SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
02/02/22
Temas: Soberanía
Regiones: África | Burkina Faso
Liberación Africana: Por qué las Fuerzas Armadas están tomando el control de los países africanos
Por Beto Cremonte

El ascenso de los militares al poder en Burkina Faso el 24 de enero marcó una tendencia. En los países de África Occidental, de los que Francia desvía recursos y donde prosperan los grupos terroristas, se han iniciado cambios serios. Los jóvenes militares patriotas se están haciendo cargo de sus países.

Motivos del cambio de poder en Burkina Faso

Se están produciendo cambios serios en la esfera de influencia de Francia en el continente africano. Burkina Faso ya es el tercer país donde los militares tomaron el poder. El 24 de enero, un grupo de fuerzas de seguridad anunció la destitución del presidente Roque Marc Christian Kabore. La acción decisiva de los militares fue motivada por los problemas de seguridad del país. El gobierno fue claramente incapaz de hacer frente a la amenaza terrorista y el ejército no recibió la financiación ni las armas necesarias. La asistencia de Francia, un importante socio en política exterior, dejó mucho que desear. París arrastró a Burkina Faso a la confrontación global con los yihadistas en el Sahel, pero no pudo hacer nada para ayudar a garantizar la seguridad de su aliado.

En estas circunstancias, el joven teniente coronel Paul-Henri Sandaogou Damiba y un grupo de hombres afines decidieron salvar al país y tomar su salvación en sus propias manos. Paul-Henri Sandaogou Damiba se graduó de una escuela militar en París. En 2021, publicó un libro titulado “El ejército de África Occidental y el terrorismo ¿respuestas inciertas?” 

El ejército de Burkina Faso ha sufrido grandes pérdidas a manos de militantes que controlan vastas áreas del país. Las fuerzas armadas de Burkina Faso, que suman poco más de 11.000, son las más débiles, las menos equipadas y entrenadas de la región del Sahara-Sahel. Tales números claramente no son suficientes para mantener estable la situación en un país de 20 millones de personas. El ejército de Burkina Faso ha perdido 500 hombres en seis años de guerra contra los terroristas.

La ira pública estalló en noviembre cuando militantes vinculados a Al Qaeda mataron a 49 policías militares y cuatro civiles en un ataque a una mina de oro en la ciudad norteña de Inata. Los residentes estaban enojados por los informes de que las tropas no habían recibido raciones de alimentos durante dos semanas. La lucha contra los islamistas ha agotado los recursos de Burkina Faso que, a pesar de ser un país minero de oro, es una de las naciones más pobres de África Occidental.

En noviembre de 2021 estallaron protestas en la capital de Burkina Faso, Ouagoudougou, exigiendo la renuncia del presidente y del gobierno. Los disturbios contra el gobierno también se produjeron en un contexto de sentimiento anti-francés. El 19 de noviembre, cientos de manifestantes en la ciudad de Kaya rodearon un convoy militar francés cuando cruzaba Burkina Faso camino a Malí a través de Níger. Según algunos informes, dos personas murieron entre los manifestantes y otras 18 resultaron heridas, incluidas 11 de gravedad.

En Burkina Faso, como en los países vecinos, continúa formalmente la operación francesa “Barkhane”, a pesar de no haber obtenido ningún resultado positivo en la lucha contra los grupos yihadistas en más de seis años. El pueblo de Burkina Faso exige un cambio. Exigen seguridad y acusan a los militares franceses de apoyar a los terroristas.

Atatürk, el Che Guevara y el legado de Sankara

27 de enero El Teniente Coronel Damiba se dirigió a la nación en representación del Movimiento Patriótico de Salvaguardia y Restauración (MPSR). En su discurso, el nuevo jefe de Estado dijo que la principal prioridad del gobierno es restaurar la seguridad, recuperar el territorio perdido y movilizar al ejército.

“¡Patria o muerte, venceremos!” finalizó su discurso con una frase en referencia a la famosa consigna de la revolución cubana: “¡Patria o muerte, venceremos!” La frase, utilizada por primera vez por Fidel Castro en 1960, se volvió mundialmente popular cuando Ernesto ‘Che’ Guevara la pronunció el 11 de diciembre de 1964 en la 19ª sesión de la Asamblea de las Naciones Unidas en Nueva York. El discurso estuvo dedicado a la lucha contra el imperialismo y el colonialismo en África y América Latina.

Al igual que en los vecinos Malí y Guinea, donde los militares también han llegado recientemente al poder, el nuevo líder de Burkina Faso, el teniente coronel Paul-Henri Damiba, pertenece a un grupo de jóvenes profesionales militares bien educados. El líder de Mali, Assimi Goyta, el nuevo líder de Guinea, Mamadi Dumbuya, y Paul-Henri Damiba han trazado el camino de las naciones africanas hacia la libertad: mediante el uso de mecanismos de movilización del ejército. En esto se hacen eco del camino del nacionalismo revolucionario de Mustafa Kemal Atatürk. El creador de la Turquía moderna fue el primero en proponer este camino a los pueblos esclavizados por el colonialismo occidental. Al igual que en Turquía bajo Atatürk, en Burkina Faso y muchos otros países africanos, el ejército es ahora la parte más progresista de la sociedad. Han recibido una excelente educación y un mandato del pueblo para sus acciones.

No es coincidencia que Ibrahim Ikassa Maïga, Ministro de Refundación de Malí, también haya destacado recientemente que Malí tiene una actitud positiva hacia el legado de Mustafa Kemal Atatürk y ha aprendido de su experiencia.

Burkina Faso tiene un significado simbólico especial para el continente africano. El nombre de este país está indisolublemente ligado a la figura del destacado luchador por la liberación nacional, el Capitán Thomas Sankara. El joven capitán del ejército y marxista Sankara llegó al poder en un golpe de Estado en 1983, cuando solo tenía 33 años. Cambió el nombre del país de Alto Volta, un legado de la era colonial francesa, a Burkina Faso, que significa “tierra de gente honesta”. Impulsó un programa socialista de nacionalización de los recursos y se opuso a Francia, por lo que fue asesinado. Thomas Sankara ha sido llamado el “Che Guevara africano”.

Ahora, tras un nuevo golpe de estado en Burkina Faso, la gente ha salido a la calle con retratos de Sankara junto a los del coronel Assimi Goïta, el líder de Malí. En la mente del público, los nuevos líderes militares parecen continuadores de los viejos líderes que también lucharon por la soberanía.

El crecimiento entre los jóvenes de la autoconciencia, el sentimiento panafricano y una creciente demanda de justicia están poniendo en riesgo a las élites y sus vínculos con las antiguas metrópolis. En África están surgiendo un nuevo panafricanismo y nuevas élites militares. Los llamados golpes de Estado en Malí, Guinea y Burkina Faso tuvieron lugar en un contexto de protestas masivas contra regímenes “democráticos” ineficaces. El ejército goza de apoyo popular.

Los problemas de Francia son la oportunidad de los africanos

Tres de los cinco países del G5 o G5S ya están en manos de regímenes militares de transición, y ECOWAS está perdiendo influencia. Esto es evidencia del colapso de las antiguas estructuras de influencia francesa en la región. Francia es vista en África como una potencia que extrae recursos de África, sobre todo oro y uranio. Sin embargo, París no puede proporcionar ni siquiera una seguridad mínima. Además, el propio enfoque neocolonial implica que las empresas francesas y, en términos más generales, las occidentales se preocupan por minimizar los costos. Es decir, cuanto peor sea la situación del país, menos se podrá pagar a los trabajadores, más pobre la gente, menor el nivel de educación, mejor para los neocolonialistas.

El golpe militar en Burkina Faso se puede ver en el contexto de una serie de golpes similares en el Continente Negro, cuando un joven líder militar derroca a un gobierno corrupto y fallido. Los nuevos líderes se salen de las instituciones establecidas de compromiso con París. Como resultado, sus países pueden reorientarse lejos de Francia hacia otros centros de poder. En el mundo multipolar emergente, China es vista como la principal alternativa económica a Occidente. Rusia es vista como el principal exportador de seguridad. No es casualidad que los simpatizantes militares de Burkina Faso marcharan bajo banderas rusas. Las nuevas autoridades africanas, como señala Ibrahim Ikassa Maïga, también están interesadas en Turquía. 

Por lo tanto, la llegada al poder de los militares revolucionarios también podría ser beneficiosa para Turquía, ya que le da una ventaja para hacerse un hueco en el continente africano. La presión de París y sus aliados para imponer sanciones alentará a los países que han tomado el camino de la independencia a buscar nuevos socios políticos, económicos y de seguridad, incluida Ankara.

gente en la capital, Uagadugú, salió a apoyar a los soldados.

¿Dónde está el próximo golpe?

Los analistas ahora se hacen la pregunta: ¿dónde tendrá lugar el próximo golpe de estado que derrocará al próximo gobierno pro-francés ineficaz en África? El candidato más probable es Níger.

Ya hubo un intento de golpe de estado en Níger el 31 de marzo de 2021, pero terminó con la detención de los participantes. Es posible que los ejemplos de Malí y Burkina Faso provoquen otro intento más exitoso. Níger, al igual que Malí y Burkina Faso, también sufre ataques terroristas. Níger es parte de la Operación Barkhane francesa, que en más de siete años no ha mostrado resultados tangibles.

Los estados africanos están tratando de deshacerse de la influencia de Occidente, que suprime los intereses nacionales de los pueblos de estos países. Es posible que en 2022 veamos militares patrióticos tomando el poder en otros países de la región.

*Nota del editor

Este análisis, realizado por la redacción de United World International, finaliza con la pregunta ¿Dónde está el próximo golpe?, respuesta que no tardó en llegar. Seguramente mientras se estaba terminando de elaborar la nota, las noticias de un “intento” de golpe Guinea Bissau o estaban en el horizonte.

Lo cierto es que el resurgir de estas “nuevas” fuerzas armadas, formadas, instruidas y por sobre todas las cosas críticas de los sistemas democráticos corruptos, demagogos y burocráticos encuentran en sus pueblos la fuerza, el apoyo y fin para sus actos. Estos nuevos (jóvenes) militares, que se reflejan en Sankara o el Che, ven una oportunidad única de llevar adelante una nueva independencia de los poderes coloniales europeos.

Ahora bien el interrogante, aún sin una respuesta certera, es si no obedecen a una estrategia de redespliegue norteamericano en el continente africano. Rusia, China, Turquía están apostando y jugado fuerte en África. La política exterior de Biden, no dista demasiado de sus antecesores y el continente negro siempre será una oportunidad de riqueza a bajo costo. Petróleo, coltán, tierras raras, tierra fértil y mano de obra barata siempre serán una oportunidad para el redespliegue imperialista lejos de la Casa Blanca.

Fuente:
PIA Global

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales