SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
06/11/22
Temas: Soberanía
Regiones:
Karabaj busca su desarrollo integral
Por Pablo Jofre Leal

El día 8 de noviembre, es una fecha que marca a fuego la memoria histórica del pueblo de Azerbaiyán. Tras 28 años de ocupación del 20% de su territorio, a manos de Armenia, la República de Azerbaiyán recuperó, en una guerra desarrollada entre el 27 de septiembre y el 10 de noviembre de 2020 sus territorios de Karabaj. Es el Día de la Victoria y a dos años de ese triunfo, Karabaj, de la mano del gobierno de Bakú, busca su desarrollo integral.

Una confrontación, que no sólo hizo justicia respecto de lo que venía siendo reclamado internacionalmentepor Azerbaiyán, tras la ocupación ilegal de su territorio – invasión que ningún país del mundo reconoció – y que la propia Organización de las Naciones Unidas – ONU – había refrendado en cuatro resoluciones condenatorias. Tanto la Asamblea General como el Consejo de Seguridad del citado organismo internacional, emitieron cuatro resoluciones, las cuales sin excepción apoyaban la postura azerí, defendiendo la integridad territorial de este país y postulando que las fuerzas armenias debían retirarse de Karabaj y los distritos adyacentes.
La primera de estas resoluciones fue la N° 822 del 30 abril de 1993. Adoptada tras la ocupación de la ciudad de Karavachar, donde se señaló la necesidad que las fuerzas armenias se retiraran del territorio, pues se ponía en peligro la estabilidad de toda la región de Cáucaso Sur. Posteriormente, se emite la resolución N° 853 del 29 julio 1993. Emitida tras la conquista de la ciudad de Agdam. Mediante esta acción legal se llamó a las partes a un alto al fuego, exigiendo el repliegue total de las fuerzas armenias de las regiones ocupadas hasta ese momento.

Posteriormente, vino la Resolución N° 874 del 14 octubre de 1993. Acordada, tras la ocupación de las ciudades de Fuzuli, Cebrail y Qubadli y finalmente, la Resolución N° 884 del 12 noviembre 1993 cuando Armenia ocupó la ciudad de Zengilan. En estos documentos, la ONU exige que Armenia abandonase de inmediato y sin condiciones los territorios azerbaiyanos ocupados. Tal llamado fue desoído durante 28 años, hasta que Azerbaiyán, mediante la guerra de los 44 días recuperó el territorio usurpado. Único camino posible frente a la negativa Armenia, incluso de adoptar las proposiciones del llamado “Grupo de Minsk” Entidad diplomática conformada el año 1992, al alero de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa -OSCE -e integrado por Estados Unidos, Rusia y Francia, que buscó, infructuosamente, alcanzar un acuerdo definitivo entre las partes.

Desde el momento mismo de la investidura de Ilham Aliyev, como presidente de Azerbaiyán, en octubre del año 2003, el tema Karabaj representó un elemento interno y externo central, en lo que sería su administración de gobierno “Azerbaiyán nunca tolerará esta situación, la ocupación de sus tierras. Todo el mundo debe saber que, a pesar de nuestra adhesión a la paz, del hecho de que no queremos que la guerra comience de nuevo y queremos resolver esta cuestión de forma pacífica, nuestra paciencia no es inagotable. Azerbaiyán liberará sus tierras natales a cualquier precio” Al cabo del tiempo dicha promesa se cumplió.

Para el presidente Aliyev “Azerbaiyán restauró la justicia histórica y la integridad territorial en la Guerra Patria de 44 días. Nuestro pueblo, que demostró unidad y solidaridad, para lograr la gloriosa victoria, regresa ahora a su patria, al Karabaj natal, y vivirá en estas tierras para siempre». Una conmemoración, que a la luz de lo que se está realizando hoy en la zona recuperada, signa una conmemoración de la victoria que implica fijar la mirada en el futuro «Azerbaiyán ha centrado todos sus esfuerzos en la realización exitosa de este objetivo supremo – sostuvo el mandatario azerbaiyano – Se están dando ejemplos en la dirección de crear una vida segura, construir ciudades, pueblos y aldeas, establecer una infraestructura integral y estratégicamente importante, integrar la región en las cadenas de valor locales y extranjeras, así como rehabilitar el medio ambiente en los territorios liberados”. Un ejemplo: Según el plan de inversiones aprobado, se construirán 33 túneles con una longitud total de más de 50 kilómetros en los territorios liberados de Karabaj y Zangazur Oriental, así como 84 nuevos puentes.

Las palabras de Aliyev da cuenta también, que se está trabajando por fortalecer la región del Cáucaso Sur, incluso con obras que significarán beneficios para Armenia. Por ejemplo, la ejecución del proyecto del corredor de Zangazur, que convertirá la región en un importante centro de transporte y comercio. La restauración de los territorios liberados en la guerra del 2020 implica inversión, desarrollo, pero también integración, propiciando a su vez, lo que las autoridades de Azerbaiyán denominan el gran retorno a Karabaj. Proyecto que no deja fuera a las otras naciones de la zona, incluyendo a Armenia “Azerbaiyán presentó recientemente cinco principios fundamentales para la normalización de las relaciones – sostuvo Aliyev en una reunión con el presidente ruso Vladimir Putin – las relaciones entre Azerbaiyán y Armenia deben normalizarse sobre la base de estos principios. Estos son principios fundamentales del derecho internacional. Creo que sobre esta base se puede lograr la normalización de las relaciones” (1).

El trabajo de recuperación de una zona largamente postergada en los años de ocupación armenia requiere un proceso de integración en la economía de Azerbaiyán, aprovechando en ello la riqueza derivada de la producción de petróleo y gas que debe ir, en un proyecto de desarrollo sostenible y para ello incluso se está trabajando en “ciudades verdes” donde el tema medioambiental sea un eje conductor de toda obra que se realice. La idea, expresada a este cronista es que Karabaj sea, a poco andar, el sector más desarrollado, sostenible y de respeto al medio ambiente de todo Azerbaiyán. Un objetivo que choca con algunas dificultades que se están tratando de solucionar con Armenia, como es el caso del retiro de todos los campos de minas instalados en la región, cuyos mapas de ubicaciones precisas no han sido proporcionados completamentepor Ereván.

Se ha manifestado también, por parte del gobierno de Bakú, la necesidad, que a dos años del triunfo, el corredor de Lachin está destinado únicamente al paso de ciudadanos, mercancías y vehículos de acuerdo con el párrafo 6 de la declaración trilateral y con ello, que toda actividad militar ilegal por parte de Armenia debe cesar. El ministerio de asuntos exteriores de Azerbaiyán ha señalado que “la fiabilidad de los mapas de minas proporcionados por Armenia desde la firma de la Declaración Tripartita del 10 de noviembre de 2020 es sólo del 25%. Alrededor del 55% de las recientes explosiones de minas han tenido lugar en zonas donde estos artefactos de guerra no están indicados en los mapas” (2).

Resolviendo el punto anterior, Azerbaiyán podrá catalizar muchos proyectos. Mostrarse y avanzar hacia una mejor pujanza convirtiéndose así en “un referente importante desde el punto de vista de su desarrollo económico y con proceso de integración que incluso significan acercamientos con el país que ocupó el 20% de su territorio por 28 años. Un país con buenas relaciones con potencias como Turquía, Irán y Rusia, parte de los proyectos de desarrollo que tienen a Azerbaiyán como eje” (3). En una zona estratégica como es el Cáucaso Sur. Zona de petróleo, gas, gasoductos y oleoductos. Sitio de tránsito estratégico, bisagra entre el mundo al oriente del mar Caspio y aquel que enfoca sus relaciones también hacia Europa.

La victoria sobre Armenia y la recuperación de sus territorios ha significado también, una fuerte influencia en el mercado energético regional. En palabras del analista geopolítico Mehmood Ul Hassan Khan el triunfo militar de Azerbaiyán cambió elementos centrales en una zona del mundo de enorme importancia en materia energética “El paisaje del Cáucaso Sur ha cambiado drásticamente con la milagrosa victoria de Azerbaiyán sobre Armenia. La mayor economía del Cáucaso Sur en términos de PIB ha avanzado en términos de «diversificación» de los recursos energéticos – producción, suministro y ruta y desarrollo socioeconómico – Ese trabajo ha logrado modificar el mapa energético de Eurasia” (4)cuestión fundamental, en un período donde la pugna en Ucrania tiene sumido al mundo europeo en una crisis en energía de proporciones, cuyos efectos son de carácter planetario.

Efectivamente, Azerbaiyán ha logrado cambiar el «mapa energético» de Eurasia con el Corredor Meridional de Gas -CGS – con su segunda fase, el cual es el Gasoducto del Cáucaso Meridional – SCP – que conecta Azerbaiyán con Turquía a través de Georgia. Sumemos el gasoducto transanatoliano – TANAP – que se extiende hasta la frontera occidental de Turquía como continuación del SCP. El TANAP, que suministra gas azerbaiyano a Turquía y Europa, está conectado al SCP en la frontera turco-georgiana y al gasoducto transadriático – TAP – a lo largo de la frontera turco-griega. El gasoducto transadriático – TAP – es la cuarta fase del proyecto. Nada de ello sería posible en materia de otorgar seguridad a los participantes en este proyecto, sin la consolidación soberana del territorio de Azerbaiyán.

La idea es superar estos años de conflicto, como señalamiento central de la política exterior de Azerbaiyán “dejar de lado rencores y pensar en una región multiétnica donde el desarrollo sea transversal, que signifique integración del conjunto de países que conforman nuestra región rica en recursos naturales, especialmente petróleo, gas, minerales, ruta de oleoductos y gasoductos de importancia estratégica innegable”, parte del estratégico proyecto de la nueva ruta de la seda y de aquellos proyectos bilaterales, que los países de la región han ido concretando en pos de su propio desarrollo.

En el caso de Armenia, dos años desde la derrota ante Azerbaiyán, incluyendo en esto a políticos y militares, están en una situación en que ya no pueden seguir negando la porfiada realidad, que aquello que ocuparon durante 28 años ya no estará más bajo su administración. La realidad geopolítica del Cáucaso Sur ha dado un giro, que difícilmente cambiará y donde Azerbaiyán ocupa el papel de locomotora del desarrollo de esta zona del mundo. Contexto al cual sí o sí Armenia deberá sumarse, so pena de quedar a la vera del camino. El actual presidente, Nikol Pashinián – el mismo que estaba al mando durante la guerra de los 44 días – logró ganar las presidenciales de junio del 2021 a pesar de la idea que la derrota total sufrida a manos de Azerbaiyán significaría un desastre para su partido. Pashinián logró convocar elecciones legislativas anticipadas con la esperanza de disminuir la tensión y reforzar su legitimidad.Idea que generó resultados favorables y que volvió a darle un período presidencial a quien debe conducir ahora su país bajo la nueva realidad regional. No hay espacio para improvisaciones.

Vladimir Putin junto al presidente IlhamAliyev de Azerbaiyán y de Armenia Nikol Pashinyán

El pasado 31 de octubre, en la ciudad rusa de Sochi y bajo el auspicio del presidente de la federación rusa, Vladimir Putin, se reunieron n aquella ciudad el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev y de Armenia Nikol Pashinyán, que reafirmaron los acuerdos de paz y el compromiso de honrar la normalización de relaciones entre Armenia y Azerbaiyán, firmados en noviembre de 2020. “Reafirmamos nuestro compromiso de cumplir estrictamente con todos estos acuerdos en aras de una normalización integral de las relaciones entre Azerbaiyán y Armenia, asegurando la paz, la estabilidad, la seguridad y el desarrollo económico sostenible del Cáucaso Meridional. Acordamos realizar esfuerzos adicionales destinados a abordar con urgencia las tareas restantes, incluido un bloque de cuestiones humanitarias” afirma lo declarado y firmado en Sochi (5).

El fin de la guerra permite avizorar un futuro más prometedor – a pesar de escaramuzas llevadas a cabo en la otrora zona de guerra – no sólo para Azerbaiyán, sino para la propia Armenia, en función que los proyectos de desarrollo, en materia de infraestructura vial, ferroviaria, comunicaciones la incluyen sin duda bajo el paraguas de la necesidad vital de progresar toda la región, superando las divisiones y las experiencias de conflicto, que sólo traen desgracias, muerte, dolor, destrucción y subdesarrollo.

  1. https://azertag.az/es/xeber/_Presidente_Ha_llegado_el_momento_de_avanzar_hacia_la_normalizacion_de_las_relaciones_entre_Armenia_y_Azerbaiyn-2357594
  2. https://azertag.az/es/xeber/Cancillera__quotContina_el_abuso_del_corredor_de_Lachin_para_actividades_militares_ilegales_por_parte_de_Armenia_quot-2349296
  3. https://radio.uchile.cl/2022/01/19/azerbaiyan-desdicha-y-esperanza/
  4. https://pakobserver.net/azerbaijan-changing-energy-map-of-eurasia/
  5. https://www.elpais.cr/2022/10/31/putin-pashinian-y-aliyev-reafirman-compromiso-con-los-acuerdos-de-paz-entre-baku-y-erevan/
Fuente:
Segundopaso ConoSur
Etiquetas: Azeibaiyán | Karabaj

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales