SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
16/03/23
Regiones: Brasil
Guerra en Brasil
Por Tulio Ribeiro

La ciudad de Río de Janeiro está a 2068 KM de Natal, capital del estado de Rio Grande do Norte, es el ejemplo más claro de que Brasil vive una guerra que simplemente no acepta. En estos lugares, como la zona oeste metropolitana de Río con 2,5 millones de habitantes, la misma población que Kiev, el Estado no existe para dar garantías, la población está a la deriva de la lucha entre facciones de la droga, pero también de las milicias que suelen estar comandados por ex soldados que venden protección pero entregan inseguridad y muerte. El gobierno simplemente lucha como lo hace habitualmente, pero pierde como nunca antes. Ya hay más de dos docenas de ciudades en Río Grande do Norte sujetas a la marginalidad, con órdenes que vienen de prisión. Los brasileños ya saben que la tensión y el miedo son parte de su jornada laboral.

Brasil, con el proceso de intercambio de prisioneros de un estado a otro, con el objetivo de aislar al líder de la facción de sus subordinados, nacionalizó la guerra a través de la comunicación interna de las cárceles. Hay muchas ciudades controladas por delincuentes, financian alcaldes, tienen grandes empresas como empresas de transporte urbano y constructoras, Brasil no lo asume pero vive una guerra que cada día es peor. Y el gobierno federal y la mayoría de los gobiernos estatales están perdidos e inertes ante la diversidad de guerrillas. Son lugares que no tienen ONG para pacificar, la justicia no actúa, no hay fuerza institucional para proteger a la población. Son municipios cuyos horarios, política y economía están determinados por facciones criminales. Entre ellos, Tercer Comando Puro (TCP), Comando Rojo (CV), Crime Syndicate y Primer Comando Capital (PCC), pero hay otros.

Los servicios de salud cerraron sus puertas, las escuelas cancelaron las clases y se les dijo a los comerciantes que cerraran sus tiendas temprano. Se suspendió la docencia en la red de educación privada y en varias universidades públicas y privadas. Unidades básicas de salud suspendieron llamadas. Las oficinas públicas que abren suelen cerrar temprano y la preocupación es llegar a casa sano y salvo. Nunca se sabe la previsión para la vuelta de la circulación del transporte público en estas ocasiones. Para la población, el impacto de la violencia va más allá de los buses quemados y tiendas destruidas, dejando un clima de miedo. Sí, esto es Brasil hoy, principalmente en Rio Grande do Norte y la Zona Oeste de la ‘maravillosa’ ciudad (como decía la canción) de Río de Janeiro.

En Rio Grande do Norte, ya hay más de 30 personas detenidas y reflejadas en 24 ciudades desde que comenzaron las acciones delictivas, en la madrugada del martes (14/3). El ‘Sindicato del Crimen’ es una disidencia del PCC, que comenzó a configurarse en 2012, cuando presos vinculados a la facción de São Paulo cuestionaron la obligación de cumplir órdenes y enviar fondos recaudados del crimen a São Paulo. Con la escisión, las dos facciones comenzaron a disputar el crimen organizado en Rio Grande do Norte, pero la Unión fue ganando cada vez más fuerza y hoy está más presente en calles y prisiones. El PCC está más organizado, pero el Sindicato tiene más miembros. Y son más violentos, están involucrados con delitos al por menor. Yo diría que el PCC opera al por mayor [drogas], así lo analiza la policía militar local. Desde el cierre de comercios y escuelas hasta incendios y tiroteos, esto es lo que existe hoy en el estado. El gobierno federal ha declarado que enviará a la Guardia Nacional, una unidad que reúne a militares de varios estados, que puede llegar a 300 militares, una pequeña estructura de ayuda para el tamaño de la guerra, sobre todo porque Brasil tiene 26 estados además al Distrito Federal.

El gobierno del estado reporta acciones previas como causa: “Creemos que con acciones policiales anteriores, hace 15 días, donde hubo un enfrentamiento de seguridad pública en relación a los delincuentes, donde se incautó gran cantidad de droga y armas, esto perturbó la delincuencia para enfrentar el sistema de seguridad pública”, dijo el secretario de Seguridad Pública y Defensa Social, Francisco Araújo, este martes (14/3). En cambio, la antropóloga Juliana Melo, profesora de la Universidad Federal de Rio Grande do Norte (UFRN) e investigadora en el sistema penitenciario y en el área de seguridad pública, tiene un enfoque diferente.

“Decir que lo que pasó es solo una represalia es invisibilizar un problema mayor. Cuanto peor es la prisión, más violenta es la sociedad. Todo lo que sucede dentro del sistema penitenciario tiene consecuencias para lo que sucede fuera. Nuestro sistema penitenciario está marcado por la violación de enormes derechos humanos, y el sistema potiguar logra ser peor que en otros lugares de Brasil».

El relato del chofer de autobús Marcos Antonio da Silva, de 37 años, muestra la verdad sobre vivir hoy en Rio Grande do Norte. Pasaba por la Avenida João XXIII, en la Zona Este de Natal, cuando recibió un mensaje de la empresa en su celular: todos los buses deben volver al garaje. La capital de Rio Grande do Norte había amanecido el martes (14/3) bajo el impacto de repetidos ataques a autobuses por parte de grupos armados. Poco después, el autobús de Silva fue abordado por cuatro hombres en dos motocicletas, y todos tuvieron que bajarse del vehículo. “Cuando me iba, me empezaron a tirar gasolina y se me cayó en los pies. El autobús iba lleno, con entre treinta y cuarenta pasajeros. Una mujer acababa de subir con un niño como de 4 años, y el niño gritaba sin parar: ‘Me voy a morir, mami, me voy a morir’. Yo también pensé que me iba a morir. fuego allí.”

En cuanto a Río de Janeiro, hay varios barrios que están en la Zona Oeste, totalmente perdidos en las regiones más humildes y también en la Zona Norte. Barrios como Gardênia Azul, Vila Kennedy, Tijuquinha, Tirol, Campo Grande, Campinho, Bangu, entre otros. El 7 de marzo, traficantes del Tercer Comando Puro (TCP) invadieron los cerros de Divino y Menezes, entre Campinho y Praça Seca, que estaban siendo comandados por el Comando Vermelho (CV), profundizando la guerra que esconde Brasil. En la Zona Oeste, Gardênia Azul, en Jacarepaguá, es uno de los principales puntos de conflicto. La región acumuló nueve tiroteos en enero, dos de los cuales se debieron a una disputa territorial entre narcotraficantes y milicianos, otros tres por acciones y operativos policiales, y los otros cuatro sin motivo identificado. Vecinos de Gardênia Azul denuncian que narcotraficantes impusieron toque de queda y las familias están preocupadas por el regreso a clases en el sistema escolar público.

Cidade de Deus, junto a Gardênia Azul, también fue afectada por la invasión, los campos de entrenamiento de los clubes campeones brasileños, Vasco da Gama y Fluminense, fueron escenario de disparos y bombas de gas el día 15. Comando Vermelho, la comunidad centrada sobre siete tiroteos en enero, uno de ellos en disputas entre grupos armados. Muzema, elegido hace un año para albergar el programa de seguridad ciudadana Cidade Integrada del gobierno estatal, acumuló cuatro tiroteos en enero de este año, dos de los cuales fueron disputados. En Curicica hubo cuatro tiroteos, uno de los cuales implicó un enfrentamiento entre grupos armados.

La guerra en los barrios de la Zona Oeste de Rio continúa haciendo que los residentes se sientan inseguros y temerosos, peor aún, ya la tienen inserta en su vida cotidiana Ante nuevas disputas por el territorio en varios barrios de la Zona Oeste de Rio, Rio, Luiz Henrique Pires, anunció nuevas bases e iniciativas de refuerzo en la región. El comandante afirmó que desde fines del año pasado, la corporación identifica una «inestabilidad» en la región con el aumento de disputas territoriales por parte de grupos criminales que se desplazan y enumeró iniciativas para reducir la inseguridad de la población. Pero son acciones menores que la fuerza de los marginales, y son temporales ya que no hay suficientes para guerrear y cuidar el resto de la ciudad. Las facciones mantienen el control total de sus bases mientras una sociedad muere todos los días.

La verdad está en las declaraciones en los medios nacionales por parte de la población. «De repente, estamos aquí y podríamos correr el riesgo de recibir una bala perdida», dijo un residente. Otro residente comentó: «Es difícil. Antes era muy bueno vivir aquí. Ahora, el peligro permanece».
El miedo es un sentimiento común en la región: «No salimos de la casa por la noche, solo nos quedamos en casa. Solo salgo durante el día», dijo un residente.

El mes pasado, un cabo de la Policía Militar fue asesinado a tiros dentro del condominio donde vivía, en Anil. La acción duró unos 15 segundos. Las cámaras de seguridad captaron a los asesinos sorprendiendo a la víctima en el pasillo del edificio. Y luego, abandonar la escena del crimen.

Además de la disputa por la región, está la conexión con la situación carcelaria, donde viven hasta 60 presos en una celda. La antropóloga Juliana Melo queda fuera del cargo de gobierno. “Todo lo que sucede dentro del sistema penitenciario se refleja en lo que sucede afuera. Pensamos que son dos realidades separadas, pero están muy unidas y vinculadas. Cuanto más el sistema penitenciario es una máquina de moler y matar gente, más consecuencias tiene para los de afuera, porque esta situación se desborda”, explica Melo, profesora asociada del Departamento de Antropología de la Universidad Federal de Rio Grande do Norte ( UFRN).

Hubo 40.800 muertes violentas en el país a lo largo de 2022. En Brasil, el promedio de desaparición es entre 40.000 y 50.000, donde alrededor del 30% son niños. El número de muertos en 2022 es un 14% más alto que el registrado antes de Covid. Brasil vive literalmente un conglomerado de problemas que debilitan a la sociedad y el Estado está lejos de proporcionar una acción que cambie esta situación. Cualquiera que viene a Brasil por turismo y va a la famosa playa de Copacabana se enfrenta a la prostitución de menores. La desigualdad es latente cuando ves, al lado del hotel más famoso, el Copacabana Palace en la Avenida Atlântica, clubes nocturnos que albergan mujeres brasileñas para la prostitución, con nombres en italiano, inglés o marroquí, estas casas son el escenario para la explotación de la dignidad humana y el trabajador que es actividad, incluidos los adolescentes y los niños. Esta red está vinculada al envío de mujeres para ser esclavas en Europa en lugares de ocio sexual. Muchos de ellos desaparecen y todo esto está ligado a la fuerza del tráfico. Las madres ofrecen a sus hijas en los caminos rurales. Los Consejos Tutelares en Brasil tienen sus miembros elegidos en campaña electoral, en la mayoría de los casos son votos de este sistema corrupto. En lugar de servidores públicos y profesionales de la salud y del derecho, tenemos ‘supervisores’ elegidos y financiados por el ‘propietario’ del área marginada.

Brasil está en guerra, en 2023 sigue su curva ascendente. Desafortunadamente, el panorama es que la sociedad brasileña ya perdió la batalla, solo vive de la apariencia. Campeón del mundo en desigualdad junto con Qatar, tener dos Brasiles es imposible, separando a uno rico de otro pobre y marginado. Si no hay una asociación de la mayoría de sus 215 millones para estructurar un cambio continuo, el país vivirá, de vez en cuando, cayendo en manos de un discurso de ‘salvadores de la patria’, que sólo empeorará la situación incluso más.

Fuente:
Portal alba

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar