SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
21/08/22
Temas: Finanzas
Regiones: China
China denuncia acusación sobre «trampa de deuda china» por ser una mentira
Por Xinhua

La llamada «trampa de la deuda china» es una mentira inventada por Estados Unidos y algunos otros países occidentales para desviar responsabilidades y culpas, dijo el 18 de agosto el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin.

«Esta acusación contra China es simplemente insostenible», dijo Wang en respuesta a la acusación lanzada por el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, durante su visita a África.

Wang señaló que los países en desarrollo piden prestado sobre todo a entidades comerciales y multilaterales. De acuerdo con Estadísticas de Deuda Internacional del Banco Mundial, para finales de 2020, los acreedores comerciales y multilaterales representaron el 40 por ciento y el 34 por ciento, respectivamente, de la deuda externa pública de 82 países de ingresos bajos y medios bajos.

Los acreedores oficiales bilaterales representaron el 26 por ciento y China, menos del 10 por ciento, dijo Wang.

El portavoz señaló que en los últimos años, los países en desarrollo han contraído nuevas deudas sobre todo con acreedores comerciales e instituciones multilaterales occidentales. De acuerdo con estadísticas del Banco Mundial, entre 2015 y 2020, las deudas oficiales comerciales, multilaterales y bilaterales representaron 42 por ciento, 35 por ciento y 23 por ciento, respectivamente, de la nueva deuda externa pública de 475.200 millones de dólares de los países de ingresos bajos y medios bajos.

La mayor parte de las deudas comerciales, o 39 por ciento del total de las deudas nuevas, son financiadas por bonos soberanos en el mercado financiero internacional. Una investigación de Eurodad sobre 31 países endeudados claves encontró que el 95 por ciento de los bonos soberanos de los países estaban en manos de instituciones financieras occidentales, dijo Wang.

El portavoz enfatizó que el pago de la deuda de mediano y largo plazos de los países en desarrollo fluyó principalmente hacia los acreedores comerciales e instituciones multilaterales occidentales.

De acuerdo con cálculos del Banco Mundial, los países de ingresos bajos y medios bajos tienen que realizar pagos de capital e intereses por 940.000 millones de dólares en los próximos siete años, incluyendo 356.600 millones de dólares para acreedores comerciales occidentales y 273.000 millones de dólares para instituciones multilaterales, 67 por ciento del total de pagos pendientes. Sólo el 14 por ciento del total de los pagos, o 130.800 millones de dólares, serán para el Gobierno y las instituciones comerciales chinos.

Estos países tendrán que pagar más de 300.000 millones de dólares a tenedores de bonos soberanos, la mayoría de los cuales son instituciones financieras occidentales, quienes claramente son la mayor fuente de presión en el servicio de la deuda para los países prestatarios, dijo Wang.

Wang indicó que es mucho más caro pedir prestado a acreedores comerciales occidentales que a China. Pongamos a África como ejemplo. De acuerdo con cálculos de Debt Justice de Reino Unido basados en datos del Banco Mundial, las tasas de interés de los préstamos oficiales y comerciales de China para los países africanos son menores que la tasa de interés (de 5 por ciento) de los préstamos comerciales de otros países. También son mucho menores que las tasas de interés (de 4 a 10 por ciento) de los bonos gubernamentales a diez años, de acuerdo con cifras dadas a conocer por el Banco Africano de Desarrollo.

Además, los préstamos soberanos proporcionados por China vienen con una tasa de interés fija, mientras que los acreedores comerciales occidentales a menudo aplican una tasa de interés variable. Al entrar el dólar estadounidense a su ciclo de alza en las tasas, los países deudores están enfrentando una creciente presión para los pagos, dijo Wang.

El portavoz señaló que los acreedores comerciales y las instituciones multilaterales occidentales han estado ausentes en los esfuerzos globales de alivio de la deuda y de suspensión del servicio de deuda.

China ha estado implementando la Iniciativa para la Suspensión del Servicio de Deuda del G20 y es el mayor contribuyente al esfuerzo. En contraste, los acreedores comerciales e instituciones multilaterales occidentales, quienes poseen el mayor porcentaje de las deudas, afirman que tienen que mantener su calificación crediticia, por lo que se han negado a sumarse al esfuerzo y no han hecho aportaciones proporcionales para aliviar la carga de la deuda de los países en desarrollo, añadió Wang.

«Cuando ciertos políticos y medios en Estados Unidos y en algunos otros países occidentales exageran la llamada ‘trampa de la deuda china’ a pesar de estos hechos, su verdadero objetivo es crear una trampa narrativa para sembrar la discordia entre China y otros países en desarrollo, impedir su cooperación e interrumpir el crecimiento de los países en desarrollo», dijo Wang.

«Pero los países en desarrollo y las personas con visión del resto de la comunidad internacional no caerán en esto», dijo.

Fuente:
Xinhua

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales