SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
08/01/23
Temas: Conflictos
Regiones: Bolivia
Crisis en Bolivia: Santa Cruz se aísla para golpear económicamente a La Paz
Por Sofia Solari Arena

A poco más de una semana de la detención del gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho, el departamento más rico de Bolivia profundiza su juego y apuesta a «aislarse» para perjudicar al gobierno central, mientras las tres fuerzas de la coalición oficialista no pueden dejar atrás su propia interna. El conflicto entre ese departamento y La Paz es histórico y se agudizó siempre que el Palacio del Quemado estuvo gobernado por fuerzas progresistas. Sin embargo, las autoridades de Santa Cruz son conscientes de que no pueden entrar de nuevo en un paro de actividades porque los costos de haberlo hecho por 36 días el año pasado dejó a su economía bastante golpeada. Por eso, por ahora buscan sostener el nivel de actividad pero cortar todo vínculo con La Paz. 

A los dos días de que Camacho fuera detenido, todas las fuerzas de Santa Cruz que lo respaldan se reunieron en el marco de una Asamblea de la Cruceñidad y votaron cerrar las rutas departamentales para asilar el territorio como también hacer «vigilias» en las instituciones públicas que cumplen funciones recaudatorias para sabotear los ingresos que el estado central recibe de ese departamento. «Esta medida es para aislarnos nosotros mismos», explicó a El Destape Reinerio Vargas, vicerrector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), una de las instituciones que forma parte del Comité Cívico pro Santa Cruz, una especie de mesa política donde están representados todos los poderes del departamento. La apuesta de Santa Cruz es fuerte y podría complicar al gobierno de Luis Arce porque allí se producen el 70 por ciento de los alimentos que se consumen en todo el país y Santa Cruz es, además, el responsable de cerca del 40 por ciento del PBI.

Santa Cruz tiene comunicación vía terrestre con Argentina, Paraguay y Brasil y parte de sus producciones las comercia en esa triple frontera, de manera que podrían seguir recibiendo recursos a pesar de su «bloqueo» parcial. «Nuestra intención es no bloquear el comercio con piases limítrofes, si no solo al interior. Sin embargo es bueno reconocer que hemos sido rebasados por nuestro ‘plan’ porque nosotros ‘estábamos patrocinando’ tres o cuatro puntos de bloqueos y ahora tenemos 12», explicó a este portal Fernando Larach, vicepresidente del Comité Santa Cruz, y reconoció que el reclamo del departamento tomó cierta autonomía. Desde el oficialismo en Bolivia, sin embargo, le sacaron peso a la estrategia opositora y se amparan en que los recursos que Santa Cruz recibe del exterior lo hace vía Banco Central. 

La detención de Camacho pone al rojo vivo el histórico conflicto regional

Como parte de la cruzada que el departamento más rico mantiene con el poder central, en los últimos días salió a buscar apoyo de todas las regiones bolivianas y también de fuerzas políticas en otros países. Así fue que este miércoles se reunió en Santa Cruz el Comité Cívico Nacional y decidió dar su apoyo al distrito más opositor de todo el país. En el comunicado que surgió del encuentro, afirmaron que respaldan los bloqueos y que se declaran en estado de movilización. Además también recibieron el respaldo de las fuerzas ultraderechistas de VOX de España y del Partido Republicano chileno, que postuló a Antonio Kast a la Presidencia, a través de dos diputados de ambas fuerzas que volaron hasta Santa Cruz.  

Santa Cruz apostó a esta estrategia para intentar afectar al gobierno de Arce y que de alguna manera tengan que sentarse a dialogar. La principal fuerza opositora viene de conseguir una importante victoria en 2022 cuando logró que el Gobierno redefina la fecha en la que iba a hacer el censo y lo forzó a llevar a esa discusión al Congreso. Pero el año terminó con un batacazo para el oficialismo cuando la Fiscalía General ordenó la detención de Camacho en el marco de la causa Golpe de Estado I. A partir de ese momento, la oposición salió al unísono a denunciar la «arbitrariedad» de esa medida y de todo el «aparato judicial».  

«Nosotros protestamos por la arbitrariedad realizada contra Camacho y porque en Bolivia no hay una Justicia que resuelva. La Justicia trabaja para los intereses del Ejecutivo», denunció Larach en diálogo con El DestapeSin embargo, apenas se conoció la detención del gobernador la Fiscalía explicó que Camacho tenía «pleno conocimiento del proceso» jurídico que se inició en 2020 por su rol público en las protestas previas al golpe contra el ahora ex presidente Evo Morales y en la posterior asunción de facto de Jeanine Áñez, hoy también detenida. Por ese mismo proceso legal, también está detenida la entonces cúpula militar.

Camacho tiene al menos ocho causas abiertas en La Paz, todas radicadas ahí por la dificultad de que prospere algún tipo de proceso en un departamento en el que los denunciantes tienen dudas de que rija algún grado de imparcialidad. Tiene varios cargos en su contra y el más resonante, además de la causa por el Golpe, es el que se abrió a partir de los 36 días que paro que lideró por el censo y que lo acusan de instigación de delinquir, daños graves, terrorismo y separatismo.

La interna oficialista 

Mientras la oposición avanza para debilitar al gobierno central, las autoridades del Palacio Quemado suman capítulos a su interna. Si durante el debate por el censo la pelea se abrió entre Evo Morales y Luis Arce porque el primero pedía una posición más radical contra Santa Cruz y el segundo optó por una salida más dialoguista, ahora Evo interpeló al vice David Choquehuanca que no estaba teniendo protagonismo en esta escena

Esta semana el MAS sacó un duro comunicado que tituló: «Hermano David Choquehuanca ¿Dónde estás?». Allí pidió al Vicepresidente que se expida sobre los hechos de los últimos días y salga en defensa de Arce. «Un llamado urgente (…) a salir de la cueva del silencio sospechoso», abrió la carta y continuó: «En defensa de Arce que es blanco de los ataques permanentes de la derecha golpista y sus empresas de comunicación». 

En el escrito acusaron a Choquehuanca de no aparecer públicamente desde la detención de Camacho, tildaron esa actitud de «preocupante» y dijeron que esperan que su «silencio» no signifique un desacuerdo con las investigaciones y procesos contra «los autores y cómplices del golpe de Estado» de 2019. 

Tanto Choquehuanca como Evo se disputan la representación de distintos sectores indígenas y el momento de quiebre fue cuando el ex presidente se jugó por su reelección y el ahora vice, que venía de ser canciller y aspiraba a ser su sucesor, no se alineó.

Según analizó el politólogo Fernando Molina en diálogo con este portal, para la vuelta del MAS, en 2021, Evo logró apartarlo y la candidatura de Arce funcionó como una especie de tapón. «Nunca se reconciliaron», consideró Molina. Hoy Choquehuanca tiene a su fuerza distribuida entre la Cancillería y en otros ministerios; además de contar con el apoyo de los movimientos sociales aymaras que viven en La Paz y en el noroccidente del país.  

Fuente:
El Destape

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales