SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
03/05/24
EEUU y Reino Unido impulsan la guerra total en todos los frentes
Por Timur Fomenko

El enfrentamiento Irán-Israel ha servido de catalizador para una nueva escalada por parte de los dirigentes occidentales, y la Tercera Guerra Mundial no puede descartarse.

Los acontecimientos de las últimas semanas han producido una repentina sacudida en la política occidental. De un letargo que empezaba a deslizarse en el discurso estadounidense y occidental sobre la guerra de Ucrania, el ataque de Irán contra Israel de repente pareció haber tenido el efecto de despertar a Ronald Reagan de su tumba y conducir a una oleada de neoconservadurismo con esteroides, a ambos lados del Atlántico.

El presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., Mike Johnson, dio un giro de 180 grados y se autoproclamó «republicano de Reagan»aprobando una serie de proyectos de ley de ayuda para astronómicos gastos en el extranjero que, por lo demás, había bloqueado durante meses, mientras denunciaba un «eje del mal». Junto con eso, un proyecto de ley de prohibición de TikTok también surgió de la nada y fue rápidamente convertido en ley.

Después, el Reino Unido decidió dedicar a Ucrania el mayor paquete de ayuda de su historia, con el Primer Ministro Rishi Sunak advirtiendo de un «eje de Estados autoritarios» y amplificando la retórica ideológicamente combativa. Al mismo tiempo, se reveló entonces que Biden había enviado misiles ATACMS de largo alcance de 300 km a Ucrania, a pesar de haber prometido no hacerlo durante años, por temor a una escalada. Por último, la presidenta de la UE, Ursula von der Leyen, ha incrementado repentinamente la guerra económica contra China, empujando a la Comisión Europea a abrir investigaciones sobre decenas de exportaciones chinas. ¿De dónde viene exactamente todo esto?

Es casi como si EE.UU. y sus aliados aprovecharan las tensiones entre Irán e Israel para «blanquear» su pizarra y redoblar una serie de objetivos para los que, de otro modo, están perdiendo el apoyo público, incluyendo la guerra en Ucrania, pero también la invasión israelí de Gaza. Uno tiene que preguntarse si el ataque israelí contra el complejo iraní en Damasco, que provocó la respuesta de Teherán, fue deliberadamente organizado, coordinado y planificado con este fin. Sirvió al objetivo mutuamente conveniente de liberar tanto al primer ministro Netanyahu como a los gobiernos occidentales de cualquier oposición a la que se hubieran enfrentado de otro modo.

Ahora debería estar muy claro que las actuales potencias, en Londres y Washington, no tienen ninguna intención de cejar en las guerras que han provocado, al tiempo que presionan para otra posible con China, y parecen indiferentes a las consecuencias, incluso si, por ejemplo, la guerra entre Israel y Gaza está haciendo añicos las pretensiones de superioridad moral de Occidente. En cada caso, lo que está en juego es muy importante, la política exterior occidental en general ha adquirido un carácter muy de suma cero e ideológico que lamenta la pérdida de hegemonía y trata de mantenerla a toda costa. Es reaccionaria en la medida en que no tiene una visión para mejorar el mundo, sino que quiere volver a dejarlo como estaba. Es un sentimiento de derecho y privilegio que quiere suprimir una multipolaridad emergente.

Debido a esto, se ha vuelto imposible para los líderes occidentales considerar alguna vez el concepto de compromiso en estos respectivos teatros, y se niegan bajo cualquier circunstancia a hacer concesiones que puedan considerarse estratégicas. Esto ha dado lugar a una posición en la que el único resultado que están dispuestos a aceptar en Ucrania es lo que consideran «la derrota de Putin», y desde entonces se han ido intensificando sutilmente, acercándose cada vez más al punto en el que una «guerra por delegación» se convierte en una guerra directa a todos los efectos. Los asesores militares de la OTAN ya están sobre el terreno, y los ataques ucranianos están siendo guiados por la inteligencia de la OTAN o incluso coordinados por almirantes británicos.

Los medios de comunicación en Occidente, especialmente en Gran Bretaña (hay más disidencia en EE.UU.) están efectivamente en modo de guerra. La BBC amplifica sin parar la propaganda sobre Ucrania, impulsando cualquier afirmación que ayude a Kiev independientemente de su valor empírico o de las pruebas, y todas las voces disidentes han sido acalladas. Parece evidente que se ha tomado la decisión de arriesgarse a una guerra total con Rusia, en lugar de considerar cualquier escenario de negociación. Así, las ondas de choque de la saga Irán-Israel se han utilizado para perseguir una nueva y repentina ronda de escalada en todos los frentes, que sólo puede haber sido reforzada por las elecciones que se avecinan tanto en EE.UU. como en Reino Unido.

Por todo ello, es justo decir que el mundo se enfrenta a un panorama más peligroso e incierto que en ningún otro momento desde el final de la Segunda Guerra Mundial. La actual generación de dirigentes occidentales no persigue una mentalidad más comedida y calculada, como se vio durante la mayor parte de la Guerra Fría, sino una agresiva y evangelizadora que no prefiere la estabilidad sino que afirma la hegemonía como un derecho absoluto, asemejándose así más a un mundo anterior a 1914. Por todo ello, debemos sacar la conclusión de que los dirigentes occidentales no buscan realmente evitar la guerra, sino que están dispuestos a aceptarla si es necesario. El estamento militar británico y los medios llevan mucho tiempo haciendo ruido sobre el servicio militar obligatorio. En EE.UU., si Joe Biden gana la reelección, podemos suponer que escalará sin paliativos en todos los frentes. La Tercera Guerra Mundial ya no es un espectro dramatizado de pánico inverosímil, sino una posibilidad real que no debería descartarse.

Fuente:
Sott.net
Etiquetas: EEUU | Guerra | Imperialismo

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar