SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
09/08/22
Temas: Conflictos
Regiones: Etiopía
Etiopía: el duro camino hacia la paz

Últimamente se ha hablado mucho sobre la paz en Etiopía y, según muchos observadores internacionales, se trata de una tendencia verdaderamente nueva en la política interna. Pero al mismo tiempo, hay un camino largo y sinuoso por delante antes de que el país pueda ver el final de las hostilidades, la hambruna y el retraso del colapso del estado. Durante seis meses, la guerra entre el gobierno federal de Addis Abeba y la región de Tigray y su partido gobernante, el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF), se ha estancado. Ningún bando puede vencer al otro, y parece que ninguno de los dos tiene ya la ambición de intentar hacerlo. Desde principios de mayo, ha habido rumores constantes sobre negociaciones secretas entre las dos partes en conflicto.

El primer ministro Abiy Ahmed se dirigió a los miembros del parlamento el 14 de junio y dijo que quiere la paz para su país, y agregó: “Solo porque queremos la paz, no significa que estemos realizando negociaciones secretas”. El punto clave en el discurso de Abiy fue que decidió crear un comité especial encabezado por su adjunto y ministro de Relaciones Exteriores, Demeke Mekonnen, para averiguar si es posible una paz duradera con Tigray y cómo se puede lograr. Al mismo tiempo, el Alto Representante del Comisionado de la Unión Africana para el Cuerno de África, el expresidente nigeriano Olusegun Obasanjo, tiene previsto mantener conversaciones en la ciudad tanzana de Arusha para instaurar la paz en la provincia de Tigray. Pero cabe recordar que Obasanjo está totalmente de acuerdo con la política de Abiy, y su nombramiento para el puesto de Alto Representante se produjo tras la aprobación de unas polémicas elecciones en Etiopía hace un año. Desde entonces, los esfuerzos de paz de Obasanjo se han caracterizado por una combinación de ritmo pausado y su insistencia en que él es el único mediador efectivo en las negociaciones etíopes. En este sentido, es poco probable que pueda convertirse en un árbitro imparcial y tener éxito en el difícil problema etíope.

Los pasos de Abiy hacia la paz fueron muy inciertos desde el principio. Esto se deriva de sus medidas indecisas para satisfacer la demanda básica de los tigrayanos, que es poner fin al bloqueo del hambre y asegurar el flujo de ayuda humanitaria. La razón es que Abiy está “en deuda” con fuerzas poderosas dentro del país que están decididas a aplastar militarmente a Tigray, es decir, las tropas del gobierno regional de la provincia de Amhara y la vecina Eritrea gobernada por su presidente militante Isaias Afwerki. Ha expresado repetidamente su descontento con las iniciativas de paz de Abiy, diciendo que los tigrayanos supuestamente planearon atacar su país, una señal segura de que Eritrea está buscando un pretexto para sus propias acciones militares.

Al mismo tiempo, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, asumió el papel de mediador etíope después de su reunión con el presidente Joe Biden. Como vecino preocupado, querido socio de Estados Unidos y Europa en África Oriental y miembro tanto del Consejo de Seguridad de la ONU como del Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana, Kenia ha presentado y está promoviendo agresivamente su llamada iniciativa de paz. En ese sentido, esta iniciativa es apoyada activamente por Washington y los Emiratos Árabes Unidos, porque corresponde a su visión de fortalecer sus posiciones en este gran país africano. En esta ocasión, el presidente de Tigray, Debretsion Gebremichael, escribió una carta abierta a Kenyatta y otras figuras internacionales destacadas, en la que manifestó con «claridad cristalina» su posición de estar dispuesto a negociar bajo los auspicios de Kenia, no de Obasanjo. No mencionó la reunión con Obasanjo en Arusha, pero deliberadamente incluyó a la presidenta de Tanzania, Samia Suluhu Hassan, entre los destinatarios, mientras la invitaba indirectamente a apoyar a los kenianos. También dirigió una carta al presidente de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan, explicando su posición sobre el establecimiento de la paz en su provincia. A pesar de que el presidente emiratí es un “partidario entusiasta” tanto de Abia como de Isaias, los Emiratos Árabes Unidos han suavizado recientemente su posición. Enviaron ayuda directamente a Tigray y, con el apoyo de Estados Unidos, ahora se consideran un mediador activo en el establecimiento de la paz. También dirigió una carta al presidente de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan, explicando su posición sobre el establecimiento de la paz en su provincia. A pesar de que el presidente emiratí es un “partidario entusiasta” tanto de Abia como de Isaias, los Emiratos Árabes Unidos han suavizado recientemente su posición. Enviaron ayuda directamente a Tigray y, con el apoyo de Estados Unidos, ahora se consideran un mediador activo en el establecimiento de la paz. También dirigió una carta al presidente de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Mohamed bin Zayed Al Nahyan, explicando su posición sobre el establecimiento de la paz en su provincia. A pesar de que el presidente emiratí es un “partidario entusiasta” tanto de Abia como de Isaias, los Emiratos Árabes Unidos han suavizado recientemente su posición. Enviaron ayuda directamente a Tigray y, con el apoyo de Estados Unidos, ahora se consideran un mediador activo en el establecimiento de la paz.

Es bastante difícil hacer un análisis preciso del problema de Tigray, ya que la política de Debretsion y su séquito de Tigray no es menos reservada que la de Abiy. Ha pasado un año desde que las tropas de Tigray recuperaron Mekelle, la capital. Durante este tiempo, según los expertos occidentales, crearon una fuerte maquinaria militar y restauraron la administración en toda la provincia, pero hasta ahora controlan clara y rígidamente las libertades políticas en el país. Los tigrayanos se pueden entender hasta cierto punto. Después de las atrocidades cometidas contra ellos durante la guerra, la mayoría de la población de la provincia no quiere tener nada que ver con el resto de Etiopía y teme que sus líderes puedan hacer un trato en secreto a sus espaldas y en su gasto.

Al mismo tiempo, la situación en la provincia es bastante complicada y empeora literalmente cada día. Y es por eso que los tigrayanos también están negociando una fecha límite para firmar un tratado de paz con Addis Abeba. Ha llegado la temporada de lluvias, y ahora se están sembrando los cultivos y se necesitarán fertilizantes el próximo mes si es necesario obtener una cosecha decente. Tigray está bloqueado, sin tráfico comercial, sin servicios bancarios y sin telecomunicaciones. Si no se levanta el sitio, será difícil para los líderes resistir los llamados populares para que el TPLF use su ejército para romper el cerco. Y esto significa que se lanzarán nuevas acciones militantes. En declaraciones a los medios británicos, la diplomática de Tigray, Fisseha Asgedom, enumeró cinco puntos clave de las negociaciones:

– restauración de las fronteras de Tigray que existían antes del conflicto;

– referéndum sobre la autodeterminación;

– proceso internacional para llevar ante la justicia a los responsables de las atrocidades militares cometidas por Etiopía;

– compensación por pérdidas; y

– Tigray mantiene su propio ejército.

Hay un tercer componente importante del rompecabezas de la paz, a saber, la escalada de la guerra en la vasta región de Oromia, que cubre grandes áreas de Etiopía. El movimiento rebelde liderado por el Ejército de Liberación de Oromo está ganando fuerza y, a pesar de la promesa de Abiy de destruirlos, la lucha no hace más que aumentar. En enero, el líder de la oposición oromo más destacado, Jawar Mohammed, del Congreso Federalista Oromo, fue puesto en libertad. Hace cinco años, Jawar era un movilizador de la juventud oromo marginada que exigía cambios radicales. Este movimiento finalmente condujo a una reforma muy necesaria, que posteriormente «quedó en nada». El fin de los cambios reformistas fue el asesinato del cantante Hachalu Hundessa, quien se convirtió en la voz de las protestas, y el encarcelamiento de Jawar en junio de 2020. Mientras tanto, la violencia en Oromia sigue escalando.

Cabe decir que, para resolver sus problemas internos, Etiopía se apoya en quienes desean sinceramente la paz y la tranquilidad en este país. Rusia siempre ha defendido estos principios, lo que se confirmó nuevamente los días 26 y 27 de julio durante la visita del Ministro de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa, Sergey Lavrov, en una visita de trabajo a la República Democrática Federal de Etiopía. Fue recibido por el Presidente del país Sahle-Work Zewde y mantuvo conversaciones con el Viceprimer Ministro, Ministro de Relaciones Exteriores de Etiopía Demeke Mekonnen. Sergey Lavrov mantuvo una conversación telefónica con el Primer Ministro de la República Federal Democrática de Etiopía, Abiy Ahmed, quien recibió un mensaje personal del Presidente de la Federación Rusa, VV Putin.

Al considerar la situación en la región del Cuerno de África y otros «puntos calientes» del continente, Sergey Lavrov enfatizó la necesidad de respetar el principio de «los problemas africanos necesitan una solución africana». Al mismo tiempo, se confirmó el apoyo ruso a los esfuerzos del gobierno etíope para normalizar la situación en Tigray y lanzar un diálogo nacional inclusivo en el país. Moscú seguirá siendo solidario con la posición de principios de Etiopía, que rechaza la injerencia en sus asuntos internos y defiende la soberanía y la integridad territorial.

Viktor Mikhin, miembro correspondiente de RANS, en exclusiva para la revista en línea “ New Eastern Outlook ”.

Fuente:
New Eastern Outlook

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales