SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
10/06/21
Chávez y la Madre África
Por Adán Chávez Frías

I.- La Revolución Bolivariana priorizó desde el arribo mismo del Comandante Hugo Chávez a la Presidencia de la República, en febrero del año 1999, su acercamiento con la Madre África; una visión que cambió de manera diametral las relaciones que históricamente mantenía Venezuela con el continente africano, fundamentadas en la discriminación política, económica y cultural.

Antes que ello ocurriera, el país tenía apenas ocho Misiones Diplomáticas en África, cuatro de las cuales estaban ubicadas en el norte de esta región del mundo y el resto en el África Subsahariana; siendo todas estas Embajadas totalmente desatendidas, en tanto no se les brindaba la importancia y el apoyo que requerían.

A este panorama habría que agregar que Venezuela no mantenía relaciones diplomáticas ni siquiera con la mitad de los 54 países africanos; una situación que se reflejaba en el escaso número de convenios suscritos entre nuestras naciones. En 50 años, sólo habíamos firmado 30 Acuerdos de Cooperación con toda el África.

II.- Sin duda el año 2005, calificado por el líder histórico de la Revolución Bolivariana como punto de inflexión del proyecto de amplias transformaciones que hemos venido construyendo como Pueblo; dio inicio a una nueva etapa política que, en el ámbito internacional, estuvo caracterizada entre otras cosas por la profundización de los vínculos con la Madre África, teniendo lugar un verdadero punto de quiebre, luego de que el movimiento revolucionario bolivariano fuera madurando.

Ese año, el Comandante Hugo Chávez ordenó la reestructuración de la Cancillería venezolana; permitiendo este proceso la creación del Viceministerio para África, una dependencia desde la cual se emprendió una dinámica diplomática distinta, que sobre las bases del Proyecto Nacional Simón Bolívar, permitió acercarnos más al Continente Madre, como también denominó el líder histórico de la Revolución Bolivariana al África.

En ese mismo marco, se diseñó la denominada Agenda África; una iniciativa de la política exterior de Venezuela que, fundamentada en las grandes coincidencias culturales e históricas que nos unen con el África, cimentó las bases para lograr el reencuentro entre nuestros Pueblos, atendiendo a los principios de solidaridad, ayuda mutua y complementariedad.

Un año después (2006), tuvo lugar la primera Comisión Mixta con un país del África Subsahariana: Gambia; lo cual constituyó un hito en la diplomacia venezolana, que como se ha indicado antes, había estado de espaldas a la Madre África.

También en 2006, el Comandante Hugo Chávez se convierte en el primer Jefe de Estado y de Gobierno no africano en participar en una Cumbre de la Unión Africana; ocasión durante la cual propuso la consolidación de la unidad de lo que denominó los Polos del Sur, mediante la creación de un Banco del Sur, de una Universidad del Sur, de una televisora del Sur (TeleSUR) y de una empresa petrolera del Sur (PetroSUR).

Otro hito en la historia contemporánea de las relaciones entre Venezuela y la Madre África, es la convocatoria en la Isla de Margarita de la II Cumbre América del Sur-África (ASA); Cumbre que tuvo lugar en el año 2009 y en la que se dieron cita representantes del más alto nivel de 66 países, quienes expresaron en su Declaración Final los anhelos de nuestros Pueblos del Sur en distintos ámbitos de cooperación.

III.- De manera que, con Chávez y la Revolución Bolivariana, hoy liderada por el compañero Presidente Nicolás Maduro, Venezuela dirigió, de manera muy decidida, su mirada hacia el Continente Madre.

Además de lo antes referido, nuestras universidades crearon cátedras de estudio sobre África y se fundó el Centro de Saberes Africanos, dirigido por el entrañable compañero Reinaldo Bolívar; al tiempo que, el país desarrolló programas de solidaridad orientados a la dotación de útiles escolares a miles de niñas y niños del continente africano, la reparación y reconstrucción de sus escuelas, el otorgamiento de becas internacionales, la atención médico-quirúrgica de menores de edad por padecer enfermedades coronarias y, conjuntamente con la siempre solidaria Cuba, la lucha contra la malaria.

Asimismo, y bajo las orientaciones del Comandante Hugo Chávez fue creado un Fondo para África, destinado a la asistencia de aquellas naciones que lo requiriesen en casos de emergencia, tras haberse presentado en ellas inundaciones, sequías y otros desastres naturales.

De allí que, podamos afirmar que la cooperación con la Madre África está en el centro de la política exterior venezolana; y es que, tal y como lo expresara el líder histórico de la Revolución Bolivariana en carta enviada a las y los representantes de los países presentes en la III Cumbre América del Sur-África (ASA), leída por el entonces Canciller Elías Jaua, en febrero de 2013: «…América del Sur y África son un mismo Pueblo. Solo se logra entender la profundidad de la realidad social y política de nuestro Continente, en las entrañas del inmenso territorio africano, en donde, estoy seguro, se dio origen a la humanidad. De él provienen los códigos y elementos que componen el sincretismo cultural, musical y religioso nuestroamericano, creando una unidad ya no tan solo meramente racial entre nuestros Pueblos, sino más aún espiritual…».

Hoy, la Venezuela Bolivariana cuenta con 17 Representaciones Diplomáticas en África y, a través de estas Embajadas, mantiene relaciones con los 54 países reconocidos por la Unión Africana; una impronta de amor y solidaridad que ha quedado, sin duda, impregnada en el corazón de los Pueblos de la Madre África, cuyas organizaciones políticas, sociales, de trabajadoras y trabajadores, mujeres, jóvenes y estudiantes, y en general del movimiento popular, se mantienen firmes en defensa del derecho que tenemos las hijas y los hijos del Padre Libertador Simón Bolívar y del Comandante Hugo Chávez, a vivir en paz y al respeto de la dignidad, la soberanía y la independencia de la Patria.

Venezuela y, más allá, la América Latinocaribeña, se levantan pese a las adversidades, reconociendo la importancia de nuestra herencia africana, estrechando sus lazos de amistad y solidaridad con la Madre África, a la cual nos une la sangre, la historia y la esperanza por un mundo mejor para todas y para todos.

Fuente:
Aporrea

Editorial

Efemérides

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales