SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
02/07/22
Regiones: Rusia
Putin acelera la unificación de Rusia y Bielorrusia con ojivas nucleares en aliado vecino
Por Tulio Ribeiro

Aliados de primera hora y de una fidelidad sin igual, Rusia y Bielorrusia se encaminan hacia un nuevo nivel de integración que nos retrotrae a la época de la Unión Soviética.

La justificación declarada de Putin aborda que las sanciones occidentales ejercen presión sobre la unificación Rusia-Bielorrusia. Es importante señalar que los dos países firmaron un tratado para apoyar la integración en 1997 y han acelerado este proceso en los últimos años.

En este contexto en desarrollo, el presidente ruso, Vladimir Putin, le dijo a su homólogo bielorruso, Alexander Lukashenko, que Rusia pronto colocará misiles capaces de transportar ojivas nucleares en Bielorrusia. Continuando con su explicación, Putin dijo que una «presión política y social sin precedentes» de Occidente y una serie de sanciones impuestas tras la invasión de Ucrania están empujando a Bielorrusia a integrarse más rápidamente con Rusia. Las decisiones fueron hechas públicas por el líder ruso de 69 años, quien dijo en un foro el viernes que la presión «nos empujaba a acelerar el proceso de unificación».

Siguiendo esa lógica, este proceso se haría para “minimizar el daño de las sanciones ilegales, para simplificar el dominio de producción de los productos necesarios, para desarrollar nuevas competencias, para ampliar la cooperación con países amigos”, dijo. Los aliados vecinos, que comparten fronteras con Ucrania, se han estado integrando desde la firma de un tratado de 1997 destinado a fortalecer los lazos tensos tras la desintegración de la Unión Soviética. El tema principal de este acuerdo es que en el Tratado de Unión, cada estado sigue siendo soberano, pero otorga a los ciudadanos del otro los derechos de residencia y ciudadanía.

Si bien el entusiasmo del presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, por Moscú ha flaqueado en el pasado, se acercó específicamente a Putin en 2020, cuando el presidente ruso apoyó la represión de Minsk contra las protestas antigubernamentales luego de elecciones disputadas. En una acción decisiva en el conflicto actual, el 24 de febrero de este año, Lukashenko permitió que Rusia usara Bielorrusia como plataforma de lanzamiento cuando Moscú lanzó su invasión de Ucrania.

Vale la pena recordar que a principios de esta semana, los líderes del Grupo de los Siete (G7) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) destacaron a Bielorrusia en cumbres consecutivas, y la OTAN condenó la «integración militar con Bielorrusia» de Moscú en un nuevo marco estratégico. que calificó a Rusia como una “amenaza directa” a la paz y la estabilidad en la región.

Al abordar el tema de la seguridad geopolítica, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, dijo la semana pasada que Rusia y Bielorrusia deben tomar medidas conjuntas urgentes para mejorar sus capacidades de defensa y la preparación para el combate de sus tropas. Ya el domingo pasado, cuando Lukashenko visitó San Petersburgo, Putin dijo que Rusia pronto colocaría misiles capaces de transportar ojivas nucleares en Bielorrusia.

En un anuncio que transcribe la complicada situación global, el jueves durante una reunión en Minsk entre Lukashenko y el alto diplomático ruso Sergey Lavrov, el presidente bielorruso dijo que Rusia «debe estar lista» para responder a las amenazas nucleares percibidas por parte de los poderes fácticos occidentales. El mundo debe estar preparado para cualquier cosa, y en gran parte por la idea fija de ampliar la OTAN para que pueda servir como una fuerza global bajo el mando de Estados Unidos y la Unión Europea. Un proceso que podría evitarse, mediante la disolución de una ambición fuera de lugar.

Fuente:
Portal Alba

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales