SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
29/07/23
Así es como Polonia está tomando astutamente el control del oeste de Ucrania
Por Andrew Korybko

El escenario de formalizar algún día la confederación polaco-ucraniana actualmente de facto es mucho más realista .

El «Servicio de Reconstrucción de Ucrania» de Polonia

La plenipotenciaria polaca para la cooperación al desarrollo entre Polonia y Ucrania, Jadwiga Emilewicz, inauguró el 17 de julio en Lvov la primera oficina del «Servicio de Reconstrucción de Ucrania» (URS) en Varsovia, en un acto que apenas atrajo la atención de los medios de comunicación internacionales fuera de estos dos países. La Radio Polaca, financiada con fondos públicos, informó aquí sobre el seminario que celebró ese día bajo los auspicios del Instituto Empresarial de Varsovia, así como sobre el celebrado al día siguiente en Lutsk, capital de la vecina región de Volyn.

En resumen, Emilewicz anunció que pronto se abrirán más oficinas en otros lugares de Ucrania y que «estamos preparando instrumentos de seguro y crédito para las empresas polacas». Añadió que «Queremos estar presentes sobre el terreno para ayudar a los empresarios polacos a establecer contactos y hacer un seguimiento de las necesidades de inversión… Estamos creando una plataforma de diálogo entre las empresas polacas y ucranianas, e implicando a las instituciones de desarrollo, así como a las autoridades nacionales y locales».

A ambos seminarios asistieron personalidades influyentes. El de Lvov contó con la participación del gobernador regional Maxim Kozitsky, que compartió detalles sobre las actividades de la URS en esa región en su canal de Telegram aquí. Por su parte, el seminario de Lutsk contó con la presencia del jefe de la Administración Militar de la vecina región de Rivne, Vitaly Koval, quien invitó a las empresas polacas a invertir allí de inmediato. Es importante señalar que las tres regiones -Lvov, Volyn y Rivne- formaban parte de la Polonia de entreguerras.

Dos acontecimientos interconectados

Las actividades de URS en estas zonas del oeste de Ucrania que la mayoría de los polacos siguen considerando parte inextricable de su civilización milenaria son el resultado natural de dos acontecimientos interconectados desde mayo de 2022. El Presidente polaco Andrzej Duda visitó Kiev y habló en la Rada el 22 de ese mes, momento en el que él y su homólogo ucraniano Vladimir Zelensky se comprometieron a acelerar la integración global de sus países.

Las transcripciones íntegras en inglés de sus discursos pueden leerse en los sitios web oficiales de sus respectivas presidencias aquí y aquí. En el contexto del presente análisis, lo más destacado del discurso de Duda fue que compartió sus planes de racionalizar más la conectividad por carretera, ferrocarril y otras infraestructuras. Por su parte, Zelensky dijo que crearán un control fronterizo y aduanero conjunto. También declaró que Kiev dará a los polacos prácticamente los mismos derechos en su país que tienen los ucranianos.

Además, los comentarios de Duda sobre cómo «la frontera polaco-ucraniana debería unir, no dividir» y los de Zelensky sobre cómo «no debería haber fronteras ni barreras entre nosotros» sugerían fuertemente la intención de fusionarse finalmente en una confederación de facto, como se evaluó en este análisis en su momento aquí. Al día siguiente, el 23 de mayo de 2022, Zelensky asistió virtualmente al Foro Económico Mundial (FEM) de ese año en Davos y pronunció un discurso que puede leerse íntegramente en inglés en su página web presidencial oficial aquí.

De relevancia, anunció que «ofrecemos un modelo especial -histórico- de reconstrucción. Cuando cada uno de los países socios o ciudades socias o empresas socias tenga la oportunidad -histórica- de hacerse con el patrocinio de una región concreta de Ucrania, ciudad, comunidad o industria». Básicamente, Kiev planea pagar a sus señores dándoles privilegios de posguerra en sus regiones preferidas, que en el caso de Polonia son las partes de Ucrania Occidental que solía controlar.

Perfeccionamiento de los planes económicos de la Confederación de facto

Estos dos acontecimientos interconectados de mayo de 2022 condujeron directamente a que Polonia abriera su primera oficina de URS en Lvov 14 meses después. Por lo tanto, se lograron avances tangibles en los planes apenas disimulados de sus líderes de fusionarse en una confederación de facto a través del «modelo especial -históricamente significativo-» que Zelensky describió durante su discurso en el FEM. Aunque Kiev concedió a Polonia el «patrocinio» sobre Ucrania Occidental en aquel momento, Varsovia ha tardado hasta ahora en poner en marcha su mecanismo económico asociado.

Este retraso puede explicarse por la necesidad de realizar estudios de actualidad y reunir a todas las partes interesadas para que todo pueda avanzar a un ritmo acelerado tras la apertura de la primera oficina de URS. El citado post de Kozitsky en Telegram se refería a tres proyectos concretos de infraestructuras que impulsan la visión de Duda de agilizar la conectividad polaco-ucraniana. Junto con los planes para crear un espacio aduanero compartido, esto equivale esencialmente a la dimensión económica de su confederación de facto.

Exigencias polacas de ayuda militar y garantías de seguridad

El aspecto de seguridad de estos planes también está avanzando. El ministro de Finanzas polaco anunció en marzo de este año que Varsovia concedió a Ucrania ayuda militar por valor de unos 6.200 millones de euros en 2022, lo que convirtió a Polonia en el tercer mayor financiador estatal de la guerra por poderes OTAN-Rusia en ese país. También han circulado informes sobre mercenarios polacos que luchan para Kiev desde el inicio de la operación especial de Rusia, y el «Cuerpo de Voluntarios Polacos» incluso se atribuyó el mérito de una incursión en la región rusa de Belgorod en mayo.

Las reiteradas peticiones polacas de «garantías de seguridad» para Ucrania podrían servirle de trampolín para desplegar formalmente allí sus fuerzas convencionales en caso de que se amplíen, ya sea multilateralmente mediante la participación de Varsovia en este plan o bilateralmente con Kiev, aunque esto último se alcance en secreto. El informe de Político del pasado mes de noviembre sobre la acumulación militar sin precedentes de Polonia sugiere que está planeando tener el exceso de capacidad necesario para un despliegue exterior a gran escala en algún momento en el futuro.

Hacia una intervención polaca convencional en Ucrania

En este sentido, su gasto en defensa se elevará al 5% del PIB, tendrá 300.000 soldados en activo en 2035 y está comprando miles de millones en equipamiento moderno a Estados Unidos y Corea del Sur. Sin embargo, Polonia es miembro de la OTAN con garantías de defensa mutua del Artículo 5 de la superpotencia nuclear estadounidense, por lo que todas estas medidas son excesivas si Varsovia sólo quisiera protegerse de un ataque ruso especulativo. Esta observación sugiere que Polonia sí se está preparando para una intervención militar convencional en Ucrania.

Aunque tardará muchos años más en completar sus ambiciosos planes militares, ser miembro de la OTAN significa que Polonia puede, en teoría, desplegar en el extranjero todo lo que actualmente tiene disponible en su país sin temor a que Rusia ataque, ya que el paraguas nuclear de Estados Unidos impide que eso ocurra. Los dirigentes rusos y bielorrusos se están tomando este escenario muy en serio, como demuestran las declaraciones de sus representantes a finales de julio, pocos días después de que Polonia abriera su primera oficina URS en Lvov el 17 de ese mes.

Rusia y Bielorrusia advierten sobre los planes polacos para Ucrania

El jefe del Servicio de Inteligencia Exterior ruso, Serguéi Naryshkin, advirtió el 21 de julio sobre la concentración militar polaca cerca de la frontera ucraniana, durante una reunión del Consejo de Seguridad cuya transcripción en inglés puede leerse íntegramente en la web oficial del Kremlin aquí. «Putin expuso los planes regionales de Polonia en un intento de disuadirles», pero también dijo que «si [Kiev] quiere ceder o vender algo (a Polonia) para pagar a sus jefes, como suelen hacer los traidores, es asunto suyo. Nosotros no interferiremos».

Su única línea roja a este respecto es que Polonia no ataque a Bielorrusia, ya que eso «significaría lanzar una agresión contra la Federación Rusa. Responderemos a ello con todos los recursos de que disponemos». En cuanto a este miembro del Estado de la Unión, el Presidente Alexander Lukashenko visitó San Petersburgo dos días después, el 23 de julio, es decir, menos de una semana después de que Polonia abriera su primera oficina de la URS. Allí también dio la voz de alarma sobre los planes de Polonia en unas declaraciones que pueden leerse en la web oficial del Kremlin aquí.

Sin embargo, el líder bielorruso tenía una opinión diferente a la de su homólogo ruso, ya que lo calificó de «inaceptable» debido a la amenaza para la seguridad que podría suponer para las fronteras meridionales del Estado de la Unión. Dejando a un lado sus opiniones divergentes, estas declaraciones confirman que los dirigentes ruso y bielorruso creen que Polonia podría iniciar pronto una intervención militar convencional en Ucrania para complementar su control económico sobre la parte occidental de ese país.

El pretexto que Polonia podría explotar para poner en práctica sus planes hegemónicos podría ser una irrupción rusa a través de la Línea de Contacto o un ataque de falsa bandera contra proyectos polacos en Ucrania occidental que se atribuya a Wagner, con base en Bielorrusia, aunque también son posibles otros «acontecimientos desencadenantes». Existe incluso la posibilidad de que Kiev invite abiertamente a esta intervención durante o después de las aparentemente inevitables conversaciones de alto el fuego y/o de paz con Rusia como parte de una «garantía de seguridad» bilateral o multilateral.

Reflexiones finales

En la situación actual, Polonia ya se ha hecho astutamente con el control de Ucrania occidental sin tener que disparar un tiro. Su poder político se cimentó el verano pasado después de que la Rada concediera a los polacos prácticamente los mismos derechos que a los ucranianos, de acuerdo con la promesa que Zelensky hizo a Duda en mayo de 2022, mientras que el aspecto económico avanzó con la apertura a mediados de julio de la primera oficina de la URA en Lvov. Siendo así, ni siquiera hay necesidad, aparte del prestigio, de que Polonia despliegue formalmente tropas en Ucrania.

Sin embargo, es precisamente por esa razón por la que esto podría acabar ocurriendo, tanto porque podría impulsar las perspectivas del partido gobernante en las urnas de cara a las elecciones de este otoño, como porque mostraría al mundo que Polonia está restaurando con éxito su estatus de Gran Potencia, perdido hace mucho tiempo. Dicho esto, la integración formal de Ucrania Occidental en Polonia no es un hecho consumado aunque se produzca, ya que se correría el riesgo de provocar un intenso furor de las fuerzas nacionalistas a ambos lados de la frontera.

Teniendo en cuenta estas preocupaciones, que tienen implicaciones políticas muy serias e incluso de seguridad latente, el escenario de formalizar algún día la confederación polaco-ucraniana actualmente de facto es mucho más realista que el de que Varsovia se coma a mordiscos la parte occidental de esa antigua República Soviética. De este modo se lograría el mismo objetivo estratégico de ampliar la «esfera de influencia» de Polonia a una parte de su antigua Commonwealth sin arriesgarse a sufrir ningún contragolpe importante. A decir verdad, este escenario podría ser inevitable.

Fuente:
PIA

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar