SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
02/09/21
Movilizaciones antivacunas, soberanía e independencia en el Caribe
Por Leticia Garziglia

¿Qué pasa en el Caribe anglófono y francófono? ¿Por qué en Nuestra América sabemos tan poco de lo que ocurre en estas islas? Sus realidades, ¿tienen más que ver con los demás países de América Latina o con las influencias que reciben de los países europeos de los que son o fueron colonia según el caso?

No es que consideremos que los países de habla inglesa y francesa del Caribe sean una subregión dentro de otra subregión del Caribe (o sí), pero es una realidad que sus coyunturas -ya sean estados independientes o territorios de ultramar- todavía tienen una gran conexión cultural y política con lo que sucede en las antiguas metrópolis.

Los que fueron colonia del Reino Unido pertenecen a la Mancomunidad de Naciones y por lo tanto se encuentran todavía bajo el mandato de la Reina Isabel II. Tienen además gobernadores designados por la monarquía británica y sus jefes de gobierno suelen ser primeros ministros y no presidentes, con una organización política basada en el Parlamento. Muchos de ellos conforman el CARICOM, organismo de integración creado en 1973.

Así, muchos de los sucesos que pueden ocurrir (y ocurrieron en este último tiempo) tienen una mixtura de influencias de América Latina y el Caribe hispanohablante (más Haití) y de la realidad del Reino Unido y Francia. Vamos por partes.

El pasado lunes 26 de julio hubo elecciones generales en Santa Lucía. Se trata de elecciones parlamentarias, a partir de las cuales se define quien será el nuevo primer ministro. El Partido Laborista obtuvo 13 de los 17 escaños que se renovaban y el 50,14% de los votos y su líder, Philip J. Pierre​, asumió el cargo de primer ministro a los dos días.

Santa Lucía es un país miembro de ALBA-TCP desde el año 2012. Sin embargo, también formaba parte del Grupo de Lima hasta hace algunas semanas. Sólo unos días luego de la asunción de Pierre, el canciller Alva Baptiste dijo que su primera acción en el cargo sería abandonar el Grupo de Lima (al que calificó como “pandilla de mangostas moralmente en bancarrota”) y reparar relaciones con Venezuela, basado en la postura del CARICOM de no interferir en los asuntos internos de otro estado soberano. Agregó además que “este grupo ha impuesto privaciones en los niños, niñas, hombres y mujeres de Venezuela”.

Por otro lado, el pasado jueves 5 de agosto, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, fue herido cuando recibió un golpe en la cabeza por una piedra arrojada por una manifestante, en el marco de una protesta contra las medidas anticovid y las modificaciones a la ley de atención médica, que incluye la vacunación obligatoria de funcionarios públicos. La atacante fue arrestada y Gonsalves pudo recuperarse, pero lo que sucedió en este país se encadenó con protestas antivacunas en otras islas del Caribe.

En el marco de un pico de casos de COVID-19 debido a la entrada de la variante delta, muchas de estas islas han sido escenarios de simultáneas protestas anti-vacunas. El 7 de agosto hubo una manifestación en Barbados ante la posibilidad de que la primera ministra Mia Mottley establezca la obligatoriedad de la vacuna para algunos trabajadores de primera línea. Al día siguiente hubo una movilización en Antigua y Barbuda en contra de la vacunación obligatoria, las restricciones al movimiento y el uso obligatorio de barbijos.

También el día 8 hubo movilizaciones anti-vacunas en la isla francesa de Guadalupe. En este caso, respondían además a la aprobación del pasaporte sanitario por parte del gobierno de Emmanuel Macron.

Los días 13 y 14 hubo protestas en Saint Martin, en el lado holandés y el francés respectivamente, también en rechazo de la vacunación obligatoria en la parte holandesa y del pasaporte sanitario en el lado francés.

Ya saltando a la parte sur del continente, el 11 de agosto hubo una protesta en Guyana en apoyo a trabajadores de la salud que no pudieron entrar a su trabajo por no estar vacunados.

La región del Caribe ha tenido más de 1,29 millón de casos de COVID y más de 16 mil muertes, con 15 millones de personas vacunadas y 11 millones con su esquema de vacunación completo, sobre un total de población de 45,7 millones en los 31 países del Caribe. Las islas que están sufriendo picos más altos de casos son Bahamas, Curazao, Martinica, Guadalupe y Trinidad y Tobago.

En otro orden de cosas, Barbados anunció que dejará de ser una monarquía constitucional para pasar a ser una República. La futura presidenta es la actual gobernadora Dame Sandra Mason. Asumirá su cargo el 30 de noviembre, cuando se cumplan 55 años de la independencia y la incorporación a la Mancomunidad de Naciones. Hubo dos intentos previos de crear una República de Barbados, en la década de 1970 y en 1996. ¿Será este un puntapié para que otras monarquías constitucionales caribeñas se conviertan en Repúblicas y ganen un grado mayor de independencia frente a la corona británica?

Fuente:
NODAL
Etiquetas: Caricom | El Caribe

Agenda

Buscar

Búsqueda temática

Revistas Digitales