SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
08/04/22
Temas: Cultura
Regiones: Estados Unidos
«Hollywood está lleno de agentes de la CIA»: Ben Affleck
Por Jeremy Kuzmarov

Durante décadas, el Pentágono y la CIA han reescrito los guiones y censurado las películas de Hollywood, con consecuencias nefastas para la humanidad.

En 2012, Argo ganó el Oscar a la mejor película. La película estaba protagonizada por Ben Affleck en el papel de un agente de la CIA llamado Tony Méndez que se hace pasar por un productor de Hollywood que busca localizaciones en Irán.

Ayuda a rescatar a seis estadounidenses que se escaparon de la embajada de Estados Unidos durante la crisis de los rehenes en Irán en 1979, cuando los revolucionarios islámicos asaltaron la embajada de Estados Unidos y tomaron como rehenes a 66 estadounidenses.

Con la revisión del guión por parte de la CIA, Argo “se tomó muchas libertades con la verdad”, según la revista The Atlantic, “todas orientadas a hacer a Langley más heroico”.

Se omitió cualquier insinuación de que la CIA había creado la crisis en Irán al respaldar un golpe de Estado en 1953 que derrocó la democracia iraní.

Una década antes, Affleck había protagonizado “La suma de todos los miedos”, una adaptación cinematográfica de una novela de Tom Clancy escrita en gran parte por el enlace de entretenimiento de la CIA, cuyo protagonista principal, el subdirector de la CIA Jack Ryan, evita que estalle una guerra nuclear.

Durante el rodaje de Argo, la CIA llevó a los cineastas a Langley para una visita y ofreció a Affleck acceso a los analistas de la Agencia. El ex agente de la CIA John Kiriakou recordó que se encontró con Affleck en Langley junto con otras estrellas de Hollywood como Harrison Ford.

Affleck admitió que “probablemente Hollywood está lleno de agentes de la CIA… sólo que no lo sabemos”.

Teatros de guerra

Theaters of War: How the Pentagon and CIA Took Hollywood (Teatros de guerra: cómo el Pentágono y la CIA tomaron Hollywood) es un nuevo documental producido por la Media Education Foundation que expone el vínculo entre la CIA, el Pentágono y Hollywood.

La película sigue el viaje del profesor de medios de comunicación Roger Stahl a través de Estados Unidos mientras entrevista a personas -incluyendo a personas de la industria- que detallan cómo los militares y la CIA han tratado de valorizar sus actividades en cientos de películas y programas de televisión de Hollywood, borrando de los guiones los crímenes de guerra, la corrupción, el racismo, las agresiones sexuales, los golpes de estado, los asesinatos y la tortura.

La propaganda es extremadamente eficaz porque se lleva a cabo bajo la apariencia de entretenimiento. Sólo muy sutilmente se condiciona a los espectadores.

Fetichización del ejército estadounidense

Una de las escenas más conmovedoras de Theaters of War hace que Stahl le lleve a Oliver Stone una copia enmarcada de una carta de rechazo que recibió en 1984 de la oficina de entretenimiento del Pentágono por Platoon, una película sobre la desintegración de las fuerzas armadas en Vietnam. En 1987, Platoon ganó el premio de la Academia.

Donald E. Baruch, jefe de la Oficina de Entretenimiento del Pentágono, escribió a Stone en la carta de rechazo: “En nuestra opinión, el guion crea básicamente un retrato desequilibrado al estereotipar a los soldados negros, mostrar el abuso de drogas y el analfabetismo y concentrar la acción en la brutalidad”.

Stone le dijo a Stahl que durante años tuvo que archivar Platoon, cuyo guion fue escrito en 1975, junto con Nacido el 4 de julio, otra película antibélica basada en la biografía del veterano paralítico Ron Kovic.

Según Stone, la oficina de entretenimiento del Pentágono fue “creada para proporcionar precisión a las películas sobre el ejército, pero en lugar de eso hacen lo contrario; promueven inexactitudes y mentiras”.

“Sólo quieren películas que glorifiquen al soldado estadounidense, que glorifiquen nuestro patriotismo, la patria y el nacionalismo, estas tonterías. Fetichizan a los militares”, dijo. “Nadie puede decir una mala palabra sobre [los militares], lo que está mal. Hay que señalar el mal cuando se produce”.

Blanqueo de la corrupción militar

Stone le contó a Stahl que, mientras tenía problemas para hacer Platoon, le ofrecieron el guión de Top Gun, un gran éxito de 1986 que romantizaba la vida de los pilotos de la Marina y tenía puestos de reclutamiento militar instalados fuera de los cines donde se proyectaba.

El Pentágono había donado F-14 para hacer Top Gun, a la que elogió por ayudar a “rehabilitar completamente la imagen del ejército [después de que] hubiera sido salvada por la guerra de Vietnam.”

En 2018, el Pentágono firmó un contrato con los productores de un remake de Top Gun cuyo estreno está previsto para este año, que le permitía “tejer puntos de conversación clave, supervisar el guion y exigir una proyección oficial antes de su estreno.”

La película original de Top Gun fue dirigida por el difunto Tony Scott y producida por Jerry Bruckheimer, que a su vez produjo Black Hawk Down (2001), una recreación de la emboscada a los soldados estadounidenses en Somalia.

Oliver Stone calificó Black Hawk Derribado de “película sin sentido” y típica “encubrimiento de la corrupción militar”.

Tras días de negociación con Bruckheimer, el Secretario de Defensa William Cohen donó equipo para la película y el guion se modificó con respecto al original para crear héroes de los soldados estadounidenses, a pesar de que la intervención fue ampliamente considerada, como dijo Stone, “un desastre.”

El Padrino

Según Stahl, el Pentágono y la CIA son equivalentes al Padrino: deciden qué películas se hacen y qué películas se archivan, y compran a los cineastas prometiéndoles acceso a los juguetes del Pentágono.

En la década de 1980, las películas que no se hicieron incluyeron una dramatización del asunto Irán-Contra y una película sobre la reducción de las tensiones de la Guerra Fría, que fue sustituida por Amanecer rojo, en la que un grupo de estudiantes de secundaria liderados por Patrick Swayze y Charlie Sheen se organizan para luchar contra una invasión soviética de Estados Unidos (una secuela de 2012 tenía a los estudiantes organizándose contra una invasión de Corea del Norte).

De 1989 a 2018, la Oficina de Entretenimiento del Pentágono estuvo dirigida por Phil Strub, que trabajó estrechamente con directores favorecidos como Bruckheimer y Michael Bay, productor de Transformers (2007), y ayudó a promover películas de ciencia ficción en las que los superhéroes salvaban a la civilización con armas militares en alianza con el ejército estadounidense.

Strub hizo eliminar una escena de The Windtalkers (2002), en la que los marines estadounidenses sacaban los dientes de oro de los soldados japoneses que habían matado como trofeos, algo que se describe en las memorias clásicas de E.B. Sledge, With the Old Breed: At Peleliu and Okinawa (1981).

Strub también se aseguró de que Tuskegee Airmen (1995), sobre los combatientes negros en la Segunda Guerra Mundial, presentara a los principales generales del Ejército como no racistas (los únicos racistas en la película eran representados como manzanas podridas).

La serie de televisión subvencionada por el ejército estadounidense The Long Road Home (2017), por su parte, presentaba a Tomas Young, un veterano de Irak paralizado y activista por la paz, como un “marica” y un imbécil”, cuando, según los miembros de su pelotón, era “muy querido” y se le consideraba “guay”.

La representación de Young era coherente con la denigración de los veteranos y activistas contra la guerra en la cultura popular, que la Oficina de Entretenimiento del Pentágono estaba en parte detrás.

Sin agallas ni gloria

Strub y su predecesor, Don Baruch, cultivaron a un académico, Lawrence Suid, para encubrir la verdad sobre lo que hizo la oficina de entretenimiento del Pentágono.

Suid publicó en 2002 el libro “Guts & Glory: The Making of the American Military Image in Film” (Tripas y gloria: La creación de la imagen militar estadounidense en el cine) que durante años se convirtió en la obra definitiva sobre el Pentágono y Hollywood.

Cuando aparecieron más estudiosos independientes que desafiaron las interpretaciones de Suid, éste los atacó salvajemente en las revistas académicas e intentó arruinar sus carreras.

Se cree que Chase Brandon, enlace de la CIA con la industria del entretenimiento desde 1996 hasta 2007 y primo hermano del actor Tommy Lee Jones, es el prototipo del personaje de Robert DeNiro, Conrad Breen, en Wag the Dog (1997). Breen era un asesor de la CIA que fabrica una guerra ficticia en Albania para desplazar la atención de un escándalo sexual presidencial.

Veterano de la CIA con cuarenta años de experiencia en operaciones especiales y guerra psicológica, Brandon escribió la mayor parte del guion de la película de 2003 “El recluta”, y ayudó a establecer la red permanente de la CIA en Hollywood que Ben Affleck insinuó.

La cadena incluyó a la ex esposa de Affleck, Jennifer Garner, quien interpretó a la agente de la CIA Sydney Bristow en la exitosa serie de televisión Alias (2001-2006), y filmó un video de reclutamiento para la CIA. Vea el vídeo aquí. Los guionistas de Alias trabajaron con Brandon, quien les ayudó a “educarles en el oficio fundamental”.

La oficina de Brandon también alteró el guión de la comedia de 2000 Meet the Parents, en la que Robert DeNiro interpreta a un agente de la CIA cuya hija ha decidido casarse con un bobo interpretado por Ben Stiller.

Cuando el personaje de Stiller entra en el espacio de trabajo de DeNiro, en el guión original, encuentra manuales de tortura de la CIA. Sin embargo, el guión se modificó para mostrar que Stiller sólo encuentra fotos del personaje de DeNiro reuniéndose con personajes famosos como Bill Clinton.

Otra película a la que Brandon ayudó a dar forma fue “La guerra de Charlie Wilson” (2007), que heroizaba a la CIA por derrotar a los malvados comunistas en Afganistán. El agente de la CIA Milt Beardon fue uno de los asesores de la película.

Brandon siguió trabajando como asesor técnico y consultor en películas de acción que hacían que la CIA pareciera emocionante y noble: “Misión Imposible 3” (2006), “Enemigo del Estado” (1998), “La identidad Bourne” (2002) y “La suma de todos los miedos” (2002), protagonizada por Ben Affleck.

Además, ha proporcionado argumentos reales para la serie de televisión “The Agency” (2001-2003), entre los que se incluyen los asesinatos con drones de un general pakistaní deshonesto y otro sobre un ataque con ántrax en Washington D.C., cuya emisión estaba prevista para el mismo día en que se produjeron los ataques con ántrax en Washington, que probablemente formaban parte de una operación de bandera falsa de la CIA.

Más distorsiones históricas

Otra película en la que Brandon ayudó a influir fue “The Good Shephed” (El buen pastor) (2006), dirigida por Robert DeNiro y protagonizada por Matt Damon, que aunque retrata las fechorías de la CIA, se centra en gran medida en su impacto en las vidas personales de los agentes de la CIA, en lugar de en la población de los países afectados.

El buen pastor distorsionó aún más la historia al a) hacer creer que la Agencia apoyó la desnazificación cuando en realidad reclutó nazis para la Guerra Fría en el marco de la Operación “Paperclip”; b) representar que el jefe de la CIA se vio obligado a dimitir porque sus intereses comerciales personales en Guatemala provocaron el golpe de Estado de 1954 (el director de la CIA, Allen Dulles, cuyo bufete de abogados había representado a la United Fruit Company, nunca tuvo que dimitir por este motivo); y c) presentar el fracaso de la CIA en el derrocamiento del gobierno de Fidel Castro como el resultado de que los cubanos fueron avisados por la inteligencia soviética, cuando había habido una amplia movilización popular a favor de Fidel Castro.

Promoción de las técnicas favoritas de la CIA

Después de los atentados del 11-S, la CIA apoyó la serie 24 de Fox, que promovía la idea de que la tortura en los interrogatorios funcionaba.

Posteriormente, la CIA apoyó la película de 2012 “Zero Dark Thirty” (Cero Oscuro Treinta, conocida como “La noche más oscura), que dramatiza la caza de Osama bin Laden, y que fue demasiado lejos incluso para un rabioso halcón de la guerra como John McCain (R-AZ), que repudió la tortura tras su propia y supuesta experiencia de ser torturado en la guerra de Vietnam.

La CIA apoyó además la serie de la cadena de TV Showtime “Homeland” (Patria, 2011-actualidad), ganadora de un premio Emmy, la serie favorita de Barack Obama. En ella se describía a los musulmanes como “abrumadoramente sádicos, bárbaros y moralmente en bancarrota”, según The New Yorker, y los ataques con drones y los asesinatos selectivos como moralmente justos.

Más recientemente, la CIA colaboró en la producción de la serie “Jack Ryan”, derivada de las novelas del entusiasta militar Tom Clancy, en Amazon Prime TV. En uno de los episodios, Ryan (interpretado por John Krasinski, de The Office) trama el derrocamiento de un líder tirano en Venezuela, al que Ryan ayuda a sustituir por un reformista ilustrado y pro-democrático.

Este último es un sustituto del chico de Estados Unidos, Juan Guaidó, que en realidad tiene inclinaciones de extrema derecha y lideró violentas protestas contra un gobierno legalmente elegido que es socialista.

“Theaters of War” termina señalando que Estados Unidos tiene leyes bien establecidas contra la propaganda que la CIA y el Pentágono han violado claramente.

Las consecuencias para la sociedad son mayores de lo que la mayoría de la gente cree. La manipulación de Hollywood impulsa el apoyo a las intervenciones militares estadounidenses y de la CIA que han causado catástrofes humanitarias, y refuerza una visión del mundo nativista, imperialista y a menudo racista que está en la raíz de los repetidos desastres de la política exterior.

(*) Jeremy Kuzmarov es director de la revista CovertAction, autor de cuatro libros sobre la política exterior de Estados Unidos.

Fuente:
Revista CovertAction / Radio La Primerísima

Editorial

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales