SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
14/04/23
Mercenarios: punta de lanza de las guerras imperialistas
Por mpr21

La estrategia del Pentágono en Siria parece basarse en el uso más amplio posible de contratistas, un eufemismo para mercenarios o, más llanamente, “las putas del imperialismo”, como se refiere a ellas el título de un libro de Wilfred Burchett y Derek Roebuck sobre los mercenarios en África.

Cada vez está más claro que los datos oficiales sobre el personal militar estadounidense desplegado en las zonas de guerra en el extranjero subestiman el número real. Del mismo modo, las bajas militares en servicio activo representan sólo una fracción de las muertes estadounidenses que se han producido durante las diversas cruzadas de Washington en el extranjero en los últimos 20 años.

El principal mecanismo de este engaño estadístico es el creciente uso por parte del Pentágono de contratistas civiles, como el que murió en un ataque con drones contra personal militar estadounidense en una base de la coalición en el este de Siria la semana pasada. Según el Servicio de Investigación del Congreso en enero, a finales del año pasado, alrededor de 22.000 contratistas trabajaban para el Departamento de Defensa en la zona de responsabilidad del Mando Central, incluidos 7.908 en Irak y Siria.

Cuando la mayoría de la gente oye el término “contratistas”, asume que se refiere al personal de apoyo que proporciona alimentos, transporte y otros servicios a los militares. Esto es cierto. Pero en muchos casos, los contratistas sustituyen a la seguridad armada -una especie de mercenarios- y pueden sufrir bajas en un porcentaje similar al de las tropas que son oficialmente miembros de las fuerzas armadas estadounidenses.

En 2017 el general John Nicholson, entonces comandante de la misión Apoyo Resuelto de la OTAN y de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, declaró ante el Comité de Servicios Armados del Senado que el Pentágono necesitaba “sustituir soldados por contratistas para cumplir con los niveles de tropas” en Afganistán. En octubre de 2018 había más de 25.000 contratistas en Afganistán. De ellos, 4.172 eran de seguridad privada, de los cuales 2.397 estaban clasificados como armados.

El uso de contratistas alcanzó su punto álgido durante la Guerra Mundial contra el Terrorismo, cuando la Comisión sobre Contratación en Tiempos de Guerra en Irak y Afganistán afirmó en su informe final de 2011 que el Departamento de Defensa, el Departamento de Estado y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) dependían “excesiva y enfermizamente” de los contratistas militares.

Es difícil determinar el número exacto de contratistas armados en los últimos años. Oficialmente, parece que hay pocos. En un informe de febrero de 2021, de los 27.338 contratistas presentes en Afganistán a finales de 2020, se informó de que había 1.413 contratistas de seguridad armados (en contraposición a desarmados) y 96 contratistas de seguridad privados (desarmados) entre Irak y Siria.

Pero según el CRS, este año “el número de empleados contratistas de seguridad que trabajan para el DOD [Pentágono] en Irak y Siria ha fluctuado significativamente con el tiempo, dependiendo de una variedad de factores. En el cuarto trimestre del año fiscal 2022, el DOD [Pentágono] informó de 941 empleados de seguridad en Irak y Siria, ninguno de los cuales fue identificado como personal de seguridad armado”.

Sin embargo, en abril del año pasado, el Departamento de Defensa hizo públicas unas cifras que mostraban que de los 6.670 contratistas militares que había entonces en Irak y Siria, 596 se dedicaban a labores de adiestramiento y seguridad.

En las guerras mueren más mercenarios que tropas regulares

Aunque se supone que no participan directamente en el combate, muchos de los contratistas del Pentágono no son más que modernos “Hessians”, los mercenarios alemanes que las grandes potencias europeas emplearon durante el siglo XVIII. Gran Bretaña utilizó ese ejército privado en un intento de sofocar los intentos de independencia de las colonias americanas. De hecho, las fuerzas de George Washington capturaron a más de 900 de ellos en la ofensiva sorpresa de Navidad de 1776 que capturó Trenton y Princeton.

En nuestros días, la aparición de Blackwater como fuente clave de contratistas durante las guerras de Afganistán e Irak ha puesto de relieve un nuevo e importante componente de la estrategia del Pentágono. Blackwater fue fundada a finales de diciembre de 1996 por el ex oficial de los Navy Seal Erik Prince, y la empresa ha cambiado posteriormente de nombre varias veces, la última de ellas Constellis. Sin embargo, el modelo empresarial básico permanece intacto, y este modelo ha atraído a imitadores. En 2020 el testimonio desde dentro de uno de los oficiales de la empresa debería disipar cualquier ilusión que pudiera quedar de que su personal prestaba servicios de apoyo únicamente al ejército estadounidense.

Los contratistas en situaciones de combate se enfrentan a los mayores riesgos de ese papel. Según cálculos del Instituto Watson de la Universidad Brown, 4.898 soldados estadounidenses habían muerto en Irak el 1 de septiembre de 2021. El número de muertes de contratistas se situaba en un cercano segundo lugar, con 3.650. La sospechosa escala de muertes de contratistas “civiles” estadounidenses era aún más evidente en Afganistán cuando las fuerzas estadounidenses se retiraron definitivamente de ese país en agosto de 2021. Washington reconoció que 2.448 militares estadounidenses habían muerto durante los dos decenios de intervención, frente a 3.846 contratistas. El análisis del Instituto Watson cifra en 3.917 las muertes de contratistas.

A finales de 2021 un analista del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) señaló que habían muerto más contratistas (casi 8.000) en las distintas guerras posteriores al 11-S que miembros de las fuerzas armadas estadounidenses. Tal resultado sería imposible si los contratistas no estuvieran fuertemente implicados a algún nivel en las operaciones de combate.

Los mercenarios de Estados Unidos en Siria

La estrategia del Pentágono en Siria también parece basarse en el uso más amplio posible de contratistas. Oficialmente Estados Unidos sólo tiene unos 500 soldados en Siria, pero informes recientes elevan la cifra a más de 900 efectivos. Pero un comentario indiscreto del general James B. Jarrard en 2017 sugirió que el número real de tropas estadounidenses en Siria siempre ha estado más cerca de 4.000. Jarrard aparentemente incluyó el cuadro de contratistas de Washington en ese total, incluso si tal admisión era inconsistente con la línea oficial del Pentágono en ese momento.

La externalización generalizada de tareas militares a empresas mercenarias privadas es una faceta en gran medida desconocida de las guerras de Estados Unidos en todo el mundo desde 2001, con el pretexto de la lucha contra el terrorismo. El libro de Jeremy Scahill “The Rise of the World’s Most Powerful Mercenary Army” cuenta la historia de Blackwater, el ejército privado más poderoso y de más rápido crecimiento del mundo. Fundada por el megamillonario cristiano fundamentalista Erik Prince, vástago de una dinastía conservadora que financia causas de extrema derecha, esta empresa de soldados está siendo enviada ahora al frente de una batalla mundial, librada en gran parte en tierras musulmanas, que un presidente evangélico, a quien Prince ayudó a poner en la Casa Blanca, llama “cruzada”.

Los ataques con drones del 23 de marzo contra objetivos militares estadounidenses en el este de Siria, en los que murió un contratista estadounidense y otro resultó herido (además de cinco militares), dan una idea del verdadero alcance (y peligro) de la presencia no invitada de Washington en Siria. El uso de contratistas del Pentágono se ha convertido en una cómoda cortina de humo que oculta el alcance de la implicación de Estados Unidos en guerras innecesarias, sangrientas y moralmente dudosas.

Es posible que ahora estemos asistiendo a la aparición de este proceso en relación con el apoyo estadounidense a Ucrania en su guerra contra Rusia. El ex miembro del Consejo de Seguridad Nacional Alexander Vindman, famoso por su papel en el primer proceso de destitución contra Trump, está presionando para que Washington envíe contratistas militares para ayudar a Kiev en sus esfuerzos por reparar los sistemas de armas dañados. El CSIS ya sugirió una medida similar en mayo del año pasado para enviar “contratistas de campo de batalla” estadounidenses. No haría falta una escalada dramática de tal apoyo a un papel de combate directo por parte de estos contratistas.

Los dirigentes estadounidenses se están exponiendo a riesgos aún más peligrosos que la injerencia en Afganistán, Irak y Siria, ya que la presencia de mercenarios estadounidenses en Ucrania podría conducir a un enfrentamiento directo con Rusia. El Congreso y el pueblo estadounidense deben exigir mucha más transparencia sobre el papel de los mercenarios de Washington en todas las zonas de combate.

Fuente:
mpr21

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar