SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
30/06/21
Ralph Gonsalves: «ALBA-TCP viene del ímpetu del Libertador Simón Bolívar»
Por Misión Verdad

Reproducimos la transcripción de la intervención del Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, en la XIX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP y Congreso Bicentenario de los Pueblos celebrados en la ciudad de Caracas, Venezuela. Creemos en esta tribuna que su testimonio es valioso y que analiza diversos puntos de interés con relación a los últimos acontecimientos en la región latinocaribeña, en específico sobre los mecanismos de intervención estadounidense, el bloqueo sobre países y pueblos hermanos, además de los ligamentos multidimensionales que hacen del ALBA-TCP la organización idónea para los tiempos que vienen.


He sido Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas por más de 20 años ya. Mi partido ha ganado elecciones cada cinco años, elecciones libres y justas desde marzo de 2001; cinco elecciones sucesivas. En esas elecciones, la Corte Suprema no ha decidido nuestro triunfo por casualidad, nuestras victorias no han sido cuestionadas. Hemos llevado nuestras elecciones en el país de manera digna, en paz, y hemos elegido gobiernos de acuerdo con nuestras decisiones y nuestra voluntad.

Desde un comienzo he compartido y me he unido al ALBA-TCP, desde la reunión inaugural hasta el día de hoy, de manera tal que conozco a cabalidad el trabajo heroico de Fidel Castro y de Hugo Chávez, podría incluso escribir un libro acerca de la manera cómo se creó, y todo lo que se hizo. Es una organización extraordinaria esta del ALBA-TCP, es un movimiento de integración que tiene la más alta calidad y que beneficia a los pueblos libres e independientes de las civilizaciones del Caribe y de América Latina, y lo que hacemos de manera diaria en nuestra lucha por la supervivencia y la mejora de la vida de nuestros pueblos, la calidad de esas vidas, nuestra producción, todo esto tiene que ver con un ímpetu que nos viene del Libertador Simón Bolívar, y aquellos compatriotas que lucharon en Carabobo, hoy que celebramos ese Bicentenario de esa batalla épica. Lo que tenemos hoy 200 años después, es que todavía estamos luchando para consolidar y ampliar, incluso, nuestras conquistas de libertad, independencia, soberanía y dignidad.

La Constitución de mi país comienza con el preámbulo: «Nosotros, el pueblo de San Vicente y las Granadinas conocidos como vicentinos, afirmamos que nuestra Nación está fundada en la creencia de la supremacía de Dios, y la libertad y la dignidad del hombre y la mujer». Es esto justamente el objetivo del ALBA-TCP, de eso se trata la Batalla de Carabobo.

Hay muchos que piensan que 200 años es un largo período en la evolución de la civilización humana: no. Hace cerca de 77 mil años los seres humanos evolucionaron hasta un punto, o fueron creados con facultades de pensamiento y de raciocinio. Desde ese momento hemos logrado avances inmensos, 70 mil años. Así que 200 años no es más que un segundo en esta historia, es solamente la vanidad del hombre y la mujer que piensan que porque tenemos 30 años de lo que hacemos hoy, es todo lo que ha ocurrido en la historia de la humanidad. Estamos montados en las espaldas de hombres y mujeres que antes que nosotros lucharon para avanzar en la causa de nuestros pueblos y de nuestras civilizaciones, por ende como líderes debemos poder pensar mucho más adelante y de manera más clara que aquellos a quienes estamos liderando.

Sabemos que cuando queremos generar cambios, mejorar la vida de la gente, y de esa manera tratamos de elevarnos aún más, siempre hay una orden que es externa a nosotros, tratando de rebajarnos y de hundirnos. Si no son las «sanciones» es el artillamiento del sistema bancario en relación con Venezuela, por ejemplo, o el colonialismo digital, o el imperialismo digital. Hay mucho ruido cuando hablamos del colonialismo digital; quieren cambiar la mente de las personas y quieren alejarnos de la acción colectiva, y creen que nosotros los seres humanos somos atomizados, separados, no tenemos sentido de solidaridad y de propósito común, porque esa es la manera como el imperialismo quiere mantenernos sometidos, mantenernos atomizados, individualizados, mientras al mismo tiempo piensan que si estamos atomizados nos pueden manipular como los físicos que manipulan a los átomos en un laboratorio, y quieren transformar a nuestras sociedades en laboratorios sociales para hacer manipulación de los individuos considerándolos como átomos, y comienza, viene de ese ruido, de ese colonialismo digital.

Ahora bien, nadie me va a atomizar, tenemos que estar firmes, firmes en nuestra posición como la estrella del norte. Hay que garantizar que no tengamos una inteligencia que nos ciegue sino que nos ilumine, y la luz solamente puede venir de la solidaridad y la acción colectiva, y por eso es que estamos en el ALBA-TCP.

Este movimiento de integración es realmente sorprendente, notable, y cuando lo veo funcionar allí vemos nuestras debilidades y nuestra fortalezas, pero lo vemos como un todo, un todo que es más que la suma de las partes, y como disolvemos nuestras fortalezas individuales y nuestras debilidades individuales en un todo, y el todo es mayor que la suma de las partes, nos corresponde, es nuestro deber defendernos mutuamente, y que no se nos saque de ese camino. Por ende nuestro deber, nuestra obligación es de extender la revolución cubana y la Revolución Bolivariana de Venezuela.

intervención por otros medios

Es justamente por esa razón por la que San Vicente y las Granadinas se mantuvo firme en la OEA para defender la independencia de Nicaragua y por su derecho a llevar a cabo su proceso electoral de conformidad como lo indica el marco jurídico de Nicaragua, para tener un veredicto que resulte de la voluntad del pueblo, y cada vez que el imperialismo se acerca para hablarme acerca de elecciones justas y libres, yo no olvido la historia, porque cuando vienen a mí yo digo: el presente es el pasado, y el pasado, los errores de nuestros padres. En todo caso, el futuro nos pertenece y somos nosotros los que tenemos que descifrarlo.

Pienso en Bolivia, es la primera vez que yo sepa que hubo un golpe de Estado por un observador de las elecciones, un observador electoral nombrado por el Secretario de la OEA, y así comenzó el golpe. Tenemos golpes constitucionales, golpes militares; la OEA hizo algo novedoso: un golpe por parte de una misión electoral; eso es una novedad, un golpe por parte de una misión de observación electoral, y un golpe exitoso.

Lo intentaron también en Dominica, ya lo mencionó Roosevelt [Skerrit, primer ministro de Dominica]. Ahora ¿cómo se detuvo eso? ¿Quién lo detuvo? El pueblo de Dominica, y los gobiernos que forman parte de la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO). Nosotros enviamos una solicitud a Roosevelt, fuerzas de seguridad y policiales que enviamos. El excanciller de Uruguay que apoyamos por «Pepe», fíjese, Luis Almagro, lo apoyamos por nuestro cariño por «Pepe». Cualquiera puede equivocarse, cuando uno vive tanto uno puede cometer muchos errores. El pueblo de Dominica y del Caribe Oriental tuvimos la determinación de que Almagro no pudiera tener éxito en Dominica, no lo íbamos a aceptar, aunque sí tuvo éxito en Bolivia. En la mañana de la elección, muy temprano llamamos a Roosevelt y dijimos «No te preocupes que todo está bajo control en el ámbito de seguridad», él nos dijo que sí, que todo estaba… Una vez que eso esté listo, que esté bien, y que la elección sea pacífica, yo sé que los resultados van a ser ganados, un 85% de los electores votaron a favor de Roosevelt para que continuara como Primer Ministro de Dominica.

Hay que tener cuidado, cuando el imperialismo se nos acerca ellos recurren mucho a nuestra vanidad personal, nos hacen creer que somos tan importantes que podemos marcar la diferencia si los apoyamos, si los seguimos. Pero ese diablo nos lleva al infierno y nos aleja de la teología cristiana, de la bondad, del bien.

Hoy Nicaragua es el foco de atención. Estoy convencido de que el pueblo y el gobierno de Nicaragua van a tener elecciones libres y justas, y lo harán como todos nosotros lo hacemos en el ALBA-TCP, porque estamos comprometidos con las elecciones y con tener resultados que reflejen la voluntad del pueblo, como va a ocurrir en Nicaragua. Y los Estados Unidos de América y Almagro no van a encabezar ninguna batalla, no van a tomar parte por un nuevo voto en Nicaragua.

Nosotros tenemos elecciones en noviembre, tengo tres misiones de observación, uno del Consejo Cristiano de mi país, uno de Caricom y otro de la Comunidad británica; no tengo nada que ocultar. Me preguntó: ¿Por qué la OEA no viene? Y yo dije que yo sé que el imperialismo quiere que yo me vaya. ¿Crees que voy a invitar a alguien que genere la confusión y quiera subvertir la voluntad del pueblo? Nunca, hay que ser muy claros, no podemos engañarnos, hay que hacer lo que hay que hacer de conformidad no del deseo de algunos, sino hay que tener los mecanismos necesarios que reflejen la voluntad del pueblo, el consenso de los gobernados. Eso es lo que importa, y su consentimiento de los gobernados.

Bloqueo y ciencia en Cuba

Los pueblos progresistas hicieron algo maravilloso en la ONU, es bueno hablar de 184 países que dijeron «sí» para que se pusiera fin al bloqueo de Cuba, y Estados Unidos e Israel dijeron que no: «No, no, no, hay que continuar con el bloqueo».

Este mundo se dice que tiene 8 mil millones de personas, hablemos entonces de la población mundial. Estados Unidos e Israel tienen 360 millones de personas como mucho. Es decir, más de 7,5 mil millones de personas que habitan el planeta consideran que este embargo criminal es injusto y debe ser eliminado, suprimido.

Todos compartimos la Tierra, la Madre Tierra, qué tipo de mundo estamos dejando, qué tipo de mundo tenemos cuando el país más poderoso del mundo compite con un país de 11 millones de personas, y al que ha mantenido sometido durante más de medio siglo, y que le ha hecho perder más de 17 mil millones de dólares, y que el gobierno de Trump impuso 200 y tantas «sanciones» punitivas que siguen vigentes.

Yo fui a Cuba para luego ir a Miami, donde tenía que hacer algo. Habían pocos vuelos debido a las restricciones del gobierno de Trump. Cada asiento que va a Miami, en los pocos aviones que salen, ha estado reservado por meses. Todo el que quiere ir a Panamá: todos esos vuelos estaban ya reservados. Para México, todos reservados esos vuelos.

Quiero que la gente en Venezuela, en América Latina y el mundo entiendan lo que está ocurriendo allí. La gente tiene derechos, tiene el derecho a viajar. Los cubanos, los vicentinos, nosotros no tenemos sistema de visado entre nosotros, los cubanos pueden venir a San Vicente y los vicentinos también pueden ir a Cuba sin visa. Necesitamos tener un avión. Pero por las restricciones no se puede.

Ahora bien, este país de 11 millones de habitantes, un país latinoamericano y caribeño, este país cuyas misiones médicas han sido propuestas para el Premio Nobel de la Paz, cuando hubo el brote de Ébola, fue el único en el mundo que envió personal médico para cuidar y curar a nuestros hermanos y hermanas de África Occidental. Ese es el país que está bloqueando Estados Unidos, que establecieron hospitales en África Occidental, pero ningún doctor ni ninguna enfermera estadounidense quiso ir para allá por temor al Ébola.

Mientras Estados Unidos, un gran país que nació en medio de una revolución, con grandes líderes como George Washington, los fundadores de la Constitución estadounidense, Jefferson, Madison, grandes líderes revolucionarios, que lucharon contra el colonialismo. Ahora son neocoloniales con Cuba.

Unas 7.5 mil millones de personas le exigieron al presidente Biden que desmantelara este embargo criminal contra Cuba. En 1959, al comienzo de la revolución, solo tres cuartos de la población cubana no sabía ni leer ni escribir. Imagínense, hoy tiene cinco candidatos vacunales sometidos ante la OMS. Uno de ellos (Abdala) con 92% de eficiencia, y las otras, como La Soberana 2, con una eficiencia equivalente a las mejores vacunas chinas. ¡Esto es increíble!

Y la prensa estadounidense dice que hay que prohibir esas vacunas, que no se van a utilizar. En Cuba construyeron ciencia y tecnología para ayudar a la humanidad, los cubanos no están jugando con esto. Entonces nosotros, que vemos esto, nos vemos sorprendidos y tenemos que hablarlo, tenemos que decirlo. Y colocamos a Cuba en un nivel superior, porque la Revolución Cubana le ha ofrecido esto a la humanidad, es una ofrenda del pueblo cubano a la humanidad, a pesar de todas sus dificultades.

El director de la Agencia de Salud Pública del Caribe les dijo a los jefes de Estado de la Caricom hace un mes, en una reunión que sostuvimos, que hicieron un estudio en el Caribe, antes de que la vacuna Abdala llegara a las pruebas de nivel 3, e informó que de todas las vacunas administradas en el mundo, o que van a ser administradas en el mundo, con aquella vacuna en la que más confía el pueblo del Caribe es en la vacuna cubana, a pesar de que todavía no la han administrado. ¿Por qué confían tanto en esa vacuna? Porque la gente sabe, alrededor del mundo saben que el gobierno y el pueblo de Cuba son gente que no es egoísta y que van a crear esa vacuna no para generar beneficios económicos, sino para la humanidad como un todo. Es un voto de confianza en el pueblo y en el gobierno cubano.

La XIX Cumbre del ALBA-TCP se realizó en Caracas, Venezuela (Foto: Cancillería de Venezuela)

Posiciones e imposiciones

¿Se acuerdan de Guaidó? No me quiero meter en la política venezolana, pero yo leí un artículo sobre él, y me enteré que nunca había sido candidato para nada, pero «alguien» lo hizo Presidente, presidente sin electores, presidente sin ir a elecciones. Es evidente que una persona que no ha sido electa, pues, no puede ser Presidente.

Ahora, yo no lo escucho mucho, yo solamente reconozco un solo Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, y ese presidente es Nicolás Maduro.

Hay que mantenerse firmes, con la cara, el rostro levantado, y pensar correctamente. Nosotros tenemos buenas relaciones con Estados Unidos, pero hemos acordado en no estar de acuerdo en muchas cosas, hemos decidido estar en desacuerdo en muchas cosas. Por ejemplo, cuando me hablan de Cuba, yo le he dicho a ellos con toda claridad que la política presidencial en el Sur de Florida, esa política no puede ser determinada por otros. En el mundo se sabe que una concentración de votantes de cubanos estadounidenses en Miami es la que determina el resultado de las elecciones en Florida, que es uno de los cuatro grandes estados con electores, y Florida fue la que determinó la elección entre Bush y Al Gore; Florida determinó también las elecciones con Clinton, antes; y también con Trump fue determinante el resultado en Florida. Entonces hay que entender eso. Y, por supuesto, no pueden soportar la idea de que Cuba, a 90 millas, tenga su independencia propia.

Asimismo no les gustan las políticas de Venezuela. Alguien me puede decir cómo un país de 27 millones de personas puede ser una amenaza a la seguridad de un país, que es el más rico del mundo, con armas nucleares, cómo Venezuela puede ser una amenaza para Estados Unidos. ¡Por favor, que alguien me explique semejante cosa! Estás ofendiendo mi sentido común. Es por eso que hay que ceder, hay que detener las vacunas que no lleguen a Venezuela. La promesa de Estados Unidos es que era la tierra de la libertad, tienes que cumplir entonces esa promesa. Debes entonces darle la mano y tienes que darle la amistad a Nicolás Maduro y a Díaz-Canel, y deben sentarse en paz, armonía. Aunque estés en desacuerdo con otros aspectos de sus políticas. Ese es mi llamado hoy.

He dicho a los estadounidenses, durante el gobierno de Trump, cuando le «sancionaron» a ustedes acá: «Sancionando a Venezuela -les dije- haces que pierda San Vicente y las Granadinas un elemento de cooperación importante, que es Petrocaribe. Quince millones de dólares por año, que se utilizaba para reducir la pobreza, construir carreteras, mejorar las escuelas para los niños. Eso es lo que estás haciendo. ¿No piensas en ellos? Yo soy tu amigo, ¿cómo puedes hacerle daño a tu amigo?».

Solidaridad y cooperación

ALBA, a través de Petrocaribe, del Banco del ALBA, a través de medidas prácticas de cooperación en salud y otros ámbitos, ha hecho cosas maravillosas en esta región y en el continente, y quisiera agradecer a usted y a los cubanos, a su liderazgo, por haber creado esta organización maravillosa que ha hecho una gran contribución a nuestro desarrollo. Pero sobre todo a la conexión y la solidaridad entre las civilizaciones de América Latina y el Caribe.

Me conmovió mucho cuando se produjo la erupción volcánica en mi país. Y yo quiero referirme a Nicolás para agradecerle, agradecer al ALBA, a Cuba y a todos los países, incluyendo Estados Unidos, que nos ha brindado apoyo. Pero me refiero sobre todo a Cuba y Venezuela.

Venezuela envió un barco con suministros. Y al comienzo de la erupción volcánica, cuando nuestro sistema de agua se detuvo, el suministro de agua se detuvo, llevaron un barco, y ese barco iba a las varias islas para buscar agua y para atraer a nuestra población. Cuba también nos ayudó. De eso se trata la solidaridad. No dar partiendo de la abundancia que uno ya tiene, sino dando de lo poco que se tiene.

De manera que desde el fondo de mi corazón quiero agradecerles. Nadie sabe lo que sufrimos ni lo que seguimos sufriendo, lo que estamos padeciendo y cómo estamos superando la crisis.

Hubo que evacuar cerca de 20% de nuestra población, un quinto de nuestra población. Pero las evacuamos y nadie murió, nadie padeció por el volcán. Este país tiene 14 centros de detección de temblores, sísmicos. Esto está conectado con el centro de las Indias Occidentales en Trinidad, día a día, hora a hora.

Como primer ministro yo recibo diariamente la información sísmica proveniente de esta estación. Entonces yo sabía cuándo, o sé cuándo debía ordenar la evacuación previa o la evacuación total, y cuándo podía decirle a la gente que regrese a sus hogares en la zona. Y es un quinto de la población.

Imagínense que Cuba tenga que evacuar cerca de 2 millones de personas, o Venezuela que tenga que evacuar cerca de 5 millones de personas, o Estados Unidos tenga que evacuar cerca de 70 millones de personas, que tengan que evacuar a todos, a todo Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y parte de otro estado. Nadie falleció en la evacuación. de San Vicente y las Granadinas. Nadie fue lesionado durante la evacuación y la crisis. Y hasta ahora hemos alimentado a todos. No ha habido saqueos por comida, como ha ocurrido en otras partes con muchos más recursos que nosotros. Y lo hicimos de manera ordenada.

¿Por qué? Porque tenemos organizaciones que nos protegen, que son OECO, Caricom y ALBA-TCP. Pequeños países deben integrarse para poder hacer frente a esos retos, ya sea guerra, cambio climático, defender nuestra independencia, y la historia nos ha enseñado.

¿Guerra o diálogo?

Yo no sé cuándo las grandes potencias van a aprender esto, en nuestra vida, nuestro período de vida, en un momento un gobierno dijo que en Iraq era una guerra de necesidad, luego de matar millones de personas y gastar miles de millones de dólares.

Luego vino Afganistán. Dijeron que Iraq había sido una guerra de opción, pero que Afganistán era una guerra por necesidad.

Pues bien, miles de millones de dólares, millones de vidas, y ahora van a salir de Afganistán y se la van a entregar a los talibanes. Todos los países tienen sus propias historias y civilizaciones, pero van ahora a cometer el mismo error con Irán. En el Libro de Daniel [del Antiguo Testamento], ahí tienen todavía la civilización persa. Y usted no se mete con una civilización de 5 mil años, el sentido común se lo tiene que decir. Hay que hablar con la gente y hay que trabajar de manera pacífica.

Me preocupa la retórica que existe hoy entre Estados Unidos y China. La historia nos enseña que cada vez que hay un poder, una potencia que está en declive, y otra que está surgiendo, la potencia que declina, pero que sigue siendo potente, va a hacer algo militarmente contra ese país que surge, o la otra contra el otro, por distintas razones. A veces ni siquiera por un motivo, lo he estudiado históricamente.

¿Cuál fue la razón de la Primera Guerra Mundial? Eso generó 30 años de conflicto en Europa. La Primera Guerra y luego la Segunda Guerra Mundial.

De manera que en nuestra organización tenemos que hablar del Caribe como una zona de paz. Y hay que tener relaciones pacíficas entre los Estados. Hoy en día todos los que viven en esta tierra tienen que estar preocupados acerca de lo que puede pasar entre Estados Unidos y China.

Los estudiantes de Historia y todos tenemos que hacernos esta pregunta, porque si no podemos tener un conflicto que surja sin razón y sin motivo. Todos aquellos que ven al ALBA-TCP, que son parte de este movimiento, nosotros somos parte de la OECO, parte de la Caricom, pero todos estos sistemas de integración tienen sus mandatos y sus puntos relevantes para ayudarnos de distintas maneras, para lidiar entre nosotros y con el ambiente externo.

El ALBA continúa

Antes de concluir, quisiera pedir que nosotros en el ALBA-TCP abordemos dos temas fundamentales. Primero, el transporte aéreo y también el aspecto naviero. Y lo digo entre nosotros como gobiernos de ALBA-TCP y la Caricom, incluso trabajar con el sector privado, tenemos que unirnos, adquirir buques, barcos y nosotros estamos dispuestos a invertir en esa empresa, porque sin barcos no vamos a poder ser libres y hacer lo que hay que hacer. Esto es urgente. Y en cuanto a las líneas aéreas tenemos que ser más sensatos en la manera como trabajamos con el sistema de transporte aéreo.

Y por último, en el párrafo 1 de la Declaración, del borrador, hay elementos estilísticos, no voy a borrar nada de fondo. Si piensan que este es un grupo latinoamericano y que los que hablan inglés no tienen nada qué decir, aquí hemos mencionado tres grandes líderes, Maurice Bishop, Marcus Garvey y Joseph Chatoyer, nuestro héroe nacional en San Vicente.

220 años atrás Chatoyer fue emboscado y asesinado en la guerra en contra de los británicos. Murió en la montaña Dayé, esa montaña pertenece a Venezuela y al ALBA, igual que pertenece a San Vicente y las Granadinas, y quiero decirles que el pueblo indígena de nuestro país, los calinágulos garífunas, están entre los que más sufrieron por el volcán, porque ellos viven en esta zona del Nor-Oeste y Nor-Este, hay que recordarlo, son resilientes y estamos trabajando juntos. Pero quería recordarlos en particular a ellos hoy.

Gracias Nicolás, gracias a Chávez, gracias a Fidel y a todos los grandes líderes, que no solamente nos inspiraron, sino que hicieron algo muy especial, hizo que nuestros pueblos caribeños de América Latina sacaran lo mejor de sí, que sacaran su nobleza y su bondad, porque a veces no sabemos que poseemos esa bondad y esas ventajas. Y uno de esos elementos fundamentales es nuestro liderazgo. Que Dios siga bendiciendo a los pueblos del ALBA. Muchísimas gracias.

Fuente:
Misión Verdad

Efemérides

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales