SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
25/03/24
República Centroafricana: el fin de Françafrique y el regreso de la competencia imperialista
Por Ben Jackson

Desde el levantamiento de Seleka a principios de la década de 2010, la República Centroafricana (RCA) ha sido en gran medida un Estado fragmentado. En Sango, la palabra Seleka significa coalición o alianza y se utilizaba para referirse a un grupo de fuerzas rebeldes, principalmente del norte, que se unieron para derribar el gobierno del presidente François Bozizé. Durante su mandato, Bozizé se vio envuelto en un conflicto civil con grupos armados en la región norte del país. Con la salida de Bozizé en 2013, después de que Seleka llegara a la capital, Bangui, los sucesivos gobiernos han luchado por controlar el territorio fuera de la ciudad. Francia, como antigua potencia colonial, siempre ha estado dispuesta a involucrarse para proteger sus intereses en el país. En 2013 lanzaron la Operación Sangaris, una intervención ineficaz que terminó oficialmente en 2016, aunque la retirada francesa completa no se produjo hasta unos años después. Sorprendentemente, Sangaris fue la séptima intervención del ejército francés en la República Centroafricana desde la independencia en 1960.

Incluso ahora, la carta más reciente de Omar Hilale, presidente de la Comisión de Consolidación de la Paz de la República Centroafricana, describió cómo los grupos armados continúan desestabilizando el país en las regiones este, oeste y central. Muchos de estos grupos formaron la rebelión anterior de Seleka, pero desde entonces se han fracturado en múltiples grupos diferentes de combatientes, que durante la última década han intentado atrincherarse en las distintas regiones del vasto país. En 2015, un grupo conocido como Frente Popular para el Renacimiento de la República Centroafricana (FPRC), liderado por Noureddine Adam, anunció que habían formado un nuevo estado conocido como República de Logone centrado en la ciudad de Ndele. La nueva República duró poco y nunca fue tomada en serio, pero fue un reflejo de cómo los antiguos grupos Seleka estaban tratando de crear áreas de influencia. Ciudades como Bambari han quedado bajo control rebelde en los últimos años, mientras que en otras regiones como las provincias de Ouaka y Haute-Kotto hemos visto a antiguos aliados de Seleka luchando entre sí por el control territorial. En ausencia de protección estatal, muchos civiles y ex miembros del ejército formaron grupos conocidos como «Anti Balaka», que se traduce como antimachete. Se sabe que tanto las milicias Anti-Balaka como los antiguos grupos Seleka han cometido violaciones de derechos humanos durante la última década.

Múltiples intentos de entablar conversaciones de paz han fracasado: los tratados se firman y luego se rechazan casi de inmediato. Luego, el Estado careció de los medios para equipar y desplegar su propio ejército debido a la Resolución 2127 del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) que impuso un embargo de armas a las fuerzas armadas (FACA). Este embargo, vigente desde 2013, solo se relajó mediante la Resolución 2693 del Consejo de Seguridad de la ONU en julio de 2023. Como resultado, el país ha dependido de una fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU que ha sido descrita como insuficientemente tripulada y equipada para llevar a cabo su mandato. Dado que no había paz que mantener, la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (MINUSCA) se convirtió en un componente militar activo de la guerra civil del país.

La MINUSCA ha estado involucrada en un intento de enfrentarse frontalmente a los grupos rebeldes, con cierto éxito limitado. En 2020 consiguieron retomar Bambari del grupo rebelde Unidad por la Paz en África Central (UPC). Sin embargo, su participación más activa ciertamente ha provocado algunas reacciones negativas. Ha habido denuncias de explotación y abuso sexual, así como de uso excesivo de fuerza contra los detenidos durante sus operaciones, mientras que su falta de éxito general a la hora de lograr el fin del conflicto generó dudas entre la población sobre su papel y eficacia.

Entra en Rusia

En este vacío de seguridad entró Rusia. Después del fracaso francés en controlar la situación, junto con las acusaciones de conducta sexual inapropiada contra el ejército de la antigua potencia colonial, el gobierno recurrió a Rusia. La medida resultó intrigante para muchos, teniendo en cuenta que durante la Guerra Fría no había habido mucha relación entre la República Centroafricana y la Unión Soviética, dado que Francia había dominado la mayoría de sus antiguas colonias. Sin embargo, como hemos visto en Malí, Níger y Burkina Faso, la influencia francesa en el continente está menguando y ha sido rechazada por la presión popular. En esta brecha, Rusia ha estado más que dispuesta a dar un paso adelante.

La participación militar de Rusia en el país comenzó en 2018, cuando la ONU alivió el embargo de armas lo suficiente como para que Rusia pudiera proporcionar algunas armas a las Fuerzas Armadas Centroafricanas (FACA). Paralelamente a esta participación formal del Estado, también entró en el país el ahora conocido grupo Wagner . Si bien la participación formal rusa tomó la forma de «asesores militares», el grupo mercenario de entre 1.200 y 2.000 miembros eran combatientes activos que ayudaban al gobierno en sus intentos de recuperar el territorio perdido. La fuerza fue eficaz en la defensa de la capital e impidió que el gobierno del presidente Faustin-Archange Touadéra cayera a manos de un frente rebelde más unido en 2021.

La contrainsurgencia de Wagner también dio al gobierno mucho más control sobre su territorio que desde las elecciones de 2016 y 2021. Sin embargo, durante la contrainsurgencia hubo pruebas documentadas de abusos contra los derechos humanos cometidos por las fuerzas de Wagner, así como la muerte de varios de periodistas rusos que investigaban la presencia del grupo en el país en 2018.

Además, ha habido acusaciones de que la presencia rusa en la República Centroafricana es un medio para obtener valiosas concesiones de extracción de diamantes y otros recursos por parte del Estado. Ciertamente, esto no es nada nuevo en la historia de la participación de las grandes potencias en los estados africanos. Durante la Guerra Fría, muchos líderes africanos eran muy hábiles en el uso de recursos estatales para extraer lo que necesitaban de estos actores más poderosos para asegurar la supervivencia de sus regímenes.

Sin embargo, para muchos ciudadanos del país, la presencia rusa es positiva en comparación con los años de participación de la ONU y Francia. Por ejemplo, en Bangui hay incluso una estatua dedicada a los soldados rusos, que muestra a un grupo de ellos protegiendo a una mujer y a su hijo. Después de la muerte de Yevgeny Prigozhin, el líder de Wagner, incluso quedaron mensajes y flores debajo de la estatua.

Resurgen las rivalidades de la Guerra Fría

A medida que se intensificó la guerra en Ucrania, también se intensificó la guerra de palabras entre Estados Unidos y Rusia. Como tal, hemos visto un regreso a los campos de batalla de la Guerra Fría en un estado que a menudo se ignora. A principios del año pasado, el gobierno de Estados Unidos hizo una oferta al gobierno de la República Centroafricana. Si estuvieran dispuestos a expulsar a las fuerzas militares rusas, Estados Unidos intervendría para entrenar a las FACA y aumentaría la ayuda humanitaria al mismo tiempo.

Sin embargo, esta oferta no surgió de la nada. Como informó Le Monde, se envió un memorando al presidente Touadéra describiendo los beneficios de un cambio de Rusia a Estados Unidos a finales de 2022. Al parecer, el ultimátum expiraría después de 12 meses, aunque esto nunca ha sido confirmado ni desmentido por el Departamento de Estado.

Para los lectores de la historia africana desde la independencia, puede parecer el Día de la Marmota. Retórica de la Guerra Fría dentro de un teatro moderno de diplomacia internacional, donde las noticias y las noticias falsas luchan constantemente por la supremacía. El informe más reciente sobre la República Centroafricana del Departamento de Estado se tituló Las atrocidades del grupo Wagner en África: mentiras y verdad. Rusia es acusada de desinformación al afirmar falsamente que el Grupo Wagner es una fuerza para el bien en la República Centroafricana, así como en Mali, Sudán y Libia.

El Presidente Touadéra ocupa ahora el cargo que ocuparon tantos líderes africanos durante los años 1960 y 1980. Después de eliminar los límites de su mandato presidencial en 2023, busca volverse invaluable para el poder global, con el resultado de que las políticas internas son en gran medida ignoradas. Touadéra ya ha dado señales de que podría estar listo para jugar, utilizando ambos lados para conseguir lo que quiere. Durante la votación de la Asamblea General de la ONU sobre un alto el fuego inmediato en Ucrania el año pasado, la República Centroafricana fue una de las 32 abstenciones. Sin embargo, Mali, un país que suscita muchas comparaciones, votó en contra del alto el fuego junto a Rusia.

¿El fin de la influencia francesa en África?

Tanto Malí como la República Centroafricana, en su rechazo a la antigua potencia imperial Francia, son expresiones de un cambio en la influencia externa en el continente africano que ha ido surgiendo desde la década de 2000. Desde hace varias décadas existe tensión entre China y Occidente en términos de influencia dentro de los Estados africanos, especialmente en lo que respecta a la ayuda al desarrollo. Cuando la ex Unión Soviética retiró su apoyo a sus aliados a fines de la década de 1980, dado el costo financiero de mantener a flote a los estados satélites, esto dio a las antiguas potencias coloniales y a Estados Unidos rienda suelta, por un tiempo. Sin embargo, a medida que crecía su papel como superpotencia global, China ha estado dispuesta a entrar y proporcionar ayuda, libre de las condicionalidades que han estado ligadas al dinero de los donantes occidentales.

Muchos no veían un regreso de Rusia y, ciertamente, no veían una situación en la que el país pudiera usurpar la influencia colonial francesa. Incluso después de conceder la independencia, Francia y las empresas francesas continuaron ejerciendo una influencia extraordinaria sobre sus antiguas posesiones coloniales. Así, durante años, los presidentes de las Repúblicas Centroafricanas han podido históricamente contar con el respaldo del ejército francés para mantenerse en el cargo, pero ahora parece que ese ya no es el caso.

Varios antiguos países francófonos de África, incluida la República Centroafricana, han rechazado la influencia militar francesa a favor de mirar más al este. En toda la región del Sahel, los gobiernos militares de Níger y Burkina Faso se han sumado a ellos para enviar tropas francesas a casa y recurrir al apoyo militar de Rusia para proteger sus nuevos regímenes liderados por el ejército.

Plantea la pregunta de ¿qué papel futuro tendrá Francia, si es que tiene alguno, en África? ¿Se puede resucitar el papel de Françafrique –la venenosa relación neocolonial entre el Estado francés y sus antiguas colonias africanas–? Si bien la situación en la República Centroafricana puede parecer un regreso a la política de la Guerra Fría, se produce en una época de declive francés más amplio en África, especialmente en todo el Sahel.

Fuente:
Noticiaspia
Etiquetas: Francia | Imperialismo | Rusia

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar