SpanishPortugueseEnglishFrenchChinese (Simplified)RussianPersianArabic
11/06/23
Regiones: Rusia
¿Puede Rusia mediar entre India y China?
Por Nivedita Kapoor

Dado que India preferiría tratar los conflictos con sus vecinos bilateralmente, ¿cómo pueden ayudar sus socios? Aparte de la mediación directa, los socios amigos pueden ayudar de diversas formas, dependiendo de la voluntad de las partes. Entre ellas se encuentran las conversaciones indirectas, el apoyo en foros internacionales y la facilitación de reuniones entre las partes contendientes.

En 2021, el embajador de EAU en Estados Unidos, Yousef al-Otaiba, anunció que el país del Golfo había contribuido a que India y Pakistán anunciaran un alto el fuego en su frontera a principios de año. Aunque esto sorprendió a muchos, existe una larga historia de mediación y negociaciones entre los dos Estados del sur de Asia. Esta misma historia también está repleta de numerosos fracasos, en los que, aparte de lograr cierta estabilización a corto plazo, ninguno ha dado lugar a una resolución de las cuestiones clave implicadas. A lo largo de los años, esto ha informado la postura india, que se centra en resolver cualquier disputa bilateralmente. Tanto en la cuestión de Pakistán como en la de China, no ha habido indicios de que India haya cambiado significativamente su posición fundamental, que ha evolucionado, guiada por sus experiencias históricas y sus crecientes capacidades en el sistema global.

La evolución de la postura india sobre la mediación internacional en disputas bilaterales

Antes del Acuerdo de Simla de 1972, en el que India y Pakistán declararon que resolverían sus disputas mediante negociaciones bilaterales, se produjeron varios casos de mediación internacional entre ambas partes sobre Cachemira. Entre ellos, la ONU (Cachemira, 1948) y la Unión Soviética (Acuerdo de Tashkent, 1966). Estados Unidos y el Reino Unido intervinieron tras la guerra chino-india de 1962 para impulsar las conversaciones entre India y Pakistán sobre Cachemira. Aunque ninguno de estos esfuerzos condujo a una resolución global de la disputa, en algunos casos ayudó a rebajar la temperatura en la frontera. Una notable excepción en este sentido ha sido el Tratado sobre el Agua del Indo en 1960 entre India y Pakistán que se consiguió gracias a los esfuerzos del Banco Mundial.

A medida que India reforzaba gradualmente su posición y consideraba que los resultados de las experiencias globales de mediación eran menos que satisfactorios, decidió centrarse en los esfuerzos bilaterales para la resolución de sus disputas con otros Estados. Con respecto a Pakistán, esto quedó consagrado en el Acuerdo de Simla de 1972 firmado por ambas partes y reiterado en la Declaración de Lahore de 1999. La postura india se ha mantenido constante en este asunto y, en 1993, rechazó una oferta del presidente estadounidense Bill Clinton para mediar en la disputa con Pakistán. En 2019, el presidente estadounidense Donald Trump volvió a plantear la mediación en Cachemira, que el gobierno indio rechazó.

Ese mismo año, cuando el ministro de Asuntos Exteriores de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi, planteó la posibilidad de que Moscú mediara entre ambas partes, el Gobierno indio tuvo que intervenir para aclarar su postura. El entonces embajador indio en Rusia, D. B. Venkatesh Varma, declaró claramente que «Rusia comprende y apoya plenamente la postura de Delhi de que las disputas entre India y Pakistán deben resolverse exclusivamente de forma bilateral, sobre la base de los acuerdos de Simla». Esta postura también es visible en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde India se ha mantenido estridentemente opuesta a la discusión de la cuestión de Cachemira en el foro internacional, que ha contado con el apoyo de todos los miembros permanentes excepto China. Aunque esto no significa que la práctica habitual de las grandes potencias de utilizar canales diplomáticos para convencer a las dos partes de que hablen haya desaparecido por completo, el punto de vista indio ha sido respetado por sus socios.

Lo mismo ocurre con la actual disputa de India con China, en la que ambas partes entablan conversaciones bilaterales y siguen sin estar dispuestas a invitar a un tercero para resolver sus problemas. Por ello, en 2020, cuando Trump se ofreció a mediar, esta vez entre India y China, el avance fue rechazado una vez más por Nueva Delhi. Incluso China decidió dejar clara su postura de que ambos países habían establecido mecanismos para resolver sus problemas y no querían ninguna mediación. La administración Biden se ha mantenido centrada en sus mensajes, señalando sin ambigüedades que EE.UU. apoya la resolución de la disputa fronteriza entre India y China «mediante conversaciones directas entre ambos países».

Moscú también reconoce la postura india. El embajador ruso en India, Denis Alipov, señaló en 2022 que «Rusia no tenía planes de mediar entre India y China» a menos que ambas partes pidieran explícitamente tal intervención. Como señaló el embajador, «ambas partes consideran la disputa territorial entre ellas un asunto puramente bilateral» y Moscú lo respeta.

¿Cómo afronta India el agravamiento de la situación fronteriza con China?

No se puede negar que se ha producido un aumento constante de las tensiones en la frontera entre India y China, que según la primera es el resultado de una agresión china. Aunque ya en 2012 se observó un cambio en el comportamiento chino, con un aumento de los incidentes a lo largo de la Línea de Control Real (LAC), la situación se agravó drásticamente tras el enfrentamiento de 2020 en el este de Ladakh. Durante el incidente, por primera vez desde la guerra de 1962 se produjeron bajas en ambos bandos, incluida la muerte de 20 soldados indios. India cree que China no sólo ha aumentado el número de incursiones a través de varios puntos de la LAC, sino que ahora está posicionando tropas mucho más allá de las percepciones previas de las reclamaciones chinas a lo largo de la línea.

India considera que esta posición agresiva de China forma parte de un patrón más amplio de comportamiento chino en toda la vecindad, a medida que adquiere más poder y trata de expandir su influencia. Esto también ha llevado a India a redoblar sus esfuerzos para mejorar las infraestructuras fronterizas y reforzar las relaciones con los interlocutores regionales amigos, al tiempo que dejaba claro que la actividad china había «erosionado toda la base de las relaciones bilaterales». Es decir, que para Nueva Delhi la vuelta a la normalidad en los lazos sino-indúes depende de la paz en la frontera. Aunque la situación en la ZLC sigue siendo «muy frágil», ambas partes están comprometidas a través de los mecanismos establecidos para resolver las cuestiones «pacíficamente a través del diálogo».

Esto significa recurrir a diversos mecanismos establecidos para debatir sus diferencias. En concreto, desde 2020, el Mecanismo de Trabajo para la Consulta y Coordinación sobre Asuntos Fronterizos entre la India y China (WMCC) y la Reunión del Comandante Superior (SCM) para la retirada en las zonas fronterizas del este de Ladakh se reúnen periódicamente. Mientras que el primero ha celebrado 25 reuniones desde 2020, el segundo ha completado 18 rondas de conversaciones. Aunque todavía no se ha logrado una retirada completa, y las estimaciones sugieren que ambas partes tienen miles de tropas y armamento avanzado desplegados en la región, las SCM han dado lugar a cuatro rondas de retirada. La CMCM, establecida por primera vez en 2012, trabaja junto a las conversaciones a nivel militar «para gestionar adecuadamente los incidentes fronterizos».

Aunque los demás mecanismos de diálogo político se congelaron durante algún tiempo inmediatamente después del enfrentamiento de 2020, también se han ido abriendo gradualmente para debatir cuestiones polémicas. El consejero indio de Seguridad Nacional, Ajit Doval, se reunió con el ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Yi, en Nueva Delhi en 2022, cuando el visitante también se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores, S. Jaishankar. Las reuniones a nivel de ministros de Asuntos Exteriores han sido las más frecuentes, en comparación con otros compromisos de alto nivel, con contactos durante las reuniones de la OCS y el G20 en 2020, 2021 y 2022. En abril de 2023, por primera vez desde 2020, los ministros de Defensa de ambos países se reunieron en Nueva Delhi paralelamente a la reunión de ministros de Defensa de la OCS. Estas reuniones han servido en gran medida para recalcar sus respectivas posturas, y la India ha dejado claro que no desvinculará la cuestión fronteriza de la relación en general, pero ha demostrado la capacidad de ambas partes para entablar un diálogo sin la intervención de terceros. Además, esto ha demostrado que las dos potencias nucleares son conscientes de la necesidad de mantener un diálogo a diferentes niveles oficiales, aunque no se haya producido una reunión a nivel de líderes desde 2020.

¿Cómo pueden ayudar los socios?

Así pues, dado que India preferiría tratar las disputas con sus vecinos de forma bilateral, ¿cómo pueden ayudar sus socios? Aparte de la mediación directa, como ya se ha dicho, los socios amigos pueden ayudar de varias maneras, dependiendo de la voluntad de las partes. Se trata de conversaciones a puerta cerrada, apoyo en foros internacionales y facilitación de reuniones entre las partes en conflicto. Por ejemplo, Moscú sirvió de escenario en septiembre de 2020 para la primera reunión de alto nivel entre Wang Yi y S. Jaishankar tras los enfrentamientos fronterizos de 2020. Las conversaciones tuvieron lugar al margen de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OCS, en la que ambas partes acordaron proseguir su diálogo para aliviar las tensiones. El ejemplo de los EAU también demuestra la utilidad de los esfuerzos realizados a través de canales indirectos para facilitar las conversaciones. Estos casos circunscriben al mismo tiempo el limitado cometido de tales esfuerzos, en los que la discusión de las principales cuestiones entre las partes contendientes sigue basándose en un formato bilateral.

Así, aunque India no espera la mediación de terceros, aprecia cuando sus socios mantienen una postura de apoyo. En este sentido, EE.UU. ha declarado que India puede «contar con el apoyo de EE.UU. ante el desafío de su vecino del norte». Hasta ahora, Rusia se ha abstenido de tomar partido en la disputa sino-india y ha mantenido una postura neutral, lo que conviene a Nueva Delhi. Aunque los distintos Estados adoptan posturas en función de sus intereses nacionales, desde el punto de vista indio, una Rusia que sea un actor independiente y no dependa excesivamente de China será un resultado globalmente deseable.

Aparte de esto, India no ha manifestado ningún deseo de recurrir a terceros para que medien en sus asuntos bilaterales. India cree que es capaz de gestionar las disputas con otros países por sus propios medios. En el caso de China, los mecanismos establecidos entre ambas partes ya han iniciado el diálogo, que si tiene éxito «creará las condiciones para el restablecimiento de la normalidad en las relaciones bilaterales».

*Nivedita Kapoor Investigadora en la Facultad de Economía Mundial y Asuntos Internacionales de la Escuela Superior de Economía de Moscú.

Fuente:
PIA

Agenda

TV / Vídeo / Radio

Búsqueda temática

Buscar