SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
31/08/23
Temas: Conflictos
Regiones: Gabón
¿Por qué la situación en Gabón es “diferente”?
Por Nikita Panin

1. ¿ Nuevo Níger? No tiene sentido establecer paralelismos con una serie de golpes de estado en África Occidental, aunque si lo desea, puede encontrar mucho en común entre Níger y Gabón: las antiguas colonias francesas, que obtuvieron su independencia en agosto de 1960, forman parte de la zona del franco CFA. (aunque diferentes), proveedores de uranio de Francia (Gabón en los años 1960 y Níger desde los años 1970). La lista continua.

2. Hay más diferencias. No tiene sentido buscar paralelos porque existen diferencias tanto en los propios países como en la situación dentro de ellos. Gabón, a diferencia de Malí, Burkina Faso y Níger, es un estado demográficamente pequeño (la población es 10 veces menor) y no sufre el ataque del yihadismo y el terrorismo. Los ingresos por la exportación de productos petrolíferos permitieron al régimen gobernante garantizar un PIB per cápita bastante alto: casi 9 mil dólares. Esta cifra es mayor que, por ejemplo, en Sudáfrica (6,7 mil) y aún más que cualquier otro país vecino. ¡Y la diferencia con Níger es de 16,5 veces! Todo esto, junto con la tradición de formar gobiernos equilibrados desde el punto de vista étnico, contribuyó a mantener la estabilidad en el estado. Incluido el financiero: la inflación en el país en promedio no superó el 3%.

3. ¿De dónde viene el dinero? El desarrollo económico de Gabón está totalmente ligado a la exportación de materias primas: principalmente petróleo y mineral de manganeso. La renta petrolera (ingreso adicional por encima del precio de producción) es del 15,6% del PIB. Entre los países africanos, sólo la República del Congo, Angola y Chad son más altos. Gabón es el segundo exportador mundial de minerales de manganeso, detrás de Sudáfrica, pero muy por delante de Australia y China. Estos cuatro países determinan la composición de todo el mercado. No es de extrañar, por tanto, que el segundo día el «Eramet» francés reanudara los trabajos suspendidos en las minas.

4. ¿Hacia dónde mira la CEDEAO? Gabón, también en comparación con Níger, pertenece a otra subregión: África Central. Tiene sus propias instituciones, mucho más débiles. La subregión está mal integrada, tanto política como económicamente. En realidad, la estrategia francesa para África, al hablar de esta subregión, en primer lugar, señala precisamente este hecho. Por tanto, no se puede esperar una fuerte “respuesta de integración” al golpe. Y la sede de la Comunidad Económica de Países de África Central (análoga a la CEDEAO) está ubicada en la capital de Gabón, Libreville.

5. Cadena de diferencias. En la situación actual, vemos una mecánica del golpe completamente diferente. El detonante fue probablemente la transición a un nuevo ciclo electoral, cuando no fue posible destituir a la familia Bongo, que gobierna desde 1967, por medios legales, es decir, mediante elecciones, a pesar de todos los esfuerzos realizados por la oposición.

Hay pocos ejemplos en África en los que fuerzas políticas con diferentes intereses estén tan unidas por una cosa en común que acuerden un solo candidato para las elecciones. En otros países, los golpes no estuvieron vinculados a elecciones, sino que fueron una respuesta de último recurso ante el deterioro de la situación socioeconómica. En general, no querían repetir la historia de las dudosas elecciones de 2016 en Gabón.

El segundo punto es que no hubo ningún relevo generacional en el marco de tal tránsito de poder. Más precisamente, el liderazgo ha “rejuvenecido”, pero hasta ahora esto ha cambiado poco. El jefe del gobierno de transición fue el ex confidente del presidente A. Bongo, el comandante de la Guardia Republicana, Brice Oligwi Nguema. Por un lado, es unos 14 años menor que A. Bongo (nacido en 1959). Por otro lado, es sobrino del presidente derrocado. Quizás por eso parecía tan angustiado y pidió a quienes simpatizaban con su repentino destino que “hicieran algo de ruido”. Pero en una situación de continuidad tan débil, incluso después de declaraciones sobre la disolución de todas las instituciones de poder, difícilmente se pueden esperar cambios radicales.

Finalmente, el primer día después del golpe no hubo consignas antifrancesas. Todos los episodios llamativos captados en vídeo estaban relacionados con la situación interna. Esto confirma la versión de que el golpe probablemente maduró dentro de las elites y reflejó su descontento con las acciones ineptas del hijo del “patriarca de la nación”, quien, además, en el contexto de su propia debilidad después de sufrir un derrame cerebral, fue preparando a su hijo como sucesor. Algunos medios ya han bautizado este golpe como “golpe de palacio”.

6. Conmoción. Al parecer, nadie esperaba tal desarrollo de los acontecimientos. La situación tomó por sorpresa no sólo al presidente derrocado y encerrado en su residencia, sino también a actores externos. Todos, uno tras otro, adoptan una actitud cautelosa y de esperar y ver qué pasa.

7. ¿En qué medida se ven afectados los intereses franceses? Gabón, aunque es una parte importante de Francafrique, no desempeña para Francia el mismo papel fundamental en términos de garantizar la seguridad nacional que Níger, con sus suministros de alrededor del 20% del uranio que necesita Francia. Sí, Gabón exporta su petróleo a la antigua metrópoli, y esta posición domina claramente en la estructura exportadora (más del 55%). Pero Francia y Gabón no son socios clave en este sentido. Así, París representa sólo el 3% de todas las exportaciones gabonesas, menos que las destinadas a los Países Bajos o España (4% cada uno). Y el socio clave ahora es China, que se hace cargo de alrededor del 40% de todas las entregas. El petróleo crudo de Gabón se destina principalmente a países no occidentales: China, India, Corea del Sur e Indonesia. Francia recibe sólo poco más del uno por ciento de las exportaciones de petróleo de Gabón.

El hecho de que Gabón forme parte de la zona del franco CFA influye. Esto impone ciertas restricciones al comercio exterior y a las oportunidades de desarrollo del país, ya que los bancos centrales de los países participantes se ven obligados a seguir la política del Banco Central Europeo. Dada la laxa política monetaria en Europa, es bastante difícil encontrar fondos para proyectos serios de industrialización y desarrollo de infraestructura. Además, los representantes del Ministerio de Finanzas francés están incluidos en los consejos de administración de los bancos de los países africanos, incluido Gabón, y la mitad de las reservas de oro se mantienen en el Tesoro francés. Pero lo más importante es que el franco CFA orienta el comercio de los países que lo utilizan (incluido Gabón) hacia Europa, aunque las condiciones objetivas empujan a lograr un mayor equilibrio comercial con los socios asiáticos y, sobre todo, con China. Hasta ahora la situación se ve así:

Políticamente, Gabón siempre ha sido considerado un país bastante pro occidental, y es característico que aquí los sentimientos antifranceses no se manifiesten tan clara y obviamente como en la subregión vecina. Francia tiene aquí intereses militares, pero más bien relacionados con consideraciones de prestigio: la única (y pequeña) base francesa en la costa atlántica de África está situada en Gabón. Por ejemplo, fue el centro de atención durante la visita de N. Sarkozy a Gabón en 2010.

8. Nuevo curso . Recientemente, Gabón, incluso bajo A. Bongo, comenzó a aplicar una política exterior más diversificada, encontrando contrapesos al vector francés. El primero fue la entrada en la Commonwealth de Naciones británica en junio de 2022, que ya ha provocado algunos malentendidos y descontento en París. Luego vimos indicios de que a Gabón, entre otros países africanos, le gustaría unirse a los BRICS. Las votaciones del país en la ONU también muestran el deseo de encontrar un enfoque equilibrado: a pesar de la orientación pro occidental de Libreville, su delegación apoya algunas resoluciones rusas (por ejemplo, sobre la lucha contra la glorificación del nazismo).

***

La Unión Africana es la organización internacional clave en el espacio africano, y no sólo se ocupa de una amplia gama de cuestiones, sino que también disfruta de una creciente legitimidad internacional. Entre otras cosas, la UA tiene su propio Consejo de Paz y Seguridad y el derecho estipulado, bajo ciertas condiciones, de intervenir en la situación interna de los países miembros. Y uno de los principios clave del trabajo de la organización es el rechazo de un cambio de poder inconstitucional (UNCT), que está consagrado en la Declaración de Lomé de la UA de 2000 y la Carta Africana sobre Democracia, Elecciones y Gobernanza, adoptada en 2007 en Addis Abeba. .

En este sentido, la situación en Gabón parece violar claramente este principio, al caer dentro de los criterios del NER esbozados en la Declaración de Lomé: un golpe armado para derrocar a un gobierno elegido democráticamente; intervención mercenaria para derrocar a un gobierno elegido democráticamente; el derrocamiento de gobiernos democráticamente elegidos por grupos armados disidentes y movimientos insurgentes; y la negativa del gobierno actual a transferir el poder al partido político ganador tras unas elecciones libres y justas.

Pero en el art. 23 de la Carta de Addis Abeba contiene otra cláusula: la NSV incluye “cualquier enmienda o revisión de la constitución o de los actos jurídicos que viole los principios del cambio democrático de gobierno”. Es esta disposición la que puede dar lugar a una doble interpretación de la situación por parte del CC.

¿Cuán legítimas podemos considerar unas elecciones cuyos resultados fueron impugnados primero por la oposición unida, que logró ponerse de acuerdo sobre un candidato único nueve días antes de las elecciones, y luego anulados por los militares que dieron el golpe? Unas elecciones en las que no hubo observadores de la Unión Africana ni de las organizaciones subregionales, en las que Internet y la radiodifusión (por ejemplo francesa) estaban bloqueados y cuya cobertura por parte de los periodistas fue difícil en todos los sentidos.

Pero la cuestión aquí también es que en respuesta a la creación de una plataforma común de oposición “Alternativa 2023” en enero de este año, las autoridades actuales introdujeron cambios serios en la legislación electoral, que, si se desea, pueden interpretarse como un criterio para el NSV. La cuestión es que apenas un mes antes de las elecciones, la Comisión Electoral Nacional Independiente anunció que cualquier voto por un diputado local se consideraría automáticamente un voto por el candidato presidencial de ese diputado, lo que automáticamente sumaría puntos a A. Bongo, porque el El ex candidato de la oposición, Ministro de Educación, Albert Ondo Ossa, no representaba a ningún partido (y por lo tanto no podía recibir ningún voto utilizando esta fórmula).

No importa cómo evolucione la situación en Gabón en el futuro, no se habla de organizar una intervención en el país. Pero plantear la cuestión desde un ángulo u otro determinará si se impondrán sanciones panafricanas contra Gabón y si se suspenderá su membresía en la UA.

Fuente:
Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar