SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
07/11/22
Temas: Ecología
Regiones: Mundo
Huella ecológica de 125 milmillonarios es un millón de veces superior que la del 90 por ciento más pobre de la población
Por Oxfam Intermon
Ante la cita de Egipto, la organización reclama políticas decididas y una marcada subida de impuestos sobre las inversiones en industrias contaminantes

Las inversiones de tan solo 125 milmillonarios emiten 393 millones de toneladas de dióxido de carbono cada año, la misma cantidad que Francia. Es decir, la huella ecológica anual de estos grandes millonarios es un millón de veces superior que la de cualquier persona perteneciente al 90% más pobre de la población, según Oxfam Intermon. Estos datos surgen del informe ‘Carbon Billionaires: The investment emissions of World’s richest people’, realizado por esta organización con motivo de la cumbre del clima celebrada desde este domingo en Egipto. La investigación se basa en un análisis de las inversiones de grandes fortunas en algunas de las compañías más grandes del planeta y las emisiones de carbono derivadas de las mismas. Estos milmillonarios, añade el informe, poseen un total de 2,4 billones de dólares en 183 empresas.

El informe concluye que cada uno de estos milmillonarios genera una media anual de tres millones de toneladas de dióxido de carbono, un millón de veces más que el promedio de 2,76 toneladas que conforman el 90% más pobre de la población mundial.

Emisiones derivadas de inversiones

La cifra real, mantiene Oxfam Intermón, podría ser incluso mayor debido a que «los datos que las grandes empresas publican sobre sus emisiones de carbono subestiman sistemáticamente el verdadero nivel de su huella de carbono». Además, la organización estima que los milmillonarios y las grandes empresas que no revelan públicamente su nivel de emisiones (por lo que no se han podido incluir en el estudio) seguramente sean «quienes tengan mayor impacto climático».

“Estos pocos milmillonarios acumulan ‘emisiones derivadas de inversiones’ cuya huella de carbono equivale al total de países como Francia, Egipto o Argentina”, explica Nafkote Dabi, responsable de Cambio Climático en Oxfam Intermón. “La enorme y creciente responsabilidad de las personas pudientes ante las emisiones totales no suele tratarse o tenerse en cuenta a la hora de elaborar políticas climáticas», añade Dabi. «Esto debe cambiar, estos inversores milmillonarios en lo más alto de la pirámide empresarial tienen que aceptar su impacto en la aceleración de la crisis climática -cuestiona el responsable de Cambio Climático de la organización- Llevan demasiado tiempo eludiendo responsabilidades”.

Políticas públicas

“De promedio, las emisiones derivadas del tren de vida de los milmillonarios, con sus jets privados y sus yates, son miles de veces más altas que las de cualquier persona, lo cual ya es inaceptable. Pero si analizamos las emisiones derivadas de sus inversiones, la cifra es más de un millón de veces más alta”, afirma Dabi.

Ante la cumbre del clima que se está celebrando desde este domingo, la organización reclama que los gobiernos «regulen y diseñen» políticas que obliguen a las empresas a controlar e informar sobre las emisiones de gases de efecto invernadero y a establecer una «hoja de ruta clara» hacia la reducción de emisiones. A la vez, también emplaza a aplicar una marcada subida de impuestos en las inversiones en industrias contaminantes.

Al contrario que el promedio de la población, los estudios muestran que el 70% de las emisiones de las personas más enriquecidas del mundo derivan de sus inversiones. Oxfam Intermón ha utilizado datos públicos para calcular las “emisiones derivadas de las inversiones” de los milmillonarios que cuentan con más del 10% de las acciones de una empresa, asignándoles una parte de las emisiones de la compañía en cuestión de manera proporcional a la parte que poseen de la misma.

14% en industrias contaminantes

El estudio también ha apuntado a que los grandes inversores destinan como promedio el 14 % de sus inversiones a industrias contaminantes como las energéticas o a materiales como el cemento. Esta media duplica a la de las inversiones en las empresas de Standard and Poor 500. Solamente un milmillonario de la muestra utilizada para el estudio había invertido en una empresa de energías renovables.

“Necesitamos que la COP27 saque a la luz y cambie el papel que las grandes empresas y sus grandes inversores están teniendo al beneficiarse de la contaminación que agrava la crisis climática mundial”, afirma Dabi. “No podemos permitir que se escondan o intenten lavar su imagen haciendo ‘greenwashing’ (‘marketing verde)». Los Gobiernos, mantienen desde Oxfam Intermón, deben «abordar esta situación de manera urgente haciendo públicas las cifras de las emisiones de las personas más ricas, regulando a los inversores y a las grandes empresas para reducir drásticamente las emisiones de carbono y aplicando impuestos a los más ricos y a las inversiones contaminantes”.

Fuente:
El Periódico

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales