SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
22/09/22
Las encuestas electorales en Brasil difieren; entienda las razones

La semana pasada, uno de los temas más comentados sobre las elecciones fueron las encuestas de opinión. Diferentes institutos realizaron encuestas presenciales, con entrevistas a domicilio, entre el 9 y el 13 de septiembre y presentaron resultados divergentes: en el sondeo del IPEC Lula da Silva (Partido de los Trabajadores) tiene un 46% y Jair Bolsonaro (Partido Liberal) un 31%; y en el de Quaest, Lula tiene un 42% y Bolsonaro un 34% de las intenciones de voto. Pero, después de todo, ¿qué justifica esta diferencia entre los principales candidatos?

La respuesta está en una cuestión fundamental, pero que no se aclara a los lectores de las encuestas: la metodología. Esto se debe a que se hace una división económica para que la encuesta incluya porcentajes de los diferentes tramos de renta de la sociedad brasileña. 

Este es precisamente el punto de divergencia entre los institutos. Por un lado, el IPEC estipula que el 57% de los votantes ganan actualmente hasta dos salarios mínimos; para el Quaest, este porcentaje es del 38% – esta franja de ingresos es la que más concentra los votos para Lula. Por otro lado, el Quaest considera que el 22% de la población gana más de cinco salarios mínimos, mientras que el IPEC considera el 15% – este es el rango de ingresos que más concentra los votos para Bolsonaro. Por lo tanto, era de esperar que los resultados fueran contradictorios.

Entonces, ¿por qué los institutos no consultan el mismo porcentaje de los diferentes tramos de renta? La respuesta puede estar relacionada con las decisiones del actual presidente brasileño. Bolsonaro pospuso por dos años el censo que debería realizarse en 2020. Por ello, los datos más actualizados que tenemos sobre la población brasileña son de 2010. Con un desfase de 12 años, después de años de desmantelamiento de las políticas públicas de lucha contra la pobreza y de una pandemia, no es posible determinar el porcentaje de la población en cada tramo de ingresos y, en consecuencia, qué instituto se acerca más a la realidad. 

En general, se tiende a confiar más en los datos presentados por el IPEC, porque utiliza en su metodología un mayor porcentaje de personas en el rango de hasta 2 salarios mínimos. Se cree que es lo más cercano a la realidad cuando se considera, por ejemplo, la «Encuesta Nacional sobre Inseguridad Alimentaria en el Contexto de la Pandemia de Covid-19 en Brasil», que señaló la existencia de 33 millones de personas que pasan hambre en Brasil. Con esto, Lula tendría una ventaja de aproximadamente 15 puntos porcentuales sobre Bolsonaro.

Se espera que este jueves (15) se publique una nueva encuesta de Datafolha. El instituto fue el que más se acercó a los porcentajes de votación en las conflictivas elecciones de 2018. 

Fuente:
Brasil de Fato

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales