SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
20/06/22
Desafíos tras la victoria de Gustavo Petro
Por Fernando Rivero

1. Algunos datos de Colombia. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), en 2020 Colombia padeció una pobreza  de 42,5%, lo que la sitúa en más de 21 millones personas. En 2020, según el DANE, organismo oficial del Estado colombiano, 2,78 millones de personas ingresaron a la condición de pobreza extrema. En Bogotá, a pesar de ser la capital del país, 3,3 millones de personas viven en pobreza. En 2020 Colombia, de acuerdo al Índice de GINI del Banco Mundial, es el segundo país más desigual de América Latina y el Caribe. La concentración de la propiedad de la tierra es profundamente desigual al dejar en pocas manos las tierras más fértiles de Colombia. Colombia es una sociedad injusta que demanda grandes transformaciones económico-sociales.

2. Colombia, satélite militar del Comando Sur. El uribismo ha permitido la instalación de múltiples bases militares estadounidenses en suelo neogranadino, las operaciones de la Brigada Norteamericana de Asistencia a la Fuerza de Seguridad (SFAB por sus siglas en inglés), convirtió a  Colombia en Socio Global de la OTAN y, recientemente, le asignó la ignominiosa condición de Aliado de Importancia Extra OTAN de EE. UU., cuestión amparada por la Ley, de 2022, para la Alianza Estratégica entre Estados Unidos y Colombia. Al Presidente Petro le tocará enfrentar el rol impuesto a los neogranadinos en la planeación militar del Pentágono.

3. La Fuerzas Armadas de Colombia. La institución castrense de Colombia ha sido forjada en la Doctrina de la Seguridad Nacional y entrenada, otrora, en la Escuela de las Américas del Pentágono. Colombia ha sufrido, durante decenios de conflicto social y armado, la impronta de unas Fuerzas Armadas que aplicaron el terrorismo de Estado. Hoy la institución militar colombiana se inspira en la Doctrina Damasco, que se ajusta a los estándares de interoperabilidad de la OTAN, se capacita para una guerra regular contra sus vecinos asumiendo el rol de Abel contra Caín y, principalmente, sirve como instrumento para preservar el capitalismo neoliberal. Las Fuerzas Armadas de Colombia son un desafío para los cambios que anhelan las mayorías en Colombia.

4. Colombia en el plano internacional. América Latina y el Caribe experimentan cambios políticos que marcan el inicio de una nueva época. La reciente Cumbre de las Américas en Los Ángeles lo evidencia. Es indudable que el Departamento de Estado define la política exterior de la Casa de Nariño. En el siglo XXI los distintos gobiernos de Colombia han servido como dique de contención ante el surgimiento de gobiernos progresistas o revolucionarios; así como un instrumento para atentar contra organismos tales como CELAC, UNASUR, ALBA, etc. El Presidente Petro enfrentará una disyuntiva histórica en la colisión entre la Doctrina Monroe y el Ideario Bolivariano. América Latina y el Caribe esperan mucho del gobierno del Pacto Histórico.

5. Una Sugerencia para los que sueñan con un mundo más Justo. El Presidente Gustavo Petro enfrenta grandes desafíos. Las mayorías en Colombia anhelan cambios y demandan justicia social. Quienes creen en la vida, desde Colombia y otras latitudes, se irradian de esperanza con el triunfo de Gustavo Petro. Esperan cambios, aunque comprenden que el socialismo en Colombia aún está muy lejos. Sin embargo, el papel de los bolivarianos debe consistir en acompañar al pueblo colombiano en su brega por las transformaciones de su sociedad, en el avance hacia la Nueva Colombia, en la construcción de la paz total con todas las organizaciones insurgentes y en el reencuentro con el ideario emancipador de Simón Bolívar. Sin dudas, como dijo Bolívar, «América es la Esperanza del Universo»; y en esa esperanza Colombia es fundamental.

Fuente:
Cuatro F

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales