SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
09/05/24
Regiones: Mundo
Ampliación de AUKUS: la posible forma de una alianza renovada
Por Valentín Igorevich Voloshchak

El 9 de abril de 2024, representantes de los departamentos militares de Estados Unidos, Australia y Reino Unido hicieron una declaración sobre la consideración de Nueva Zelanda, Corea del Sur y Japón como nuevos miembros del bloque AUKUS. El debate sobre la posible ampliación de AUKUS viene produciéndose desde hace bastante tiempo y no ha hecho más que intensificarse tras el paso de la alianza a la segunda fase de su desarrollo, el llamado «Pilar II», que implica un énfasis en el desarrollo conjunto de tecnologías militares avanzadas. Dado el interés de los propios candidatos potenciales por unirse a AUKUS, ¿qué podemos decir hoy sobre las perspectivas de expansión de la alianza?

Nuevas prioridades de desarrollo de AUKUS
AUKUS se concibió originalmente como un proyecto centrado en Australia. El «Pilar I» prevé el despliegue de submarinos nucleares de los tipos Virginia (EEUU) y Astute (Reino Unido) en bases de Australia de forma rotatoria, el intercambio de experiencias y la formación de personal de la Marina australiana, la construcción de submarinos Virginia para la flota australiana y, a largo plazo, la creación de nuevos submarinos del tipo AUKUS. El énfasis en los submarinos nucleares en su conjunto está en consonancia con el vector general estadounidense de construir la región Indo-Pacífica y reforzar las posiciones estratégicas en ella. Australia ocupa una posición central en la RTI, uniendo los océanos Pacífico e Índico, y según el plan debe reforzar su papel estratégico como importante aliado de EEUU.

Sin embargo, la iniciativa de construir submarinos nucleares no es el final de la cooperación aliada. Además de esta tarea específica, AUKUS ha adoptado una agenda más amplia del «Pilar 2» que prevé una amplia cooperación en ámbitos como: ciberseguridad, tecnologías cuánticas, armas hipersónicas y contrahipersónicas, guerra electrónica avanzada, innovación e intercambio de datos.

El objetivo general del Pilar 2 en la fase actual es sincronizar los procesos tecnológicos y los sistemas jurídicos de los Estados miembros de la alianza para establecer en el futuro una cooperación directa y la ejecución de proyectos en estos ámbitos. La declaración de los ministros de Defensa de AUKUS del 8 de abril de 2024 también señala como áreas importantes de cooperación la armonización de las políticas y la legislación que rigen el desarrollo y la producción de productos de defensa, la simplificación de los controles de exportación y el establecimiento de un sistema de comercio de armas libre de licencias, el fortalecimiento de los lazos entre las industrias militares de los tres países y la participación de nuevos socios de confianza en la ejecución de diversos proyectos del Pilar 2.

De este modo, Estados Unidos pretende ampliar AUKUS, transformándola de un proyecto centrado en Australia en una alianza sostenible con un papel multidimensional en la región. Esto será posible, entre otras cosas, mediante la adhesión de nuevos miembros que ya mantienen fuertes lazos militares y políticos con Washington.

Candidatos a nuevos miembros de AUKUS
Las opciones más prometedoras para ampliar AUKUS son que la República de Corea y Japón se unan a la alianza. Durante muchos años, Washington ha estado interesado en crear un triángulo entre Estados Unidos, la República de Corea y Japón y combinar la cooperación militar y política con sus dos aliados dentro de este triángulo.

En la actualidad, esta aspiración empieza a hacerse realidad poco a poco: las relaciones entre Seúl y Tokio se encuentran en un nivel sin precedentes, las fuerzas armadas de los tres Estados realizan maniobras conjuntas a gran escala, y en la cumbre trilateral de Camp David de agosto de 2023 se anunció una amplia agenda de cooperación en materia de seguridad, que se espera «llevar a nuevas cotas».

Sin embargo, el fortalecimiento sostenible y a largo plazo de las relaciones entre la República de Corea y Japón es una tarea en la que aún queda mucho por hacer. Por ello, una posible alternativa para EEUU al desarrollo del triángulo podría ser la inclusión de Seúl y Tokio en la ya existente estructura de seguridad multilateral AUKUS. Además de una orientación común proamericana en política exterior, ambas partes tienen industrias armamentísticas y militares vinculadas a los estándares estadounidenses, lo que es importante en el contexto del objetivo general de AUKUS de convergencia de las tecnologías militares y los sistemas militares-industriales de los países participantes.

En la actualidad, la atención estadounidense se centra principalmente en Japón. Washington ha apoyado la política de fortalecimiento de las capacidades militares expuesta en los documentos estratégicos actualizados de Japón para 2022, en particular la revisión de los Tres Principios para la Transferencia de Equipamiento y Tecnología Militar, que facilita la exportación de armas y amplía el abanico de condiciones exigidas para ello.

Esto último es especialmente importante para Estados Unidos, que desde la Guerra Fría ha tratado de proteger su liderazgo en tecnología militar avanzada. Hoy, por el contrario, Washington está interesado en que las potencias tecnológicas avanzadas contribuyan a la protección de los intereses de seguridad estadounidenses, razón por la cual se propuso la idea de crear un ecosistema de comercio de armas sin licencias en el marco de AUKUS.

Al suavizar las barreras políticas internas, Japón no sólo podría permitir a Estados Unidos beneficiarse de los suministros militares y los intercambios tecnológicos japoneses, sino también entrar en nuevos mercados como exportador de armas.

La simplificación del régimen de comercio de armas es menos atractiva para la República de Corea. Seúl es un exportador de armas consolidado, con un fuerte arraigo en diversos mercados de muchas partes del mundo.

Uno de esos mercados es Australia, con el que la República de Corea tiene numerosos acuerdos de suministro de armas, y la surcoreana Hanwha Defence está llevando a cabo un proyecto a gran escala para construir una planta en Jalong destinada a producir unidades de artillería autopropulsada K9 de 155 mm.

Unirse al ecosistema AUKUS sin licencia podría ser un movimiento arriesgado para Seúl, ya que podría perder su posición ya adquirida y salir perdiendo frente a la competencia de otros miembros de la alianza. Un problema similar está surgiendo ahora en la alianza bilateral entre Estados Unidos y la República de Corea: los aliados están negociando un acuerdo recíproco de suministro de defensa que eliminaría las barreras al comercio de armas entre ambos países.

Sin embargo, Seúl no se apresura a tomar decisiones todavía, insistiendo en elaborar cuidadosamente los términos del acuerdo que no pongan a las empresas locales del sector de la defensa en una posición vulnerable.

Del mismo modo, en el caso de AUKUS, todo dependerá del modelo comercial militar específico. Si los miembros de la alianza, incluidos los posibles candidatos, son capaces de acordar condiciones mutuamente satisfactorias y compartir el mercado (por ejemplo, la República de Corea podrá proteger su suministro de UAS K9 como parte del componente terrestre del Pilar 2, y Estados Unidos, en asociación con Japón, podrá desarrollar misiles hipersónicos, etc.), tal estructura tendrá sentido. De un modo u otro, la armonización llevará mucho tiempo: serán necesarios al menos «varios meses de consultas», según los representantes de AUKUS, para incluir a nuevos miembros en la alianza.


En los próximos años, las actividades de AUKUS se centrarán principalmente en la sincronización de los marcos jurídicos y las normas tecnológicas de los países miembros de la alianza. La resolución de los problemas jurídicos y la superación del actual régimen estadounidense de comercio de armas ITAR (International Traffic in Arms Regulations) para las transacciones, en virtud del cual los socios estadounidenses gastan presupuestos excesivamente elevados, se contemplan en la futura creación de un ecosistema AUKUS libre de licencias, pero una tarea tan ambiciosa requerirá una larga armonización.

La convergencia tecnológica también es necesaria en prácticamente todos los ámbitos de cooperación anunciados en el marco del segundo pilar. Un ejemplo vivo son las tecnologías de inteligencia artificial, que Estados Unidos y sus socios apuestan por utilizar en equipos militares (vehículos aéreos no tripulados, sistemas de control para vehículos de combate, sistemas de seguimiento para lanzamientos de misiles hipersónicos, etc.).

Dada la naturaleza opaca de los modelos de IA, para el buen funcionamiento de las tecnologías implicadas son necesarios criterios y normas comunes para desarrollar, probar y evaluar el rendimiento de los sistemas, sin los cuales será muy difícil predecir y comprender el comportamiento de los sistemas de IA. Todo ello requerirá también un amplio trabajo preliminar antes de que los aliados puedan pasar a ejecutar directamente proyectos conjuntos.

Como resultado, el «Pilar 2» prevé un amplio conjunto de proyectos funcionales en áreas de alta tecnología, unidos por un significado ideológico más que militar-estratégico. La perspectiva de expansión de AUKUS es bastante probable, ya que podría producirse mediante la adhesión a la alianza de nuevos participantes procedentes de Estados con una industria militar y un sector de alta tecnología desarrollados.

Actores como la República de Corea y Japón, convertidos en nuevos miembros de AUKUS, pueden contribuir a la puesta en marcha de proyectos específicos -en las áreas de desarrollo de tecnologías y medios de IA, REB, armas hipersónicas, etc. Pero el valor y la importancia estratégica de una alianza de este tipo, que representa una paleta de proyectos individuales sin compromisos claros ni una estructura institucional clara, no serán muy elevados.

En cualquier caso, hasta que los aliados no desarrollen realmente una percepción colectiva de AUKUS como un espacio con normas tecnológicas y un régimen jurídico comunes. El trabajo de la renovada AUKUS se dedicará a esta tarea ideológica.

Fuente:
Noticiaspia
Etiquetas: AUKUS | Imperialismo

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar