SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
18/12/21
Temas: Soberanía
Regiones: Libia
Las elecciones libias y el destino de la crisis congelada

Desde el final de los 42 años de gobierno de After Muammar Ghaddafi en 2011, Libia ha sido testigo de circunstancias de completo caos. En este escenario caótico, se realizaron dos “elecciones democráticas”, en 2012 y 2014.

Sin embargo, estas elecciones no terminaron con el caos, sino que han profundizado la división existente dentro del país, y su situación está arrastrando al país a otra guerra.

Las elecciones nacionales, que se esperaba que unieran a Libia en 2014, la han dividido por la mitad. Salieron de Libia con un Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) con sede en la capital, Trípoli, en el oeste, compitiendo con las tropas orientales del general Khalifa Haftar y una coalición de combatientes irregulares. El Ejército Nacional de Haftar aseguró importantes suministros de petróleo al expandir su control en el este y el sur antes de avanzar hacia Trípoli en 2019.

Apoyando al GNA, Turquía envió tropas el año siguiente para apoyar al gobierno aprobado por la ONU, y los militantes de Haftar se vieron obligados a retirarse en batallas donde más de 2.000 personas murieron y decenas de miles fueron desplazadas. Finalmente, se declaró un alto el fuego en agosto de 2020.

Después de 10 años de sangriento conflicto, Libia ahora busca la democracia por tercera vez, y la gente se prepara para ir a las urnas nuevamente el 24 de diciembre. Pero el proceso electoral actual aún enfrenta grandes problemas.

Las amargas rivalidades y las divisiones geográficas aumentan el riesgo de que los candidatos perdedores no acepten el resultado, lo que lleva a las milicias opuestas de Libia a tomar las armas nuevamente y potencialmente cerrar la producción de petróleo.

De hecho, la controvertida ley electoral actualmente vigente provocó una grave crisis sobre las candidaturas incluso un mes antes de las elecciones.

El Consejo Supremo Electoral de Libia, por diversas razones, ha rechazado hasta ahora la candidatura de 25 de los 98 candidatos a la carrera presidencial.

Algunos de los candidatos más fuertes estaban en la lista de malos; El primer ministro del Gobierno de la Unión, Abdulhamid Dbeibeh, hijo del líder depuesto Muammar Ghaddafi, Saif al-Islam, y el líder de las milicias orientales, el caudillo general Haftar.

Estos desarrollos provocaron un nuevo caos. Las objeciones de estos candidatos al Tribunal de Apelación de Trípoli fueron aceptadas y se levantaron los obstáculos a su candidatura.

Saif al-Islam al-Gaddafi y Khalifa HaftarKHALED AL-ZAIDYREUTERS

Se acercan las elecciones

Observando ejemplos similares en la región: el resultado más importante que se espera de las elecciones posteriores a la guerra civil es que los resultados electorales representen y satisfagan a la mayor parte del país. Otra expectativa es, por supuesto, que los partidos que participan en las elecciones respeten la democracia.

¿Las elecciones en Libia cumplirán con estas expectativas?

Cuando observamos los acontecimientos en Libia, parece que estas expectativas no se pueden cumplir por completo, independientemente del resultado de las elecciones del 24 de diciembre.

Examinemos ejemplos similares en la región, como Sudán e incluso Egipto. Observamos que los partidos con una rivalidad importante en el pasado continuaron las políticas de entonces después de los resultados electorales y actuaron con sentido de venganza en lugar de unir al país.

Otros candidatos por razones similares desgastarán el resultado de las elecciones en Libia, especialmente con la influencia de elementos de poder extranjeros. Es posible que los resultados ni siquiera se reconozcan.

De hecho, el presidente del Consejo de Estado libio, Khalid Al-Mishri, quien recientemente asistió a una conferencia en línea organizada por United World International, mostró una actitud de apoyo a este enfoque y ya ha declarado que no reconocerán los resultados de las elecciones.

Nuevamente, a la luz de ejemplos pasados, se ve que los grupos excluidos del escenario político a través de las elecciones de posguerra se involucraron en organizaciones radicales o afectaron negativamente el proceso de transición en la crisis de legitimidad. Además, es casi seguro que veremos el mismo proceso mencionado anteriormente en un escenario como Libia, donde las potencias extranjeras son muy activas.

REUTERS/HAZEM AHMEDAR  –   Unas personas comprueban sus nombres para recibir sus tarjetas de votante dentro de un colegio electoral en Trípoli, Libia, el 8 de noviembre de 2021

Efectos internos y expectativas

La estrategia electoral de Haftar se basa en consolidar los votos en las provincias orientales con una población de 800.000 votantes, especialmente a través de las tribus que lo apoyan. Sin embargo, en este punto, se ve que especialmente Saif al-Islam Ghaddafi provocará una seria división de votos en las filas de Haftar, debido a su influencia sobre los ex soldados pro-régimen.

Hay unas 140 tribus en Libia. Sin embargo, en este punto, se estima que entre 35 y 40 tribus penetraron efectivamente en las masas. Entre estos se destacan especialmente la tribu Gaddafa, las tribus Varshefana y Magariha, que han apoyado a Haftar hasta ahora, y la tribu Zintan y la tribu Zuvaya, que lo apoyan parcialmente. Las decisiones que tomarán estas tribus después de la candidatura de Ghaddafi afectarían en gran medida los resultados.

La exclusión de Gaddafi y Dbeibeh de la carrera electoral le habría dado a Haftar ventajas significativas. Sin embargo, la eliminación del obstáculo a la candidatura de Saif al-Islam Gaddafi trajo el riesgo de dividir los votos orientales, y la eliminación del obstáculo a la candidatura de Dbeibeh desafió que Occidente respalda a un solo candidato, cambiando así el equilibrio. .

Considerando la experiencia de dos intentos electorales tras el derrocamiento de Muammar Ghaddafi, y también considerando que Trípoli y Misrata en el ala occidental de Libia tienen 1.8 millones de votantes, parece inevitable que un candidato popular de occidente triunfe en las elecciones.

Según los últimos datos publicados, hasta ahora 2,5 millones de votantes libios se han registrado para votar. Se cree que la mayoría de estos votantes son los de las zonas occidentales.

Por otro lado, el anuncio de que importantes grupos mayoritarios como el Consejo Supremo del Estado liderado por Khaled al-Mishri, algunas milicias de Misrata y los Hermanos Musulmanes boicotearán las elecciones, fortaleciendo aún más al candidato occidental.

Conclusión

En las partes occidentales: Abdulhamid Dbeibeh, ex ministro de Asuntos Internos, Fethi Bashagha, ex viceprimer ministro del período GNA, Ahmet Maiteeq, Ibrahim Dabashi y Fethi Bin Shahvan, uno de los ministros de energía del período Ghaddafi, se adelantan. En el este, Hafter, el presidente del parlamento Aquila Saleh y el líder del Partido Ihiya, Arif Nayid, parecen liderar la carrera.

A la luz de toda la información, es razonable predecir que un candidato de la parte occidental ganará las elecciones. Entre estos candidatos, Abdulhamid Dbeibeh parece tener la mayor oportunidad con la percepción positiva y el apoyo que obtuvo a los ojos del público durante su corto mandato en el cargo.

Los poderes que apoyan a las partes en conflicto han dejado de lado sus diferencias, especialmente recientemente. Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Rusia y Turquía, que recientemente han comenzado a experimentar una convergencia y normalización políticas, hasta ahora han cumplido sus compromisos de apoyar al gobierno interino de Dbeibeh.

Sin embargo, Francia no es muy constructiva a este respecto. Libia se ha vuelto aún más importante para París, que ha perdido gradualmente su influencia en la región africana. La Conferencia de Libia celebrada el mes pasado no resultó como Francia quería y Francia no pudo obtener el apoyo que quería de las partes. Cabe señalar que si las elecciones no arrojan el resultado deseado, Francia correrá más riesgos junto con Grecia para estar activo en Libia, que es muy importante para los intereses de África y el Mediterráneo Oriental.

Por otro lado, Estados Unidos no aceptará un resultado en el que Rusia sea eficaz y tomará medidas para socavar la estabilidad.

En este proceso, los pedidos de “retirada de los soldados extranjeros de Libia” no recibieron una respuesta completa. Según los informes de la ONU, todavía hay fuerzas militares vinculadas a muchos países de Libia. Entre ellos, la única presencia militar legítima según el derecho internacional es la presencia militar de Turquía, que ha firmado un acuerdo de seguridad con el gobierno reconocido por la ONU.

Un informe de la ONU publicado en octubre informó que “muchas partes internacionales, incluidos terceros estados, combatientes extranjeros y mercenarios, han violado el derecho humanitario y algunas han cometido crímenes de guerra”.

Si bien la mayoría de los libios anhelan la paz, existe un fuerte incentivo para que los ciudadanos respeten el resultado. Pero los continuos desacuerdos sobre la legitimidad de los candidatos, e incluso la propia elección, podrían conducir a una nueva guerra. Si ningún candidato obtiene más del 50% de los votos, el país permanecerá tenso hasta mediados de febrero, cuando la segunda vuelta determinará al ganador.

Pero quien sea elegido, los resultados de las elecciones no acabarán con el caos en Libia. De hecho, las objeciones al resultado desencadenarán los pasos de consolidación y legitimación del poder de los grupos que se aprovechan de la guerra, junto con la retórica de que las elecciones ‘no son una solución’.

En otras palabras, el resultado de las elecciones provocará que los grupos no gubernamentales se salgan de la democracia para evitar el statu quo. El hecho de que muchas potencias internacionales estén tratando de influir en Libia también afectará a estos grupos, el tamaño del caos que surgirá después de las elecciones aumentará aún más.

En resumen; Independientemente del resultado de las elecciones después del 24 de diciembre, otros grupos no reconocerán al bando ganador y es probable que vuelvan a estallar los conflictos entre las secciones polarizadas.

Fuente:
PIA Global

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales