SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
07/10/21
Temas: Gobierno
Regiones: Colombia | Venezuela
Apertura de la frontera: la oportunidad para un nuevo comienzo entre Venezuela y Colombia
Por José Negrón Valera

«¿Saben por dónde llegará Freddy Bernal?», pregunté este 4 de octubre a un grupo de periodistas en el Puente Internacional Simón Bolívar. La famosa estructura que comunica Venezuela con Colombia y que hace dos años fue elegida por EEUU para un intento de invasión paramilitar, mercadeada por los medios globales como operación de ayuda humanitaria.

Los periodistas se limitaron a encogerse de hombros. Una voz se apartó del grupo para referirme lo siguiente: «Solo sigue la marea de gente».

Unos minutos más tarde, la indicación me serviría con particular precisión. Habitantes de la población fronteriza de San Antonio, miembros de los partidos políticos que apoyan al Gobierno bolivariano, funcionarios policiales y peatones que transitaban por el lugar, comenzaron a aglomerarse en torno a la figura política que ha permitido al Gobierno de Nicolás Maduro recuperar la gobernabilidad y soberanía en el estado de Táchira, un complejo territorio que forma parte de lo que los expertos en geopolítica consideran la frontera más viva de toda la región.

Los jefes militares de la zona andina (Táchira, Mérida y Trujillo) salen a su encuentro para darle unos primeros reportes y afinar los detalles de la apertura «comercial, progresiva y biosegura» de un paso fronterizo que llevaba desde 2015 cerrado al paso vehicular y, desde 2019, con movilidad peatonal restringida.

Bernal se acerca a los periodistas y, como si sus ojos aún reprodujeran los intensos momentos que tuvieron lugar en dicho puente, reflexiona sobre las causalidades históricas. Comenta que fue en ese mismo espacio donde Simón Bolívar declaró la Villa de San Antonio del Táchira la primera en ser liberada por la gesta de independencia. «Desde este lugar se dará el primer paso para la reactivación del aparato económico, industrial y productivo del Táchira. Hoy damos un salto adelante», explica con serenidad.

La importancia de ser frontera

Dinamizar la economía de la zona ha sido una prioridad para la agenda de Freddy Bernal. Un estudio de opinión de la encuestadora Indicador Global señala que el 85,9% de los tachirenses están de acuerdo con la apertura de la frontera.

Apoyado en estas cifras, Jorge Forero, investigador del Centro de Investigación y Estudios de Frontera, explica a Sputnik que el intercambio comercial es el alma de la región. Las continuas diatribas políticas entre Caracas y Bogotá, en especial las que se iniciaron en 2015 con un incidente donde fueron heridos militares venezolanos que participaban en una operación para detener el contrabando de extracción de gasolina hacia Colombia, han mantenido dicho intercambio en una incertidumbre permanente.

«El descenso de las relaciones comerciales formales entre los dos países tampoco es un hecho novedoso o inédito, ya que éstas vinieron deteriorándose desde 2008, cuando transitaron de los 7.289 millones de dólares a los 4.613 millones de dólares en 2009 y los 1.728 millones de dólares en 2010 [este último, el punto más bajo del intercambio comercial formal binacional, antes del hito de 2015]. Lo que significa una reducción proporcional del 36,7% y Del 76,3% respectivamente», afirma Forero.

Para el investigador, el cierre de la frontera ha traído consecuencias negativas no solo a los venezolanos, sino también A la economía del Norte de Santander.

Para el investigador, el cierre de la frontera ha traído consecuencias negativas no solo a los venezolanos, sino también A la economía del Norte de Santander.

“De acuerdo con vocerías de la Cámara de Comercio de Cúcuta en 2019, el 95% del tejido empresarial de Cúcuta, Ocaña y Pamplona se dedica al suministro y comercio de bienes al mayor y al detalle para la población venezolana. Por su parte, el gremio patronal venezolano Fedecámaras estimó en septiembre de 2015 que el cierre fronterizo estaba generando pérdidas superiores a los 4 millones de dólares por día, el 75% de esa cifra por el nodo Táchira-Norte de Santander. Aseveró que para 2015, cerca del 15% de los productos y materias primas que ingresan al país lo hacen a través de la frontera colombo-venezolana. En otro reporte posterior (junio de 2016), otra vocería de la patronal venezolana afirmó que se habían cerrado el 70% de los comercios en las localidades fronterizas venezolanas, con un saldo de 15.000 empleos perdidos, detalló el investigador.

Otras cifras suministradas por el Centro de Investigación y Estudios de Frontera ayudan a profundizar en el análisis:

  • Para el año 2008 se estimaba en 250.000 el número de empleos generados en Colombia por el intercambio comercial con Venezuela.
  • El grueso del intercambio comercial entre Colombia y Venezuela corresponde al sector industrial y agrícola.
  • Para 2019 el intercambio comercial formal se redujo a tan solo 133 millones de dólares, lo que representa una disminución con respecto a 2008 del 98,15%.
  • El cierre de la frontera afectó, en Colombia, a la industria del carbón, que registró pérdidas de hasta 3,8 millones de dólares solo entre septiembre de 2015 y septiembre de 2019.
  • En Venezuela el cierre de frontera también afecta a por lo menos 2.000 transportistas de este sector.
  • La industria de la cerámica ha presentado pérdidas, nuevamente del lado colombiano, que alcanzan los 53,5 millones de dólares en el mismo periodo.
  • En San Antonio del Táchira y Ureña este sector perdió por lo menos 8.000 empleos.
  • Fedecámaras también estima que cerca del 15% de los productos y materias primas que ingresan al país lo hacen a través de la frontera colombo-venezolana, con un total de 15 mil empleos perdidos en los municipios de frontera.
  • Entre Colombia y Venezuela existen, por lo menos 247 rutas ilegales o trochas, (CEPAL 2016), la gran mayoría de ellas entre el estado Táchira y el Norte de Santander.
  • Sobre el comercio informal se desconoce el monto total que mueve este inmenso mercado, sin embargo y para tener una idea, entre agosto de 2015 y junio de 2016, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (DIAN), incautó 4,5 millones de dólares, (CEPAL 2016).

«Piensen en el ciudadano de la frontera»

Mientras se dirige a una grúa que lo llevará hasta el lugar donde comenzará a remover tres contenedores que mantenían el paso bloqueado en el puente internacional, Bernal comparte que las cifras solo demuestran que las necesidades de los pueblos deben estar por encima de las fricciones políticas.

Refiere que el trabajo de la apertura fronteriza «lleva más de dos años gestándose por parte de un equipo multidisciplinario». El esfuerzo implicó reuniones con «las cámaras de comercio de Ureña, de San Antonio, con los aduaneros, con los industriales, con los transportistas, con los comerciantes», quienes coincidían en que «son la apertura de la frontera con Colombia y la reactivación de la Zona Económica Especial de San Antonio-Ureña» los motores para una nueva etapa de progreso y bienestar social.

«Lo que le pido a los empresarios, a los industriales, a los comerciantes y al pueblo del Táchira es confianza. Soy un hombre de palabra y lo que he dicho siempre lo he cumplido. Sería indigno de prometer algo que no sea capaz de cumplir. Cuando prometí que avanzaríamos en la apertura de la frontera era porque estaba seguro que lo iba a lograr. Para ello trabajé durante meses con diversos ministros y con el propio Presidente de la República, Nicolás Maduro, quién está absolutamente consciente de la importancia de esta acción», señaló Bernal.

Cuando los contenedores se van moviendo poco a poco ayudados por las grúas y maquinaria pesada, se informa que la Vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, aprovechará que se dirige al país en cadena nacional para hablar sobre el futuro de la frontera. Bernal explica que ella ha sido parte fundamental de todo el esfuerzo.

«La vicepresidenta es además la ministra de economía, ella tiene todo un plan de impulso, protección al empresariado venezolano y reactivación de la economía. Para ello ya acordamos con el viceministro Héctor Silva para dentro de quince días un encuentro entre empresarios venezolanos y colombianos en San Cristóbal», detalla Bernal.

Conforme la vía se despeja de los contenedores que simbolizaron durante algunos años un muro de contención contra los factores radicales de desestabilización política venidos del lado colombiano, periodistas del otro lado de la frontera hacen señas para intentar entrevistar al protector del Táchira.

Bernal se acerca a la barda de seguridad que separa ambas naciones. Un periodista colombiano aprovecha para preguntar si acaso no siente temor de que factores radicales traten de «boicotear esta apertura con declaraciones».

«¿Cuál es la invitación de hermandad que hace al Gobierno del Norte de Santander y más allá con el Gobierno de colombiano?», indagó el periodista.

«Con todo respeto nos dirigimos al Gobierno de Colombia. Piensen en el ciudadano de a pie de la frontera, en el ciudadano de a pie de Táchira, del Norte de Santander. Piensen en la economía, en la estabilidad, en la protección social de millones de seres humanos que tieneN que estar por encima de declaraciones de carácter político. Siempre habrá declaraciones venenosas, pero se van a envenenar con su saliva, porque la mayoría de ambos pueblos quiere paz, solidaridad, prosperidad, crecimiento económico. Aquí en Táchira ya nos cansamos del discurso violento, nos cansamos de la diatriba entre unos y otros, de aquellos que quieren enfrentar a pueblo contra pueblo. Eso le trajo al estado atraso, oscuridad, cierre de empresas, desempleo. En el Táchira estamos apostando al futuro a la prosperidad. Por eso reafirmo el llamado. Amemos al Táchira, que ese amor sea capaz de rechazar cualquier muestra de odio», concluyó Bernal.

Fuente:
Sputnik Mundo
Etiquetas: Freddy Bernal

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales