SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
11/03/24
Regiones: Suecia
Membresía de Suecia en OTAN, ideado por EEUU para provocar a Rusia
Por Ali Rezvanpour

Después de que Turquía aprobara en enero la membresía de Suecia en la alianza militar de la OTAN encabezada por EE.UU., Hungría fue el último Estado miembro de la OTAN en dar su visto bueno a la ambiciosa apuesta del país nórdico.

La membresía de Suecia en la OTAN, que tradicionalmente siguió la política de neutralidad (no unirse a ningún bloque) y se adhirió a ella incluso durante la Guerra Fría, ha acaparado los titulares en los últimos días.

Una vez finalizada la membresía de Suecia y Finlandia, los funcionarios rusos advirtieron sobre las repercusiones, interpretando públicamente la medida como un acto de hostilidad hacia Moscú.

En tal situación, surgen dos preguntas importantes: en primer lugar, ¿cuál es el motivo de tal solicitud de Suecia y Finlandia y qué consecuencias estratégicas se derivarán ahora?

Sería seguro argumentar que, aunque los medios de comunicación occidentales promueven la narrativa de que la guerra entre Rusia y Ucrania es la única causa de preocupación para estos dos países del norte de Europa que los impulsó a unirse a la alianza militar liderada por Estados Unidos, pero ciertamente no es toda la verdad.

Al observar los juegos estratégicos desempeñados por las potencias hegemónicas globales desde una perspectiva más amplia, nos damos cuenta de que, en medio de los cambios en la estrategia de Estados Unidos en los últimos años, especialmente en el Golfo Pérsico, así como en Rusia y China, el esfuerzo por fortalecer a la OTAN como contrapeso a Rusia y China, ha estado en la cima del plan estratégico de Washington.

Por lo tanto, la expresión del deseo de estos dos países escandinavos de unirse a la OTAN no fue simplemente una decisión interna basada en sus necesidades de seguridad. Fue una medida temeraria ideada por Estados Unidos.

La firma de un lucrativo contrato por parte de Finlandia para comprar 64 aviones F-35 a los Estados Unidos en febrero de 2021 es una prueba formidable que corrobora esta afirmación.

En consecuencia, con la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN, la Unión Europea en forma de OTAN ha anunciado un enfrentamiento directo contra Rusia y eso es lo que quieren los estadounidenses.

De esta manera, con la expansión de la OTAN y el fortalecimiento del poder militar de la parte europea de la OTAN, aumentará la participación de los europeos en la contención de Rusia, y Estados Unidos podrá contener a China con mayor disposición. Sin embargo, esto no quedará sin respuesta.

La segunda pregunta es sobre las consecuencias estratégicas de la medida de Suecia y Finlandia. Cabe señalar que esto conducirá a la expansión y el fortalecimiento de la OTAN y al estrechamiento del círculo de cerco de Rusia y, como resultado, conducirá a una escalada de tensiones en el norte de Europa.

Aunque Finlandia y Suecia no cuentan con una población y un presupuesto militar significativos, cuentan con ejércitos modernos y una infraestructura industrial tecnológico-militar favorable y por supuesto, en los últimos años, han incrementado sus gastos militares ante la preocupación por la amenaza de Rusia.

Los rusos consideran la adhesión de Suecia y Finlandia al bloque como un peligro para la estabilidad regional, por lo que no se puede descartar un conflicto armado y político entre Rusia y el Frente Occidental.

Por lo tanto, la expansión de la OTAN en nuevas dimensiones no solo no aporta seguridad y estabilidad a los países europeos, sino que, al enfrentarlos contra Rusia y convertir a Europa en una herramienta para asegurar los objetivos e intereses de Estados Unidos, perturbará el desarrollo político y económico del Continente Verde y convertirá a Europa del Este y del Norte en una nueva zona de crisis en el mapa geopolítico global.

A algunos suecos les preocupa que adherirse a la OTAN conduzca a un cambio fundamental en su “identidad” nacional.

La adhesión de Suecia a la OTAN puso fin a la política de neutralidad internacional de 200 años del país, que había establecido a Estocolmo como uno de los mediadores de paz en todo el mundo.

Desde los esfuerzos del exsecretario general de la ONU, Dag Hammarskjöld, por promover la paz en el Congo en la década de 1960 hasta el papel de Hans Blix como inspector jefe de armas de la ONU en los años previos a la guerra de Irak, la neutralidad de Suecia permitió a este país desempeñar un papel influyente en los conflictos mundiales.

Ahora, a los observadores les preocupa que la adhesión de Suecia a la OTAN limite las opciones de Estocolmo y la obligue a actuar en coordinación con sus aliados, en particular Estados Unidos.

En base a esto, el despliegue por parte del Kremlin de misiles capaces de transportar ojivas nucleares en la frontera de Rusia con Finlandia y otros países europeos, los ataques a otros países europeos fronterizos con Rusia, el corte de exportaciones o el aumento del precio de los portadores de energía como medio de presión sobre los países europeos, son algunas de las estrategias que Rusia puede adoptar como respuesta a esta decisión.

La embajada de Rusia en Suecia, en una declaración reciente, dijo que el país “tomará medidas de represalia de naturaleza política, militar y técnica para detener las amenazas a su seguridad nacional”.

La declaración señaló que la adhesión de Suecia a la OTAN afectaría negativamente el nivel de estabilidad en el norte de Europa.

El Kremlin ha afirmado que Rusia no representa ninguna amenaza para sus vecinos, pero no ignorará acciones que sean potencialmente peligrosas para sus intereses nacionales.

Además, en los últimos años, Rusia ha señalado una actividad sin precedentes de la OTAN cerca de sus fronteras occidentales y ha advertido contra el enfoque de “contención de Rusia”.

Al mismo tiempo, los funcionarios rusos han expresado repetidamente su disposición a dialogar con la OTAN, pero en igualdad de condiciones, al tiempo que advierten contra el proceso de militarización del continente europeo liderado por Estados Unidos.

El lunes (4 de marzo), Rusia criticó los ejercicios militares que están programados para realizarse en Finlandia, Suecia y Noruega en los próximos días, diciendo que el Ejército ruso los está monitoreando.

“Cualquier ejercicio, especialmente en la proximidad geográfica de la línea de contacto, aumenta el riesgo de incidentes militares. Por lo tanto, se han tomado todas las medidas necesarias para garantizar las capacidades defensivas de Rusia”, afirmó el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Alexander Grushko.

Los próximos meses determinarán qué rumbo tomará el continente europeo y cuán costosa resultará la adhesión de Suecia a la alianza militar encabezada por Estados Unidos.

Fuente:
Hispantv
Etiquetas: EEUU | Guerra | OTAN | Rusia

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar