SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
08/11/22
Regiones: Alemania
El viaje de Scholz a China no significa que este resistiendo a la presión de EEUU

El canciller alemán dice que no quiere «desvincularse» de Pekín, pero no ve ningún problema en que Washington lleve la voz cantante.

Al defender su viaje a China esta semana, el canciller alemán Olaf Scholz dijo que no quiere que su país se «desvincule» de Pekín. Por otra parte, hay pruebas de que Berlín, al igual que otros aliados occidentales, se enfrenta a una creciente presión de Washington para que se alinee.

Mientras Scholz está en China proclamando la importancia del comercio con Pekín, ya que la economía alemana sufre la sanción de la UE al suministro de gas procedente de Rusia, también advierte del peligro de depender excesivamente de China. Sin embargo, ¿qué hay de ser dictado por Washington? ¿Algo sobre que eso sea un problema?

Justo antes de que Scholz emprendiera su viaje, su ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, calificó a China de socio inevitable en un mundo globalizado, pero también declaró a Der Spiegel que Pekín era «un competidor y cada vez más un rival sistémico». Lo mismo podría decirse de Washington, que ha animado a la Unión Europea a sancionarse a sí misma en la agitación económica en aras de pegar al presidente ruso Vladimir Putin sobre Ucrania. Curiosamente, Baerbock no ha dicho nada sobre la necesidad de mantener una independencia adecuada con respecto a Estados Unidos, mientras se lanza a sustituir el suministro de gas ruso de la UE por moléculas de libertad estadounidenses a un precio entre dos y cuatro veces superior al de la venta en el mercado nacional estadounidense.

No es que Scholz no sea consciente del dolor de cabeza que los EE.UU. están dando a Europa, ya que la administración del presidente estadounidense Joe Biden hace todo lo posible ante la inminente recesión. Scholz incluso se reunió recientemente con el presidente francés Emmanuel Macron en París para discutir la necesidad de que ambos líderes contrarresten el proteccionismo de EE.UU. y la injusta inclinación del campo de juego global a través del impuesto de sociedades y los incentivos energéticos en un momento en el que la industria europea está luchando con los aplastantes costes energéticos.

Scholz también se enfrenta a la presión interna de Macron para que deje de inyectar cientos de miles de millones de euros en ayudas públicas a las empresas alemanas, a riesgo de distorsionar el mercado de la UE.

Pero detrás de las fotos con Macron y las ligeras posturas públicas, la realidad con respecto a los empujones que Berlín está dispuesto a tolerar de Washington parece muy diferente.

El mes pasado, China se aseguró una participación en el puerto alemán de Hamburgo. Pero, ahora, un funcionario del Departamento de Estado estadounidense ha declarado a la prensa occidental que la participación de China se redujo del 35% al 25% debido a la presión de la embajada estadounidense. «La embajada fue muy clara al sugerir que no hubiera una participación de control por parte de China, y como se ve al ajustar el acuerdo, no la hay», dijo el funcionario a la prensa.

Washington se encuentra actualmente en plena campaña para convencer a sus aliados de que aíslen a China, del mismo modo que consiguió convencer a Europa de que se aislara de la energía rusa «por Ucrania», para beneficio económico y competitivo de Estados Unidos. No hay nada como que el motor económico de la UE dependa cada vez más de Estados Unidos en materia de energía.

Y Alemania no es el único aliado que está siendo presionado para alinearse con la agenda de Washington. Al parecer, funcionarios estadounidenses se dirigirán a los Países Bajos la próxima semana para hablar de bloquear la venta de componentes de microchips a China.

También se ha pedido a Japón que se alinee con los nuevos controles de exportación de EE.UU. dirigidos a la industria china de fabricación de chips.

Canadá alega la seguridad nacional para deshacerse de las participaciones chinas en tres minas de litio. El Ministro de Industria canadiense, Francois-Philippe Champagne, dijo que el país acoge la inversión extranjera directa, pero no cuando amenaza las «cadenas de suministro de minerales críticos», que es exactamente el tipo de «friendshoring» – reducir la participación en la cadena de suministro sólo a los aliados – que Washington conjuró y anunció durante el verano con la implicación de que los países están en el equipo de Washington o bien con Rusia y China.

Una vez más, la seguridad nacional se utiliza como pretexto para justificar una política de agresión, esta vez económica y no militar.

Queda por ver si Scholz está a la altura de la tarea de enfrentarse a Washington en aras de defender la propia soberanía de Alemania.

Ya ha habido indicios de lo que podría ocurrir si alguna vez lo hace. Los países africanos, por ejemplo, fueron amenazados por Estados Unidos a principios de este año con sanciones por comerciar con Rusia y China. Hace sólo unos días, Japón asestó un golpe a la presión liderada por Washington para que los países del G7 se sumen al control del precio mundial del gas ruso con un tope de precios, cuando Tokio anunció que mantenía su participación en el proyecto ruso de petróleo y gas Sajalín-1, aunque sólo fuera porque su economía necesitaba las importaciones de combustible ruso.

Así que la gran pregunta es: ¿Qué va a hacer Estados Unidos al respecto? ¿Castigar a Japón o dejarlo pasar?

Si Scholz hubiera hecho lo mismo en defensa del suministro energético de su propio país -en concreto, de la red de gasoductos Nord Stream que va desde Rusia directamente a Alemania-, si hubiera amenazado, por ejemplo, con echar a EE.UU. de las bases militares en Alemania si diera algún disgusto a Berlín, eso no sólo sería una muestra definitiva de valentía, sino que también le habría puesto en una posición mucho mejor para llevar la voz cantante hoy en día.

*Rachel Marsden, columnista, estratega política y presentadora de programas de entrevistas de producción independiente en francés e inglés.

Artículo publicado originalmente en RT.

Fuente:
PIA Prensa Internacional Alternativa

Buscar

Búsqueda temática

TV / Vídeo

Editoriales amigas

Revistas Digitales