SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
16/07/21
China y Rusia avanzan en la hoja de la ruta asiática en Afganistán
Por Pepe Escobar

La reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) el miércoles en Dushanbe, la capital de Tayikistán, puede haber sido un asunto que no se conoce, pero ha revelado los contornos del panorama general que se avecina cuando se trata de Afganistán.

Así que veamos qué han estado haciendo Rusia y China, los pesos pesados de la OCS.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, presentó la hoja de ruta básica a su homólogo afgano, Mohammad Haneef Atmar. Mientras enfatizaba el estándar de la política exterior china, sin interferencia en los asuntos internos de las naciones amigas, Wang estableció tres prioridades:

  1. Negociaciones reales entre los afganos hacia la reconciliación nacional y una solución política duradera, evitando así una guerra civil total. Beijing está dispuesto a «facilitar» el diálogo.
  2. Lucha contra el terrorismo, lo que significa, en la práctica, terminar con los restos de Al-Qaeda, ISIS-Khorasan y el Movimiento Islámico del Turquestán Oriental (ETIM). Afganistán no debería ser un refugio para grupos terroristas, de nuevo.
  3. Los talibanes, por su parte, deben prometer una ruptura total con todos los grupos terroristas.

Según fuentes diplomáticas Atmar, el ministro afgano, estuvo totalmente de acuerdo con Wang. Y también lo hizo el ministro de Relaciones Exteriores de Tayikistán, Sirojiddin Muhriddin. Atmar incluso prometió trabajar con Beijing para tomar medidas contra el ETIM, un grupo terrorista uigur fundado en el oeste de Xinjiang de China. En general, la postura oficial de Beijing es que todas las negociaciones deben ser «de propiedad afgana y lideradas por afganos».

Todavía depende del enviado presidencial ruso, Zamir Kabulov, ofrecer una valoración más detallada de las discusiones de Dushanbe.

El principal punto de Rusia es que Kabul y los talibanes deberían intentar formar un gobierno de coalición provisional durante los próximos 2-3 años mientras negocian un acuerdo permanente. Decir que se trata de una “tarea de Sísif” es quedarse corto. Los rusos saben que ambas partes no reiniciarán las negociaciones antes de septiembre.

Moscú entiende lo difícil que es el papel de la troika ampliada – Rusia, China, Pakistán y Estados Unidos -. Las insoportablemente lentas conversaciones del proceso de paz de Doha debería «facilitar» (según la terminología usada por Wang), no mediar en los procedimientos.

Otro punto importante, cuando se reanuden las negociaciones «sustantivas», se debe poner en marcha un mecanismo para liberar a los talibanes de las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Esto significará la normalización de los talibanes como movimiento político. Teniendo en cuenta su actual impulso diplomático, los talibanes tienen los ojos puestos en la pelota. Así que la advertencia rusa de que no deberían convertirse en una amenaza para la seguridad de ninguno de los «stans» de Asia Central o habrá «consecuencias» se ha entendido completamente.

Cuatro de los cinco «stans» (Turkmenistán es la excepción) son miembros de la OCS. Por cierto, los talibanes han enviado una misión diplomática a Turkmenistán para aliviar sus temores.

Romper por la frontera

En Dushanbe, se celebró por primera vez – a nivel de ministro de Relaciones Exteriores- una reunión especial del Grupo de Contacto OCS-Afganistán, establecido en 2005.

Esto muestra que la OCS está comprometida en “facilitar, no mediar” para resolver el drama afgano. Es bueno recordar que no menos de seis países miembros de la OCS son vecinos de Afganistán.

Durante el evento los rusos definieron la estrategia del Indo-Pacífico de Washington como un intento de disuadir a China y aislar a Rusia.

Tras los análisis del presidente Vladimir Putin y del canciller Sergey Lavrov, la delegación rusa explicó a sus homólogos de la OCS su punto de vista: los Estados Unidos se contraponen a los esfuerzos de Moscú y Pekín para desarrollar un sistema mundial policéntrico basado en el derecho internacional. En cambio, EEUU y occidente quieren imponer un nuevo concepto, el llamado «orden mundial basado en reglas».

El enfoque occidental, dijeron, ejerce presión sobre los países que siguen cursos de política exterior independientes y, en última instancia, legitima la «política neocolonial» de Occidente.

En el terreno

Mientras la OCS discutía el impulso hacia un sistema mundial policéntrico, los talibanes, sobre el terreno, seguían haciendo lo que han estado haciendo durante las últimas semanas: capturar encrucijadas estratégicas.

Los talibanes ya controlaban los cruces fronterizos con Tayikistán, Uzbekistán, Irán y Turkmenistán. Ahora se han apoderado del estratégico “Spin Boldak” que limita con Baluchistán en Pakistán, y que en términos comerciales es incluso más importante que el paso fronterizo de Torkham cerca del paso de Khyber.

Según el portavoz de los talibanes, Suhail Shaheen, «el distrito de Spin Boldak en la provincia de Kandahar ha sido despejado del enemigo», las fuerzas de Kabul, «y el distrito ahora está bajo el control de los muyahidines». El término “muyahidines” en el contexto afgano significa fuerzas indígenas que luchan contra invasores extranjeros o sus seguidores.

Para tener una idea de la importancia de Spin Boldak para la economía hace once años, señalé que «la frontera entre Afganistán y Pakistán sigue siendo porosa, y los talibanes parecen creer que incluso pueden recuperar su Talibanistán». Creen eso ahora, más que nunca.

Mientras tanto, en el noreste, en la provincia de Badakhshan, los talibanes se están acercando cada vez más a la frontera con Xinjiang, lo que ha provocado cierta histeria sobre la infiltración del «terrorismo» en China a través del corredor de Wakhan.

Disparates. La frontera real entre Afganistán y China en Wakhan tiene aproximadamente 90 kilómetros. Beijing puede ejercer una vigilancia electrónica completa sobre todo lo que se mueva.

Crucé parte del Wakhan en el lado tayiko, en la frontera con Afganistán, durante mi circuito de Asia Central a fines de 2019, y en algunos tramos de la Carretera del Pamir estaba a 30 kilómetros de Xinjiang en medio de tierra de nadie. Las únicas personas que vi a lo largo de un paisaje desolado y geológicamente espectacular fueron algunas caravanas nómadas. El terreno puede ser incluso más inhóspito que el Hindu Kush.

Si algún grupo terrorista intenta llegar a Xinjiang, no se atreverá a cruzar el Wakhan; intentarán infiltrarse a través de Kirguistán. Conocí a muchos uigures en Bishkek, la capital de Kirguistán: en su mayoría hombres de negocios. En la frontera entre Kirguistán y Xinjiang, había un flujo constante de camiones de carga.

Lo que es mucho más relevante es que el Ministerio de Obras Públicas de Kabul está construyendo una carretera de 50 kilómetros, por el momento sin pavimentar, entre la provincia de Badakhshan y Xinjiang , hasta el final del corredor de Wakha.

No hay cementerio imperial por delante

Pakistán, miembro de la OCS, sigue siendo posiblemente la clave para resolver el drama afgano. El ISI paquistaní permanece estrechamente vinculado a las facciones talibanes: no hay que olvidar que los talibanes son una creación del general Hamid Gul a principios de la década de 1990.

Al mismo tiempo, para cualquier grupo yihadista es más fácil esconderse en las profundidades de las áreas tribales paquistaníes que en cualquier otro lugar, y pueden comprar protección, independientemente de lo que estén haciendo los talibanes en Afganistán. El primer ministro Imran Khan y su círculo están conscientes de ello, tanto como Beijing. Esta será la prueba definitiva para la OCS en su frente antiterrorista.

China necesita un Pakistán estable para los proyectos a largo plazo de la Ruta de la Seda
(Corredor Económico China-Pakistán) y para cumplir su objetivo de incorporar Afganistán. Kabul se beneficiaría no solo de una mayor conectividad y desarrollos de infraestructuras, sino también de futuros proyectos de exploración de minerales, incluidos los de tierras raras.

Mientras tanto, a los nacionalistas hindúes, alentados por Washington, les encantaría flanquear Pakistán y extender su influencia en Kabul. Para el Imperio del Caos, la agenda ideal es: caos: alteración de la Franja y la Ruta y el programa Rusia-China para la integración euroasiática, incluido Afganistán.

La histeria agregada que describe a Rusia y China involucradas en la reconstrucción de Afganistán como un nuevo capítulo en la interminable saga del “cementerio de imperios” ni siquiera califica como una tontería. Las conversaciones en Dushanbe dejaron en claro que el enfoque de asociación estratégica entre Rusia y China en Afganistán es cautelosamente realista.

Se trata de reconciliación nacional, desarrollo económico e integración euroasiática. No se incluye un componente militar, ni una imposición imperial, menos de interferencia extranjera. Moscú y Beijing reconocen, pragmáticamente, que cumplir su sueño no será posible en un Afganistán rehén del etno-sectarismo.

Los talibanes, por su parte, parecen haber reconocido sus propios límites, de ahí su actual impulso diplomático interregional. Todo indica que están prestando mucha atención a los pesos pesados – Rusia y China – así como a los «stans» de Asia Central, más Pakistán e Irán.

Si este baile de la interconexión presagia el comienzo de un Estado integral en Afganistán, todo lo que podemos decir por el momento es…Insha Allah.

Fuente:
Observatorio Crisis
Etiquetas: Negociaciones | OCS

Editorial

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales