SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
20/03/22
Regiones: Bielorrusia
Entrevista con Alewey Dzermant
Alewey Dzermant: una perspectiva desde Bielorrusia
Por Isikgun Akfirat

El nombre de Bielorrusia se menciona constantemente en la crisis de Ucrania. En cierto sentido, el país está sosteniendo el frente de Eurasia contra la expansión de la OTAN. Mientras los países de los Balcanes eran destrozados por la OTAN y caían en las garras de las revoluciones de color, Bielorrusia se mantuvo firme. La administración pública, que se resistió a la globalización, cerró todos los establecimientos financiados por Soros. Apoyándose en su gente y sus amigos en Eurasia, especialmente Rusia, Bielorrusia resistió las oleadas de sanciones de Occidente.

Entrevistamos al Dr. Alexey Dzermant, investigador principal del Instituto de Filosofía de la Academia Nacional de Bielorrusia y director del Centro de Análisis del Norte de Eurasia. Dzermant es un politólogo y filósofo que ha sido premiado muchas veces por la Presidencia de Bielorrusia. Hablamos con él sobre el enfoque de Bielorrusia, la “roca de Eurasia”, al problema de Ucrania, la reciente enmienda constitucional en el país y la visión política del presidente Aleksandr Lukashenko.

“Bielorrusia está involucrada en el conflicto ucraniano, pero sin soldados propios”

En primer lugar: ¿Cuál es en general la posición de Bielorrusia con respecto a la crisis de Ucrania? ¿Por qué se menciona más el nombre del país que el de otros vecinos de Ucrania en este momento?

En primer lugar, la República de Bielorrusia es un aliado militar muy cercano de la Federación Rusa. Nuestras fuerzas militares están muy unidas y unidas en el sentido de una política común. Por eso cuando Rusia decidió iniciar la operación militar especial; Bielorrusia, por supuesto, estuvo involucrada en esto, pero sin sus propias fuerzas militares. No hay soldados bielorrusos en suelo ucraniano. Pero nuestro territorio es como un territorio fortificado donde las fuerzas rusas tienen una base, lo que les brinda la posibilidad de ir a Ucrania. Es por eso que desde el lado occidental, se nos acusa de ser un agresor al ayudar a Rusia en esta operación especial. Pero sabemos que las autoridades ucranianas niegan nuestra acción activa en territorio ucraniano.

No obstante, las potencias occidentales impusieron nuevas sanciones a Bielorrusia. ¿Qué opinas sobre la razón o el pretexto detrás de este paso? ¿Hay algo nuevo en estas sanciones? ¿Están paralizando la economía bielorrusa o el país está preparado para lo que se avecina?

Desde el comienzo de nuestra independencia, especialmente después de que Alexander Lukashenko asumiera la presidencia en 1996, Bielorrusia ha estado viviendo bajo varias sanciones occidentales. Esto ocurrió porque a Occidente no le gusta nuestro estado, nuestro líder Lukashenko y nuestra política. En Occidente, nos acusaron de autoritarismo también debido a nuestras propias políticas sociales y económicas que no siguen el camino neoliberal occidental. Tenemos un estado social bastante fuerte. Y, por supuesto, estamos muy cerca de Rusia. Nuestra opción política es estar con Rusia en una estrecha unión. Es por eso que a Occidente siempre no le agradan nuestros líderes y nuestra élite política. Pero después de 2020, hubo un nuevo intento de organizar una revolución de color en Bielorrusia. Occidente ha impuesto nuevas sanciones a Bielorrusia.

“Estamos preparados para las sanciones”

Prácticamente, están continuando con los más antiguos todo el tiempo. Ahora, tras el operativo especial de Rusia, lograron un nuevo motivo para imponer más sanciones. No creo que no estemos preparados. Creo que Bielorrusia está bastante adaptada a todas estas sanciones. Por supuesto, hay algunas medidas nuevas, especialmente en el campo financiero, como SWIFT, etc. Pero no creo que sean muy peligrosos para nosotros. Porque nuestro mercado es Rusia. Tenemos estrechas relaciones económicas con China, también con diferentes países asiáticos y con Turquía. Por supuesto que las sanciones dañan nuestra economía. Pero no creo que sean tan peligrosos como algunos en Occidente esperan que sean. Creo que estamos bastante preparados para las sanciones.

Como mencionó, el presidente Lukashenko tiene buenas relaciones con el presidente Erdogan. Es importante que un país de la OTAN desarrolle buenas relaciones con un país que resiste a las potencias occidentales desde hace algún tiempo. ¿Cómo ves esta relación? ¿Cómo se refleja la postura de Turquía con respecto a la operación militar de Rusia en los medios y la opinión pública bielorrusos?

En Bielorrusia, podemos ver la posición bastante precisa de Turquía y el presidente Erdogan. Creo que hay una visión muy positiva del Presidente en nuestra opinión pública. Vemos aquí que Turquía tiene su propia posición soberana e independiente, aunque sea miembro de la OTAN. Ese es un papel independiente y soberano en el mundo y en Eurasia. Bielorrusia históricamente tiene muy buenas relaciones con algunos países como Azerbaiyán. A través de Azerbaiyán, hemos desarrollado muy buenas relaciones con Turquía y, en general, con el mundo turco. Creo que este es un vínculo muy bueno y fuerte con los países en desarrollo del Este. Creo que las relaciones entre Bielorrusia y Turquía/el mundo turco tienen una fuerte perspectiva. Especialmente porque podemos ver que la posición de los países occidentales es absolutamente destructiva e incluso destructiva hacia nuestro estado y nuestra soberanía. Debemos desarrollar estos vínculos entre nuestro negocio y nuestra gente. Cabe señalar que tenemos una muy buena relación con Azerbaiyán y el pueblo turco. No tenemos arrogancia hacia ellos. Por eso creo que nuestras relaciones tienen muy buenas perspectivas.

Después de las sanciones occidentales, muchas empresas detuvieron sus actividades en Rusia y se retiraron del mercado. En cierto modo, estas sanciones pueden verse como una oportunidad para desarrollar relaciones económicas más sólidas con diferentes países. Rusia lo dejó claro con sus declaraciones. ¿Crees que lo mismo se aplica al caso bielorruso? ¿Es esta una oportunidad para los países euroasiáticos?

Si, absolutamente. Esa es una buena y muy interesante posibilidad de desarrollar estas relaciones. Podemos profundizar estas relaciones en algunas áreas y con algunos países. Tomemos, por ejemplo, Rusia y Turquía: están tratando nuevamente de alcanzar el nivel más alto de esta relación. Y esto es muy bueno. Por supuesto, esto también influirá en Bielorrusia, porque Bielorrusia también está muy involucrada en algunos proyectos económicos con Rusia.

Por supuesto, deberíamos pensar en un eje más estable entre, por ejemplo, Turquía, Bielorrusia, Rusia, Kazajstán, Azerbaiyán. Creo que este es un eje nuevo y muy fuerte en Eurasia. Una nueva Eurasia independiente de Occidente. Este es nuestro objetivo común y principal: ser independientes y decidir sobre nuestros problemas sin ninguna influencia occidental. Creo que podemos hacer lo mejor para realizarlo.

“Neonazis de toda Europa vienen a Ucrania”

En Ucrania, junto con el Regimiento Azov, hay neonazis bielorrusos y esto es un peligro real para todos los países de Europa del Este. ¿Siguen activos en Bielorrusia de alguna manera? ¿Cómo evalúa el problema de los neonazis?

Ahora en Ucrania, hay algunos cientos de bielorrusos que decidieron luchar del lado ucraniano. Son miembros de diferentes grupos nacionalistas y neonazis. Pero cuando estaban en Bielorrusia, formaban parte del movimiento pro-occidental. No existe ningún nacionalista llamado anti-Lukashenko con una posición realmente independiente y propia. Reciben dinero de Occidente, por ejemplo de Polonia. Son como marionetas en manos de los Estados Unidos y de algunas fuerzas europeas. Sabes que son los llamados ‘nacionalistas’, que de hecho no persiguen el nacionalismo, porque solo quieren que Bielorrusia sea parte de Occidente y contra Rusia. Esta no es una posición realmente soberana. Esto no es independencia real.

Occidente los lideró con un único propósito: estar en contra de Lukashenko y organizar una revolución de color. No creo que tengan un papel realmente constructivo en Ucrania. De hecho, creo que este movimiento neonazi organiza el caos en Ucrania y, por supuesto, este es un gran problema para todos los países vecinos. Porque neonazis de toda Europa están llegando a Ucrania, incluidos Bielorrusia y Rusia. Son verdaderos extremistas; quieren construir un régimen absolutamente inhumano en Ucrania. Por supuesto, esto es solo en interés de Occidente, no en interés de Eurasia o de la vida común en esta región. Por eso son muy peligrosos y esta operación especial está justificada desde el punto de vista de Rusia.

Creo que no tienen cabida en Bielorrusia, porque son elementos muy destructivos y también prooccidentales. No quieren una Bielorrusia realmente independiente y soberana. No es la independencia real lo que buscan; quieren estar bajo la influencia de Occidente, de Polonia, de Gran Bretaña.

Por qué las revoluciones de color en Bielorrusia siempre han fracasado

Para proporcionar a nuestros lectores un trasfondo histórico: sé que hubo al menos cinco intentos de revoluciones de color en Bielorrusia. Sin embargo, Bielorrusia logró derrotar todos estos intentos occidentales. ¿Cómo es que las revoluciones de color tuvieron éxito en toda Europa del Este pero no en Bielorrusia? ¿Cuál es el secreto detrás de esto?

Así es. En Bielorrusia se han producido al menos cinco intentos de revoluciones de colores o golpes de Estado. Creo que la razón principal de su fracaso es que nuestro presidente tiene un apoyo real de la gente y la gente cree en él y no en la llamada oposición, porque la oposición que trató de organizar estas revoluciones de color de hecho es muy pro- Occidental. Querían todo este tiempo destruir el estado, destruir su economía y colocarnos bajo la influencia de Occidente, de Polonia y de Lituania. Pero, de hecho, Polonia, Lituania y Ucrania ahora no tienen una posición independiente propia en la economía y en los asuntos exteriores, etc.

Es por eso que los bielorrusos entienden que Aleksandr Lukashenko es un líder fuerte y una autoridad real en Bielorrusia. Es una figura muy independiente en el sentido de la política. Por supuesto que nuestro presidente cuenta con el apoyo de nuestras fuerzas armadas, de nuestras fuerzas policiales, de nuestro ejército y de toda la esfera militar de nuestro estado. No son traidores y tienen muy buenas relaciones con él y lo apoyan. Por eso no había posibilidad de triunfar con una revolución de color. Porque Lukashenko cuenta con el apoyo del pueblo y de las fuerzas armadas. Por eso hemos derrotado todos estos intentos.

El presidente también cerró todas las ONG vinculadas a Soros, los principales organizadores de estas revoluciones de color. ¿Es eso correcto?

Si. La Fundación Soros fue expulsada del país hace casi 10 o 15 años. En Bielorrusia, no hay posibilidad de desarrollar esta red de influencia, de organizar acciones antigubernamentales. Por supuesto, nuestra política en Bielorrusia es no permitir una red de influencia dentro de nuestro país.

Cambios constitucionales en Bielorrusia: de un nuevo órgano estatal sobre la protección de los valores familiares a garantizar el estado social

Hubo un referéndum para un nuevo cambio constitucional. El cambio ha sido aprobado y se promulgará pronto. ¿Cuál fue la esencia de este cambio constitucional?

En primer lugar, queremos que nuestro sistema político sea más estable, incluso sin Lukashenko. En nuestra constitución, ahora no solo tenemos un presidente, un parlamento y un gobierno. Tenemos también un nuevo órgano, un nuevo elemento en nuestro sistema político. Es la Asamblea Popular de Todos los Bielorrusos. Es como un “kurultay” en la tradición turca. Si hay algún peligro en el estado, por ejemplo, si el presidente fallece, todo el poder pertenecerá a la Asamblea Popular de Bielorrusia. Es como un nuevo sistema de equilibrio en Bielorrusia. No permitir que ninguna fuerza extranjera organice una revolución de color o un golpe de Estado. Creo que es una innovación bastante interesante y funcionará, porque en realidad no es una idea completamente nueva. En épocas anteriores, esta asamblea ha tomado varias veces decisiones históricas en apoyo de Lukashenko o sobre algunas reformas en Bielorrusia durante su presidencia.

Por supuesto que hay algunos elementos ideológicos. Valores tradicionales. Estamos en contra de esos intentos occidentales de desorganizar la familia tradicional. Está escrito en nuestra constitución que defendemos la familia tradicional y los valores tradicionales. Por supuesto que para nosotros es muy importante el recuerdo de la victoria en la Segunda Guerra Mundial. Es muy importante continuar con la tradición antinazi y antifascista. Queríamos tener eso escrito en la constitución.

También para los bielorrusos es muy importante salvar el estado social y de bienestar. Me refiero a los elementos de igualdad entre nuestros ciudadanos. Este es otro elemento muy importante para nosotros y también hemos escrito en nuestra constitución que el estado organizará las instituciones sociales y el estado social en Bielorrusia.

La integración económica de Bielorrusia y Rusia está en la agenda – para la unidad política no es el momento

El proceso del estado de unión entre Bielorrusia y Rusia ha sido un problema durante los últimos 20 años. Pero el año pasado también hubo otro cambio constitucional y los medios lo han presentado como la unificación de los dos estados. ¿Cuál es la verdadera naturaleza de este proceso? ¿Cómo ves su futuro?

En el último año, se activó el proceso de desarrollo de estrechos vínculos entre Bielorrusia y Rusia. El principal resultado es la realización de 28 programas de integración profunda. La integración, en primer lugar, en el ámbito económico. En el futuro, dentro de 2 o 3 años, tendremos que unir nuestras economías, la rusa y la bielorrusa. Dos estados pero una economía. Este es el objetivo principal de este proceso, debido a las sanciones y presiones occidentales, la principal cuestión importante es ser fuerte económicamente. Por eso decidimos construir prácticamente una sola economía.

Muy estrechamente unidos con una fuerte cooperación en tecnologías, industria y todas las esferas económicamente importantes. En cuanto al ámbito político, no creo que ahora veamos un proceso muy activo. Porque el principal problema es la economía. En la esfera militar, estamos muy cerca ahora. Actuamos prácticamente como aliados muy cercanos y también podemos afirmar que los ejércitos bielorruso y ruso están muy cerca. Por eso por la situación actual no quiero ver ninguna integración política. Esta no es la cuestión del tiempo presente. Pero en las esferas económica y militar, estamos muy cerca y el objetivo es estar más cerca en la economía solo para tener una posición fuerte contra la presión occidental.

Bielorrusia y Turquía

Sobre el 15 de julio de 2016: Hubo un intento de golpe de Estado en Turquía. El presidente Lukashenko se puso del lado de Turquía y el presidente Erdogan. Manifestó su fuerte apoyo al estado turco. ¿Qué puedes decir acerca de esto?

Nuestra posición bielorrusa y nuestro presidente son muy claros en estos asuntos: estamos en contra de todos estos intentos occidentales de organizar golpes o revoluciones de colores en cualquier país. En Bielorrusia pensamos que cada país en todo el mundo y en Eurasia tiene su propio derecho a decidir su forma de desarrollo. Podemos ver que Turquía, bajo el gobierno del presidente Erdogan, tiene una fuerte voluntad de ser un país fuerte, un líder regional. Por supuesto, podemos ver que a muchos políticos, muchas fuerzas en Occidente no les gusta eso. Es por eso que nuestra posición clara fue apoyar a Turquía y al presidente Erdogan en su decisión de independizarse más de Occidente. La razón principal de estos intentos de golpes y revoluciones de colores fue la posición y la política del presidente Erdogan para fortalecerse como estado y país. Por eso Occidente organizó el intento de 15Golpe de Estado de julio.  

Somos solidarios con Turquía en eso y más, porque apoyamos un mundo multipolar con países fuertes, líderes fuertes y no por la dictadura occidental. Creo que quedó muy claro que apoyamos a Turquía y al presidente Erdogan en ese momento.

Fuente:
United World International

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales