SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
22/12/21
Regiones: Brasil | Chile
Bolsonaro magnifica la victoria de Boric al tratarlo como un enemigo
Por Tulio Ribeiro

Un político que llega a la presidencia de la República está al menos acostumbrado a las adversidades y comprende la estrategia, reconoce las derrotas y trata de construir nuevas victorias. La lógica se pierde cuando analizamos la personalidad de Jair Bolsonaro, jefe del Ejecutivo brasileño, y representante actualmente en minoría de ellos.

Esto es lo que se presenta cuando Bolsonaro, vuelve a aislarse y no saluda al nuevo presidente de Chile, incluso 48 horas después de la victoria del congresista Gabriel Boric para el máximo cargo en Chile. Por el contrario, sus aliados dentro del gobierno lamentaron la victoria del nuevo presidente, un desajuste con lo mínimo que sugiere la diplomacia.

Bolsonaro, que hizo campaña contra Pedro Castillo, tardó en reconocer su victoria electoral, debido a sus «vínculos con la izquierda». Al regresar de un viaje, Bolsonaro señaló el «peligro de la izquierda en Chile» antes de las elecciones. Llegó en 2018 para recibir a Kast en Brasil, y según una entrevista con el chileno derrotado, admiraba a Bolsonaro «por poner fin a la corrupción en Brasil», un desconocimiento total de las solicitudes de ‘ventajas’ financieras para comprar vacunas hechas por su país. subordinados directos, o compras de mansiones por parte de su familia. Todavía hay procesos que ya están en la corte, por el acto de apropiarse con la mayoría de los sueldos de los empleados en sus oficinas cuando era parlamentario, incluida una práctica repetida por sus hijos.

Una realidad muy diferente para quienes prometieron salvar a Brasil del ‘comunismo’ (como si la política de inclusión fuera un daño) y señalaron un futuro mejor, pero gobernaron mal el país, impulsados por su negación, murieron 617.000 personas por Covid-19.

Poseedor de una desviación de personalidad para un cargo de presidente de una nación, en el cumplimiento de su administración, el presidente Bolsonaro ha mostrado dificultades para aceptar derrotas de aliados, como fue el caso del ‘admirado’ Kast. En las elecciones estadounidenses, se demoró 38 días para felicitar al actual presidente Joe Biden por su victoria sobre Donald Trump. En octubre de 2019, Bolsonaro lamentó la victoria de Alberto Fernández en Argentina y dijo, en un momento, que no felicitaría al nuevo líder del país vecino. A quienes los brasileños suelen llamar ‘hermanos’ a los argentinos.

Bolsonaro pasa a la historia y debe seguir los pasos del derrotado Macri para la reelección. El argentino  se fue a Chile y respaldó la candidatura del ultraderechista chileno a quien no conoce, José Antonio Kast, pero lejos de festejar junto al pinochetista el resultado de los comicios, sumó un nuevo caso probatorio para quienes sostienen la teoría de que trae mala suerte.

“Hoy Chile, para mí, es tal vez la única sociedad, el único país de primer mundo que tenemos en Latinoamérica, y han sido muy exitosos en construir, en desarrollarse, en fortalecer sus instituciones”, expresó campante Mauricio Macri desde el Palacio de La Moneda, en Santiago, donde habló con la prensa para apoyar al defensor del genocida Augusto Pinochet.

Bolsonaro, al igual que Macri, ven la tarea encomendada por Estados Unidos de incrementar la derecha en Sudamérica, siguiendo la dirección opuesta a lo que querían. En recurrentes derrotas y rechazos de su personalidad, reaccionan convirtiendo a los opositores de izquierda en presidentes enemigos. Una psicopatía incompatible que solo eclipsa electoralmente a los aliados neoliberales y engrandece a los nuevos presidentes latinoamericanos de izquierda, transformándolos en líderes de países vecinos al suyo.

En las elecciones chilenas, el candidato José Antonio Kast, de extrema derecha, admitió su cercanía a las ideas de Bolsonaro en Brasil. Por otro lado, los partidarios de Boric utilizaron imágenes del presidente brasileño para criticar a Kast. En una publicación se dice que Bolsonaro, al igual que Kast, también prometió salvar a Brasil del comunismo y señaló un futuro mejor, pero que gobernó un país donde 617.000 personas murieron por Covid-19 y que enfrenta problemas económicos.

El presidente argentino Alberto Fernández afirmó que los países deben comprometerse a fortalecer los lazos de hermandad que los unen. Otros presidentes de la región, como Nicolás Maduro de Venezuela y Luis Arce de Bolivia, también felicitaron a Boric por la victoria. El expresidente Lula, quien lidera las encuestas por intenciones de voto para las elecciones de 2022, envió un mensaje de felicitación al candidato de izquierda. En el campo de la derecha, la cordura vino del presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, y del paraguayo Mario Abdo Benítez, quienes también saludaron al ganador de las elecciones chilenas.

Por su opción, el gobierno brasileño tomó un camino hacia el aislamiento diplomático a lo largo de los primeros tres años de su mandato, tiene el don de generar rechazo, incluso en su campo político, y elegir enemigos, ayudándolos a lograr victorias.

Desde lo alto de su popularidad entre los chilenos, el presidente electo es llevado a ser un nuevo líder en todo el continente latinoamericano con solo decir lo que piensa el mundo: «Bolsonaro es un peligro para la humanidad … Estás destruyendo lo que le pertenece toda la humanidad». Bolsonaro en la práctica genera una vez más la valorización de la izquierda, al mostrar claramente la imprudencia de lo que significa la extrema derecha para el planeta.

Fuente:
TeleSUR

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales