SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
27/10/23
Regiones: Venezuela
¿Qué se juega en la consulta sobre el Esequibo?
Por CuatroF

El pueblo venezolano, expresándose libre y democráticamente en el espíritu del Artículo 5 de nuestra Constitución Nacional, decidirá el venidero 3 de diciembre los aspectos centrales para garantizar el ejercicio efectivo de sus derechos incontrovertibles sobre el territorio de la Guayana Esequiba, mediante un referendo consultivo convocado por la Asamblea Nacional, cuyos representantes hicieron la solicitud y entregaron los requisitos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), el pasado viernes de 20 de octubre.

El presidente del Legislativo, Diputado Jorge Rodríguez, indicó que se trata de una propuesta donde podamos ir todas y todos juntos, independientemente de nuestra ideología política, credo y cosmovisión. Que avancemos y digamos, desde nuestros corazones de patriotas, yo defiendo mi territorio de la Guayana. “El Sol de Venezuela nace en el Esequibo”, subrayó.

El 21 de septiembre, el Poder Legislativo propuso y aprobó por unanimidad la iniciativa legislativa de referendo en defensa del territorio Esequibo, establecida en el artículo 71 de la Carta Magna.

Este referéndum es para que las venezolanas y venezolanos, por la vía del voto directo, secreto y automatizado; definan los derroteros a seguir con la República, los caminos que emprenderemos, los esfuerzos que haremos para que quede establecido, de manera más firme, este hecho incontrovertible, una verdad histórica, geográfica, económica y social: los límites de Venezuela son los límites que fueron establecidos en la Capitanía General de 1777”, expresó el presidente del parlamento, quien dijo que la iniciativa se inserta en lo más profundo de los corazones de las mujeres y hombres patriotas de Venezuela; y calificó la consulta como una propuesta de justicia, de reclamo en paz de los derechos inalienables de la República Bolivariana de Venezuela sobre el territorio de la Guayana Esequiba.

El parlamentario agregó: “nadie duda, en este extenso espacio de tierra, que los límites de Venezuela fueron establecidos y deben ser respetados desde mucho antes del intento flagrante de robo que se perpetró en 1899, con un viciado laudo arbitral. Toda Venezuela grita, en una sola voz, `el Sol de Venezuela nace en el Esequibo´”.

Por su parte, el CNE  aprobó el 23 de octubre la petición para realizar el referendo consultivo sobre el tema del Esequibo, convocado para el 3 de diciembre cuando el pueblo se expresará sobre estas 5 preguntas:

1.- ¿Está usted de acuerdo en rechazar por todos los medios, conforme al Derecho, la línea impuesta fraudulentamente por el Laudo Arbitral de París de 1899, que pretende despojarnos de nuestra Guayana Esequiba?

2.- ¿Apoya usted el Acuerdo de Ginebra de 1966 como el único instrumento jurídico válido para alcanzar una solución práctica y satisfactoria para Venezuela y Guyana, en torno a la controversia sobre el territorio de la Guayana Esequiba?

3.- ¿Está usted de acuerdo con la posición histórica de Venezuela de no reconocer la Jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia para resolver la controversia territorial sobre la Guayana Esequiba?

4.- ¿Está usted de acuerdo en oponerse, por todos los medios conforme a Derecho, a la pretensión de Guyana de disponer unilateralmente de un mar pendiente por delimitar, de manera ilegal y en violación del derecho internacional?

5.- ¿Está usted de acuerdo con la creación del estado Guayana Esequiba y se desarrolle un plan acelerado para la atención integral a la población actual y futura de ese territorio que incluya entre otros el otorgamiento de la ciudadanía y cédula de identidad venezolana, conforme al Acuerdo de Ginebra y el Derecho Internacional, incorporando en consecuencia dicho estado en el mapa del territorio venezolano?

Por su parte, el diputado Hermann Escarrá (PSUV/Aragua), explicó que las preguntas para el Referendo Consultivo buscan definir las políticas y acciones a seguir en defensa de la Guayana Esequiba.

El parlamentario, quien preside la Comisión Especial para la Defensa del Territorio de la Guayana Esequiba y la Soberanía Territorial, aclaró que no se discutirá si la Guayana Esequiba es de Venezuela o no. Reiteró que, efectivamente, se trata de territorio venezolano y existen documentos de la Capitanía General de 1777 que así lo certifican. Agregó que con la consulta lo que se quiere es definir las posibles estrategias que el Estado debe seguir en la defensa del territorio.

Explicó que existen más de 100 documentos que están en manos del Estado, los cuales certifican que la zona en reclamación le pertenece a los venezolanos.

Igualmente, el documento firmado en Barbados el pasado 17 de octubre, sobre los Derechos Vitales de la Nación, entre el gobierno y la Plataforma Unitaria de la oposición,  reconoce los derechos históricos e irrenunciables del pueblo venezolano sobre el territorio ubicado al oeste del río Esequibo.

Por su parte, el autoproclamado Juan Guaidó, dijo que el referéndum “es una farsa que no tiene ningún efecto jurídico (…) Es una burla al pueblo venezolano y a nuestra soberanía”. También, la opositora María Corina Machado, se pronunció en contra del referéndo: “ya no hallan qué inventar, son distracciones”.

Y como era de esperarse, el gobierno de Guyana rechazó la iniciativa y la consideró como una amenaza a su integridad territorial. “Guyana no reconoce ninguna consulta ilegal e inconstitucional que pretenda socavar nuestra soberanía (…) Confiamos en que la CIJ (Corte Internacional de Justicia) resolverá el caso a nuestro favor”.

También, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, emitió un comunicado el 23 de septiembre de 2023 en el que condena el “uso indebido” de la consulta nacional que se realizará en Venezuela sobre el Esequibo.

El gobierno de Estados Unidos, por su parte, manifestó su apoyo a Guyana y su rechazo al referendo consultivo. “Estados Unidos respalda la soberanía e integridad territorial de Guyana (…) Rechazamos cualquier intento de Venezuela de socavar el proceso judicial en curso en la CIJ”; ratificando así las declaraciones hechas el pasado 20 de septiembre por el subsecretario de Estado de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, Brian A. Nichols, quien expresó, a través de su cuenta en la red social X (antigua Twitter), que dicho país “apoya el derecho soberano de Guyana a desarrollar sus propios recursos naturales. Los esfuerzos por infringir la soberanía de Guyana son inaceptables. Hacemos un llamado a Venezuela para que respete el derecho internacional, incluido el laudo arbitral de 1899 y el proceso en curso de la CIJ  entre Guyana y Venezuela”.

Al respecto, el canciller venezolano, Yván Gil emitió un comunicado en el que catalogó como “insólito” que “quienes hace 200 años quisieron imponer una doctrina utilizada para tratar de validar intervenciones militares, invasiones, golpes de Estado, pretendan hoy, justificar este nuevo intento de despojar a Venezuela de sus derechos históricos legítimos de su territorio”.

El Presidente venezolano, Nicolás Maduro, también respondió en X: “Desde Venezuela rechazamos firmemente la intromisión insolente de los EEUU, quienes han manipulado y comprado a través de la Exxon Mobil y el Comando Sur, a los serviles políticos de Guyana que poco a poco han convertido en una colonia a esa nación. Es una confabulación inaceptable que pretende despojarnos de los derechos territoriales que le pertenecen al pueblo venezolano. ¡Tengan la seguridad de que la verdad se impondrá ante estas viles pretensiones y la Venezuela de Bolívar triunfará!

Hablan los amos imperiales, sucesores de los despojadores del territorio de la Guayana Esequiba, cuyos derechos históricos de Venezuela son indebatibles. Perpetradores, junto a sus primos británicos, del laudo fraudulento contra Venezuela. Suena curioso escuchar hablar de Derecho Internacional en boca de quienes no reposan un minuto para socavar y vulnerar la legalidad internacional en el planeta”, argumentó la vicepresidenta, Delcy Rodríguez.

Por su parte, el diputado Diosdado Cabello, durante la rueda de prensa semanal del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), dijo: “Nadie duda a estas alturas de que la Guayana Esequiba es de Venezuela y que históricamente ha pertenecido a Venezuela”.

El también primer vicepresidente del PSUV, instó a los venezolanos a participar masivamente en el referendo consultivo y a votar afirmativamente en todas las preguntas, para demostrar al mundo que Venezuela no renuncia a su reclamo histórico sobre el Esequibo y está dispuesta a defenderlo por todos los medios legales.

“Es un ejercicio que contempla nuestra constitución. Recuerden cómo se tomaban las decisiones antes y lo que se pretende es que nuestro pueblo diga y nuestro Estado obedece porque el tema de Guayana Esequiba no es un problema solo del gobierno, es un problema de todos los venezolanos”, argumentó Cabello.

El diputado criticó a la oposición venezolana por no apoyar el referendo consultivo y por aliarse con Guyana y el Reino Unido para entregar el Esequibo. Cabello los acusó de traidores a la patria y los llamó a reflexionar sobre su actitud antinacionalista.

Un laudo viciado de nulidad

El Esequibo ha sido objeto de una histórica controversia territorial entre Venezuela y Guyana, que se remonta al siglo XIX, cuando en 1899, se conformó en París un tribunal cuya decisión formal se conoce como el Laudo Arbitral de París. El fallo concluyó con la cesión del territorio al oeste del Río Esequibo a Gran Bretaña.

En este proceso, Venezuela fue excluida del equipo de jueces, que estuvo integrado por dos británicos, dos estadounidenses y un ruso, que se anunciaba como “tercero imparcial”. Venezuela no estuvo representada directamente, ya que sus dos representantes fueron nombrados por los Estados Unidos, no representando al Estado venezolano, por tal motivo, Venezuela declaró la nulidad de la sentencia, alegando además importantes vicios que invalidaban la decisión arbitral.

Un laudo viciado de nulidad. No se tomó en cuenta la propiedad de ese territorio. Los límites de Venezuela, toda la vida, antes de la independencia llegaban hasta el Río Esequibo. El mismo Simón Bolívar, le dio órdenes al Congreso de Angostura, de que desalojaran tropas holandesas y luego inglesas que comenzaban a ocupar la parte occidental del Río Esequibo. Pero nunca pudieron hacerlo porque no tenían cómo enfrentar a esos imperios”, reflexionó el presidente Hugo Chávez, en el Aló Presidente del 19 de marzo del año 2000.

No obstante, en 1966,  muy cerca de concederse la independencia a su colonia Guayana Británica, —hoy República Cooperativa de Guyana— el gobierno británico rubricó el Acuerdo de Ginebra reconociendo la reclamación de Venezuela sobre el territorio Esequibo.

En este acuerdo se detallan los pasos a seguir para la resolución de la controversia limítrofe-territorial sobre la Guayana Esequiba, surgida de la contención venezolana ante la ONU, en 1962, de considerar nulo e írrito el Laudo Arbitral de París de 1899.

Ambas partes acordaron la creación de “una Comisión Mixta, con el encargo de buscar soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia”, reza el texto. La cual, en un plazo de 4 años tendría que decidir cuál podía ser la solución al problema limítrofe, una vez vencido este plazo, se suscribe en 1970 el Protocolo de Puerto España entre Guyana, Reino Unido y Venezuela por el cual se congelaba, por un término de 12 años, parte del Acuerdo de Ginebra. En 1982, durante la presidencia del socialcristiano, Luis Herrera Campins, Venezuela decide no ratificar el Protocolo de Puerto España y se vuelve a lo establecido en el Acuerdo de Ginebra.

Más tarde, en 1983, por iniciativa de Venezuela, el conflicto limítrofe se lleva bajo los auspicios del Secretario General de las Naciones Unidas, en concordancia a lo previsto en el artículo IV numeral 2 del acuerdo y apegados al artículo 33º de la Carta de las Naciones Unidas, referente a los medios de soluciones pacíficas de controversias.

Entre 1983 y 1999, ambos países intentaron resolver el conflicto a través del denominado mecanismo de Buenos Oficios de la ONU, un sistema de arreglo pacífico de controversias territoriales mediante un ‘Buen oficiante’ elegido y aceptado por las partes. Esta figura tiene como función acercar a ambos gobiernos con el fin de que estos lleguen a una solución satisfactoria, como lo dicta el tratado. Sin embargo, estos intentos nunca arrojaron resultados concretos.

Pero en el año 2015 el conflicto entre ambos países se avivó, cuando la petrolera estadounidense Exxon Mobil, anunció el descubrimiento de un importante yacimiento en el océano Atlántico, justo en la zona en reclamación. Las exploraciones fueron realizadas con el aval del gobierno de Guyana, lo que provocó una nota de protesta desde Venezuela.

Ese año Venezuela solicitó formalmente a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la designación de un Buen Oficiante,  quien mediaría entre los gobiernos para la solución, por la vía del diálogo y la paz, de la controversia territorial. Pero, de nuevo, no se llegó a una solución.

En 2020, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) decide, tras una demanda de Guyana, que sí tiene jurisdicción en el asunto del Esequibo. Venezuela no asistió ni estuvo de acuerdo. Luego Venezuela decidió participar y presentó sus objeciones preliminares, argumentando que  la demanda de Guyana era inadmisible, porque se basaba en el Laudo Arbitral de 1899, que era nulo e írrito por haber sido producto de una conducta fraudulenta del Reino Unido, que afectó los derechos territoriales de Venezuela. La CIJ declaró que sí tenía jurisdicción para conocer el caso, pero también admitió que podía revisar la conducta fraudulenta del Reino Unido en el laudo, y que el Acuerdo de Ginebra de 1966 era el único instrumento válido para resolver la controversia territorial.

La sentencia emitida en abril 2023 sobre las objeciones preliminares de Venezuela, en el párrafo 107, señala que “incluso, si el Tribunal en su sentencia sobre el fondo tuviera que pronunciarse sobre ciertos comportamientos imputables al Reino Unido, ello no impedirá al Tribunal ejercer su competencia justamente para revisar la conducta ilícita, fraudulenta del Reino Unido, que es lo que viene señalando Venezuela. La CIJ dice que esa conducta ilícita y fraudulenta, y sus consecuencias, puede ser revisada”.

“Venezuela celebra que la CIJ reconozca que puede revisar el fraude británico en Laudo de 1899 y valide vigencia del Acuerdo de Ginebra en controversia sobre el Esequibo”, respondería la vicepresidenta, Delcy Rodríguez.

“Venezuela es el único heredero histórico del territorio de la Guayana Esequiba. El Reino Unido nunca tuvo título sobre ese territorio, mucho menos pudo habérselo heredado a la República Cooperativa de Guyana -que obtuvo su independencia en 1966-. Venezuela nació como República con el territorio de la Guayana Esequiba”, afirmó la vicepresidenta.

Apetecido territorio

El Esequibo es una zona de 159.500 km², es una región con abundantes riquezas naturales, tanto en su superficie como en su subsuelo.  En el territorio en disputa hay importantes yacimientos de oro, que han sido explotados por empresas canadienses y guyanesas, violando los derechos de Venezuela sobre el territorio en reclamación. Se estima que el oro representa el 64% de las divisas que ingresan a Guyana, aunque las minas están un territorio disputado. El Esequibo también tiene reservas de diamantes, posee además grandes depósitos de bauxita y manganeso. Igualmente, tiene potenciales reservas de uranio, que es un elemento radiactivo usado para la generación de energía nuclear.

Es un territorio rico en biodiversidad, con bosques, sabanas y montañas, bendecido con ríos y deltas que fluyen al Atlántico.

Se estima que posee reservas de más de 11.000 millones de barriles de petróleo y gas. Guyana ha otorgado concesiones a varias empresas petroleras extranjeras para explorar y explotar los recursos del Esequibo, violando el Acuerdo de Ginebra que establece que ninguna de las partes debe intervenir en el territorio hasta que se resuelva la controversia.

La principal empresa petrolera interesada en el Esequibo es la estadounidense Exxon Mobil, que desde 2015 ha realizado exploraciones y perforaciones en el bloque Stabroek, que se encuentra dentro de las aguas territoriales de la zona en reclamación.

El referendo consultivo sobre el Esequibo plantea un desafío para Venezuela y para la región. La solución pacífica y satisfactoria de esta controversia dependerá del respeto al derecho internacional, al diálogo y a la voluntad popular. Hoy Venezuela con su Diplomacia Bolivariana de Paz, le muestra al mundo la verdad histórica de lo ocurrido con el despojo del Esequibo por los imperios de entonces, y convoca a la unidad nacional para transitar sobre lo dispuesto en el Acuerdo de Ginebra, como instrumento para la resolución pacífica de la disputa territorial. Bajo estos argumentos ha sido convocado el referendo consultivo que se realizará el 3 de diciembre.

Fuente:
Cuatro F

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar