SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
22/03/24
Regiones: Mundo
Alianza Irán-Rusia-China impulsa seguridad naval y nuevo orden mundial
Por Shabbir Rizvi

La semana pasada, Irán, Rusia y China iniciaron sus ejercicios navales anuales en el norte del océano Índico, específicamente en el golfo de Omán, para garantizar la seguridad marítima y combatir la piratería; el tema de la operación conjunta fue “Generar Paz y Seguridad en Conjunto”.

Los simulacros continuaron durante cuatro días y los tres aliados regionales incondicionales ejecutaron una variedad de escenarios de combate diferentes, probando nuevas armas, vehículos y otras tecnologías de manera coordinada.

Los escenarios incluyeron ataques de artillería diurnos y nocturnos, ejercicios aéreos con drones, escenarios de combate mar-aire y mar-tierra, misiones de rescate y adquisiciones de embarcaciones.

En los ejercicios navales conjuntos, los tres países desplegaron algunos de sus buques y armas más sofisticadas.

Cerca del estratégico puerto iraní de Chabahar, se podían ver el crucero ruso con misiles guiados “Varyag” y la fragata “Mariscal Shaposhnikov”, el destructor equipado con misiles guiados “Urumqi” y la fragata “Linyi” del Ejército Popular de Liberación de China, así como una variedad de los buques y helicópteros del Cuerpo de Guardianess de la Revolución Islámica (CGRI) y del Ejército de Irán, incluido el recientemente estrenado buque de guerra Abu Mahdi al-Muhandis.

Juntos, más de 20 barcos simularon múltiples escenarios de combate a lo largo de la semana, mientras el sonido de las ametralladoras pesadas en los helicópteros y los proyectiles de artillería golpeando objetivos terrestres llenaban el aire.

Desde 2019, estos tres países han estado realizando frecuentes ejercicios navales para establecer un “cinturón de seguridad” dentro de la región. La parte norte del océano Índico —específicamente el Golfo de Omán, el mar Arábigo y el estrecho de Ormuz— representa un corredor estratégico de transporte de mercancías del que depende todo el mundo, siendo el más importante el petróleo.

Cientos de millones de dólares en exportaciones navegan diariamente a través de estas vías fluviales y cualquier grado de inestabilidad dentro de estos corredores de transporte afectaría directamente a la economía global.

Es pertinente que la región haya visto su parte de piratería, a menudo sancionada o llevada a cabo directamente por Estados Unidos y sus aliados no tan oscuros. Además, la conducta agresiva e imprudente de Estados Unidos a menudo intenta desafiar la integridad territorial de países como Irán, que tiene derechos legítimos sobre porciones importantes del estrecho de Ormuz y el Golfo Pérsico.

Dejar la seguridad de la región en manos de una interferencia extranjera tan maligna es como entregar el control de los recursos más preciados del mundo a una potencia imperialista impredecible y decadente.

Por lo tanto, el cinturón de seguridad entre una potencia regional en ascenso como Irán y superpotencias establecidas como China y Rusia es una mirada al futuro de la seguridad internacional.

Estos ejercicios navales no son una demostración de fuerza o de demostración de músculos, como suelen serlo (por ejemplo) los ejercicios dirigidos por la OTAN, que siempre son de naturaleza ofensiva y hostil.

Los ejercicios de la alianza naval Irán-Rusia-China presentan la promesa de un orden mundial multipolar en rápida expansión, donde el respeto por la soberanía y los escenarios en los que todos ganan se convierten en la norma, la defensa está garantizada a través de soluciones diplomáticas y militares, y se rechaza firmemente el orden unipolar en el que sólo se beneficia la rica clase dominante imperialista de los Estados Unidos.

En declaraciones a los periodistas, el máximo comandante naval iraní, Shahram Irani, dice: “El norte del océano Índico alberga tres estrechos estratégicos: Ormuz, Bab El-Mandeb y Malaca, que juntos forman el triángulo del comercio global… Por lo tanto, la seguridad de esta región es de suma importancia para el mundo entero”.

Esto no podría ser más cierto. Los buques de guerra estadounidenses ensucian la región alrededor del océano Índico y han participado en actos hostiles en nombre del régimen sionista, al que protegen políticamente y arman militarmente mientras el genocidio de Gaza continúa, matando ya a más de 31 700 personas.

Desde noviembre del año pasado, las operaciones militares yemeníes comenzaron a atacar barcos vinculados al sionismo en respuesta al genocidio de Gaza, imponiendo efectivamente un bloqueo en el estrecho de Bab El-Mandeb y el mar Rojo.

Yemen prometió seguir atacando a estos barcos mientras continuara el genocidio y no se permitiera la entrada de ayuda a Gaza, cerrando el puerto israelí de Eilat, lo que le costó al régimen sionista miles de millones de dólares y obligó a los países dispuestos a comerciar con el régimen sionista a navegar alrededor de África o tomar un puente terrestre establecido por países árabes traicioneros como Jordania y los Emiratos Árabes Unidos.

Vale la pena señalar que estas operaciones podrían detenerse en el momento en que cese el genocidio en Gaza. Sin embargo, Estados Unidos insiste en armar al régimen sionista y redoblar sus esfuerzos protegiendo su economía con buques de guerra como el USS Carney y el USS Mason desplegados en el estrecho de Bab El-Mandeb.

A partir de enero, Estados Unidos y el Reino Unido, junto con la ayuda de algunos países árabes, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, comenzaron a bombardear Yemen en un intento de disuadir las heroicas operaciones en solidaridad con la causa palestina. Desde entonces, los destructores estadounidenses han sido atacados en las aguas de la región.

A pesar de los bombardeos liderados por Estados Unidos, Yemen no se ha dejado disuadir: anunció el viernes pasado que sus operaciones contra los barcos sionistas se extenderán a todo el océano Índico. Estados Unidos ha brindado seguridad a los barcos asociados con el régimen sionista, pero ha fracasado repetidamente ya que los barcos siguen siendo atacados, incluido el contenedor británico “Rubymar” que se hundió a principios de este mes.

A medida que comienza el desbordamiento hacia el océano Índico, la seguridad de la región tiene una demanda sin precedentes. Irán no tolerará que se desplieguen buques de guerra estadounidenses cerca de sus aguas territoriales para proteger el comercio sionista.

Por lo tanto, estos ejercicios sirven como una práctica esencial para que Irán pruebe su nuevo armamento y esté preparado en caso de que Estados Unidos piense que puede imponerse arrogantemente en aguas iraníes en nombre del régimen de Tel Aviv.

En cuanto a esta situación y los simulacros de la semana pasada, se pueden observar acontecimientos inmediatos, especialmente para Irán. Poco después de que concluyeran los simulacros, se publicó el Informe de Evaluación de Amenazas 2024 de la Comunidad de Inteligencia de EE.UU., que decía lo siguiente sobre las capacidades de la República Islámica:

“Las capacidades navales, de misiles, vehículos aéreos no tripulados, defensa aérea y misilística de Irán seguirán amenazando los activos comerciales y militares de Estados Unidos y sus socios” en Asia Occidental e “Irán seguirá siendo una amenaza para Israel y los aliados e intereses de Estados Unidos en la región mucho después del conflicto de Gaza”.

Esta es una referencia directa a la participación de Irán en el ejercicio naval, su fuerte presencia en la salvaguardia de sus aguas territoriales y su dedicación a la causa palestina, rechazando cualquier presencia extranjera dentro de sus aguas, especialmente si es en colaboración con el régimen sionista.

Por supuesto, todas estas son prácticas defensivas, a pesar de que Estados Unidos afirma que son “ofensivas”.

En otra entrevista sobre el ejercicio conjunto, el comandante Irani dijo que la presencia de Estados Unidos y de países alineados con Estados Unidos “es injustificada porque su presencia nunca ha creado seguridad”, y agregó que “la experiencia ha demostrado que han traído la mayor inseguridad a la región”.

Está claro que la coalición naval emergente tiene la intención de brindar seguridad marítima internacional, a diferencia de los países liderados por Estados Unidos que solo sirven a sus propios intereses a expensas de la seguridad internacional.

Irán, Rusia y China forman parte de la alianza económica BRICS, así como de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), siendo Irán uno de los últimos miembros de ambas alianzas.

La alianza BRICS pretende representar a la “mayoría global” en lo que respecta a su futuro económico. Cualquier plan financiero que no garantice la seguridad está condenado al fracaso desde el principio, por lo que los simulacros solo se volverán más sofisticados a medida que se solidifiquen las operaciones oficiales de seguridad conjunta.

También fueron invitados como observadores al simulacro Azerbaiyán, Kazajstán, Omán, Pakistán y Sudáfrica, países que pertenecen a la alianza BRICS y/o OCS o que tienen relevancia regional e intereses de seguridad con respecto a las rutas comerciales. Claramente, la alianza naval está demostrando a todas las partes interesadas que las “garantías de seguridad” unipolares son obsoletas en comparación con lo que tienen para ofrecer: cooperación mutua y respeto por la soberanía, garantizando al mismo tiempo respuestas de seguridad competentes.

Los ejercicios navales serán cada vez más sofisticados y más comunes a medida que aumenten las exigencias de seguridad y se profundicen las alianzas económicas. Por ejemplo, con la adquisición por parte de Irán del Su-35 ruso y la evolución de una gama de aviones del Ejército Popular de Liberación de China, se agregarán elementos aéreos no solo a los ejercicios marítimos sino también a los ejercicios de defensa terrestre.

El cinturón de seguridad forjado por la triple alianza seguramente se ampliará, para consternación de los imperialistas estadounidenses, que no han logrado establecer una coalición naval competente ni siquiera en respuesta a la operación defensiva de Yemen, con la denominada “Operación Guardián de la Prosperidad” (liderada por EE.UU. en el mar Rojo) desmoronándose antes de que zarpara el primer barco.

EEUU pierde cuatro aliados clave en su coalición del mar Rojo
Nace muerta la coalición liderada por EEUU en mar Rojo, aclara Yemen
Los países pronto tendrán que elegir entre soberanía y multipolaridad o sumisión y hegemonía. La pregunta restante: ¿qué espera el mundo como respuesta de un imperio en decadencia, uno que ni siquiera puede reunir suficientes aliados para una coalición competente? Rusia, China e Irán parecen decididos a prepararse para lo peor, en beneficio de la mayoría mundial.

Fuente:
Hispantv
Etiquetas: China | Irán | Multipolaridad | Rusia

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar