SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
25/09/22
Temas: Soberanía
Regiones: Venezuela
Carta de Nicolás Maduro a los pueblos del mundo, enviada a la 77 Asamblea General de la ONU
Por Nicolás Maduro Moros

El Presidente Nicolás Maduro envió una Carta Abierta a la Humanidad, presentada por el canciller venezolano Carlos Faría en la 77 Asamblea General de las Naciones Unidas.

A continuación, los cinco puntos relevantes del texto junto con la versión completa en versiones de texto y video.

1. El Presidente dirige un llamado de conciencia a la humanidad, en los momentos críticos en que la vida misma en el planeta corre peligro. El orden hegemónico unipolar y su modelo civilizatorio supremacista han violentado y amenazado el imprescindible derecho internacional, desconociendo la autodeterminación y la especificidad de los pueblos.

Aprovecho el tiempo en que nos corresponde hablar ante este foro, en nombre de los 30 millones de venezolanos y venezolanas, para hacer llegar una carta abierta a la humanidad, pues no creo que sea otro el destinatario ni otra la finalidad que dé sentido a las palabras de un gobernante del siglo XXI. Sobre todo en un momento tan crucial para el mundo, cuando se necesita mayor protagonismo de los pueblos en crear alternativas para transformar la realidad. Y es que nunca estuvimos tan conscientes de ser una sola comunidad, una y múltiple a la vez, como en esta coyuntura que ha puesto en vilo aquello que compartimos y nos iguala: la vida.

2. Venezuela ha sido víctima de una guerra híbrida con miras a un cambio de régimen con la que se ha cometido un crimen de lesa humanidad contra su pueblo, todo porque Venezuela ha puesto en marcha, con éxito, un modelo alternativo, un socialismo bolivariano que garantiza los derechos civiles y humanos. Hoy, Venezuela quiere ser parte de las soluciones y ofrece al mundo en cooperación su potencial energético y agroproductivo.

Siendo una de las principales potencias mundiales en materia petrolera y gasífera, Venezuela puede y quiere ser útil, como miembro de la OPEP, en esta emergencia energética que se viene arrastrando desde hace una década y que afecta profundamente al sistema de precios y suministros, e impacta a los países más pobres y también a los más ricos. La pandemia del Covid-19 y el conflicto entre Ucrania y Rusia agravan la situación de manera dramática.

Pero más allá de esta postura histórica, la de garantizar, como productor insustituible, el equilibrio energético que demanda la comunidad internacional, nos ocupa el impacto de los diferentes conflictos mundiales en la seguridad alimentaria.

3. El pueblo venezolano, como todos los pueblos, aspira a la paz en un mundo multipolar y pluricéntrico, sin supremacismo ni intolerancia. Aboga, pues, por una solución mediante el diálogo y el entendimiento del conflicto bélico que se desarrolla entre rusia y ucrania, suscribe la propuesta de pacificación hecha por el presidente López Obrador y se ofrece como mediador.

Venezuela aspira a un diálogo entre iguales, tiene confianza en la palabra y en la resolución racional de los conflictos.

Para mi país, el de un pueblo que jamás ha participado en un conflicto armado internacional, no existe otro camino que la paz, la justicia, la confianza y el respeto al derecho internacional.

Suscribimos, por tanto, la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador que aboga por la creación de una comisión internacional para facilitar el diálogo soberano entre Rusia y Ucrania y nos ponemos a la orden para facilitar sus condiciones. Rechazamos todas las provocaciones militares y sanciones económicas injerencistas que se han tomado contra Rusia, así como la campaña de odio desatada en detrimento del pueblo eslavo por considerar que estas acciones lejos de sumar a la paz azuzan el fuego de la guerra.

4. La raíz de la actual crisis mundial está en el sistema capitalista y su implementación globalizante y neoliberal.

La crisis de occidente, que ha llevado al mundo al actual estado de peligro envuelve una crisis ética: el norte debe aprender a convivir con la diferencia y a no someterla para beneficio propio. Parte central de ella es una crisis de la verdad, donde radica la manipulación interesada de los  hechos mediante la manipulación del conocimiento y de las emociones del público, deteriorando uno de los valores esenciales de la civilización occidental, en desmedro de toda credibilidad y confianza. Venezuela se suma a la defensa de la verdad y la veridicción como principio de entendimiento, de convivencia y de racionalidad.

Es urgente un cambio ético en las viejas potencias a favor de la construcción de un nuevo mundo común, sin colonizados ni colonizadores, donde se trabaje conjuntamente en las soluciones que nuestros pueblos nos demandan. No hay tiempo para la prepotencia, no hay tiempo para las confrontaciones y escaramuzas inútiles.

5. Venezuela repudia todos los mecanismos de coacción que se aplican y se han aplicado contra ella y contra países como Cuba, Nicaragua, Rusia e Irán, a fin de torcer la voluntad de sus pueblos y también clama por el derecho a la patria de los pueblos saharaui y palestino, también reitera su posición histórica a favor de Argentina en el caso Malvinas.

Venezuela hace votos para que en esta asamblea se escuche a la razón, a la sensatez, a la prudencia. Y se reconozca y respete los derechos de los pueblos del mundo y se enmiende la injusticia que se comete contra el pueblo Saharaui y el pueblo Palestino al negárseles el derecho a tener una patria. Hacemos votos para que se ponga fin a las ilegales sanciones económicas y persecuciones políticas en contra de Nicaragua, en contra de la hermana Cuba, de Irán y de Rusia. Hacemos votos por que se repare al pueblo argentino y se le restituyan sus derechos sobre las Malvinas, arrebatadas a sangre y fuego por la lógica imperial que venimos denunciando.

Descargue el discurso completo:

Vea el discurso completo:

Fuente:
Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela / Telesur

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales