forjar lazos educativos y culturales más estrechos con muchos países miembros de la OCDE. Esta política no pretende definir ningún estado poderoso. En cambio, incluye países con influencia global y regional, así como países con economías avanzadas.

Mongolia buscó atraer inversiones económicas de estos estados. Los éxitos de inversión notables incluyen la mina de cobre Oyu Tolgoi y el nuevo aeropuerto internacional [9]. La “Política del Tercer Vecino” excluye los elementos de un equilibrio duro (alianza militar y suministro de equipo militar para mejorar la capacidad de defensa). Se enfoca solo en los elementos del equilibrio suave: cooperación política, económica y cultural.

Aunque Mongolia mantiene asociaciones con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y sus miembros, la cooperación en materia de defensa se limita claramente al desarrollo de las capacidades de mantenimiento de la paz de las fuerzas armadas de Mongolia y los intercambios regulares en el campo de la diplomacia de defensa (negociaciones, visitas y becas para estudiantes ).

Pacificación [10]

La necesidad de un estado militarizado desapareció cuando China y Mongolia normalizaron sus relaciones en 1989. En medio de las dificultades económicas de la década de 1990, algunos políticos y académicos mongoles abogaron por la eliminación de las fuerzas armadas y las garantías de seguridad de las Naciones Unidas. Para concluir este argumento, la Constitución de 1992 establecía que Mongolia debía tener una fuerza militar, y se proponían misiones extranjeras de mantenimiento de la paz como una forma de reclutar personal militar en tiempos de paz.

Dado que el despliegue de personal militar en las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas es un requisito internacional, Mongolia no pudo incorporarse a la misión hasta 2005.

Sin embargo, la participación de Mongolia en las misiones de la coalición encabezada por Estados Unidos en Afganistán, Irak y Kosovo, a partir de 2003, ayudó a los militares a ser entrenados y equipados, así como a ganar experiencia, que por lo tanto se tuvo en cuenta al presentar una solicitud a un Misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Y el despliegue de la coalición permitió a los EE. UU. y otros miembros de la OTAN aumentar las capacidades militares de los mongoles para el entrenamiento en sus instituciones educativas, proporcionar a Mongolia el equipo necesario (comunicaciones, equipo personal, vehículos, etc.) y financiar el entrenamiento multinacional de mantenimiento de la paz. actividades (seminarios y enseñanzas) en Mongolia.

Actualmente, Mongolia es el segundo mayor proveedor de tropas del noreste y centro de Asia para las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas después de China. Se han desplegado contingentes militares y hospitales mongoles en las misiones de las Naciones Unidas en Chad, Sierra Leona y Sudán, y actualmente hay un batallón desplegado en Sudán del Sur.

Curiosamente, todas las grandes potencias se han mostrado favorables al desarrollo de la capacidad de mantenimiento de la paz de Mongolia: Rusia ha proporcionado vehículos blindados, China ha construido un centro recreativo para el mantenimiento de la paz en Mongolia, Japón ha proporcionado formación en ingeniería militar, Alemania ha proporcionado equipos y Estados Unidos ha establecido un moderno centro de capacitación para el mantenimiento de la paz (también en Mongolia) y actualmente es coanfitrión del ejercicio multinacional anual  Khan Quest .

La política de mantenimiento de la paz sirve al objetivo de Mongolia de convertirse en un actor internacional activo y refuerza su estrategia de equilibrio suave con vecinos poderosos. La participación en las operaciones de las Naciones Unidas y de la coalición permite que Mongolia contribuya a los esfuerzos internacionales para garantizar la paz y la seguridad mundiales. También proporciona una plataforma para la capacitación bilateral y multilateral de las fuerzas de mantenimiento de la paz.

Invitar a las fuerzas militares de rivales geopolíticos a ejercicios conjuntos en Mongolia para cumplir con las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas es un ejemplo modesto de medidas de fomento de la confianza. La acumulación militar para las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas justifica el mantenimiento de fuerzas militares en ausencia de una amenaza militar inminente y, por lo tanto, no plantea ningún problema de seguridad en Moscú o Beijing.

Las tres políticas pueden describirse como un delicado acto de equilibrio de Mongolia destinado a aumentar su prominencia internacional y fortalecer sus lazos políticos, económicos y culturales con grandes y grandes potencias distantes, manteniendo la neutralidad militar con respecto a las grandes potencias vecinas.

A medida que se intensifica la competencia geopolítica entre China, Rusia y Estados Unidos, Mongolia debe seguir una nueva estrategia de equilibrio suave; en otras palabras, expandir los lazos políticos, económicos y culturales más allá de la cooperación en defensa y seguridad.

Nueva estrategia de equilibrio suave para conectar dos regiones

Mongolia necesita fortalecer los lazos con Kazajstán y la República Kirguisa, basándose en su historia centenaria y los intereses comunes de supervivencia entre las grandes potencias ambiciosas (Rusia y China).

Históricamente, Mongolia, Kazajstán y la República Kirguisa han estado estrechamente vinculados debido a estilos de vida nómadas similares a pesar de sus diferencias religiosas. Aunque estos viejos lazos se rompieron cuando tanto Kazajstán como la República Kirguisa se convirtieron en repúblicas soviéticas en 1936, el colapso de la Unión Soviética en 1991 abrió una oportunidad para que Mongolia desarrollara relaciones bilaterales directamente con el recién independizado Kazajstán y la República Kirguisa.

Con esta independencia, Kazajstán y la República Kirguisa desarrollaron una estrategia de política exterior similar a la «Política del Tercer Vecino» de Mongolia, manteniendo la equidistancia de Moscú y Beijing. Sin embargo, a diferencia de Ulaanbaatar, Astana y Bishkek están política, económica y culturalmente integradas con Rusia. Ambos son miembros de la Comunidad de Estados Independientes liderada por Rusia, la alianza militar de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva y la Unión Económica Euroasiática.

Sin embargo, ambos estados están actualmente preocupados por el uso de la fuerza militar por parte de Rusia contra Georgia y Ucrania. Este es un buen momento para que Mongolia mire hacia Kazajstán y la República Kirguisa para profundizar sus lazos políticos, económicos y culturales. Dado que los tres estados no tienen salida al mar, también sería importante involucrar a Turquía y Corea del Sur y así aumentar la conectividad entre las dos regiones.

Turquía está siguiendo una estrategia para aumentar su influencia económica y cultural en Eurasia y Asia Central, basándose especialmente en su herencia y raíces culturales turcas [11]. Turquía también quiere profundizar la cooperación económica con China. Corea del Sur, por otro lado, está interesada en expandir la cooperación económica con Asia Central, especialmente en desarrollar lazos a través de sus comunidades coreanas en Asia Central (en Kazajstán y Uzbekistán) [12].

Al igual que los países del G20, Turquía y Corea del Sur tampoco quieren interrumpir sus relaciones con Rusia y China; ambos evitan adoptar una línea dura con Rusia, a pesar de su alianza militar con los Estados Unidos [13]. Corea del Sur también está tomando medidas cautelosas hacia la estrategia estadounidense para contener a China [14].

La nueva estrategia de equilibrio tiene potencial por varias razones. Primero, limitará a las grandes y grandes potencias (China, Rusia, USA, Japón y Alemania). En segundo lugar, todos los estados objetivo tienen lazos culturales e históricos comunes, como el idioma del grupo altaico. Tercero, todos los estados buscan oportunidades económicas. Turquía y Corea del Sur son grandes economías comerciales, poseen tecnología y necesitan recursos naturales. Y cuarto, todos los estados quieren evitar la sensibilidad o la reacción violenta de Rusia y China; por lo tanto, todos no quieren oponerse fuertemente a ellos.

En resumen, los cinco estados están buscando formas de desarrollar lazos políticos, económicos y culturales o, según nuestro argumento, un equilibrio suave. Para una mayor expansión, India, la República Islámica de Irán y Uzbekistán podrían ser otros candidatos potenciales para fortalecer esta estrategia de equilibrio suave.

Conclusión

A medida que se intensifica la competencia geopolítica, las teorías realistas de las relaciones internacionales parecen ser más útiles para el estudio de las relaciones internacionales que el liberalismo, el constructivismo o la escuela inglesa de relaciones internacionales.

En un mundo realista, las grandes potencias compiten por el poder, y el compromiso en su rivalidad crea las condiciones generales internacionales y regionales, o la estructura de los estados menores. Si rastreamos la dinámica geopolítica actual, entonces EE. UU., un «equilibrador» en alta mar convenientemente ubicado, participa en dos competencias: una en Europa y la otra en la región del Indo-Pacífico.

Rusia ha desafiado las reglas existentes al entrar en conflicto con sus vecinos, probablemente siguiendo la vieja lógica geopolítica o imperial que divide el mundo en esferas de influencia. China, que es vista por Occidente como una potencia revisionista, también proclama abiertamente sus intenciones de expansión territorial y se embarca en una carrera armamentista con Occidente no solo en el sentido tradicional sino también en los nuevos horizontes del cibermundo y el espacio exterior. .

Mongolia es un ejemplo de muchos estados menores pero vulnerables que intentan sobrevivir en estas competencias geopolíticas emergentes. Bajo estas condiciones, Mongolia debe ser innovadora y proactiva para expandir sus conexiones y asociaciones internacionales. Basado en lecciones históricas, la mejor estrategia para un país es no convertirse en un peón o incluso en un tablero de ajedrez para el próximo “gran juego”. Más bien,  Mongolia debería fortalecer su neutralidad militar e intensificar su estrategia de equilibrio suave .

Uno de esos enfoques sería unirse a sus antiguos socios Kazajstán y la República Kirguisa y construir un puente político, económico y cultural entre Asia Central y el Noreste de Asia, incluidos Turquía y Corea del Sur. Estos países ya están dando la bienvenida a los mongoles: Estambul y Seúl, junto con Frankfurt, ofrecen una puerta de entrada para los viajeros internacionales mongoles porque viajar a través de Beijing o Moscú se ha vuelto imposible debido a la pandemia de COVID-19 en China y el conflicto de Rusia con Ucrania. Mongolia necesita más amigos y redes.

notas

1 «Equilibrio» es un concepto central en la teoría del equilibrio de poder. Los estados pequeños se oponen a los poderosos, para que no domine el sistema internacional y no amenace a los demás. El estado aplica dos tipos de equilibrio: el primero es un equilibrio externo, lo que significa que el estado se unirá a otros estados o creará una alianza militar con ellos. El otro es el equilibrio interno, es decir, la creación de nuestro propio potencial económico y de defensa. Una nueva forma de equilibrio es el equilibrio suave, lo que significa que un estado fortalece sus lazos políticos, económicos y culturales con otros estados, mientras se abstiene de implementar cualquier estrategia de equilibrio externo. Para obtener más información sobre el equilibrio suave, consulte RA Pape, “Soft Balancing against the United States, Seguridad Internacional, vol. 30 (2005), págs. 7–45; K. He y H. Feng, “Si no es un equilibrio suave, ¿entonces qué? Reconsideración del equilibrio blando y la política de EE. UU. hacia China”, Security Studies, vol. 17 (2008), págs. 363–395.

2 Para reforzar el control sobre Mongolia, Stalin destituyó a los líderes políticos mongoles, incluidos los primeros ministros Genden Peljid y Amar Anand junto con el ministro de Guerra Demid Gelegdorj y muchos otros intelectuales mongoles educados en la Unión Soviética que criticaban el equilibrio con la Unión Soviética contra Japón. Véase S. Sandag y HH Kendall, Poisoned Arrows: The Stalin-Choibalsan Mongolian Massacres, 1921–1941 (Boulder, CO: Westview Press, 2000), pág. 173.

3 M. Jargalsaikhan, Pequeñas islas de democracia en un mar autoritario: explicación del desarrollo democrático de Mongolia y Kirguistán (tesis doctoral), Vancouver, 2019, págs. 53–54.

4 Artículo 4.3, Constitución de Mongolia, 15 de mayo de 2022,  www.conscourt.gov.mn/?page_id=842&lang=en

5 N. Tuya, Mongolia’s Nuclear-Weapon-Free-Status: Recognition vs. Institucionalización, agosto de 2012,  www.brookings.edu/wp-content/uploads/2016/06/08-nuclear-weapon-free-mongolia-tuya.pdf

6 Para obtener más información, consulte Estado libre de armas nucleares de Mongolia, NTI, 25 de septiembre de 2020,  www.nti.org/education-center/trea-ties-and-regimes/nuclear-weapon-free-status-mongolia/

7 Naciones Unidas, “Mongolia’s Nuclear-Weapon-Free Status”, 20 de mayo de 2022,  www.un.org/nwfz/content/mongolias-nuclear-weapon-free-status;  E. Jargalsaikhan, “Estado libre de armas nucleares en Mongolia: un ejemplo de política de poder blando”, en Las cuestiones clave del poder blando en asuntos globales y Mongolia (Ulaanbaatar, 2021), págs. 307–333.

8 Jargalsaikhan, 2019, pág. 93; B. Ravdan, «Security Studies: Theoretical Basis» (un discurso de apertura en mongol) en el SIPRA Forum 2021, págs. 29-30; B. Tsedendamba, Bodg Khaant Mongol Uls Guravdahi Khurshiin Ereld (Ulaanbaatar, 2011).

9 Agencia de Cooperación Internacional de Japón, comunicado de prensa, 15 de julio de 2021,  www.jica.go.jp/english/news/press/2021/20210715_30.html

10 Nyamsuren Chultem y Mendee Jargalsaikhan, Small-power Diplomacy: Mongolia’s Peacekeeping Commitment,  http://library.fes.de/pdf-files/bueros/mongolei/18254.pdf  

11 “Turkey’s Return to Central Asia”, RUSI, 1 de abril de 2021,  https://rusi.org/explore-our-research/publications/commentary/turkeys-return-central-asia ; “Turkey in Central Asia: Possibilities and Limits of a Greater Role”, documento informativo de la FIIA, enero de 2022,  https://www.fiia.fi/wp-content/uploads/2022/01/bp328_toni-alaranta-kristiina-silvan_turkey- en-asia-central.pdf ; “Política exterior y estrategia de Turquía”, en Mongolia’s Third Neighbor (Ulaanbaatar, 2021), págs. 205–230.

12 “No es solo China: los roles crecientes de Japón y Corea en Asia Central”, resumen de políticas del Centro de Políticas del Caspio, agosto de 2021,  https://api.caspianpolicy.org/media/ckeditor_media/2021/10/11/its-not -solo-china-japon-y-coreas-creciendo-roles-en-asia-central.pdf ; “Política exterior y estrategia de Corea del Sur”, en Mongolia’s Third Neighbor (Ulaanbaatar, 2021), págs. 166-204.

13 M. Colla, “Turkey Plays the Dance of the Go- betweens in Ukraine War”, The Interpreter, 7 de abril de 2022,  www.lowyinstitute.org/the-interpreter/turkey-plays-dance-go- betweens-ukraine-war ; “La desconcertante postura de Corea del Sur sobre el conflicto de Ucrania”, The Japan Times, 18 de abril de 2022,  www.japantimes.co.jp/opinion/2022/04/18/commentary/world-commentary/south-korea-confusion-ukraine/

14 “South Korea’s Bind Between North Korea and US China Strategy”, East Asia Forum, 6 de marzo de 2022,  www.eastasiaforum.org/2022/03/06/south-koreas-bind- between-north-korea-and-us- estrategia-china/

Fuente

Fuente:
Katehon

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales