SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
12/07/22
Temas: Conflictos
Regiones: Japón
Shinzo Abe: un aristócrata militarista y nacionalista

Uno de los políticos más experimentados y conocidos de Japón ha sido asesinado: el ex primer ministro Shinzo Abe. Dirigió el gobierno de Japón en dos ocasiones: en 2006-2007 y luego de 2012 a 2020, y ocupó el cargo más tiempo que todos sus predecesores y sucesores políticos

También estuvo al frente del gobernante Partido Liberal Democrático durante muchos años.

El atentado contra Abe se produjo durante un mitin electoral en la ciudad provincial de Nara. El sospechoso, que resultó ser un antiguo marino militar, disparó dos veces al político con una escopeta de fabricación casera. A pesar de la intervención quirúrgica de urgencia, las heridas en el pecho y el cuello resultaron mortales para el ex primer ministro, y el terrorista fue detenido inmediatamente. Ya ha afirmado que atentó contra la vida de Abe por rencor.

El difunto Shinzo Abe siempre despertó fuertes sentimientos entre los ciudadanos japoneses, que van desde el amor hasta el odio. Algunos no le perdonan que haya descendido desde la cúspide de la élite política japonesa, lo que aseguró la exitosa carrera del primer ministro.

Carismático, populista, nacionalista

Según algunos relatos, su linaje se remonta al famoso samurái medieval Abe no Yoritoki. El abuelo de Shinzo Abe dirigió el gobierno japonés a finales de los años cincuenta, mientras que su padre, Abe Shintaro, fue ministro de Asuntos Exteriores de Japón, mantuvo una amistad con Ronald Reagan e hizo negocios con Andrei Gromyko.

El futuro líder japonés comenzó como secretario de su padre y se internó en una universidad estadounidense porque inicialmente estaba proyectado para una carrera diplomática y política. Shinzo Abe se distinguió rápidamente en el partido por su energía y carisma, y obtuvo el apoyo de su clan familiar. Ha llegado rápidamente al poder utilizando una retórica populista y nacionalista, incluso cuando ha causado gran alarma en los países vecinos.

Abe, por ejemplo, exigió que se modificara la constitución de la posguerra de 1945, según la cual Japón renunciaba a la guerra como medio para resolver las disputas internacionales. Además, insistió en la creación de fuerzas terrestres completas, una marina y una fuerza aérea que sustituyan a las actuales Fuerzas de Autodefensa de Japón. Y logró presionar para que se aumentaran los poderes del ejército japonés.

En 2015, el primer ministro Shinzo Abe dijo que no tenía intención de pedir perdón por las acciones de Japón durante la Segunda Guerra Mundial. Estas palabras enfurecieron seriamente a China, la República de Corea y la República Popular Democrática de Corea, que no han olvidado los atroces crímenes de guerra de la época de la ocupación japonesa.

El líder del Partido Liberal Democrático de Japón hizo una ostentosa peregrinación ceremonial al santuario sintoísta de Yasukuni, que guarda las listas de soldados muertos en las guerras, incluidos los criminales de guerra ejecutados tras los juicios de Tokio. Sin embargo, en cada ocasión que acudió a ese sitio, ha causado irritación en Pekín, Seúl y Pyongyang.

Pero el revanchismo beligerante de Shinzo Abe fue de la mano de la creciente cooperación militar y política de Estados Unidos, que ha ido construyendo nuevas bases militares en las islas japonesas. La dependencia de Washington no ha hecho más que reforzarse con su agenda nacionalista, y Japón ha continuado siguiendo obedientemente el camino de la política exterior estadounidense, lo que no ha ayudado a las relaciones de Tokio con Moscú.

Con Rusia, pragmatismo

Sin embargo, Shinzo Abe intentó seguir una política flexible y pragmática hacia Rusia. Planteó insistentemente la cuestión de la resolución del conflicto territorial sobre la propiedad de las islas Kuriles del Sur y expresó su deseo de firmar un tratado de paz entre la Federación Rusa y Japón, siempre que se resolviera el problema de las Kuriles. Y la cooperación económica entre Japón y Rusia se reforzó considerablemente, incluso en el ámbito del suministro de energía.

El primer ministro Abe inició numerosos contactos con el presidente Vladimir Putin, durante los cuales se discutió el texto de la Declaración Conjunta Soviético-Japonesa del 19 de octubre de 1956. Como es sabido, los dirigentes soviéticos habían permitido en ese documento la posibilidad de ceder a Japón las pequeñas islas de la cordillera de las Kuriles menores, con la condición de que sólo podría ocurrir tras la firma de un tratado de paz en toda regla.

Sin embargo, las negociaciones activas no dieron ningún fruto para la política. Los dirigentes rusos se han negado a renunciar a la soberanía nacional, y la extrema derecha japonesa ha acusado a Shinzo Abe de abandonar las reclamaciones sobre las islas Kuriles en el delta del Kuril, Kunashir e Iturup.

Aún más japoneses criticaron al primer ministro por su política económica, llamada irónicamente “Abenomics”. Esta política se basó en una devaluación artificial del yen, que se devaluó más de un 20% frente al dólar. Para ello, Japón duplicó su oferta monetaria y su deuda nacional superó en dos veces y media su PIB. Pero estas reformas reflejaron en gran medida los intereses de las grandes empresas y contribuyeron a la ruina de la clase media.

La carrera política de Shinzo Abe habría culminado con los Juegos Olímpicos de Tokio previstos para 2020. Pero tuvo que ser pospuesta a causa de la pandemia de coronavirus, que supuso un golpe considerable para el primer ministro.

Abe fue duramente reprendido por las medidas insuficientes e inoportunas en la lucha contra el Covid-19. Según la agencia de encuestas Kyodo, más del 58% de los japoneses expresaron su descontento con la impotencia del gobierno japonés, mientras que sólo el 36% de la población aprobó las acciones del propio primer ministro. Poco después, el honorable político dimitió de todos sus cargos, con el pretexto de ser tratado de colitis ulcerosa. Sin embargo, mantuvo su influencia dentro del Partido Liberal Democrático, siendo el líder reconocido de su ala nacionalista.

Gallo gallina con Ucrania

Tras el estallido de las hostilidades en Ucrania, Shinzo Abe se pronunció en apoyo de Kiev. Acusó a Rusia de una “invasión brutal” y dijo: “Las tropas ucranianas están luchando para defender su patria. Debemos aprender una lección de esto”.

El político retirado exigió un fuerte aumento del gasto en defensa de Japón y expresó su apoyo a la línea de confrontación de los dirigentes japoneses, que apoyan plenamente las sanciones antirrusas, pese a que esto está causando un daño cada vez mayor a la economía japonesa.

Pero Abe podía permitirse el lujo de hablar con franqueza sobre la situación, a diferencia del gobierno japonés en funciones. En una entrevista concedida a la prestigiosa revista The Economist, el ex primer ministro culpó de la guerra al presidente ucraniano, que se negó a comprometerse con Rusia.

“Se podría haber evitado una escalada del conflicto si se hubiera hecho prometer a Zelensky que su país no entraría en la OTAN, o se le hubiera obligado a conceder un alto grado de autonomía a dos enclaves del este”, dijo Shinzo Abe. Y añadió que el presidente ucraniano podría ser influenciado en este asunto por el presidente de Estados Unidos, señalando inequívocamente la dependencia externa de los dirigentes ucranianos.

La trágica muerte de Shinzo Abe plantea la siguiente pregunta: ¿Queda algún político japonés después de él capaz de hacer valoraciones tan sinceras, llamando a los acontecimientos mundiales por su verdadero nombre?

Fuente:
Radio La Primerísima

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales