SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
25/08/23
Regiones: Mundo
La expansión de los BRICS es beneficiosa, pero tampoco está exenta de desafíos estratégicos
Por Andrew Korybko

La 15ª Cumbre BRICS finalizó el jueves cuando la organización invitó a Argentina, Egipto, Etiopía, Irán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos a unirse como miembros de pleno derecho a partir del próximo año

Es demasiado pronto para decir si se producirá el escenario de que los BRICS se bifurquen ampliamente en miembros que usan yuanes y miembros que no usan yuanes, pero no se puede descartar, ya que India prefiere su propia moneda por razones obvias, mientras que otros temen enfrentarse a la ira de Estados Unidos si ayudan a que el yuan reemplace al dólar. Mientras los BRICS entran en una nueva era después de su última expansión, sus miembros no deben permitir que sus crecientes diferencias impidan el trabajo del grupo para avanzar en su objetivo compartido de acelerar los procesos de multipolaridad financiera.

La 15ª Cumbre BRICS finalizó el jueves cuando la organización invitó a Argentina, Egipto, Etiopía, Irán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos a unirse como miembros de pleno derecho a partir del próximo año. Esta expansión histórica conlleva sustancia y simbolismo, pero también pros y contras, todo lo cual será analizado en este artículo. Para empezar, es crucial aclarar que la membresía formal en BRICS no es un requisito previo para que un país determinado participe en procesos de multipolaridad financiera, pero sí ayuda a acelerar sus esfuerzos.

Cualquier gobierno puede decidir priorizar el uso de monedas nacionales en el comercio bilateral, aunque es mejor para ellos coordinar esto con el mayor número de países y mercados posibles, de ahí el principal beneficio que aporta la membresía formal en BRICS. Estos seis países y aquellos que eventualmente seguirán sus pasos tienen reuniones frecuentes con una amplia gama de responsables políticos de sus homólogos a lo largo de las numerosas reuniones del grupo que se celebran cada año antes de su cumbre anual.

Todos los demás que aún no han obtenido este acceso privilegiado pero que aún son sinceros en su deseo de acelerar los procesos de multipolaridad financiera probablemente puedan contar con ser invitados a cumbres anuales de aquí en adelante debido al precedente sentado por Sudáfrica este año. Probablemente también podrán formalizar algún tipo de relación de socio con los BRICS en el futuro próximo, sin mencionar que ya tendrán la oportunidad de postularse para unirse al Nuevo Banco de Desarrollo (conocido popularmente como el Banco BRICS).

Bangladesh, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Uruguay se unieron a los Cinco BRICS en esta institución, pero el primero y el último aún no se han convertido en miembros de pleno derecho de este grupo en su conjunto. Aun así, unirse al Banco BRICS podría convertirse en una de las vías más rápidas para que los países se conviertan formalmente en miembros de BRICS. En cualquier caso, la cuestión es que la participación en esta institución contribuye a acelerar los planes de multipolaridad financiera de cualquier país, especialmente en lo que respecta al uso de monedas nacionales en el comercio bilateral.

Habiendo aclarado esto, la decisión de invitar a esos seis países mencionados anteriormente como miembros de pleno derecho cambiará drásticamente la dinámica del grupo debido a sus economías y situaciones internas muy diferentes. Irán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos son importantes exportadores de energía que podrían aceptar vender sus recursos en monedas no denominadas en dólares, muy probablemente el yuan (al menos al principio), lo que podría acelerar en gran medida los procesos de multipolaridad financiera.

Mientras tanto, Argentina, Egipto y Etiopía son importadores de energía y también están experimentando graves problemas económicos en este momento. El primero sufre una inflación galopante, el segundo está apuntalado por sus patrocinadores del Golfo y el tercero se está recuperando del devastador conflicto de Tigray. Sin embargo, también son miembros importantes de sus respectivas regiones, y Etiopía tiene una enorme influencia en África debido a que alberga la sede de la UA y su apoyo histórico al panafricanismo.

Invitar a tres miembros de cada una de estas dos categorías de países muy separadas sugiere que los Cinco BRICS acordaron entre ellos comprometerse en materia de sustancia económica y simbolismo geográfico correspondientemente para avanzar en su visión compartida de expandir el grupo este año. Sin embargo, la consecuencia de hacerlo de esta manera es que la coordinación efectiva entre ellos es ahora mucho más difícil que antes debido a las diferencias antes mencionadas.

Para ser claros, es un avance positivo que una amplia gama de países participen ahora en las innumerables reuniones de los BRICS cada año antes de su cumbre anual, pero lo único que todos tienen en común es su interés en acelerar los procesos de multipolaridad financiera a través de sus monedas nacionales. No se trata de restar importancia a la importancia de que los BRICS se expandan en la forma finalmente decidida, sino simplemente de informar a los lectores sobre sus nuevos límites para moderar sus expectativas.

Al mismo tiempo, los BRICS también tienen más oportunidades que antes en el sentido de que ahora más países pueden participar en cualquier arquitectura financiera alternativa que su grupo revele en el futuro, como un sistema de pagos inclusivo no occidental similar al SWIFT. Estos beneficios equilibran los obstáculos y posiblemente hacen que la última medida valga la pena en el largo plazo, que es el período que tienen en mente, no el corto o mediano plazo per se.

Aquellos de sus partidarios que anticipan la muerte del dólar en un futuro muy cercano inevitablemente se sentirán decepcionados, ya que el Banco BRICS presta abrumadoramente en esa moneda y sólo planea que las nacionales constituyan el 30% de su total. Además, los BRICS declararon antes de la última cumbre que no están interesados ​​en desdolarizar ni en oponerse a Occidente, sino que sólo quieren protegerse contra los riesgos cambiarios y garantizar una representación más justa de los países en desarrollo en el sistema financiero global.

Si bien algunos podrían afirmar que estos objetivos son idénticos, la diferencia radica en la intención: la percepción falsa corre el riesgo de una reacción exagerada de Occidente que podría llevarlos a librar guerras híbridas contra algunos miembros, mientras que la correcta reduce esas posibilidades. Sin embargo, eso no quiere decir que el segundo escenario no esté exento de riesgos, ya que los BRICS aún podrían bifurcarse incluso si se los deja solos con una mínima intromisión occidental.

Para explicarlo brevemente, es obvio que el yuan se convertirá en la moneda no denominada en dólares preferida dentro de los BRICS debido a su facilidad de uso derivada de los masivos vínculos comerciales de todos los miembros con China. A India no le gustaría eso debido a sus diferencias estratégicas con China, pero podría haber oportunidades limitadas para usar la rupia, aparte de algunos préstamos simbólicos del BRICS Bank a otros miembros. Si se enfrenta a la opción de utilizar dólares o yuanes para comprar la energía de los nuevos miembros, probablemente se quedará con los dólares.

Otros miembros podrían sentir lo mismo que India a pesar de no compartir sus diferencias estratégicas con China si calculan que no vale la pena acelerar la sustitución del dólar por el yuan en las economías no occidentales por temor a que hacerlo podría provocar que Estados Unidos las adopte. su próximo objetivo de la Guerra Híbrida. Washington no puede presionar a todos a la vez y desestabilizarlos como castigo por desafiar sus demandas implícitas, razón por la cual tiene que elegir sabiamente sus objetivos.

Dar prioridad al uso de monedas nacionales distintas al yuan no representa una amenaza tan grande para la hegemonía financiera global de Estados Unidos como acelerar el reemplazo del dólar por el yuan. La primera es natural y pragmática, mientras que la segunda podría fácilmente ser percibida por Estados Unidos como una prueba hostil y supuesta de que un gobierno ha caído demasiado bajo la influencia china. En consecuencia, es poco probable que el primero sea elegido como el próximo objetivo de la Guerra Híbrida, mientras que el segundo definitivamente encontrará dificultades con el tiempo.

Es demasiado pronto para decir si se producirá el escenario de que los BRICS se bifurquen ampliamente en miembros que usan yuanes y miembros que no usan yuanes, pero no se puede descartar, ya que India prefiere su propia moneda por razones obvias, mientras que otros temen enfrentarse a la ira de Estados Unidos si ayudan a que el yuan reemplace al dólar. Mientras los BRICS entran en una nueva era después de su última expansión, sus miembros no deben permitir que sus crecientes diferencias impidan el trabajo del grupo para avanzar en su objetivo compartido de acelerar los procesos de multipolaridad financiera.

*Andrew Korybko, analista político estadounidense radicado en Moscú y especializado en la transición sistémica global hacia la multipolaridad.

Fuente:
PIA

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar