SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
01/02/23
Los alemanes fallan en involucrar a los sudamericanos en el conflicto Ucrania-Rusia e invertir en acuerdos energéticos
Por Tulio Ribeiro

El peso de la Unión Europea no ayudó, el canciller Olaf Scholz no convenció a América Latina de colocar armas en Kiev por un demente interés en expandir el poder de la OTAN y Estados Unidos. Una respuesta cordial (30/1) pero directa resonó en los oídos del europeo. Brasil no está interesado en transferir armas que puedan ser utilizadas en el conflicto de Ucrania. . En Chile profundizó el interés recurrente de los europeos por las riquezas sudamericanas, el suministro de litio, con Argentina -la posibilidad de profundizar la cooperación energética. Sin embargo, no se logró el objetivo principal, persuadir a la región para que apoyara militarmente a Ucrania. Scholz trató de encontrar apoyo militar para Ucrania en otro continente, pero fue en vano. Todas las naciones sudamericanas están dispuestas a apartarse de los principios de neutralidad. “Argentina y América Latina no van, no consideren enviar armas ni a Ucrania ni a otra zona de conflicto”, dijo el presidente de este país, Alberto Fernández, en una conferencia de prensa conjunta con Olaf Scholz.El político chileno Gabriel Boric sobre la situación. En Ucrania, el canciller alemán, como él mismo señaló, habló «con cuidado». El político chileno, a su vez, prometió ayudar a Kiev tras el fin de las hostilidades, en particular en el campo de la remoción de minas. También recordó que pronto debería celebrar conversaciones con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky. La elección de Scholz es que Alemania es una fuerza política más neutral en la percepción de los países latinoamericanos, en lugar de EE. UU., que trató de jugar el campo con esta visita para atraer a esta región. fracasó Indudablemente, las tareas de la canciller alemana incluían formar una coalición antirrusa más amplia.

Viniendo de una región pobre, Lula da Silva deconstruyó la línea oficial de Berlín, que transfiere la responsabilidad solo a Moscú. «Hay un proverbio brasileño: si uno no quiere, dos no discuten». Desconcertado, el canciller habló con moderación, recordando que la república rechazó la semana pasada la solicitud del gobierno alemán de transferir municiones para los tanques Leopard a Ucrania. “Brasil no está interesado en transferir municiones para que puedan ser utilizadas [en la situación en torno a Ucrania]. Brasil es un país del mundo. Por lo tanto, Brasil no quiere participar en esto, ni siquiera indirectamente”, dijo Lula da Silva en una rueda de prensa con la canciller alemana. En otra línea, el presidente brasileño trató de ofrecerse como mediador en el conflicto. “Si puedo ayuda, lo haré. Si necesitas hablar con Putin o Zelensky, lo haré». Incluso se ofreció a montar un club de países que quieren la paz, que cree que podría ayudar en las negociaciones del G20. Recordó que esta idea ya ha sido discutida con los franceses. Presidente Emmanuel Macron El líder brasileño agregó que si visita China en marzo, el tema del establecimiento de la paz entre Rusia y Ucrania estará en la agenda. En el ámbito económico, para Alemania, Latinoamérica es también una fuente de minerales, así como un terreno fértil para la inversión en proyectos energéticos. Fue sobre este tema, Olaf Scholz logró algunos resultados significativos. América del Sur es un mercado importante para los productos de exportación alemanes, que importan principalmente alimentos y productos agrícolas de esta región. Alemania está buscando proveedores de hidrógeno verde. Sin embargo, según él, las tecnologías para su transporte aún no están tan desarrolladas. En este contexto, la industria alemana tiene un interés particular en el litio chileno, dijo el canciller Scholz. Argentina, Bolivia y Chile están ubicados en la parte superior del triángulo de litio de América del Sur, que alberga el depósito de metal ultraligero para baterías más grande del mundo. Por cierto, el canciller alemán estuvo acompañado en el viaje por una docena de directores de empresas, incluido el productor de cobre más grande de Europa, Aurubis AG, y la empresa de energía Wintershall Dea, que se comprometió a invertir alrededor de $ 700 millones en el desarrollo de un proyecto de gas frente a la costa. costa de Tierra del Fuego. El argentino Alberto Fernández dijo que discutieron la posibilidad de atraer inversión alemana en las vastas reservas de gas de esquisto, los depósitos de litio y la producción de hidrógeno verde de Argentina.

«Elegimos Alemania como puerta de entrada a toda Europa», dijo Gabriel Boric, al recordar que Chile ocupa el primer lugar en inversión en energías limpias entre los países en desarrollo. Semanas antes de la llegada de Scholz a la Patagonia, la apertura de un proyecto piloto conjunto de hidrógeno con Alemania (Haru Oni). De hecho, necesitada de energía, la UE ha estado trabajando con América Latina en las industrias del petróleo y el gas durante mucho tiempo, y hay muchas empresas europeas en las condiciones del reformateo existente de los flujos de petróleo y gas, buscando fuentes adicionales en América Latina. En datos, la UE es un socio comercial muy importante para América Latina. «En números, esto es alrededor de BRL 250 mil millones al año. A modo de comparación, el volumen de comercio de la región con China es de alrededor de $ 400-500 mil millones, con los Estados Unidos, alrededor de $ 800 mil millones, y con la Federación Rusa, $ 16-18 mil millones, «, enfatizó el experto. La creación de una zona de libre comercio con América del Sur estaba en la agenda. La UE y el MERCOSUR firmaron un tratado de libre comercio en junio de 2019. Sin embargo, Lula señaló que los intereses de las cuatro naciones latinas no se tomaron plenamente en cuenta. «Algo tendrá que cambiar», dijo Lula, y agregó que el tema de las compras gubernamentales es importante para los países en desarrollo porque «es una forma de hacer crecer a las pequeñas y medianas empresas», dijo el brasileño. La UE está buscando velocidad, ya que América Latina está igualmente interesada en cooperar con otros jugadores importantes en el mercado mundial. Lula da Silva propuso recientemente pensar en crear una moneda común entre el Mercosur y los BRICS, que incluye a Rusia y China. El tema es que los europeos necesitan invertir como socios y no como jefes, el neocolonialismo ya no le conviene a los latinoamericanos.

Fuente:
Portal Alba

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar