SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
27/04/23
Regiones: Mundo
Mirada mundial hoy
Por Vladimir Acosta

Se ve que en estos últimos 14 meses buena parte del mundo actual empezó a cambiar en forma sustancial o al menos significativa en cuanto a su actitud ante el agresivo dominio imperial que desde hace casi un siglo ejerce Estados Unidos sobre el planeta. El hecho es que la prepotencia estadounidense sigue igual, lo mismo que sus amenazas, eso no tiene cambio, pero sí lo tiene que el temor que inspiran se ha reducido y se sigue reduciendo. Y que esto es posible porque a EU se le empieza a hacer visible su crisis y su creciente imposibilidad de cumplir tales amenazas; y porque son muchos los países que las resisten o las eluden y que se agrupan para defenderse buscando dar forma a un mundo diferente, multipolar, en el que no haya modelos impositivos o hegemónicos como el intransigente impuesto por EU, y en el que, a diferencia de él, sea posible para todos comerciar, convivir y progresar en libertad.

Y ese cambio empezó exactamente el 24 de febrero del año pasado cuando Rusia inició su operativo militar para desnazificar a Ucrania en respuesta a la agresión que esta ejecutaba contra población y territorios rusos por órdenes de EU, amo, promotor y financista de Ucrania y de esa guerra, cuyo objetivo era acabar con Rusia. Ya desde enero, EU anunciaba que Rusia iniciaría la guerra contando con que en realidad no habría respuesta rusa pues Rusia no se atrevería a hacerle frente, ya que Ucrania era solo su marioneta bien armada y que detrás de ella estaba el poder militar estadounidense y los de la Otan y la Unión Europea, súbditos o instrumentos suyos.

Así, Ucrania atacó el 16 de febrero, dispuesta a recuperar el Donbass, al que bombardeaba desde 2014, pero Putin supo esperar y solo una semana más tarde respondió al fin, desencadenando su Operativo militar desnazificador que no solo era un inesperado y nuevo tipo de guerra, sino que, al darle curso, puso en evidencia que Rusia sí respondería en defensa de su identidad y sus fronteras, amenazadas por la Otan, enfrentando a EU, amo de la servil Ucrania.

Fue un hecho histórico que seguramente se reconocerá más adelante, pues desde ese 24 de febrero la Rusia de Putin se enfrentó a la hegemonía militar de EU, y de hecho cambió el mundo, iniciándose desde entonces este nuevo proceso histórico de respuesta no solo política sino militar a la prepotencia hegemónica y armada de EU, proceso en el que hoy vivimos, prometedor de futuro, de amistad entre los pueblos, de verdadera paz, de libertad, y de experiencias reales, fraternales y compartidas de cambio económico y político de los que todos los países obtengan ventajas y no uno solo, EU, a expensas de los otros, como sucede ahora.

Y fue además un hecho histórico que empezó a cambiarlo todo porque esas ideas de enfrentar la hegemonía política, económica y militar de EU para construir un mundo multipolar estaban en marcha desde antes, pero a decir verdad no habían avanzado mucho. Rusia y China eran países amigos, pero de declararlo no pasaban; los Brics estaban estancados, la apatía dominaba, y el temor al poder de EU, a su dólar, su Swift y su fuerza militar, dueña absoluta de la guerra, era todavía muy grande. Y fue justamente ese 24 de febrero lo que sacudió todo y abrió camino al necesario cambio que muchos esperaban.
La respuesta de EU no se hizo esperar: descargó al mundo entero contra Rusia acusándola de todos los crímenes que cometía Ucrania y desatando contra ella una rusofobia que ha alcanzado niveles de odio realmente monstruosos y terribles siendo Europa su promotora principal. Pero no fue solo odio, fueron sanciones y un sostenido plan de asfixiar a Rusia, robarle sus reservas y cerrarle mercados y defensas. Pero Rusia, que era más fuerte de lo que se creía, no solo resistió robos y sanciones, sino que ganó amigos y aliados y ha salido victoriosa de esos ataques cuya sorpresiva víctima ha sido la engreída y decadente Europa atada servilmente a EU, que vive también una profunda crisis mientras el mundo encabezado ahora por China y Rusia crece más rápido que antes.

Mas esa lucha es y será larga y difícil. Forzar a EU a aceptar esta nueva realidad no es ni será fácil. EU sabe luchar y tiene muchos recursos, sin contar el más irracional de todos: el de provocar una guerra nuclear. Los otros son:

1, Controla la ONU, es su dueño, la creó en 1945, la instaló en Nueva York para servir sus intereses y eso ha hecho desde entonces con varios altibajos. La ONU silencia o ignora los crímenes de EU o se los achaca a sus adversarios. EU controla todos los organismos dependientes de la ONU y el mejor ejemplo de ello son sus secretarios generales, todos cómplices o siervos suyos. Con 2 excepciones: Hammarskjold, que en 1961, investigando la muerte de Lumumba, en la que estuvo implicado EU, su avión sufrió un sorpresivo accidente en el que murió y que nunca fue investigado. Y Butros Ghali, que no pudo ser reelecto por prohibición de EU.

2, el dólar de EU es aún moneda mundial como en 1945 y aunque no vale nada, el mundo lo sigue aceptando. En 1945 valía 35 dólares la onza de oro, pero en 1971 colapsó y EU lo mantuvo sin validarse porque pronto con la complicidad de Arabia Saudita lo asoció al petróleo convirtiéndolo en dólar petrolero. Pero ahora con su impagable deuda es solo una moneda especulativa que EU emite a voluntad por miles de millones mientras el FMI y el Banco Mundial miran para otro lado y el mundo se los disputa como si tuviesen algún valor.

3, este mundo está lleno de miles de organismos internacionales, que tienen los más diversos nombres y se ocupan de todo formando una red que cubre al mundo entero. Y EU, que los patrocina y dirige, es dueño de todos ellos. Usted puede conocer cientos de ellos, pero hay otros cientos que desconoce y que aparecen en el momento justo para defender los intereses de EU. Así cubre este todos los temas y problemas empezando por organismos como el indigno TPI, que llama genocida a Putin, ignora los crímenes de EU y sus aliados, y desconoce los derechos de Venezuela sobre el Esequibo que le robó la Gran Bretaña.

4, EU cuenta con el miedo, complicidad y volteretas de muchos países cómplices y servidores suyos, que votan siempre a su favor y legalizan sus matanzas, robos y crímenes mostrando así que prefieren la esclavitud a la libertad. Esto no es tan raro. Cuando en el siglo XIX se fue aboliendo la esclavitud en casi todo el mundo, al lado de esclavos que luchaban por ser libres, hubo otros que mostraban su sujeción a la esclavitud prefiriendo seguir sirviendo a sus amos. Es que la libertad tiene sus riesgos y su costo. Los esclavos, mal que bien, tienen choza, trabajo, ropa y comida mientras que los liberados de la esclavitud por su esfuerzo y su lucha o por leyes abolicionistas tienen que ganarse todo con su esfuerzo. Así, también existe hoy una mayoría de países que enfrentan a EU para ganarse su libertad y sus derechos, y otros que, en cambio, aunque sin decirlo, prefieren seguir sujetos al dominio del amo yankee.

5, además EU, país cuya vida diaria ha transcurrido desde sus orígenes en medio de guerras, invasiones, robos de tierras y violencia, sabe sin duda luchar, usando en favor propio todos esos y otros recursos que ha forjado e impuesto y que sirven su interés de seguir dominando el mundo.

Por último, no hay que olvidar que esta lucha progresiva y pacífica que hoy se libra no es por ninguna forma de socialismo universal y colectivo, pues su modesto pero difícil objetivo es lograr convertir este monstruoso e inhumano sistema de explotación en una suerte de capitalismo tolerable que abra perspectivas a ulteriores cambios libres y compartidos que apunten a la construcción colectiva de un mundo realmente mejor que no sabemos si será posible y que aún se está por definir. Pero no es poco.

Fuente:
ultimasnoticias
Etiquetas: EEUU | Imperialismo | Rusia | Ucrania

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar