SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
12/01/23
Regiones: Irán | Rusia
Rusia e Irán abren una ruta comercial que anuncia un bloque
Por M K Bhadrakumar

Tras la guerra de Ucrania, el mar de Azov se ha convertido en un mar interior para Rusia, rodeado por la península de Crimea y la desembocadura del río Don, y las redes marítimas y ferroviarias de la región se extienden hasta los centros iraníes del mar Caspio y, en última instancia, hasta el océano Índico.

Un artículo publicado la semana pasada en Bloomberg, titulado Russia and Iran Are Building a Trade Route That Defies Sanctions (Rusia e Irán están construyendo una ruta comercial que desafía las sanciones), pone de relieve este proyecto «antisanciones» en la región.

El mes pasado, la agencia de noticias Mehr informó de que un primer cargamento de 12 millones de toneladas de grano ruso con destino a la India ya había transitado por Irán. Ha llegado la hora del corredor de comercio interior conocido como Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur o INSTC, que se puso en marcha en 2000 para conectar el mar Báltico con el océano Índico.

Irónicamente, las «sanciones infernales» de Occidente contra Moscú dieron vida al INSTC. En la actualidad, Moscú está ultimando las normas que otorgarán a los buques procedentes de Irán el derecho de paso por las vías navegables interiores de los ríos Volga y Don.

El INSTC se concibió como una red de transporte multimodal de 7.200 km de longitud que abarca rutas marítimas, por carretera y ferrocarril para transportar mercancías entre Rusia, Asia Central y las regiones del Caspio, Irán e India. En el fondo, se trata de un proyecto ruso-iraní interesado en contrarrestar la militarización de las sanciones por parte de Occidente.

Pero hay mucho más en sus intereses congruentes. Las sanciones occidentales les motivan a buscar un desarrollo óptimo de sus economías, y tanto Rusia como Irán están pivotando hacia el mercado asiático, y en el proceso se está formando un nuevo bloque comercial completamente libre de la presencia occidental. «El objetivo es proteger los vínculos comerciales de la interferencia occidental y construir otros nuevos con las economías gigantes y de rápido crecimiento de Asia», señaló Bloomberg.

En un discurso pronunciado el lunes en Moscú ante un grupo de editores rusos de alto nivel, el ministro de Asuntos Exteriores Lavrov declaró: «Tengan la seguridad de que en un futuro próximo veremos un serio descenso de la capacidad de Occidente para «dirigir» la economía mundial como le plazca. Lo quiera o no, tendrá que sentarse a hablar». Este es el quid de la cuestión: obligar a las potencias occidentales a negociar.

A corto plazo, el despegue del INSTC dependerá de algunos grandes proyectos. El lunes, el viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, habló de una red energética en la que participen Rusia, Irán y Asia Central y la región del sur de Asia.

Novak declaró: «Una afluencia constante de divisas nacionales da confianza al mercado. A principios de año, nos enfrentábamos a una situación en la que no estaba muy claro qué hacer con estas monedas. De momento, se negocian en bolsa y garantizan un volumen de negocio mutuo… Si a principios de año este volante oscilaba con mucha fuerza, en pocos meses se convirtió en algo habitual, y empezamos a negociar de forma constante en monedas nacionales.» La desdolarización apuntala el INSTC. Esto es una cosa.

En segundo lugar, Novak reveló que Rusia e Irán podrían llegar a un acuerdo sobre el intercambio de suministros de petróleo y gas a finales de este año. En palabras suyas: «Si hablamos en perspectiva, esto incluye exportaciones de gas a Afganistán, Pakistán, bien utilizando los proyectos de infraestructuras de Asia Central, bien mediante un intercambio desde el territorio de Irán. Es decir, recibiremos su gas en el sur del país [Irán], y a cambio suministraremos gas al norte para los consumidores iraníes».

Novak añadió: «Esperamos unos 5 millones de toneladas [de petróleo] al año y hasta 10.000 millones de metros cúbicos [de gas] en una primera fase». Pakistán está interesado en abastecerse de gas ruso. Novak se refirió al acuerdo de Rusia con Azerbaiyán, que va a aumentar el suministro de gas, y «cuando aumenten la producción de gas, podremos hablar de intercambios».

Pakistán cuenta con una ventaja inherente, ya que todos los países participantes en el INSTC, excepto India, son también miembros de la Iniciativa china «Belt and Road». En algún momento lo suficientemente pronto, los dos puertos iraníes designados en el INSTC – Bandar Abbas y Chabahar – probablemente se unirán al puerto de Gwadar, que es la puerta de entrada al Corredor Económico China-Pakistán [CPEC] que conduce a Xinjiang, y un componente importante de la BRI.

Es evidente que el INSTC generará una red de corredores económicos internacionales. Irán está destinado a convertirse en el centro de convergencia de intereses estratégicos con importantes dimensiones económicas que determinarán nuevas alianzas e influirán en la geopolítica del sur y el oeste de Asia en el siglo XXI.

Estados Unidos ha estado librando una guerra de información para desacreditar el CPEC y alimentar sentimientos antichinos en la opinión pública pakistaní. Pero es un esfuerzo inútil difamar el INSTC como proyecto geopolítico y poco práctico amenazar a los Estados regionales para que no se asocien a lo que es una ruta comercial intercontinental que no es franquicia de ningún país. Después de todo, ¿cómo sancionar a un bloque comercial?

Los hechos hablan por sí solos. Las pruebas realizadas por el INSTC para transportar contenedores de Bombay a San Petersburgo utilizando el corredor comercial han conseguido reducir el plazo de entrega de la carga de 45 a 25 días, con tarifas un 30% más baratas que a través del Canal de Suez, lo que justifica las esperanzas de una mayor conectividad y utilidad del corredor. Está claro que el potencial comercial del INSTC es inmenso.

Sin embargo, Rusia e Irán están decididos a desvincularlo de Occidente. Lavrov declaró el lunes: «Ya no podemos confiar en esta gente. Ni nuestro pueblo ni la historia nos perdonarán si lo hacemos… depositamos demasiado abierta e ingenuamente nuestra fe en las seguridades que escuchamos a principios de los años noventa sobre un hogar común europeo y la necesidad de una división internacional del trabajo que se basaría en el mejor rendimiento y las ventajas competitivas de cada país, de modo que, aunando nuestros esfuerzos y ahorrando recursos, seríamos capaces de lograr los mejores y más rentables resultados. Todo eso eran palabras vacías».

Irán y la Unión Económica Euroasiática [integrada por Rusia, Bielorrusia, Kazajistán y Kirguistán] habrían ultimado los términos de un acuerdo de libre comercio que afecta a más de 7.500 tipos de productos básicos. Un mercado de 700.000 millones de dólares se abre a los productos y servicios iraníes a partir del próximo año iraní (que comienza el 21 de marzo de 2023).

El ALC fomenta la libre circulación de bienes y servicios, y establece políticas comunes en el ámbito macroeconómico, el transporte, la industria y la agricultura, la energía, el comercio exterior y la inversión, las aduanas, la reglamentación técnica, la competencia y la regulación antimonopolio. El INSTC cambiará las reglas del juego y transformará la dinámica de poder en la vasta masa continental euroasiática y en la región del Golfo. El INSTC representa un eje estratégico entre Rusia e Irán construido en torno a una ruta comercial que anuncia un bloque comercial no occidental de Estados regionales libres con intereses comunes en resistir a la hegemonía occidental.

M. K. Bhadrakumar es un ex diplomático indio con 30 años de carrera. Escribe sobre la política exterior india y los asuntos de Oriente Medio, Eurasia, Asia Central, Asia Meridional y Asia-Pacífico.

*Artículo publicado originalmente en Indian Punchline.

Fuente:
PIA

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales