SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
03/02/23
EEUU-OTAN busca un cambio de régimen en Turquía, como medio para recuperar el control sobre el Mar Negro
Por Michel Chossudovsky
Acontecimientos recientes: nos encontramos en una peligrosa encrucijada

Mientras existen divisiones dentro de la OTAN, la Ministra de Asuntos Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, confirmó en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) (25 de enero de 2022), que Alemania y sus aliados [OTAN] están en guerra con Rusia:

A mediados de noviembre de 2022, Der Spiegel publicó un documento filtrado del Ministerio de Defensa alemán [68 páginas], revelando que la Bundeswehr se está preparando para la guerra con Rusia.

El borrador secreto titulado «Directrices operativas para las Fuerzas Armadas» fue redactado por el propio jefe del Estado Mayor alemán, el general Eberhard Zorn.

Introducción: Turquía es tanto un «peso pesado de la OTAN» como «un aliado de Rusia»

Debería ser obvio para la Casa Blanca, el Pentágono por no mencionar la sede de la OTAN en Bruselas que:

No se puede ganar una guerra contra Rusia cuando la segunda potencia militar miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte está «durmiendo con el enemigo»

Me refiero a Turquía, que es tanto un «peso pesado de la OTAN» como un firme aliado de la Federación Rusa.

La narrativa de «dormir con el enemigo» -que es el objeto de este artículo- nunca ha llegado a los titulares, ni ha sido objeto de análisis por parte de los medios de comunicación independientes.

Turquía abandonó el sistema de defensa antiaérea de la OTAN en favor del S-400 «de última generación» de Rusia

«A partir de 2020, se entregaron a Turquía 4 baterías compuestas por 36 unidades de fuego y más de 192 misiles. Turquía ha probado el sistema de defensa aérea S-400 contra drones y aviones de combate F-16 a baja altura».

Esa adquisición de tecnología militar rusa forma parte de un acuerdo de cooperación militar concurrente, así como de una alianza entre Turquía y Rusia establecida inmediatamente después del fallido golpe de Estado de julio de 2016, patrocinado por Estados Unidos y dirigido contra el presidente Recep Tayyip Erdogan.

Huelga decir que es una bofetada en la cara para EE.UU.-OTAN, «que no quiere hacer pública».

Es importante abordar la historia de las relaciones entre Estados Unidos y Turquía y cómo se produjo este cambio en las alianzas militares.

Historia: Enfrentamiento militar entre EEUU y Turquía en el norte de Siria

Desde el inicio de la guerra contra Siria, a mediados de marzo de 2011, los «combatientes de la libertad» islamistas recibieron apoyo, entrenamiento y equipamiento de la OTAN y del Alto Mando de Turquía. Según fuentes de la inteligencia israelí (Debka, 14 de agosto de 2011):

La sede de la OTAN en Bruselas y el Alto Mando turco están elaborando mientras tanto planes para su primer paso militar en Siria, que consiste en armar a los rebeldes con armas para combatir los tanques y helicópteros que encabezan la represión del régimen de Assad contra la disidencia. … Los estrategas de la OTAN están pensando más en términos de verter grandes cantidades de cohetes antitanque y antiaéreos, morteros y ametralladoras pesadas en los centros de protesta para hacer retroceder a las fuerzas blindadas del gobierno. (DEBKAfile, La OTAN dará a los rebeldes armas antitanque, 14 de agosto de 2011)

A este respecto, Turquía desempeñó un papel central en relación con la logística, el suministro de armas, el reclutamiento y el entrenamiento, en estrecha relación con Washington y Bruselas.

Esta iniciativa supuso un proceso de reclutamiento organizado de miles de «luchadores por la libertad» yihadistas, que recuerda al alistamiento de muyahidines para librar la yihad (guerra santa) de la CIA en el apogeo de la guerra soviético-afgana.

El gobierno de Ankara también desempeñó un papel estratégico en la protección de los movimientos de rebeldes yihadistas y suministros a través de su frontera con el norte de Siria.

También se discutió en Bruselas y Ankara, informan nuestras fuentes, una campaña para reclutar a miles de voluntarios musulmanes en los países de Oriente Medio y el mundo musulmán para luchar junto a los rebeldes sirios. El ejército turco alojaría a estos voluntarios, los entrenaría y aseguraría su paso a Siria. (Debka, énfasis añadido)

Tanto Turquía como Estados Unidos colaboraron inicialmente en el apoyo encubierto a ISIS-Daesh y Jabhat Al Nusra.

Sin embargo, el presidente Recep Tayyip Erdogan tenía ambiciones territoriales en el norte de Siria que no contaban con la aprobación de Estados Unidos y la OTAN.

Consistían en combatir a las fuerzas separatistas kurdas YPG en Rojava, que contaban con el apoyo de Washington.

Rojava es contigua a la región autónoma del Kurdistán iraquí, que está bajo control de Estados Unidos desde 1992, inmediatamente después de la Guerra del Golfo.

Bajo el mandato de Obama, en 2014 se inició una gran campaña contra Siria e Irak en apoyo de ISIS-Daesh. El objetivo de Estados Unidos y la OTAN era fragmentar Siria e Irak y desestabilizar el gobierno de Bashar al Assad.

A su vez, la estrategia de Washington en el norte de Siria consistía en apoyar y controlar a los separatistas kurdos del YPG frente a Turquía.

En mayo de 2016, Erdogan replicó acusando a EEUU-OTAN de apoyar a las fuerzas del YPG:

«El apoyo que dan [EEUU, la OTAN] a… las (milicias) YPG… lo condeno», dijo el presidente turco Recep Tayyip Erdogan… durante una ceremonia en el aeropuerto de la ciudad kurda de Diyarbakir.

«Aquellos que son nuestros amigos, que están con nosotros en la OTAN… no pueden, no deben enviar a sus soldados a Siria con la insignia de las YPG». (Ara News Network, 28 de mayo de 2016)

Golpe de Estado fallido en julio de 2016 contra el presidente Erdogan

Menos de dos meses después de la «negativa a cumplir» de Erdogan del 28 de mayo de 2016, el 15 de julio de 2016, Turquía fue objeto de un intento de golpe de Estado:

…[Fue] [supuestamente] llevado a cabo por una facción del ejército turco [que] bombardeó edificios gubernamentales, bloqueó carreteras y puentes e intentó derrocar al presidente Recep Tayyip Erdogan»

Lo que el Informe de la NPR citado anteriormente no mencionó fue que el Golpe de Estado consistió en un supuesto plan de la CIA para asesinar al Presidente Erdogan:

«…Erdogan acusó a la CIA de estar detrás de un intento de golpe de Estado para asesinarlo y llevar al poder a las redes controladas por la CIA de Fethullah Gülen, exiliado, ya que Washington estaba harto de los cambios de lealtad de Erdogan. El golpe fracasó y, según los informes, los servicios de inteligencia rusos interceptaron a Erdogan, lo que le salvó la vida. Después de aquello, las relaciones con Moscú mejoraron notablemente.

… Entonces Erdogan inició un giro hacia Moscú. En 2017, Turquía ignoró las repetidas protestas de Washington y la OTAN y accedió a comprar el avanzado sistema ruso de misiles de defensa antiaérea S-400, considerado el más avanzado del mundo. Al mismo tiempo, Rusia comenzó la construcción del primero de los dos gasoductos del Mar Negro a Turquía, TurkStream en octubre de 2016, distanciando aún más a Ankara y Washington. (F. William Engdahl, abril de 2021, énfasis añadido) (véase el mapa más abajo)

Ankara deriva hacia Moscú

Antes del fallido golpe de Estado del 15 de julio de 2016 había una tensa relación entre Rusia y Turquía (que había estado facilitando la entrada de buques de guerra de Estados Unidos y la OTAN desde el Mediterráneo al mar Negro).

El intento fallido de golpe de Estado contra Erdogan en julio de 2016 señaló un importante punto de inflexión en la estructura de las alianzas políticas y estratégicas.

Condujo a un realineamiento de las alianzas casi de inmediato. La evolución de las relaciones de Ankara con Moscú también fue acompañada de una cooperación económica, concretamente en el ámbito de los oleoductos y gasoductos.

«Nuestras alianzas»: «dormir con el enemigo» mientras se «coopera con la OTAN»

En acontecimientos recientes, el Ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar (un antiguo general de cuatro estrellas), declaró cándidamente (Doble lenguaje):

«…[que] el papel de Turquía en la OTAN frente a las críticas de que sus objeciones a la solicitud conjunta de los países nórdicos y sus lazos amistosos con Rusia estaban perjudicando a la alianza». «Una OTAN sin Turquía es impensable», afirmó Akar. …

«Somos una nación probada, un ejército probado que nunca actuaría en contra de nuestras alianzas [nótese el plural]. Los cazas turcos patrullan los cielos del Mar Negro para la OTAN y el gobierno ha impedido que los buques de guerra rusos utilicen sus estrechos durante la guerra de Ucrania.

Hulusi Akar dice: «Una OTAN sin Turquía es impensable». Coincido parcialmente.

Una OTAN fracturada no puede en ningún caso hacer la guerra a Rusia cuando su peso pesado militar en la costa sur del Mar Negro está «durmiendo con el enemigo», es decir, colaborando con Moscú unido a una estrecha relación personal entre Recep Tayyip Erdoğan y Vladimir Putin.

Esas patrullas de cazas turcos son pro forma. No están dirigidas contra Rusia.

«Nuestras alianzas» dice Hulusi Akar, en plural: ¿qué significa esto? No sólo somos aliados de Estados Unidos y la OTAN, sino también de Rusia [parafraseo]. Un Non sequitur.

¿La iniciativa de Turquía de bloquear la adhesión de Suecia y Finlandia a la Alianza Atlántica se emprendió en nombre de Rusia?

Geopolítica del Mar Negro

Desde un punto de vista geopolítico, Turquía y Rusia controlan actualmente el Mar Negro (y colaboran en el comercio de materias primas procedentes de Ucrania).

Mientras que Rusia controla gran parte de las costas septentrionales y orientales, toda la costa meridional del Mar Negro, así como el acceso al Mediterráneo en virtud del Protocolo de Montreux, están bajo la jurisdicción de Turquía.

Si nos remontamos en la historia, la militarización de la OTAN y Estados Unidos durante la Guerra Fría dependía en gran medida del papel estratégico de Turquía contra la Unión Soviética, con una acumulación masiva de la OTAN y Estados Unidos en Turquía. Esa es una época pasada.

Moscú y Ankara han desarrollado un entendimiento bilateral y extraoficial. Turquía no está desplegando su Armada y su Fuerza Aérea en la cuenca del Mar Negro en nombre de Estados Unidos y la OTAN.

La fallida Iniciativa de Paz de marzo de 2022 en Estambul fue organizada por el gobierno de Erdogan en estrecha colaboración con el Kremlin.

Aunque fue objeto de sabotaje tanto por parte de Kiev como de EEUU-OTAN, es de esperar que siga siendo una opción.

¿Qué sigue? ¿Otro golpe de Estado fallido patrocinado por EE.UU., cambio de régimen en Turquía?

Las elecciones presidenciales en Turquía están previstas para mayo de 2023:

«Con Recep Tayyip Erdoğan al timón, Turquía vuelve a ser «el enfermo de Europa», la actuación del Sr. Erdoğan ha sido sistemáticamente divisiva y peligrosa. … Turquía es miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, pero no está actuando como un aliado.» (WSJ),

Aunque existe una firme oposición al régimen autoritario de Erdogan, los diversos partidos de la oposición están fragmentados y son incapaces de formar una coalición significativa.

Occidente, es decir, Estados Unidos y la OTAN, se ha comprometido a intervenir en las elecciones contra el «enfermo de Europa», que «duerme con el enemigo»:

Sin embargo, existe la posibilidad de detenerlo, si Occidente toma medidas audaces para ayudar a garantizar que su oposición interna obtenga un trato justo en las próximas elecciones presidenciales. Para ello, la alianza [OTAN] debería poner la pertenencia de Ankara en la guillotina. Considerar la expulsión ahora permitirá a la alianza debatir los pros y los contras de su pertenencia y enfatizar -tanto a los votantes turcos como a los miembros de la OTAN- … » (WSJ, énfasis añadido)

¿Qué podemos esperar?

El objetivo de Washington es desestabilizar el régimen de Erdogan (por ejemplo, mediante una revolución de colores, movimientos de protesta manipulados, devaluación de la lira, manipulación de las elecciones, golpe de Estado…) como medio para reintegrar a Turquía como peso pesado de la Alianza Atlántica y romper la relación de Ankara con Moscú.

En sustancia, ¿otro posible golpe de Estado contra Erdogan? Desencadenar el caos social, etc. Pero, ¿funcionará?

EE.UU.-OTAN busca un cambio de régimen en Turquía, como medio para recuperar el control sobre el Mar Negro.

La mayoría de los partidos de la oposición turca NO apoyan la pertenencia de Turquía a la Alianza Atlántica y a la OTAN.

¿Tendrá éxito o se producirá un retroceso que provoque divisiones más amplias dentro de la Alianza Atlántica?

Hay movimientos masivos de protesta contra la OTAN en toda la Unión Europea.

Mientras que los gobiernos corruptos apoyan a EEUU-OTAN, los movimientos pacifistas contra la guerra se han extendido por toda Europa.

*Michel Chossudovsky, autor galardonado, profesor de economía (emérito) en la Universidad de Ottawa, fundador y director del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG), Montreal, editor de Global Research. Ha enseñado como profesor invitado en Europa Occidental, Sudeste Asiático, el Pacífico y América Latina. Se ha desempeñado como asesor económico de gobiernos de países en desarrollo y ha actuado como consultor de varias organizaciones internacionales. 

Fuente:
PIA Global

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar